31 marzo, 2011

LA GUERRA EN LIBIA CONTRA GADAFI

(No todos están a favor de la intervención en Libia contra Gadafi. Un amigo, colaborador de este blog, nos ha enviado este artículo crítico contra esta guerra. Este blog está abierto a todas las opinones.)

La urgencia de Francia por iniciar la guerra contra Gadafi, su precipitación en reconocer como un “Gobierno legítimo” a la amalgama de golpistas (islamistas radicales unos, ex altos cargos traidores otros) hacía evidente la existencia de intereses económicos muy poderosos por parte de Francia, para cambiar un Gobierno que favorecía mucho más a las empresas españolas e italianas que a las francesas; algo que nunca París ha aceptado. Históricamente, fueron ingenieros de minas franceses en los años 30 los primeros en percatarse del inmenso potencial petrolero y gasista del país norteafricano, lo que unido a su política “económica-cultural” France-Afrique para el control de los recursos minerales y estratégicos de ese continente no hace más que confirmar su decisión de derrocar a alguien que era un obstáculo para sus planes. 
Ésa era la sospecha, pero sin más pruebas que la lógica de los hechos. Pruebas que, sin embargo, ha conseguido la prensa italiana, que ha desvelado con todo lujo de detalles como los servicios secretos franceses organizaron el pasado mes de noviembre en París y en Bengasi con un grupo de traidores libios el golpe para derrocar a Gadafi, que no era un peligro para nadie. Han tenido la  habilidad  de engañar a varios países para que le ayuden  a deponer y/o liquidar a un jefe de Estado contrario a sus intereses. El editorial de El Corriere della Sera acusa a Francia de “querer sustituir a Italia en las relaciones con Libia, desde el petróleo a las relaciones económicas y comerciales”. París tampoco hace nada por ocultarlo; su ministro de exteriores, Alain Juppe, no ha tenido rubor en delinear “como deberá ser el futuro de Libia”, explicando con total desvergüenza quién representa y quién no a los rebeldes. Porque el futuro Gobierno libio no lo decidirán los libios sino los franceses, que estarían incluso dispuestos, según la prensa italiana, a llegar a la partición del país, en la que sus amigos golpistas de Bengasi se quedarían con el petróleo y el gas, y Gadafi con Trípoli, con los camellos y la arena.
Las decisiones de Rodríguez Zapatero han sido una tras otra un rosario de disparates, generalizaciones y maldades que han llevado a este país a la fragmentación, a la ruina económica y moral. No obstante, uno no creía posible una estupidez como la intervención en un golpe de Estado de Francia para derrocar a un presidente amigo. Como en otros golpes similares, los servicios secretos franceses y los golpistas libios han montado una rebelión popular contra la que han disparado francotiradores desconocidos, construyendo así la patraña de defensa de los derechos humanos. Unos derechos que a Francia le importan un pimiento, como le  importó un pimiento el exterminio de 800.000 seres humanos en Ruanda, donde enfrentó unas etnias con otras por el control del coltán, un mineral estratégico esencial (1); o los genocidios ignorados en otros países africanos por el control del cobalto, la bauxita o la cromita . La participación de España en el ataque a un país, para cuyo Gobierno no tenemos más que motivos de agradecimiento, no sólo es un error histórico y una felonía, es un autentico disparate en lo económico y un desastre potencial en lo político.
Entre el desastre económico y…
El desastre económico no es que vayamos a gastarnos 30 o 100 millones de euros en la intervención, en la que, por cierto, se está dando una impresión completamente falsa de la situación de nuestras Fuerzas Armadas, en el sentido que puede parecer que tenemos medios de sobra para intervenir en cualquier parte cuando la situación es justamente la contraria. Probablemente, lo poco que hemos enviado es casi lo único que está en condiciones operativas. El resto, sin piezas de recambio, sin poder adaptarse a las nuevas tecnologías -como el portaviones Príncipe de Asturias, que pensó enviarse, pero que no estaba en condiciones por falta de presupuesto-. Sin combustible para hacer maniobras, sin munición para entrenamiento, sin dinero para nada, las Fuerzas Armadas han sido las grandes perdedoras de la crisis, mientras se despilfarran decenas de miles de millones de euros en los temas más disparatados.
El desastre está en los miles de millones que las empresas españolas, mimadas por Gadafi, van a perder en el caso de que éste acabe ganando. Si pierde dará lo mismo, porque las empresas francesas serán quienes se llevarán la parte del león y sólo nos quedarán las migajas.
