07 junio, 2011

PROTESTANTISMO INDEPENDIENTE VERSUS ESTATISMO CATÓLICO-LUTERANO-ANGLICANO

Yo creo que es tendencia natural del protestantismo la valoración de una sociedad concebida como un conjunto de organizaciones civiles (los estatistas más afamados suelen decir que sociedad civil no significa nada, pero yo sí creo que es un concepto válido), independientes, cada una de ellas compitiendo con las otras con el fin de mejorar, de perfeccionarse, de contribuir a un bienestar propio. No es lo mismo esta idea de organización social que la idea centralista de Estado compartida por las naciones católicas y los protestantismos estatistas: luteranos, anglicanos, etc. En la primera las iglesias se conciben como iglesias locales independientes que han de subsistir y organizarse por sí mismas. En la segunda hay centros centralizados de decisión: sínodos, vaticanos, concilios, organización central, etc.

Entonces la consecuencia del protestantismo independiente o congregacionalista es concebir la sociedad como constituida en primer lugar por individuos que eligen libremente ser parte de una congregación y, por extensión, de una asociación civil; que han de financiar, colaborar, participar, etc. En el segundo caso es el Estado a quien se delga toda responsabilidad de legislar, de organizar, de codificar, de regular. En consecuencia, se tiende más a delegar, a esperar que el Estado o la organización caritativa centralizada, saque las castañas del fuego; nos proporcione, nos subvencione, nos conduzca, etc.

A nivel económico el protestantismo independiente tiende a la libre empresa sin favoritismos o subvencionismos. Tiende a la responsabilidad individual a la hora de planificar la economía. Soy yo responsable de mi economía y hago aquello que mi conciencia dicta con mi dinero. Soy yo responsable ante mi comunidad u organización cívica, etc. Yo hago mi caridad como crea conveniente sin que el Estado me tenga que decir en qué he forzosamente de gastar mi dinero y mis bienes fruto de mi trabajo. Este protestante cree en la ley como mediadora de conciencias y de individuos. La tendencia de los estatistas católicos-luteranos-anglicanos es más la dependencia del Estado, la delegación de la responsabilidad individual al estado regulador de bienes, riquezas y conciencias. Son más tendentes a una sanidad pública, a una caridad pública en forma de subsidios, subvenciones, viviendas protegidas, educación pública; todo público bajo la batuta de los políticos profesionales, los expertos, los burócratas, los funcionarios, etc Son también amigos de una fiscalidad fuerte que exprima a los supuestamente ricos que luego no es así y son los pobres los que más han de pagar al final. Todo tiende a la nivelación por un mismo rasero. A la igualación de todos por el mínimo común denominador. Todos esperan cosas “gratis” del Estado, etc.

Pues casi seguro que en una y otra parte del análisis hay problemas con estos enfoques. Pero yo creo que el primero tiene muchas más probabilidades de sobrevivir que el segundo enfoque. Cuando venga una crisis fuerte y el Estado se desintegre, los subditos de ese Estado se ven huérfanos de jefaturas y dirigentes que los guíe y regule. Los segundos aceptan más los desafíos y con su independencia de carácter pueden enfrentarse mejor a las adversidades.

Discusión asegurada. Pincha en comentarios y leña!!

3 comentarios:

  1. El estatismo luterano se da en los cuatro o cinco paises escandinavos. Es precisamente cuando y donde el luteranismo es libre e independiente donde ha alcanzado más vigor . El luteranismo en EEUU, Australia, Etiopía, Canadá, Sudán etc. es mucho más fuerte que el luteranismo estatal. Las iglesias luteranas estatales han sido un modo que el estado ha tenido de controlar la iglesia y su mensaje. Aún así, la Palabra de Dios ha sido y es eficaz en esos paises, hasta ahora ,donde a pesar del racionalismo de muchos de sus líderes hay un remanente que sigue confesando a Cristo el SEÑOR, su Palabra y sus Sacramentos.

    ResponderEliminar
  2. Interesante, pero esas características nunca se dan en un estado químicamente puro. Hay, sin duda, individualismo, iniciativa individual y aspiración a la libertad también en el mundo católico; hay, asimismo, centralismo y estatismo, favoritismos y subvancionismos en el mundo protestante. No veo yo la religión tan determinante como Ud. lo presenta. Sin duda es un factor que influye, peero yo creo que no tanto.

    Runand

    ResponderEliminar
  3. Xavier. Cierto. No se puede generalizar. Me refiero más al luteranismo histórico que se entregó al Estado. Sé que hay un luteranismo independiente: Missouri Synod, etc.

    Runand. Efectivamente no hay estado puro en nada. Siempre hay un en-sí en las cosas inalcanzable, pero que siempre está ahí. Y, siempre nos movemos, en un para-sí que aspira y se orienta a través del en-sí. Los protestantes independientes poseen el modelo de independencia local, de responsabilidad individual, de libertada de elección a qué pertenecer y a quién pagar con tu esfuerzo y dinero. Otra cosa es el para-sí del asunto que se mezcla con otras cosas.

    El modelo católico es el de centralización, mediación jerárquica, regulación de la gracia a través de la Iglesia como fuente de esa gracia, etc.. Esto se traduce en Estado y gracia estatal.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.