11 marzo, 2011

AL PROFESOR KLARTEW LE ESTÁ PASANDO ALGO

Klaien: ¿Adónde vas Klartew con esa prisa tan apresurada e intensa?
Klartew: Voy a trabajar a mi instituto para enseñar inglés.
Klaien: Pues eso debería de ser motivo de satisfacción y de alegría. Deberías de tomártelo con más calma.
Klartew: No, amigo Klaien. En los institutos de enseñanza sobrevivimos de la peor o mejor manera posible.
Klaien: ¿Cómo es eso amigo Klartew?
Klartew: Pues que la política de la enseñanza se basa en dos cosas: mayor número de aprobados y menor disciplina posible.
Klaien: Pero contra eso habrá una rebelión de profesores en toda regla, ¿no?
Klartew: No señor. Los profesores se adaptan obedientemente a lo que les dice; y, con un poco de miedo y cuatro perras de más con que se paga esa lealtad, pues el sistema va tirando y cumpliendo su misión política.
Klaien: No me digas que es así.
Klartew: Así es. Si quieres ser un profesor con cierta disciplina y rigor y aprobar al que se lo merece de verdad lo tienes todo perdido. No solo los alumnos van a ir en contra de uno, conociendo de sobra la carencia de autoridad del profesor; sino que la mayoría de los propios compañeros; y, hasta uno mismo, nos iremos traicionando con sofismas pseudolegalísticos masoquístico-autoinculpatorios que nos vamos sembrando a base de cobarde rumorología justificatoria para al final obedecer y conformarse a los dictados políticos. Al final tragamos con ello porque en el fondo todo da lo mismo y haciéndolo te van a pagar incluso más. Es la mezcla tan generalizada de oportunismo, miedo y cinismo que domina nuestro país en este momento. Las rebeliones individuales que pueda haber mueren en la más absoluta y perversa indiferencia. Las colectivas se domestican con los sindicatos que saben llevarlas a puertos seguros sin cuestionar la esencia del mal, pues ellos son también parte del Estado que los financia.  
Klaien: Pero eso es corrupción de la enseñanza, eso es negativo para nuestra nación. Nos hará débiles ante otras naciones más disciplinadas.
Klartew: Sí, es verdad pero no es eso lo que se mira. Importan poco o nada esos valores de disciplina y fortaleza de carácter. Más bien lo contrario: cuanto más quejica, más débil, más quejumbroso, más viciosón; más pejiguera, más vago, más mentiroso, más maleducado, más protestón; pues mejor. Todos son productos sociales a los que hay que cuidar y adaptar. La educación es la máquina estatal de socialización a toda costa y a falta de educación familiar con creencias firmes (vicio fascista o retrógrado) pues el Estado ha de cumplir esa función de adapatación y ajuste preferentemente a cualquier otra consideración de formación en conocimientos. Esa es la labor política del Estado llamado de bienestar. Así que los malos productos de una sociedad sin referentes morales (cosa facha o reaccionaria por definición) son muy bienvenidos para llevar a cabo su regeneración institucional sin más serio compromiso que la obligatoriedad y el aprendizaje de cuatro pamplinas. El buen estudiante ya se las arregla el solito. Es el "favorecido" socialmente, pero quien realmente interesa es el "desfavorecido". Es él quien mejor va a justificar el sistema de enseñanza actual. Todo ello es muy guay, muy solidario, muy igualitario. ¿Quién va a criticarlo? Se pondría automaticamente al lado de las fuerzas del mal, de la derechona, del fascismo discriminatorio. 
Klaien: No lo puedo creer. Por favor no vayas a ese instituto a trabajar. Te van a destruir, a volver loco, a romperte en mil pedazos!!!