Realmente, nuestros políticos de uno y otro signo que han apoyado esta locura de Zapatero sin informarse de lo obvio y sin analizar siquiera las consecuencias, son un hatajo de irresponsables, que aparte de haber secuestrado la democracia en su propio beneficio ahora nos han  metido en un conflicto en que perderemos sí o sí.
España es, o mejor dicho era, la tercera nación del mundo con más intereses económicos en Libia. En 2007, durante una visita de Gadafi a España, con su jaima y su grupo de muchachas vírgenes como guardaespaldas que causó el regocijo general, fue agasajado como el Emperador de China por Zapatero. No fue para menos, porque el viaje se saldó con un río de contratos a empresas españolas por valor de 12.300 millones de euros: 7.300 en infraestructuras, 3.500 en petróleo y gas y 1.500 millones en armas, exportaciones de armas que subieron desde entonces un 7,7%. Situación de  trato favorable a España, que mejoró más aún a raíz de la última visita del Rey a Libia en enero 2009, que cerró contratos por valor de casi 5.000 millones de euros. En aquella ocasión, Don Juan Carlos abrazó con efusión a Gadafi y le llamó hermano. Y todo esto, es lo que Zapatero, con el apoyo unánime del resto de la dictadura partitocrática coronada, acaba de tirar por el fregadero.
Se repite así de nuevo el desastre económico, corregido y aumentado, que siguió a la traición de Zapatero a sus aliados en Irak, cuando ya la ONU había aprobado la intervención. Una medida que dio la puntilla a la industria naval española, que perdería un gigantesco contrato de mantenimiento de la Sexta Flota en los Astilleros de  Cádiz durante diez años. Decenas de miles de gaditanos están hoy en el paro por ello. Cuatro fragatas F 100 para Israel, seis submarinos para Taiwán y dos gigantescos metaneros. Ese fue el coste económico de la traición. Y en lo político fuimos relegados al rincón de la Historia y España dejó de estar en el mapa.
… y lo potencialmente letal
Sin embargo, el aspecto económico, pese a ser importante, puede acabar siendo una broma si se produjera la caída de Gadafi. Sus opositores son mayoritariamente islamistas radicales, que tienen de demócratas lo que servidor tiene de Obispo, y que en caso de ganar con nuestra ayuda la guerra abrirían una plataforma gigantesca al Islam radical en todo el Norte de África. El muro de contención que es hoy Gadafi para los terroristas de al Qaeda que dominan los países de su frontera sur (Níger, Chad o Sudan) desaparecería. Tendrían una salida perfecta al Mediterráneo para extender su guerra santa contra los infieles, es decir, nosotros, financiados además con los inmensos recursos del petróleo libio. Un escenario que se convertiría en apocalíptico, si como es más que seguro, la ultrarradical Hermandad Musulmana, que junto con Francia está abasteciendo a los rebeldes con todo tipo de armas, se hace con el poder en Egipto en las elecciones de octubre.
Esta ola de radicalismo anegaría todo el Norte de África. Tendríamos literalmente el enemigo a las puertas, un enemigo sanguinario y fanático cuyo objetivo esencial es lo que llaman el “restablecimiento del Califato”, algo que, para que lo entiendan los despistados y las victimas de la LOGSE, consiste en la reconquista de al-Andalus, que en la terminología islamista no es sólo Andalucía, es el 90 % de España, incluidos los Condados Catalanes. Para esta última empresa cuentan ya con un considerable apoyo interior, como tuvieron Tarik y Muza hace 1.300 años, particularmente en dichos Condados, donde desde una web islamista, financiada con dinero público del Estado y de la Generalitat, se nos acaba de amenazar con otro 11-M.
Para esto Zapatero nos mete de lleno en una guerra, con el apoyo de un  Rajoy que ha dicho amén como un corderito, permitiendo que esta barbaridad salga políticamente gratis a los socialistas, cuyos líderes, en agradecimiento, repartían estopa al PP a diestro y siniestro por la guerra de Irak, sin que nadie -con Moragas en plena luna de miel con Trinidad Jímenez- haya salido a defenderse, ni siquiera por el mínimo respeto debido a sus electores.
Rajoy ha aceptado la deslegitimación de sus más de 10 millones de electores sin rechistar. Realmente estamos en manos de insensatos, pusilánimes y oportunistas, como la pacifista Carme Chacón (la de “todos somos Rubianes”, el de la “puta España”), que después de haber laminado literalmente la capacidad operativa de nuestras Fuerzas Armadas parece encantada con la guerra como vía de promoción para sustituir a Zapatero. Es el mundo al revés.

