10 noviembre, 2017

UN ATREVIDO CALVINISMO ANDA SUELTO POR AHÍ

Nadie ha logrado soldar la grieta que ya siempre nos separa de nosotros mismos y de los demás. Te puedes imaginar cualquier tipo de soldadura o cemento o pegamento que teóricamente te podría soldar a ti mismo contigo mismo y con la realidad; pero la vida misma se encarga de mostrarte en todo momento que eso es siempre una pura ilusión. Siempre estamos en desencaje, en desarmonía; fuera del quicio o fuera de quicio. En algún momento parece como si la eternidad del instante entrase por alguna rendija y nos soldase en un todo inmanente de plenitud, pero el tiempo nos desgarra sin compasión desde nuestros propios tejidos y vísceras. Todo ilusorio.
El calvinismo más atrevido nos muestra a Dios como absoluta libertad creadora y por tanto todo lo que acontece acontece para disfrute y placer en su ilimitada y omnipotente soberanía. Todo está bajo el gobierno de su Providencia. Nada se escapa a su poder, pues de escaparse algo a su poder y mirada entonces Dios dejaría de ser omnipotente y otra realidad o poder estaría ya desafiándole, limitándole, circunscribiéndole. Cosa imposible en un Dios todopoderoso. No puede haber dualismo con un Dios absolutamente soberano. Y, todo aparente dualismo, sería su propio juego de contrarios, de opuestos, de mal y bien incomprensible para el hombre: criatura de mirada e inteligencia limitada. Lo cual quiere decir que Dios coincide plenamente con la realidad creada, pero como voluntad creadora, no como naturaleza naturalizante al igual que Spinoza.
De ser así, este atrevido calvinismo nos llevaría a la inevitabilidad de ser parte de Dios queramos o no queramos, pues tanto si queremos como si no queremos, todo sería la voluntad soberana de Dios y toda vida humana cumpliría su función divina para bien o para mal. Predestinación. 
Seguridad absoluta de que en la vida de cada uno nada falta y ya todo está en su sitio.
Ya hemos encontrado la soldadura adecuada para cerrar el hiato existencial y así, de ser conscientes de ello por mero milagro de fe, encajar en el quicio para girar o funcionar sin tropiezos o vacíos vertiginosos. Simplemente, nuestra voluntad coincidiría con la Voluntad de Dios sin jamás llegar a conocer su misterio como Dios en sí mismo o Deus abscónditus.
¿Hay alguien por ahí que viva esa plenitud de la fe; esa certeza absoluta y sin fisuras?

20 octubre, 2017

OIGA, NO SACRAMENTALICE MÁS DE LA CUENTA

ZAHOR: La vi por una calle llena de gente una tarde soleada. Pero así como la vi en aquel instante, en ese mismo momento, desapareció de mi vista y ya no la volví a ver.

DR. RUSMARK: Oiga, usted no ha visto nada o lo que ha visto no es más que una cara bonita y entonces no se ha hecho más que ilusiones. Me he fijado que usted tiende a ver más espejismos de la cuenta.

 ZAHOR: Quizás haya un punto de unión entre el más allá y el más acá y tan sólo nos es permitido verlo en un flash, en un instante lo suficientemente intenso como para desplazarnos y sacarnos de quicio, pero al mismo tiempo recuperar nuestra fe en un significado trascendente que ya casi había fenecido.

DR. RUSMARK: Oiga, lo que usted busca no existe más que en su imaginación y es una ilusión. Se puede usted inventar las metafísicas que quiera, pero el mundo es lo que es: prosaico, desconfiado, egoísta, violento y conflictivo hasta que la muerte nos reduzca a la nada.

ZAHOR: Quizás ese punto sea la muerte y entonces despertamos en el mundo de las sonatas de Handel y allí reaparecerá la visión desaparecida y el mundo anhelado y la comunidad a la que siempre habíamos pertenecido. Pero nuestro cuerpo será otro cuerpo y la materia será una materia extraña, quizás espiritualizada y allí está esa persona saludando.

DR. RUSMARK: Oiga, las sonatas de Handel no dejan de ser sonidos que se pueden medir y representar en su cadencia, ritmo y compás; luego usted puede interpretarlos como quiera. Todo lo más, placer estético. Sexualidad sublimada quizás.

