01 octubre, 2011

¡CONDENADO DIABLO!

No es lo mismo luchar contra el mal en abstracto, o el mal reducido a privación genética, social o emocional; que luchar contra la figura de un demonio que ataca y tienta con perversidad. 

Al primero le hacemos mil concesiones, tratamos de explicarnos; de hacernos comprender. Perdemos el tiempo. Por esa vía el mal nos va imponiendo su lógica, su dominio; su confusión de valores.

Pero al segundo nos enfrentamos con valor, con decisión, con rabia, con valentía. No hay mejor cosa que una personificación a tiempo.

3 comentarios:

  1. Creo que no existe el mal. Sólo existen personas que hacen cosas buenas y cosas malas. Una persona o país es bueno cuando hace cosas buenas y malo cuando hace cosas malas. Y nadie es siempre bueno o siempre malo. Sólo los actos son buenos o malos. El "bien" o el "mal" no son sino abstracciones que substantivan lo que es adjetivo.

    Runand

    ResponderEliminar
  2. Y ¿cómo se sabe si una cosa es buena y mala? Sr. Runand: falta la Torá en su esquema.

    Creame: la Torá.

    ResponderEliminar
  3. ¿Que cómo lo sé? Pues muy fácil. Hago como todo el mundo: miro la Torá y si la Torá dice que una cosa es buena pues es buena; si dice que mala, mala.

    Me fio de la Torá, pero me pregunto: ¿Cómo sabe la Torá si una cosa es buena o mala? Misterios del universo.

    Runand

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.