10 septiembre, 2011

LOS BANCOS NOS ROBAN IMPUNEMENTE

Si los bancos tuvieran la obligación de informarnos con claridad de todas las comisiones que nos cobran, de todos los productos que nos venden; los clientes veríamos con más claridad lo mucho que nos roban. Los bancos nos están robando con impunidad. El Banco Central debería de actuar en muchas ocasiones contra estos abusos, pero todos, clientes y bancos nos hemos hecho a la idea de que robar y dejarnos ser robados, es mejor que enfrentarnos a estos expertos del como sacarte los cuartos sin tener que dar explicaciones a nadie. Esa letra pequeña. Esa comisión por esto y lo otro, todo está pensado para sacarte los cuartos de una y mil maneras.

Si hubiese libre competencia entre bancos no haría falta el Banco Central para hacer valer los derechos de los consumidores de bancos. Si el banco X roba de esta y otra manera, el banco Y podría vender esos mismos productos de manera honesta y sin las comisiones ladronas de los otros bancos. Entonces el banco Y, atraería muchos más clientes, y los bancos ladrones tendrían que hacer lo mismo o cerrar por quiebra.

Que no ocurra esto quiere decir que los bancos forman un consorcio organizado para que todos salgan beneficiados a base de inteligente y experto latrocinio. Ningún banco nos habla de sus obligaciones con el cliente, ningún banco es denunciado abiertamente por sus prácticas. Y, lo peor, es que una denuncia ante el banco central de este tipo, sería lo más extraño y estrambótico que les pudiera ocurrir.

Este es el mundo que nos toca vivir.  

22 comentarios:

  1. Bienvenido al club.Ese es el problema principal, lo demás es accesorio.

    ResponderEliminar
  2. MANOLO (El de la sidra)11 de septiembre de 2011, 0:21

    Eso llevan haciendolo , yo creo que desde que se formaron.Hay clientes de primera y segunda categoria, dependiendo de como tenga la cuenta.A los de primera categoria les tratan muchisimo mejor, porque de lo contrario les dice que vas a sacar tus cuentas a otro sitio y te libras de las comisiones y a los otros se las clavan una y otra vez.
    Y lo mas cojonudo es que lo hacen con toda la impunidad del mundo y se lo permiten. Eso si despues con los impuestos que el gbierno nos roba se los dan a los bancos para rescatarlos, yo creo que hay un amiguismo entre ellos que son los que mueven los hilitos.

    ResponderEliminar
  3. Con todo el daño que han hecho los bancos, me parece extraño ver una reacción al hecho de que aumenten sus comisiones...es como tener un cancer y quejarse de que te pica un dedo del pié.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuál es el cáncer Yanki?

    K.

    ResponderEliminar
  5. Yo, Yanki, por ahora no critico la necesidad de que existan bancos. Lo que sí critico es la acumulación de poder que tienen los bancos en la actualidad, su impune arrogancia con los ciudadanos de a pie; y, el apoyo que reciben de los gobiernos para sacarlos de los apuros. No llego a más, pero si tu nos aportas alguna idea más, pues bienvenido y la reflexionaremos.

    Mi idea es que un mercado libre de las bancas acabaría con este problema. Nada de apoyos del estado, nada de Banco Central. Banco eficiente al mejor beneficio, ese será mi banco y el de millones. Banco ladrón al cajón. Muy sencillo.

    ResponderEliminar
  6. Se me olvidaba. ¿Cuál sería una alternativa a los bancos? ¿Calcetín? ¿Monte Píos? Ayuda!!!

    ResponderEliminar
  7. Primera Parte.