ZAHOR: Aquella tarde la vi de nuevo, fui a ella y la llamé. Se quedó extrañada. No sabía qué decir. Le dije: Soy Zahor de Lemopidas. Creo que se asustó. Me miró y quiso reconocer algo. Quiso decir algo, pero el momento le resultaba embarazoso y dando disculpas varias se fue dando media vuelta. Yo me quedé parado viendo cómo se alejaba sin dejar de mirar y como queriendo tratar de recordar algo o alguien.

DR. RUSMARK: Oiga, la realidad es así. Desconfiar de un desconocido es lo natural en las personas precavidas. Quizás usted le recordaba a alguien que no necesariamente fuese usted. Quizás a los dos les quedó la misma incógnita sin resolver. Bueno, creo que avenirse con la realidad es un paso importante para su curación. Perdone a veces mi brusquedad, pero vamos por el buen camino.

03 octubre, 2017

OIGA, DÉJESE DE ESPECULAR Y ELUCUBRAR: ¿SOMOS O NO SOMOS LIBRES?

¿Qué hubiese pasado si aquel día no hubiese dado la vuelta a la esquina entre la calle X y la calle Y? ¿Qué hubiere pasado si su abuelo no hubiese ido Zarabrutz a pasar las vacaciones? ¿Qué hubiese pasado si aquel día en lugar de levantarse a las 10 se hubiere levantado a las 8? ¿Qué hubiese pasado si en aquel momento no hubiese ido a tomar el café a la cafetería Rukonski? ¿Qué hubiese sido en cada momento y cada instante si hubiese habido una leve variación de lo que se hizo realidad?
Una cosa es lo que se hizo, lo que se materializó; y otra cosa lo que pudo haber sido pero no fue. 
Sólo es lo que se fue materializando y la materialización de una opción sobre otras dependió de un infinito de concatenaciones favorables a la materialización producida. No pudo ser de otra manera.

Las causas y efectos son inexorables, y las concatenaciones que llevan a que una vida sea lo que es no nos son inteligibles. Podemos hacer las interpretaciones que queramos. Podemos interpretar nuestra vida a la luz de cualquier metafísica o relato filosófico o religioso o político, pero lo que ha de ser ha de ser de todas maneras y cómo no hay manera de descifrar tal concatenación de causas y efectos, para el caso es como si fuésemos libres de elegir dentro de una realidad donde no hay tal libre elección. Nacemos dentro de una naturaleza inexorable, una biología determinada; luego aprendemos a representarnos dentro de una cultura, un lenguaje; también determinante. Si hay algo que se escape o trascienda tales determinantes; por ejemplo, un espíritu libre de condicionantes, transparente a sí mismo y capaz de elegir sin determinantes previos, ¿cómo lograría encarnarse y seguir siendo tal espíritu libre? Nunca lo podríamos saber, pues un espíritu ya encarnado pasa a ser uno más en la existencia determinada. Y si no fuere así, entonces jamás se podría comunicar en esta tierra: su naturaleza espiritual y la naturaleza de lo material jamás serían coincidentes. No habría posibilidad de co-municación, de co-existencia, de con-vivencia. Y si se encarna por algún milagro milagroso, entonces no tendría más opción que actuar dentro de una "normalidad" humana, aunque fuese considerada extraordinaria. De otra manera sus actos y conducta no serían jamás inteligibles ni comprensibles.     

