30 octubre, 2011

LA INMATERIAL PUERTA DE LA FE

Para conocer al Jesús del cristianismo ha de ser a través de la fe. Pero la fe es algo imposible de definir. ¿Qué es la fe?

¿Una ilusión? ¿Una testaruda sensación? ¿Un espejismo de la imaginación? ¿Una palabra repetida con sus efectos? ¿Una tautología? ¿Un silogismo?

¿O una verdad imposible de descifrar?

Y sin embargo millones de cristianos afirman tener fe.

3 comentarios:

  1. Millones de cristianos y millones de musulmanes, Sr. Nesalem; millones de musulmanes afirman tener fe, mucha fe. ¿Quién soy yo para discutírselo, o decir que esa fe es falsa y aquella otra es verdadera? Lo único que vale son las pruebas, y en cuanto a pruebas, nada por aquí, nada por allá. Esa es la realidad.

    Runand

    ResponderEliminar
  2. Pues como que se va a quedar usted sin pruebas y habrá millones y millones de gente con fe que actúa y crea realidad palpable en forma de sharía o de Cáritas o de iglesias que influyen en la vida diaria de tantos y tantos.

    Y todo ello sin prueba objetiva alguna que demuestre que existe esa fe como existe el coche que tengo ahí aparcado.

    ResponderEliminar
  3. Habrá que analizar con rigor científico qué es eso de la fe. Habrá que coger a gente con fe y analizar sus cerebros y sus neuronas y sus conexiones. Tendremos que analizar los sueños de esta gente y ver qué ocurre con su sistema representativo-simbólico. Y, cuando digan: Alá es grande, en ese mismo momento hay que meterles la cabeza en una máquina plagada de elctrodos y ver cómo se mueve esa masa encefálica.

    Poco a poco descubriremos el asunto este de la fe y podremos tratarlo con pastillas o con inyecciones.

    Cintífico Pepe

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.