    A ver Nesalem: déjame explayame un poco. Tu sabes que tuve 34 años (desde 1974 hasta 2008) viviendo de lo que un Banco me ingresaba a final de mes en la cuenta, y aún sigo faciéndolo ahora... Por eso y por ética profesional no procede que yo haga crítiques desmedides,  lo cual no quier decir que pueda dar mi opinión en toes o en determinaes materies, como es el casu que nos ocupa ahora.
    Como puntu de arranque voy dicite que puedo entender lo que pones en el rótulo (LOS BANCOS NOS ROBAN IMPUNEMENTE). Ye una opinión muy generalizada y extremadamente sensible a todo el chaparrón que nos ta cayendo con la jodía crisis que, me parez a mi, vamos tenela como compañera por varios años. Se dice que los Bancos te cobran por todo; hasta por pisar el celpudu cuando entres a cualquier Oficina. Y es cierto (tan cierto aquí como en cualquier otro Pais). Vemos un rosario de comisiones que nos saquen de quiciu a todos estos “ciudadanos de a pie” que en definitiva somos los que más nos toca soportar las inclemencias del temporal financiero en franco declive.
    Pero dicho todo esto, yo me atrevo a decir que si la gente cree que lo que cobran los Bancos es un “robo” como tú bien señalas, ese robo es plenamente consentido por nuestro sistema  financiero, ese Organismo Público que regula y establece las normas por las que deben regirse todas las transacciones, toda la operativa, todos los procesos y cualquier otra gama de casos relativos al respecto. Los Bancos tienen obligación de comunicar periódicamente al Banco de España,  todos los gastos que repercute a su clientela, todos los incrementos de costes que pretende implantar y todas las alteraciones que decide acometer. Solo serán efectivos los cambios o las novedades, cuando el Banco de España autorice a ello. Y este mismo Organismo público es quien ordena la forma de transmitir a la gente estos temas, bien sea colgando panfletos en las Oficinas, por comunicados de Prensa, por carta individual, por publicidad o por cualquier otro medio. ¿No se cumple esto?. Pues habrá que denunciar, método similar al que la ciudadanía utiliza para cualquier quebrantamiento de la ley en sus relaciones sociales.

    (continua)

    ResponderEliminar
  8. Segunda Parte

    Por tanto los Bancos cobran lo que cobran, porque nuestras Instituciones han autorizado a ello. Si es abusivo o no, habrá que matizarlo en reclamaciones que podemos cursar libremente; pero considero que no es el Banco el responsable de que ese abuso se produzca. Creo que el “culpable” es quien autoriza la actuación, no el actor.
    Dejando al margen a los BANCOS, mi opinión particular es que nuestro Gobierno, nuestras autoridades, nuestros parlamentarios pasan por alto muchos actos que a mi me parecen de Juzgado de Guardia; pero que son totalmente legales y, por tanto, procede mordernos la lengua o bien iniciar un pleito con escasas posibilidades de éxito. Te expongo algunos ejemplos, pero solo algunos, porque podemos alargarnos hasta el infinito.
    DEUDAS CON HACIENDA.  Cuando tu eres el deudor, cualquier impago en tiempo debido, genera reclamación, penalización e intereses de demora desde la fecha en que debería haberse producido el pago hasta la fecha en que realmente liquidas tal deuda. Pues bien, si el caso es al contrario (Hacienda te debe a ti por un error, o por cualquier concepto), puedes recibir el abono dentro siete, ocho, diez meses y nunca te pagarán intereses de demora. Es decir que te pagan lo que te deben y punto. El tiempo transcurrido sin pagar para ellos no genera intereses de demora.
    COBROS POR SERVICIOS PRESTADOS A CUALQUIER ORGANISMO PUBLICO.- Normalmente pagan a través de transferencia y suelen hacer efectivo el pago no antes de seis meses (en muchas ocasiones mayor plazo y en algunos casos antes de esa fecha citada). Pues bien, nada de pagar intereses por ese tiempo excesivo. Si quieres cobras el importe que marque la factura y si no estás conforme  deberás prescindir de trabajar con tales clientes públicos. Ya sabemos que los negocios, normalmente, tienen como fecha orientativo de pago los 90 dias, a partir de la fecha de factura.
    ABUSOS POR CONTRATOS DE TELEFONIA MOVIL. Creo que nadie ignora los abusos, los atropellos, las humillaciones que surgen en los aspectos contractuales y económicos que la ciudadanía registra a diario. Se presentan reclamaciones y muchas de ellas hacen desestimar de seguir adelante con el procedimiento, por la multitud de trámites que se eternizan sin ninguna solución.
    SERVICIOS PRESTADOS POR EMPRESAS PRIVADAS.- Por ejemplo tienes una avería en una lavadora, en periodo de garantía. Viene el técnico y tras revisar la avería te dice que tal defecto no está cubierto. Por tanto le dices que no te interesa la reparación si es así. Pues en esos cinco minutos que ha tardado en “detectar” el problema, te cobra 40 euros por desplazamiento y 50 euros por mano de obra (importes con carácter de MINIMO). Todo eso lo cobran porque es totalmente legal, según se ha comprobado en la normativa establecida.
    Hace días no me funcionaba Internet en mi ordenador. He llamado a Telefónica, proveedor de este servicio y no hubo forma de restablecer normalidad. Llevo el aparato a FNAC y me dicen que era una chorrada. Desde que dejé el ordenador en la tienda hasta que me llamaron para que pasase a retirarlo no pasaron diez minutos. Me hacen la factura y me cobran el mínimo. O sea 39 euros. He llamado a la OCU contándoles el caso y me dicen que está bien. Es el importe mínimo que están autorizados a cobrar….
    Ya ves Nesalem. Tira del hilo y vete poniendo casos como estos e incluso peores. Y luego dime si los BANCOS ROBAN. Pues si los Bancos roban, nos roba el estado, nos roban las compañías de servicios, nos roban los talleres, nos roba to Dios….
    Creo que quien cobra con arreglo a lo que marca la ley, no comete robo. Quizás haya que cambiar la expresión y ponerlo de otro modo….
    ¿Me he explicado bien?. Pues hala. Ya tá dicho.

