27 junio, 2011

PERSONAS QUE DECIDEN NO PERTENECER AL ESTADO

Atención. En la libre y democrática nación de Nowhere se ha aprobado la ley de desvinculación del Estado. A partir de ahora, toda persona que no quiera pertenecer al Estado se puede dar de baja, e inmediatamente se le dará una tarjeta de DESVINCULADO. Con esta la persona queda libre de pagar todo tipo de impuestos al Estado. Percibirá su salario real, bruto, objetivo, exacto; y con ese salario hará lo que le dé la real gana. Pagará el seguro médico que quiera o simplemente pagará a tocateja cualquier consulta u operación o tratamiento. Escogerá el colegio que le venga en gana para sus hijos y donde quiera. Elegirá el plan de pensiones que más le convenga o meterá el dinero para su jubilación en un calcetín. Cuando circule por una carretera o autopista pagará lo que le corresponda por el uso. Cuando no circule pues no pagará y punto. Lo cual puede significar un ahorro considerable. Hará donaciones a sociedades caritativas si quiere, pero como muchos ciudadanos son generosos, puede que incluso den más para estás obras sociales de lo que el Estado les exigía y forzaba a dar, bajo pena de ir a la cárcel.Cuando eche gasolina en el coche enseñará su tarjeta de DESVINCULADO y se la cobrarán libre de impuestos. No pagará IVA ni nada que se le parezca.

No pagará catastro. Ni impuestos sobre patrimonio, ni nada. Cada vez que venga la empresa de basuras contratada, les pagará en mano por día de servicio o establecerá el tipo de contrato más ventajoso con la empresa de basuras más económica y eficaz. Pagará a un aguador o empresa particular de aguas que le suministre agua. Puede escoger un señor que se lo traiga en ánforas colgadas del costado de un burro, o, una moderna empresa sofisticada. Todo ello dependerá del trato o contrato que dicha persona DESVINCULADA quiera.

Empieza una era de libertada para muchas personas que escojan liberarse de la tutela del Estado. Ya no pertenecen al Estado. Su vida ahora les pertenece a ellos y lo que ellos quieran contratar. Este tipo de ciudadano escoge también NO FORZAR A NADIE A UNA RELACIÓN CON ELLOS QUE EL OTRO NO QUIERA o desea. Justo lo contrario del Estatista.

Eso sí. El que quiera seguir VINCULADO al Estado nadie se lo impide.

¿Qué piensan ustedes de esta ley de Nowhere?

5 comentarios:

  1. De esta curiosa hipótesis, Sr. Nesalem, ya habíamos hablado largo y tendido por aquí abajo. En el funcionamiento económico, de seguros, atención médica, enseñanza, etc., no veíamos ningún problema, porque, en realidad, lo único que hacemos es pagar de forma privada lo que de otra manera pagaríamos a través del estado. Con ls ventaja de que la gestión de nuestro dinero seria mil veces mejor, ya que gestionaríamos NUESTRO dinero, mientras que los directivos del Estado gastan en masa un dinero QUE NO ES EL SUYO, y del cual tienen mil subterfugios para no rendir cuentas claras.

    El problema viene con las leyes, Sr. Nesalem, sean penales, de tráfico, comerciales... Si yo no pertenezco al estado, a esa entidad a la cual he decidido libremente no pertenecer, no me afectarían sus leyes. SUS LEYES NO IRÍAN CONMIGO, puesto que yo no tengo nada que ver con esa entidad. Entonces, ¿quien marcaría mis derechos y mis obligaciones? Ejemplo: como no pertenezco al Estado, entro aquí en esta tienda de informática de noche y robo a mansalva. Saco una navaja y atraco a un señor en una esquina. ¿El estado nada podría hacerme, puesto que estoy fuera? Claro, el robado podría pertenecer al Estado, y éste actuaría en defensa de su ciudadano. Pero supongamos que los robados o atracados son asimismo DESVINCULADOS. ¿Quien los defendería? ¿Una empresa privada de policía de la cual fueran socios? ¿Una empresa judicial particular? ¿Podría esto funcionar? ¿En virtud de qué leyes actuaría la empresa judicial, puesto que a mi no me afectan las leyes hechas por el Estado?

    Si me agreden o me roban, mi empresa de policía podría tomar venganza de los asaltantes, mi empresa judicial dictar sentencias contra ellos, pero ¿en virtud de qué leyes? Para la venganza, no hacen falta leyes; es un hecho particular. Para dictar sentencias, sí; por lo tanto, no puede haber aparato judicial para los desvinculados. No puede haber empresas de justicia privadas. En definitiva, para los desvinculados, la justícia se transformaría en la forma más primitiva de justícia: la venganza. Pero... ¿no será la venganza privada superior a la justícia, que ya sabemos cómo va y cómo actua?

    Si quien me agrede o me roba es una horda humana, por ejemplo, el ejército del Reino de Marruecos que ha decidido invadir España, la cosa tiene un arreglo más normal. El ejército español no tiene por qué defenderme, puesto que no formo parte del Estado; pero siempre puedo pagar privadamente una prima de ejército de manera que también yo tenga derecho a la defensa. Y si no, solicito ser defendido y ya lo pagaré a posteriori en cómodos plazos. Esto entra dentro de las cosas arreglables.

    Bueno, a ver más puntos de vista.

    Runand

    ResponderEliminar
  2. La primera pregunta que creo hay que plantearse para que la hipótesis pueda ser mínimamente viable es: ¿en qué territorio va a vivir esa persona que hace declaración de independencia?. Porque lo del territorio es fundamental para poder seguir pensando. Si no encuentra un territorio donde establecer la "República a de su Casa", pues no va a poder declararse independiente, y si lo encuentra, pues todo solucionado.

    AZOR

    ResponderEliminar
  3. Pues el territorio de España, Sr. Azor, o de cualquier otro estado. Ya no quedan en el mundo "territorios sin ley", donde la justicia se la tenía que tomar cada uno por su mano (o por su empresa de justicia).

    Estamos hablando, Sr. Azor, de un territorio donde conviven y negocian personas vinculadas y no vinculadas. Es una simple hipótesis, para especular si podría funcionar. No se trata de ningún país real, naturalmente. Se trata de ninguno y de todos.

    Y siempre partiendo de un principio con el que es muy fácil estar de acuerdo: "Nadie puede ser obligado a pertenecer a ninguna entidad, iglesia ni asociación".

    Runand

    ResponderEliminar
  4. Yo ya he empezado. Abandono mi contrato de móvil con Movistar. Vendo mi coche. Doy de baja internet. Vendo mi piso y me voy a vivir bajo un puente. Dejo de trabajar. He dado de baja todas mis cuentas de bancos. He quemado el carnet de identidad.

    Soy un nómada. Me he convertido en un nómada y vivo donde me da la gana. Pido alguna moneda tocando mi violín. Robo alguna gallina despistada. Bebo de las fuentes públicas. Me baño en los ríos.

    He dicho adiós definitivamente al Estado. Soy libre.

    K.

    ResponderEliminar
  5. No lo crea Ud. de ninguna manera, Sr. K. Hasta Ud. llegarà la poderosa mano del Estado. Esas monedas que Ud. arranca con su violín... son harto sospechosas de ser dinero negro. Con los gordos no se meterán, pero esas gallinas que Ud. mismo ha declarado que roba, mmm... ¿Y esa agua que Ud. pretende gratis? Mmm...

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.