Klartew: Me he de ganar el pan y con el tiempo me convertiré en un cínico profesional, sin más valor que el egoísmo propio y la irresponsabilidad más perversa que te puedas imaginar. Es decir: me limitaré a aprobar al mayor número posible de alumnos por cincuenta mil razones: llegar puntual, traer libros, no molestar y ser buenito por tres minutos o haber aprendido a escribir la O mejor que el trimestre anterior; o, valorar como aprobado el que ya no me hable a voces insultantes la alumna X; y, por ya saber controlar su mal carácter. Y, además, no me complicaré la vida poniendo orden en la clase y dejaré que metan ruido como mejor les pinte a los alumnos y yo no me inmutaré y me haré absolutamente sordo. Dejaré que sigan las algarabías por los pasillos y las carreras salvajes y las blasfemias sacrílegas y dejaré que se metan mano en los pasillos con el sexo más desinhibido posible entre todo sexo posible. Y cuando lleguen tarde no haré caso y miraré para otro lado; yo, majo profesor muy majo; yo muy sensible con las debilidades humanas. Me arrepentiré de mis pasados ramalazos fascistoides para llegar a esa suprema indiferencia tan dulce y tan conveniente.
Klaien: Pero aunque fuese a contracorriente podrías intentar enseñar con disciplina y autoridad. Echárselo en cara a los demás.
Klartew: No. No. Por Dios no…..!!!! Aggghhhh.
Klaien: ¿Qué te pasa? Por Dios qué te pasa. Tiemblas…. Perdón….
Klartew: No, si quisiera ser así estaría perdido. ¡¡Absolutamente perdido!! La Inspección, Jefatura de Estudios, los orientadores, los políticos, la sociedad pija-guay, los padres-madres; las parejas de hecho, los protopadres-madres, las postmadres-padres, los/las compañeros/as sentimentales o tutoras/es del niño/-a; la prensa servil carroñera, la tele local, el sociólogo del ayuntamiento, los servicios sociales; las asociaciones contra el machismo; los grupos ecológicos, las asociaciones gay-lesbianas, todos se echarán encima de mí. Me calificarán como profesor incomprensivo, poco empático con los niños, huraño, reprimido sexual u homosexual no- salido-del-armario, neurótico, quizás esquizoide. Quizás un carcamal anacrónico, un sádico encubierto, un machista o xenófobo, un ultraliberal peligroso o quizás alguien del Opus Dei.
Klaien: No me digas. No puede ser.
Klartew: Me acusarán de ser un fanático de los contenidos; un protonazi o un consumista antiecológico, un esencialista-metafísico; quizás un peligroso cristiano fundamentalista. Peor todavía: me acusarían de anti-multicultural y anti-pluralista sin sentimientos hacia las diversas sensibilidades y modalidades mentales e imaginativas de los adolescentes.
Klaien: Pero esto es para enfermar, amigo Klartew. Quizás necesites descanso. Ven vamos a tomar un café. Di que estás enfermo.
Klartew: …Me apuntarán a la cara y me acusarán de individualista, anti-solidario, falocrático, eurocéntrico, o logocéntrico, o; pasaré a ser un resentido social con ánimo de venganza psicótica contra la frescura juvenil sedienta de espontaneidad y creatividad. Me sacarán evidencias de haber proferido frases insultantes contra la religión musulmana; o chistes difamatorios contra los gordos o de haber mandado callar a un gitano en clase de mal humor y sin medir la sensibilidad de ese miembro de esa minoría étnica. Creo que me siento mal, muy mal. Soy un mal profe, muy malo, malo. Pido perdón a la sociedad!!!!! Pero lo peor de todo será la aplicación ya automáticamente inconsciente de la marginación silenciosa a través del mecanismo del más puro cinismo e indiferencia. ¡¡¡Estoy perdido!!!
Klaien:¡¡Por favor!! ¡¡Cálmate!! Amigo Klartew, deja ese trabajo. Ven hablaré con mi amigo Perkinop para que te deje freír hamburguesas en su restaurante. Cálmate!! 
Klartew: No, he de ir a trabajar. Adiós y gracias por haberme escuchado.
Klaien: Adiós. Cuidate. Jodalpito, que país.