    El Banqueru Atómicu

    ResponderEliminar
  9. Banqueru Atómicu:

    Toi d'alcuerdu. Por eso creo y me sigo manteniendo en mi criterio: mercado libre. Nada de regulaciones que solo favorecen a los pillos y tramposos, incluidos el Estado y los políticos que supestamente nos quieren salvar.

    Mercado libre: quien hace las cosas bien y al precio más razonable gana. Quien hace trampas y quiera robar en base a leyes y regulaciones, pues que vaya a tomar por el saco...

    Es fácil. Tan fácil que no se puede creer. Un mercado intervenido es un mercado secuestrado para beneficio de los pillos que lo secuestran y regulan. Un mercado libre es para aquellos que trabajan honradamente y lo hacen bien.

    ResponderEliminar
  10. La solución a la podredumbre bancaria serían bancos independientes, no centralizados y sobre todo una moneda RESPALDADA por valores reales ( preferiblemente oro y plata). La eliminación del centralismo bancario eliminaría la posibilidad de FRACCIONALIDAD, lo cual haría imposible la extensión de crédito no respaldado por valor real, y la explosión de divisa en el mercado. ESTO ES EL CÁNCER al que me refiero.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo contigo Yanki. Efectivamente la podredumbre quizás venga de tanto intento de intervención y desviación, falsificación de la realidad y regulación; para así mantener ilusiones políticas, ganar votos, etc. Para mí que esto es el fin de lo que queda de socialismo: el fin de la socialdemocracia y su proyecto europeo basado en la ilusión, más que en las realidades de Grecia, Italia y España entre otras.

    Pero podría ser otra cosa y habría que oir más opiniones.

    ResponderEliminar
  12. Diferentes opiniones he leído por aquí, Srs. Nesalem, Manolo, Yanki... Aunque pueda estar de acuerdo con alguna de ellas, a mi juicio no se da en el clavo sobre el papel de la banca en la crisis actual. Clave para entender el por qué de su comportamiento.

    PRIMERO: ¿Cual es la causa de la crisis económica actual? Se nos aparece como una crisis ocasionada por las hipotecas concedidas a insolventes, las famosas subprime. Bien, pero por debajo de eso hay una causa estructural fundamental, ya señalada por el economista francés Maurice Allais, Premio Nobel de Economía. Y no es otra que el comercio libre con regiones económicas, Asia por ejemplo, donde los salarios son diez y hasta veinte veces inferiores a los de Occidente. Esto no hay economía que lo resista. Significa la destrucción a medio plazo de la industria propia, la extensión del paro y las llamadas deslocalizaciones de empresas, o sea, empresas que emigran a Asia en busca de mano de obra barata. Empresas que, con marca y apariencia europeas, son de hecho y de derecho, empresas asiàticas como las demás y que contribuen a incrementar la desindustrialización y el paro en Europa.

    Maurice Allais es partidario de la libertad total de mercado, pero sólo dentro de áreas económicamente homogéneas. Con economías que tengan esas diferencias salariales tan brutales, el comercio sería permitido sólo por medio de cupos de importación, en casos justificados y que no podrían sobrepasar el 20% de la producción propia.[continúa]

    Runand

    ResponderEliminar
  13. SEGUNDO: En vista de esto, muchos gobiernos (entre los cuales el español) optaron por unas políticas que podríamos llamar keynesianas; intentaron reactivar la economía, deprimida por las causas expuestas, por el método expeditivo de poner cantidades significativas de dinero en manos de "los desfavorecidos", es decir, un "salario social" encubierto. Con la esperanza que estos desfavorecidos (inmigrantes con bajos salarios y situación precaria, parados, vagos, marginados...), al ir a comprar al mercado de bienes y servicios, darían un tiron a la economía. ¿Y quién tenía que poner en dinero en manos de los insolventes? Pues naturalmente los que tenían grandes depósitos de dinero: los bancos. Unos depósitos de dinero propiedad, en su mayoría, de gente normal: trabajadores con buen sueldo, comerciantes, fondos de pensiones...