 Notas
(1) Coltán es la contracción de dos minerales, columbita y tantalita, de donde se extraen niobio y tantalio, metales esenciales en la fabricación de móviles, ordenadores, videojuegos, sistemas de guía de misiles y en la industria aeroespacial. Se trata de un mineral rarísimo que sólo se encuentra en Ruanda y pocos lugares más. 

14 comentarios:

  1. Es curioso que cuando la intervención en Irak la izquierda utilizaba casi los mismos argumentos que ahora utiliza cierta derecha contra la intervención contra Gadafi. Es lo que pasa cuando pensamos a través de ideologías ya fijadas. Que haya caido Saddam es bueno. Irak está buscando otra cosa y limpiando el pus acumulado durante decenas de años de crueles dicataduras y corrupción. Libia puede ahora buscar otra opción que no tiene por qué ser la integrista.

    Que las guerras se hacen por intereses económicos y políticos, siempre ha sido así. Pero mejor que caigan dictadores en esas querras que no dejarlos en el poder o apuntalarlos con nuestros pactos de "amistad". Que Zapatero apoye esta intervención no quiere decir que tenga razón en todo, pero sí es bueno que España esté ahí.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo dira quien 'gana', pero lo que se puede anunciar de antemano son los perdedores: El pueblo libio,los ciudadanos de todos los paises que participen en esta contienda con dinero y con sangre.

    Kousinsky

    ResponderEliminar
  3. Pues no, señor Yanki. El pueblo libio tiene mucho que ganar una vez que caiga este corrupto, cruel y demente dictador. Y, los ciudadanos que apoyen esta contienda podrán sentirse orgullosos de haber acabado con la pesadilla del carnicero de Gadafi y darle a los libios una oportunidad de oro de construir otro futuro. Es bueno que Occidente enseñe los dientes a estos canallas. El petróleo no tiene que estar condicionado a estos sátrapas corruptos y nepóticos.

    ResponderEliminar
  4. Parece la guerra de Gila, es patético, si no fuera por los muertos y la pobre gente que han pillado por el medio. Hoy los rebeldes avanzan 500 kiñómetros, mañana retroceden 200, hacemos una parada para comer unos bocadillos, tiramos unos tiritos al aire para cargar las pilas. De traca. Vamos de excursión a la guerra. Eso si el primer día de la guerra costó cien millones de euros, a los españoles nos cuesta quince millones de euros al mes, mover el barco que mandamos cuesta cien mil euros al día y cada militar nos cuesta trescientos euros diarios, cada misil que tiran cuesta un millón de euros y el avión que los americanos perdieron cuesta setenta millones de euros. ¡Será por perres! Para los demás hay recortes y discusiones estúpidas y manipuladas, pero las empresas de armamento haciendo el agosto Otra cosa ¿existen los rebeldes o son unos extras de cine? Da verguenza ajena ver las imágenes, en eso están gastando el dinero y deteriorando su imagen los ¿aliados?

    M. Gijón.

    ResponderEliminar
  5. Es tremendo, Sr. Nesalem, es tremendo. Lo veo y no lo creo. Ese cerdo asesino, ávido de poder y dispuesto a todos los baños de sangre que hagan falta para conservarlo, no suscita ninguna crítica! Todo es normal y majo! Incluso se pone en duda una cosa que sabe todo el pueblo libio: que disparó con armas de guerra y con bombas contra su pueblo, que pedía libertad y mejores condiciones de vida. "Vete a saber. Esos que dispararon serían agentes de la CIA". Tremendo, Sr. Nesalem, es tremendo.

