09 junio, 2011

EL MOVIMIENTO DEL 15 M YA ESTÁ ENCAUZADO POR LA IZQUIERDA RADICAL

Si juzgamos las cosas por los buenos deseos y su sentimentalismo romántico, entonces estamos perdiendo de vista los hechos concretos. Por sus obras los conoceréis. El movimiento de Democracia Real Ya o el 15M, se ha convertido claramente en un movimiento de izquierdas, con un programa claramente de izquierdas. Hay activistas y agitadores de izquierdas profesionales en sus filas; hay un deseo de acabar con el capitalismo y sustituirlo por un Estado fuerte de izquierdas que supuestamente va a dar trabajo, viviendas, salarios sociales, quitar a los ricos para dar a los pobres, etc.

Se presentan como asamblearios de una democracia "real" que recobra la voz del "pueblo". Al final las “asambleas del pueblo” acaban en manos de los listos, de los maniobreros; de los profesionales, como siempre; pues nunca hubo voz del pueblo en primer lugar, porque "el pueblo" existe como idea, pero nunca como realidad concreta. Pero ahí sigue esa retórica engañosa y resentida con ganas de adquirir poder, que eso es lo que sí interesa. Y una vez en el poder, serán ellos los comisarios que te habrán de joder a base de bien con sus puritanismos anticapitalistas, sus campos de reeducación en “valores solidarios”; o sea, algo tan insoportable como represivo.

Lo malo de todo esto es que esta izquierda, que nunca ha hecho autocrítica con el comunismo real y sus millones de muertos, sigue con los mismos tópicos y las mismas monsergas; y, sus aspiraciones de llevarse a cabo, serían de nuevo, el principio de otra edad media de pobreza crónica carcelaria. Pobreza repartida entre el pueblo, pero no entre los comisarios políticos y sus intelectualoides.

Por sus hechos y pancartas los conoceréis. Es lo de siempre: el ser humanos es bueno, el capitalismo nos oprime; el socialismo es la solución.  Gentes muy versadas en la mentira y la falsificación de la realidad, pero que al igual que cierto tipo de psicopatología saben atribuir al enemigo sus propias intenciones. Es decir: proyectan en el enemigo sus propios objetivos de control, de manipulación. "NO SOMOS MERCANCÍA", dicen sus pancartas, pero eso mismo es a lo que aspiran ellos: a hacernos mercancía de sus ideologías y de sus proyectos socialistas.

Hay muchas cosas que cambiar en este país, pero ya no es el Movimiento del 15M o DRY, quienes las van a cambiar. Todo lo contrario, este movimiento ya está encarrilado por la izquierda y su aspiración es a más de los mismo en su grado más puro y superlativo. Es una pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.