    Y la manera de transferir grandes cantidades de dinero a los "desfavorecidos" no fue otra que la concesión de hipotecas inmobiliarias fáciles: se daban sin entrada, por el importe total de la vivienda y a menudo eran incrementadas con cantidades adicionales "para comprarse un coche", etc. En teoría eran préstamos inmobiliarios, pero fácilmente se ve que la capacidad de gasto de esos "desfavorecidos" se veía incrementada de manera notable. Que era lo que pretendían los gobiernos.

    TERCERO. Pero claro, esto va contra la lógica bancaria más elemental. Ningún banco, en condiciones normales, presta dinero a gente tan manifiestamente insolvente. ¿Por qué los bancos prestaron a los insolventes, y en cantidad tan enorme y generalizada? ¿Es que se volvieron tontos o locos de golpe?
    [continua]

    Runand

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que los bancos ni se volvieron tontos ni locos, naturalmente. Prestaron dinero a insolventes sin aval ninguno con conocimiento de causa, sabiendo que muchos de ellos no lo iban a poder devolver en ningún modo, y que esto no podía ser compensado por el aumento de intereses. Y lo prestaron porque, en cierta manera, DEBÍAN CONTAR CON GARANTIAS DE LOS GOBIERNOS, debían saber de antemano que los gobiernos no los dejarían caer caso de que las cosas salieran mal. De hecho, los bancos colaboraban con la política "social" del gobierno A CAMBIO DE QUE EL GOBIERNO RESPALDARA CON LOS FONDOS DE LOS CONTGRIBUYENTES ESOS PRÉSTAMOS INCREÍBLES. Y a cambio, además, de permitirles fijar precios y condiciones de monopolio sobre los servicios bancarios más corrientes y triviales, prestados a millones y millones de ciudadanos indefensos ante este abuso monopolístico.

    Esto es lo que yo pienso. La crisis financiera y económica occidental tiene su origen en unas políticas SOCIALES de los gobiernos, provocadas, a su vez, por el comercio libre entre áreas económicas con salarios enormemente dispares. Una ideología dominante del comercio libre que no se justifica en absoluto en el caso que comentamos.

    Runand

    ResponderEliminar
  15. Al tener que cubrir las espaldas a la banca en el momento que los subprime no pudieron pagar, los presupuestos de los gobiernos se desequilibraron, porque las entradas de impuestos no eran capaces de compensar esos gastos. Ello les obligó a endeudarse, y a veces a endeudarse precisamente con la China. (El caso de Grecia, por ejemplo, es algo diferente, porque sus "políticas sociales" consistieron en permitir, lisa y llanamente, que todo el mundo viviera a costa de la teta corrupta del Estado, y su deuda es con la U.E.)

    Por otro lado, de todo este proceso resulta un empobrecimiento generalizado de toda la población, una disminución global de su capacidad de compra, que corresponde exactamente con el incremento de la capacidad de compra de las economías emergentes asiáticas (incluída la compra de la deuda de muchos gobiernos occidentales), que presionan sobre los mercados mundiales de materias primas, energía y alimentos. Por eso esta crisis actual, que comporta una disminución de la demanda de la población en muchos países occidentales, no viene acompañada de una disminución de precios de los alimentos, energía y materias primas (bajada de precios que sí ocurrió en la gran depresión de 1929). Se está produciendo, creo yo, una tendencia global hacia un nuevo equilibrio económico mundial.

    Runand

    ResponderEliminar
  16. Visto lo anterior, ya podemos centrarnos en la función económica específica de la banca.

    La situación ideal sería la descrita por el Sr. Nesalem: competencia perfecta y libre entre las diferentes empresas bancarias.

    Un banco, en principio, es un negocio como todos los demás. Pero, a diferencia del importador de salazones o del aceitunero del mercado, el banco requiere unos conocimientos y técnicas más sofisticados. Pero es un negocio como cualquier otro; no es una institución "social" ni con fines "sociales".

    Un banco presta el servicio, en primer lugar, de guarda de dinero. Cuando la gente empieza a cobrar buenos sueldos y a tener algo de dinero, nadie lo quiere guardar en casa, con el consiguiente riesgo de pérdida, atraco, etc. Y no digamos ya los comerciantes y empresarios que manejan grandes cantidades, que desde siempre han utilizado los bancos. El servicio de guarda es fundamental en un banco. Naturalmente, por este servicio habría que pagar. Por ejemplo, si uno quiere guardar su dinero en una caja metálica física del banco, con su llave correspondiente, el banco tiene derecho a cobrarle el servicio.