    Runand

    ResponderEliminar
  6. Pues si ese perro hubiera entrado a Bengasi, el baño de sangre de la venganza hubiera sido de campeonato mundial. Menos mal que no entró. La coalición occidental se lo impidió, a ese puto perro. "Ah, pero no. Es el petróleo, hombre, no sea Ud. ingenuo. Y los intereses ocultos de la burguesía". Como si esa burguesía no se las arreglase a las mil maravillas para negociar petróleos o hostias en vinagre com Gaddafi, con Saddam i con quien hiciera falta en cada momento.

    Si ese perro asesino hubiera entrado en Bengasi, no quiero ni pensar lo que hubiera pasado. Menos mal que en el mundo existe un poder demcrático, con un mínimo de decencia y valores humanistas, capaz de parar los pies a déspotas criminales como ese puto cerdo o como aquel criminal de Saddam Hussein.

    Runand

    ResponderEliminar
  7. Si en vez de ser un puto cerdo criminal fuera una persona humana con un mínimo de decencia, hubiera concedido libertad de pensamiento y de partidos, y/o se hubiera retirado a un exilio dorado, donde pasaría sus últimos días como un marqués. Pero no. Este tipo de déspotas criminales resisten hasta hacer morir al último hombre, como Hitler, que, ante la derrota, quería el exterminio total del pueblo alemán.

    El malo siempre tiene que ser Occidente. Haga lo que haga. Pero estos que critican tanto a Occidente no gastan ni una sola gota de tinta en criticar al autèntico culpable de todo, a ese cerdo asesino, que de humano sólo tiene el nombre.

    Runand

    ResponderEliminar
  8. Sr. Runand, así somos en Europa. Los malos seremos siempre nosotros; y, curiosamente aquí, en España, ahora hay una clara coincidencia entre la izquierda pacifista-radical y la derecha anti-Zapatero. Pasó el 11M. Todo se convirtió en guerra ideológica interna, en guerricivilismo cainita; y, mientras los ASESINOS se frotan las manos. Ellos no son los malos: los malos somos NOSOTROS, EGOISTAS, SEDIENTOS DE PETRÓLEO Y DE HACER EL MAL. Es increible!!

    ResponderEliminar
  9. Hay gente que no queremos encuadrarnos en derecha o izquierda sino en el sentido común y la recta razón que estuvimos en contra de la guerra de Irak y estamos en contra de la intervención de España en ésta. No estoy en contra porque sea pacifista sino por tratar de ser coherente con unos principios.
    Que yo sepa, Libia no ha agredido nuestra integridad territorial ni nuestras fronteras, ni a nuestros ciudadanos, ni a nuestros intereses, ni a nada. Soy de los que creen que puede haber guerras legítimas, pero según y cómo. Una guerra es legítima en defensa de nuestra nación y sus ciudadanos . El ejército español, a mi me parece que no está para intervenir, en conflictos de este tipo, entre otras razones porque si quisiera ya tendría suficiente trabajo guardando nuestras fronteras, especialmente el flanco sur: Ceuta, Meliila y Canarias incluidas.
    Hablas, querido Nesalem, de lo positivo que es eliminar a un dictador.
    Estoy de acuerdo. Pero ¿Quién establece quien es dictador? ¿Los fantoches de la ONU, los servicios secretos de occidente, los medios de comunicación? ¿Quién tiene el dictadómetro infalible?
    Además, y por desgracia, la eliminación del supuesto dictador, suele llevar consigo la matanza de gente inocente. De modo que suele salir muy caro y salvo en contados casos es peor el remedio que la enfermedad.

    (continua abajo)

    ResponderEliminar
  10. (viene de arriba)

    En cuanto a Irak solamente señalar lo que está ocurriendo con los cristianos allí. Con el dictador más o menos se las arreglaban, incluso un cristiano caldeo era ministro con el monstruo. Es decir tenían, al menos, una cierta libertad religiosa, la más básica de todas . Ahora con la “libertad duradera” los cristianos están siendo perseguidos, se tienen que exiliar, les ponen bombas etc. Lo mismo está ocurriendo con los de religión judía. En Libia hay 60.000 cristianos coptos , 40.000 católicos romanos y un millar de protestantes de diversas denominaciones . ¿Crees que va a quedar alguno cuando germine el fruto de esta intervención’
    No sabría decir cuales son más tiránicos: si algunos líderes occidentales que están gobernando en contra de su pueblo ( una especie de genocidio lento) o algunos de los dictadores “oficiales”.
    Para terminar quisiera resaltar que estoy en contra de toda la agitación y propaganda que se usó contra Aznar y el PP antes del 11M y después del 11M por causa de la guerra y de los atentados del 11M. Me pareció tremendamente totalitario e injusto. Tampoco creo que el 11M tenga que ver con nuestra participación en la guerra de Irak. Por cierto ¿Dónde están los titiriteros anti guerra de Irak ahora?