04 septiembre, 2017

RELIGIONES Y DEMOCRACIA: APUNTES PARA UN DEBATE

El asunto religioso se puede abordar de muchas maneras. Pero hay maneras que hoy día podrían ser aclaradas de un modo objetivo a pesar de ser la religión materia profundamente subjetiva en su raíz. Las tradiciones religiosas están ahí y van a estar ahí por muchos siglos venideros. Si algunas 
creencias religiosas acaban feneciendo, surgirán otras nuevas que las sustituirán. Y sin embargo hay algo que ha cambiado en el mundo de las fes religiosas. No hay manera de demostrar objetivamente la verdad de ninguna religión, pues una cosa es lo que una religión dice de sí misma y otra es la evidencia basada en hechos históricos objetivos que el común de los mortales pueda corroborar sin dejar lugar a dudas. En una palabra, el islam es la religión verdadera para el que cree en el islam. El cristianismo es la religión verdadera para quien crea en el cristianismo, etc. Desde el paradigma de una religión todo el universo puede ser explicado en base a unas creencias con su propia lógica, su trabajada moral, y sus creativas interpretaciones o producciones teológicas. Pero eso no es garantía suficiente para el resto de los mortales que no funcionamos dentro de ese paradigma concreto. Por tanto, si las religiones son verdades para sí y no en sí, no nos queda más remedio que convivir en paz unos con otros y medie entre todas una ley civil que hemos de respetar y nunca mezclar con nuestras creencias y prácticas tratando de imponerlas a los demás. Muchas religiones existentes en países democráticos no tienen ya ningún problema en acatar unas leyes civiles generales y mantener como organizaciones particulares sus iglesias o comunidades. En primera persona podría ser: Yo pertenezco a tal religión y trabajo por ella desde mi organización; y, toda persona que quiera ser parte de mi iglesia o comunidad, es bienvenida y además gozo de una libertad de expresión en igualdad de condiciones que las demás, puedo organizar actos, obras sociales, conferencias al público, etc. Puedo contribuir con lo que quiera a mantenerla, etc. Y además, toda aquella persona que deje de estar de acuerdo con mi religión tiene toda la libertad del mundo para salirse y enfocar su vida como quiera sin amenaza o interferencia alguna por parte de nadie. Pero hay también un aspecto muy importante a la hora de convivir en democracia: la libertad de expresión incluye la crítica a las mismas religiones en sus ideas o prácticas, sin que por ello se tenga que entender como ataque personal a personas concretas en vivir diario. Y ello implica así mismo
la libertad de las religiones de criticar las ideas opuestas sin que nadie se tenga que sentir agredido en su vida normal como ciudadano con plenos derechos. Si eso es así, la convivencia religiosa está asegurada en los países democráticos. Habríamos comprendido de una vez y por todas que la madurez, tanto religiosa como de ciudadanos, pasa por el ejercicio de la crítica de las ideas sin que nadie se sienta ofendido. Otra cosa es el odio, el insulto, la degradación de las personas, la violencia verbal o física contra grupos religiosos concretos, contra personas practicantes de tal o cual religión. Hay también otro peligro además de la abierta xenofobia: la pretensión de hacer que las leyes civiles se dobleguen a los intereses de mi verdad religiosa una vez que me considere lo suficientemente fuerte para ello, pues mi verdad es verdad universal para todo el mundo quieran o no lo quieran. 

19 agosto, 2017

LOS PROFETAS DE LA HISTORIA

Según gente musulmana que conozco, para ellos el motivo de los atentados yihadistas, es una conspiración sionista con complicidad de Arabia Saudí; cuyos monarcas, según esta versión, serían de ascendencia judía y cómplices con el terrorismo de inspiración sionista, sin faltar el trasfondo de USA y "los poderes financieros". Como esta versión ya la vengo oyendo de varios practicantes de dicha religión y procedentes de diferentes países o mísmamente locales, pues mucho me temo que debe de ser una versión muy extendida entre muchos musulmanes de la calle y el modo cómo entienden las cosas tan salvajes que están aconteciendo en el mundo actual. Supongo que cuando un coche bomba explota en un mercado o mezquita o iglesia de Bagdad, Damasco o El Cairo, pues
muchos ciudadanos musulmanes de esos países podrían participar de alguna interpretación conspiro-paranoica del tipo señalado: vendría a ser así: "si sufrimos tanto terrorismo propio o si este terrorismo suicida se extiende por Europa creando recelo contra la población musulmana; eso quiere decir que nuestros enemigos reales sionistas e imperialistas nos están tratando de destruir de muchas maneras. A más terror yihadista, más desconfianza de los musulmanes contra Occidente y sus inspiradores en la sombre: el sionismo." Esto es el pez que se muerde la cola. A aguas revueltas ganancia de pescadores.
Por otra parte, hay una progresía que busca con constancia y avidez, las causas sociales, históricas y políticas del "terrorismo" y entonces ve todo ello como el tópico producto de la desigualdad, de la pobreza, de la miseria, del mal reparto de la riqueza en el mundo, etc. "No seamos hipócritas", nos dicen, "la causa de todo esto está en la rapacidad y la prepotencia imperialista de Occidente que invadimos, ansiamos apoderarnos de su petróleo y les creamos guerras. El terrorismo es la respuesta a nuestros abusos previos." Y lo dicen con esa superioridad moral de quienes ya vienen de vuelta en todo lo relacionado con la historia y se saben los escogidos para salvarla. No falta tampoco alguna versión conspiro-paranoica del tipo explicado arriba.
Siempre me ha sorprendido esa gente que ha nacido con el don de la pureza moral y una envidiable transparencia visionaria que ven, sin dudar un ápice, cuáles son los problemas y soluciones de la Humanidad. Suelen producir o participar de ideologías perfectamente elaboradas, simplificadas y cuadriculadas, que nos hacen comprender sin mucho batir el cerebro, cuáles son los buenos y los malos y dónde hay que colocarse para ser justiciero de esa Historia o ese Dios. Como el común de los mortales ya tenemos suficiente con los saberes necesarios para ganarnos el pan, y cómo la vida es cada vez más compleja o irreducible a ninguna fórmula mágica, pues es inevitable que los profetas y los sacerdotes de las verdades eternas nos sigan haciendo ver lo alienados que estamos y lo mucho que podemos conseguir batiendo la imaginación con ellos. Repetir historia es lo normal.