    Ahora bien, la situación cambia cuando el banco, en vez de guardar el dinero de la gente en una caja bajo llave, propone a los depositarios que le dejen disponer de su dinero depositado para hacer préstamos y negocios. Ello implica un riesgo para el depositario, pero este riesgo es compensado por una remuneración: el interés. No están lejanos los tiempos en que una cuenta corriente era remunerada por el banco con un interés del 1%, mientras que una libreta de ahorro lo era con el 2,5%, y las imposiciones a plazo fijo con un 3, 4 o 5%.

    [amenaza de cotinuar]

    Runand

    ResponderEliminar
  17. Bueno, estamos ante un tema que puede originar comentarios infinitos. Y tampoco se trata de aburrir a la concurrencia.
    .
    Yo termino aportando una definición de lo que es un BANCO, que me parece lo más "científico", lo más "financiero" y lo más "filosófico" que podamos exponer. Dice así: "UN BANCO ES UNA ENTIDAD QUE TE PRESTA UN PARAGUAS CUANDO HACE SOL; Y PIDE QUE SE LO DEVUELVAS CUANDO LLUEVE..."
    .
    Esta es la opinión de quien suscribe el presente comentario, sometiéndola a otra de más ponderado criterio.
    .
    ¡Hala!. ¡Agur jaunak!

    ResponderEliminar
  18. Gracias Yanki por aclararme lo del cáncer. Casi puedo estar de acuerdo. Gracias Runand por tan interesante como pedagógico análisis. Y, ese último anónimo,¿qué quiere decir con lo de "filosófico", "científico"? ¿Es mejor explicar las cosas a base de consejas de viejas? No entiendo.

    K.

    ResponderEliminar
  19. Entonces el fracaso de las entidades financieras son automáticamente problema político de primer orden. Cuando la política forma ya parte del sistema de crédito y lo condiciona. Cuando los bancos ya están sirviendo intereses políticos en función de los gobiernos; entonces todo entra en crisis.

    Si los bancos fueran negocios como otros cualquiera, el que fracasa fracasa y otro toma su lugar con mayor acierto. Pero en este caso en que el crédito sirve a la política, los políticos han de responder a sus amigos yendo a su salvación con el dinero de todos. Entonces el fracaso de un banco o entidad finaciera se convierte en el fracaso de todos.

    Esta crisis debería de servir de lección. Pero lo dudo.

    ResponderEliminar
  20. Parece pasar desapercibido un detalle importante; y es que el Banco Central posee la capacidad INFINITA de crear crédito y dinero sin control alguno de nadie. Esta es la causa de la crisis; el resto se reduce simplemente al oportunismo que se produce en los bancos períferos el sistema.
    Otra cosa---ya están formados los bancos restructurados que surgieron de las cenizas de los fracasadosy ESTÁN SIENDO DIRIGIDOS POR LAS MISMAS PERSONAS QUE PARTICIPARON EN EL FRACASO ANTERIOR. Así que podemos estar seguros de que los ingredientes de la próxima crisis están ya servidos antes de que salgamos de la presente.

    ResponderEliminar
  21. Es igual que den o no a la máquina de la manivela. Seguimos en la economía ficción, la economía virtual. La economía real va por otros caminos más difíciles de cambiar. El modelo socialdemócrata hace aguas. Sin producción real que intercambiar, no existirá esa riqueza que podamos distribuir. El mercado es implacable con las falsas ilusiones. Lo siento. El equilibrio se ha de restablecer, pero va a ser traumático.

    (Ante la Unión de Bancos Centrales Europeos, S.A.)

    ResponderEliminar
  22. El fracaso del Keynesianismo les está dando en las narices con fuerza, y el único camino que queda por recorrer es el del desastre total. No hay nada que pueda darle marcha atrás al avalanche.
    Me gustaría que tuviera arreglo, pero no es así.
    Están ingeniando un soft-crash para Grecia...y según les vaya con ello decidirán que van a hacer con España.
    La infusión de dólares (US) en la ecuación me lleva a esta conclusión...y Grecia será expulsada del Euro. Con el tiempo España también. Siento ser pájaro de mal agüero. También me sería difícil explicar los muchos detalles que me llevan a esta conclusión...pensar es mucho mas fácil y rápido que explicar y enseñar, al menos para mí.

    Kousinsky

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.