08 septiembre, 2010

EL ISLAM TIENE FUTURO


Es solo una reflexión. Ya sabemos que el mundo cambia de formas imprevistas. Pero yo creo que una religión como el Islam con sus versiones integristas y duras, tiene futuro asegurado y no solo en los países africanos donde avanza a pasos agigantados, sino también en Occidente donde hay un caldo de cultivo muy fértil para este tipo de religiones duras y totalitarias.

Nadie en Occidente, ningún medio de comunicación, ninguna personalidad política o del mundo del arte o la intelectualidad, se atreve a criticar abiertamente esta religión; y, menos, por parte de ningún artista: bromear, reírse o mofarse del Islam o de El Corán. Es una religión que “se hace respetar” a base de amenazas y violencia terrorista llegado el caso. Valora el espíritu guerrero. Es una religión “macho” donde la mujer ha de callar y ocupar su puesto y así, mantener el status quo de un sexo sobre el otro. Es una religión con ambiciones imperialistas y de dominio político: para el Islam no hay ninguna duda que la religión y el Estado van de la mano. Es una religión exclusivista y absoluta: no hay más verdad que el Corán. Quienes no creen en el Islam son infieles que, llegado el momento se les ha de forzar a convertirse. Quienes apostatan del Islam merecer ser condenados a muerte. Es una religión intolerante con otras creencias o religiones: las minorías cristianas o budistas en sus países cada vez las pasan más canutas con restricciones o prohibiciones. Otros países prohíben el cristianismo de hecho. Es una religión que oferta el espectáculo público de las ejecuciones o castigos sin ninguna inhibición, exceptuando algunos países que provisionalmente lo prohíben.

Precisamente lo que las almas débiles, confusas, los resentidos, los que se ven fracasados injustamente, los violentos, los políticos ambiciosos sin futuro pero sedientos de poder; los miles y miles de universitarios sin futuro; los jóvenes nihilistas o amorales; las mujeres resentidas; y en general, todos aquellos que en el fondo no pueden soportar un mundo centrado en el individuo y sus elecciones y opciones; un mundo al que hay que buscar sentido propio y donde nadie te dice cuál es la verdad, sino que tú te la tienes que buscar y crear. Un mundo que tiende a centrar la gestión de la vida en la responsabilidad individual de cada uno.

Ese mundo puede resultar insoportable para muchos acostumbrados ya al capricho de lo que me pide el cuerpo, al placer inmediato, a las expectativas muy altas por ser quien soy pero inalcanzables; al creo lo que me da la gana pero la realidad no me hace ni puto caso. Hay libertad sexual y se folla mucho, pero yo no me como un rosco por mis taras personales o físicas, etc. Hay libertad sexual pero esto es una confusión total y nadie se compromete con nadie de forma leal, seria, noble, etc. Los padres y madres que esperaban estabilidad y cierto orden social en el que desarrollarse, pero que ven que todo se desmorona a la mínima y al día siguiente te puedes ver en la calle con juicios absurdos y los chiquillos en manos de otros. Los miles de inmigrantes sin trabajo pero con ambiciones, etc, etc.

Ya sabemos que todo puede cambiar para bien. Que el Islam tiene muchas versiones (aunque ninguna condena los apedreamientos de Irán o el terrorismo de Hezbolah en público), y algunas son civilizadas y “tolerantes”. La izquierda nos suele recordar estas virtudes del Islam y muchos se enfadan cuando se critica abiertamente esta religión; aunque es la misma izquierda que se burla del cristianismo, y hace ostentación abierta de su irreverencia contra toda religión menos el Islam. Es posible que el sistema liberal capitalista y sus socialdemocracias logren integrar a todos en un melting pot democra´tico y global; pero hay otras opciones en caso de crisis grave e irresoluble. Y el Islam tiene muchas posibilidades de ser una opción atractiva para mucha gente frustrada y resentida. Pero quizás pueda ser también la opción del poder bienpensante y liberal en caso de desmoronamiento social. Y también, por que no la opción libre y reflexionada de mucha gente con sed espiritual y estabilidad moral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.