05 noviembre, 2010

¡OIGA! SOY VÍCTIMA SOCIAL, NO AGENTE MORAL

Mi reflexión sobre estos temas tratados abajo, es que la sociedad tiende a rehuir las explicaciones en clave de elección moral. En lugar de llamar las cosas por su nombre y reconocer que hay gente que voluntariamente escoge siempre la senda del menor esfuerzo posible y lo viene haciendo así desde muy temprana edad por mucho que se le diga y eduque ( a veces gracias a la educación permisiva que reciben); pues es más fácil recurrir a las explicaciones sociológicas, al ser humano determinado por fuerzas externas: economía, cultura, enfermedad mental, etc. El sujeto con libre albedrío no interesa que exista para estos políticos: todo se reduce a proveer de medios, a dar facilidades, a tutelar y subvencionar al “enfermo” o víctima. Pero en muchos casos no es eso lo que necesita esta gente, esta gente necesitan ser confrontados con la realidad de sus decisiones dañinas y equivocadas. Pero esto hay que hacerlo con criterios morales claros y concisos de lo que está bien y está mal. De otra manera la supuesta “víctima” (que en muchos casos lo puede ser, ojo), entiende que la sociedad está ahí para mimarle, para darle comedores, dormitorios y hospitales gratis, para darle su paguita mínima. Al final es la sociedad quien les tiene que pedir perdón por su irresponsabilidad y sus errores morales.

11 comentarios:

  1. El comentario anterior:

    Runandros

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo Nesalem, pero Europa va camino de la chochez. Los europeos ya no quieren ver la vida como es; les sigue gustando vivir en el limbo de las teorías.

    K.

    ResponderEliminar
  3. Ya, sr. Nesalem, comprendo perfectamente su punto de vista. Pero aunque esa gente sea "confrontada con sus decisiones dañinas y equivocadas", entiendo que un estado civilizado no puede dejar a la gente morirse de hambre o de miseria por las aceras. Convendrá conmigo que eso sería inhumano. Y hay límites humanos que no se pueden seobrepasar.

    ResponderEliminar
  4. El comentario anterior:

    Runandros

    ResponderEliminar
  5. Me explico mejor. Esa gente puede ser "confrontada con sus decisiones dañinas y equivocadas", pero muchos de ellos, con esa confrontación y todo, seguirán su errado modo de vida. ¿Què hacer? ¿Dejar que se mueran por las aceras? Bien se ve que esto sería inhumano. Digo yo.

    Runandros.

    ResponderEliminar
  6. Runandros:

    Si se tuvieran que enfrentar a la realidad del hambre cruda y el frío gélido, se lo pensarían dos veces. Pero si les das comida, paga, dormitorio, hospital y demás; los tendrá siempre en la calle disfrutando a costa de la sociedad. Y la cosa va a más. Otra cosa es el enfermo real. Ahí estoy de acuerdo contigo.

    K.

    ResponderEliminar
  7. K. casi me quita los argumentos. Una cosa es el enfermo real que necesita ayuda y otra el vago irresponsable al cual se le puede juzgar por sus opciones morales. Otra cosa es también cuando una familia queda dasahuciada y ha de vivir literalmente en la calle, pero fijaros que este tipo de familia o personas duran lo mínimo en esa situación. En seguida se buscan la vida y salen a flote como sea.

    ResponderEliminar
  8. De todas maneras hay que considerar variables. No es lo mismo el sin techo español que el inglés. Aquí el pícaro/a-golfo/a que abandona familias suele arreglárselas bien.

    El problema moral es más a nivel político. Ellos se apropian del dinero de los españoles para malgastarlo en la compra de votos. Nadie les exige cuentas y lo regalan a manos llenas. La moral se la comió un perro. Todo es relativo, dicen ellos.

    Gelatine

    ResponderEliminar
  9. Creo que voy a la postura de Nesalem y K. Efectivamente, sólo los realmente enfermos o ancianos deberían recibir ayuda; los aptos para el trabajo deberían espabilarse, y nada de alojamiento, comida y paga de gorra. A espabilarse como todo hijo de vecino.

    Runandros

    ResponderEliminar
  10. "Siento que soy libre, pero se que no lo soy". Cioràn.

    ResponderEliminar
  11. Siento que no soy pero creo que soy libre.

    K.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.