6 comentarios:

  1. Lo que ha ocurrido con la enseñanza, especialmente la pública, en España unicamente se puede considerar fruto de un operativo especial (uso términos militares adrede). Es decir de una operación de "bandera falsa" según la cual un comando activo incrustrado en las cloacas psicopedagógicas ha estado cambiando toda la enseñanza hacia lo que es hoy. En este operativo los "agentes" que lo han llevado a cabo, han contado con la ayuda de unos papanatas progres que deslumbrados por los supuestos objetivos sociales de la LOGSE-LOE, en realidad han llebvado la enseñanza a sus niveles mas bajos en los últimos 60 años: Objetivo militar cumplido. Parte de bajas: dos generaciones de españoles al garete y muchos profesores competentes dejados fuera de juego. Que nadie se crea que es torpeza. Es una conspiración.

    ResponderEliminar
  2. Así empiezo a entenderlo yo también. Hay unos intereses políticos y con un proyecto de ser humano basado en "Haz lo que quieras siempre y cuando dependas del Estado: pagarás tus abusivos impuestos religiosamente y votarás a tus políticos profesionales cuando te digan. Ellos dispondrán de tu dinero para lo que ellos consideren correcto y tu vive lo más amoralmente posible para que tu dependencia del Estado sea casi total. Cuanto más confusa y enmierdada sea tu vida, mejor para las burocracias estatales, políticas y demás casta: ellos cuidarán de tí."
    Fuera de este sistema están las tinieblas profundas del fascismo y el estalinismo, dicen ellos.

    ResponderEliminar
  3. El tema educativo es similar a otros muchos de la España "democrática" en lo que para llevar a cabo un ingeniería social muy concreta y por las bravas se han puesto en funcionamiento determinados operativos que para el populacho son fruto de la casualidad

    ResponderEliminar
  4. No sé; a mi no me parece que la degradación de la enseñanza sea debida a una "conspiración" de la izquierda gobernante, con unos objectivos sociales estratégicos. Creo más bien que responde a evitar el llamado "fracaso escolar", a una presión de los padres para que sus hijos aprueben sin mayor esfuerzo, a una tendencia social contra el "autoritarismo" del profesor tradicional y a la tendencia populista de los políticos a dar al pueblo lo que quiera. Si quieren que sus hijos, por burros y vagos que sean, lo aprueben todo y crean que van a llegar a ministro, pues aquí lo tienen, todos a aprobar sin esfuerzo. El político, así, se evita complicaciones de vida, que bastantes tiene ya la política. Naturalmente, para lograr este aprobado general se precisa eliminar primero el "profesor de tarima", es decir, liquidar al "autoritario" que exige contenidos, trabajo y esfuerzo. De aquí aquella (esta) famosa Reforma que empezó allá por los años 80 bajo la consigna (me acuerdo perfectamente) de "mejorar la calidad de la enseñanza". Reforma apoyada entusiásticamente por los maestros de escuela y profesores de FP, envidiosos, si, ENVIDIOSOS de "los señores de BUP", que decían sarcásticamente. Todo era muy progre y muy de izquierdas, pero en el fondo no era más que una concesión populista a las masas: "¿Quereis aprobar? ¿Sí? Pues aquí teneis, aprobados por un tubo y fuera problemas".

    Runand

    ResponderEliminar
  5. Runand:

    Ese "populismo de masas" cuenta con elaboradas ideologías y poder político organizado para imponerlas por decreto. Curiosamente este tipo de enseñanza acaba favoreciendo a las clases altas que ven cómo la degradación de los institutos públicos les beneficia a ellos, que llevan a sus hijos a colegios privados caros.

    Yo creo que es un problema político derivado de las ideologías progres que obedecen a sentimientos gnósticos-románticos sobre el hombre. Luego todo acaba corrompiéndose y enfangándose en políticas duras de opresión para el profe, el abandono de los chavales a su ignorancia y la perpetuación del estamento político-educativo.

    ResponderEliminar
  6. La enseñanza se entiende como una prolongación de la política. Si el partido P o Z tomán el poder pues se ven obligados a imponer su ideología sobre lo que es la formación de los jóvenes. Para mí la ideología del PSOE es un error perverso. No tiene en cuenta factores humanos esenciales como son la competitividad, la inteligencia natural, la diferencia genética o cultural. Es decir trata de igualar haciendo abstracción de la realidad, con lo cual favorece la mediocridad, les dice lo que quieren oir y con lo cual consigue también el voto.

    Pero el tonto va a seguir siendo tonto y mejor estará haciendo un trabajo a su nivel, y el listo será listo y mejor sería apoyarlo para que su inteligencia se desarrolle a tope. Si el tonto se ve que no lo era o que era algo provisional o circunstancial en su desarrollo, pues entonces hay que darle todas las facilidades para que se desarrolle sin DEVALUAR PARA NADA EL NIVEL DE EXIGENCIA. De lo contrario la demagogia nos pierde.

    K.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.