31 julio, 2017

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA

Pan. Panacea. Hay que ir a por el pan. El pan bregado para quienes padecían de úlcera de estómago. Antonio y María vendían pan bregado en su comercio de Sama, pero Antonio padecía de una enfermedad pulmonar. Viviendo en Madrid fuimos a ver a Antonio a Cercedilla, donde había un hospital de enfermos del pulmón. En plena sierra de Navacerrada. Hace mucho tiempo. Los dos han muerto hace mucho tiempo. Pasé por donde estaba su comercio y no quedaba ni rastro de él. Así es la vida. Pan como cuerpo de Cristo. Literalidad: pan es cuerpo de Cristo. Simbolismo: pan como
símbolo del cuerpo de Cristo. En la primera el pan ES el Cuerpo de Cristo. En la segunda el pan NO es el cuerpo de Cristo, pues el cuerpo de Cristo ha de estar en otra parte. Creo que hubiese sido feliz de panadero. El olor del pan es olor a nobleza, a verdad, a realidad pura y dura. El pan que cuece en el horno. Al fuego que no lo chamusca. Que lo cuece, lo hornea, le da una transformación divina. Un fuego noble y purificador que nos da vida a través del pan. ¡Qué rico está este pan! Cruje el pan. Nos crujen a impuestos. El Estado nos cruje a impuestos. Cruje el pan y nos crujen con los impuestos. Son dos formas de crujir muy diferentes. En una crujimos, en la otra nos crujen. En la primera somos activos, en la segunda somos pasivos. El cuerpo de Cristo crujía. Crujían sus huesos. Todo debe de crujir en una cruz. Crujiendo pasivamente bajo la férula romana. Los legionarios tenían su ración de pan que les permitía crujir a los enemigos: a pueblos enteros que crujían bajo su fuerza. No hay mayor placer que comer un trozo de pan recién hecho cuando el hambre apremia. Pan con queso. Pan con jamón. Pan y vino. Qué diremos del vino. Había una película de título Marcelino Pan y Vino. Trataba también del cuerpo de Cristo. Ganarás el pan con el sudor de tú frente. Ganarás tú pan a costa del vecino de enfrente. Las mujeres públicas ganan su pan con su cuerpo al servicio del público. El pan y el cuerpo. Cuerpo de pan. Mi cuerpo se ha formado con mucho pan. Pan público. El público pide pan. Si no tienen pan que coman hojaldre. María Antonieta. El público. El pueblo. El corpus social. Corpus Christi. La corporalidad. Mi cuerpo ocupa un espacio. Mi alma es invisible. Mi alma se corporaliza cuando como pan recién cocido, pan recién hecho. Mi cuerpo se espiritualiza cuando huelo el pan recién sacado del horno. Padre nuestro que estás en el cielo...danos el pan nuestro de cada día. Amén.