11 junio, 2011

¿PERO QUÉ DIABLOS ES ESO DE LOS NACIONALISMOS? SIGUE EL DEBATE.

Enlace a intervenciones anteriores:
 
http://www.blogger.com/comment.g?blogID=4230862871647723391&postID=6315067752233738740

Resúmen de lo expuesto hasta ahora:


a) Para Gustavo Bueno: España es una nación con Estado y ese Estado se sustenta en una razón histórica y material objetiva que ha de eliminar y neutralizar todo subjetivismo nacionalista amparado en cualquier “sentir”. “Oiga, yo también me siento interventor de Hacienda”, pone como ejemplo Gustavo Bueno cuando le dicen en Bilbao que “Oiga, yo me siento vasco”. Con ello Gustavo Bueno diferencia lo racional-material de la reivindicación de España con lo irracional y subjetivo de los “nacionalismos” vasco-catalán. Estos nacionalismos para Bueno están totalmente deslegitimados. No tienen ningún derecho a la secesión de España y habría que enfrentarse a ellos hasta con las armas.

b) Para Konstantinos, sin embargo el asunto es más de voluntad nacional de un territorio determinado al margen de cualquier otra consideración histórica, material; que sí las hay, pero no son pertinentes en este caso, etc. Así, si los tiroleses de Alemania, Austria o Italia, adquieren voluntad nacional y reclaman su propio Estado, eso es lo que cuenta políticamente, al margen del por qué u otras consideraciones. Siempre que las vías para obtener la independencia sean las normativamente democráticas y civilizadas, no hay ninguna razón para no concederles esa independencia. Otra cosa sería el nacionalismo bárbaro cargado de violencia y coacción. Ahí no habría razón alguna para concedérsela.

c) Para Nesalem, los aspectos “materiales” o referenciales de una nación son importantes a la hora de entender el fenómeno de la conciencia nacional. Cree que es importante saber diferenciar bien el concepto de Estado y Nación pues son dos conceptos diferentes pero que se mezclan en el habla de la calle. El concepto de Estado es fácil de definir, pero no así el de nación que es más escurridizo. Los factores que forman una nación pueden ser varios: idioma, religión, o la mezcla de ambos. También se da que la formación de un Estado da luego lugar a una nación, lo opuesto a lo que sería más normal. Ejemplo: la nación boliviana o venezolana. En el caso catalán y vasco sería el idioma y los factores históricos los que justifican un nacionalismo en pugna con el Estado español.

d) Para Runand los factores históricos y lingüísticos son determinantes a la hora de constituir las naciones castellana, vasca, catalana y gallega. Para Runand también hay un hecho material-histórico que lo explica. Dicho hecho material-histórico ha de tener un abierto reconocimiento democrático en la España actual, cosa que parece recoger la Constitución en su artículo sobre las nacionalidades.

e) Para Azor el nacionalismo catalán y vasco se basa en un prejuicio irracional sin más justificación que la necesidad humana de “destacar”, de adquirir una superioridad sobre los demás que no se puede obtener por otros medios más normales. Ser español no es suficiente para determinadas regiones, entonces está la necesidad de “reclamar superioridad” cultural, histórica, etc como pretexto para la construcción de un nacionalismo. Estos nacionalismos no se destacan por su actitud democrática, sino por su factor excluyente y a veces violento.

f) Para Xavier creo que el asunto es parecido a la idea de Azor.

g) Para Kousinsky o Yanky el problema se entiende como una trampa de los progres de izquierda para dividir y debilitar a los Estados fuertes y luego arrojarlos al comunismo marxista o a otros poderes más secretos.

Si tienes otra opinión escríbela.

1 comentario:

  1. Señor Konstantinos, pertenezco al género masculino. Aclarada esa duda, (que supongo no era trascendente, debo decirle que naturalmente yo me estaba dirigiendo a los "nacionalistas" que hacen de tal condición su bandera política, no a los mayores o menores sentimientos nacionalistas de tal o cual comunidad, que por supuesto todo el mundo tiene.
    Y me va a perdonar, pero no es de igual condición ser europeísta, que españolista, que catalanista. La prueba de que no es igual es el uso diario que unos y otros hacen del término. Los de menor entidad normalmente como piedra arrojadiza y justificación de todos sus problemas. Jamás pasan a reconocer que alguno de los que tienen es propio de ese nacionalismo que defienden y que se agrava proporcionalmente al nacionalismo conseguido. Hay bastantes ejemplos pero no es el objeto del debate a mi entender.
    En todo caso expreso mi respeto por cualquier postura democrática no violenta, incluso la nacionalista por supuesto, pero también mi convencimiento de que tal línea de activismo político (que es lo que en realidad es), si bien es legítima es realmente perniciosa. Una lectura superficial de la actualidad económica lo confirma.

    AZOR

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.