    Xavier (Toledo)

    ResponderEliminar
  11. Notas al artículo no firmado que encabeza la discusión:

    Maneja Ud., anónimo autor, una espectacular masa de datos, cosa siempre positiva y muy de agradecer. De todos modos, me da la impresión que, pese a tanto dato, y paradójicamente, peca Ud. un poco de falta de realismo. Me explico:

    Si los comerciantes franceses tienen tanto interés en el petroleo libio (como si no dispusieran de otros suministadores o como si Francia no tuviera 56 centrales nucleares en su territorio que le dan independencia energética) ¿no encontraron otra manera para aproximarse a ese petróleo que impeler a su gobierno a montar una guerra, siempre carísima y de inciertas consecuencias? Porque nada garantiza a Francia que el nuevo gobierno libio, que todavía ni se sabe ni cómo será, le vaya a facilitar las cosas más que Gaddafi. Le hubiera salido mucho más barato sobornar a los colaboradores del dictador o al mismísimo Gaddafi. A buen seguro que Francia podia ofrecer sobornos más substanciosos que España o Italia. Es como el caso de Iraq. Si la meta de los americanos era solo el petróleo, mucho más barato les hubiera salido negociar con Saddam que la guerra. Y eso ya lo sabían el primer día, porque Saddam, secretamente, se mostró dispuesto a facilitar el petróleo a los comerciantes americanos a cambio de su permanencia en el poder.

    Runand

    ResponderEliminar
  12. En cuanto al genocidio de Ruanda, creo que está claro que su causa primera y fundamental fue el odio racista de los hutus contra los tutsis, un odio cuidadosamente cultivado desde los años 50 y tolerado, cuando no descaradamente fomentado, por la Iglesia Católica autóctona, que participó directamente en las matanzas. (Véase el interesantísimo libro "Apología de la blasfemia", de Jean-Paul Gouteux, donde se explica con detalle el genocidio de Ruanda). ¿Que luego los franceses obtuvieron contratos comerciales sobre determinados minerales? Pues bueno; los capitostes hutus no se iban a comer los minerales, por lo tanto tendrían que venderlos a alguien. Al que mejor les pagara o al que les diera más oportunidades de compra de machetes para cometer sus masacres. Pero sus masacres y sus odios son suyos, exclusivamente suyos. Los occidentales no tenemos nada que enseñar a estos pueblos en materia de torturas, salvajadas, asesinato de bebés, violaciones o chacinerías. Ellos solitos se las arreglan muy bien para hacer todo esto con gran gusto.

    ResponderEliminar
  13. Por otro lado, de acuerdo que el Islam tiene como objetivo declarado el sometimiento de todo el mundo a la ley coránica, y muy especialmente los países que fueron en el pasado "tierra sagrada del Islam", como Al-Andalus o Israel.

    Pero, a mi parecer, nada indica por ahora que las revueltas de Túnez, Egipto, Yemen o Libia tengan por objeto implantar una estricta república islámica. Mas bien parece que lo que buscan es libertad de partidos y un mínimo de libertades democráticas, que ellos parece que asocian con un incremento del nivel económico.

    Siempre hemos estado diciendo (almenos yo, claro) que estos pueblos, si de verdad querían llegar a algo, lo primero que tenían que hacer era derribar a sus dictadores y conseguir unos mínimos espacios de libertades públicas. Por ejemplo, que nadie sea sometido a muerte por criticar un poco el Corán. Pues bien, ahora que se rebelan contra sus sátrapas, primer i imprescindible paso en su evolución, no seré yo quien los condene de entrada, máxime sin saber en qué acabará todo este movimiento. Claro que está el peligro de la Ley Islámica, pero ya se verá. Yo no tengo aquí a mano la bola de cristal.

    Runand

    ResponderEliminar
  14. Al final la intervención ha sido para bien. Gadafi, el dictador asesino, está debilitándose a marchas forzadas. Hurra!!!!!!

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.