14 octubre, 2011

EL LIBRO COMO MÁQUINA DE GUERRA

Un libro ha de ser una máquina de guerra que te absorba con sus aventuras de la imaginación, con sus excitantes teorías, con sus poemas de nostalgia y descubrimiento; con sus conceptos escrupulosamente ordenados; con su estética sublime; con sus personajes desbordantes, extraños, sagaces, malévolos, ingeniosos, valientes, cobardes; etc. Un libro ha de ser una máquina de guerra que te sacuda el sopor de la vida y te dé aliento para volver a ser un pirata medio loco o una salvaje amazona, salida del marasmo y del aburrimiento más cretino. Un libro ha de ser eso que te haga decir: ¡sí!, eso era lo que yo quería decir, vivir, gritar, cantar, jugar, etc.

Si no es así, entonces tíralo a la basura o mándalo al reciclaje.

En este mundo algo tiene que ocurrir para que las cosas restablezcan su provisional equilibrio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.