25 noviembre, 2010

LA VISIÓN ATEA DE LA VIDA

Para el ateismo la muerte es el final absoluto. Lo único que es real es lo que vemos, vivimos y palpamos. Nada que se piense o razone o se imagine se sale del mundo de lo humanamente comprensible, de las fuerzas naturales regidas por leyes matemáticas. Todo misterio aparente ha de tener una justificación racional que lo explique. Dios es una invención humana, una proyección de sus miedos y esperanzas. Por eso hay muchos dioses y religiones. Todo tan variado como la misma experiencia humana. Los humanos hemos de vivir esta vida como es, como se palpa, como la razón y el equilibrio nos dicta. Todo lo demás son fantasmas y productos de nuestra mente que no escapan a esta dura y material realidad. El ser humano ha de estar conectado a algo para poder vivir con sentido: necesita de máquinas significantes y las religiones y las ideologías son esas máquinas. Al universo le es indiferente que gobierne Hitler o Barak Obama o Zapatero. Le es indiferente que el sistema sea comunista, fascista o democrático-liberal. Al universo le importa un carajo que haya o no haya campos de concentración, torturas; matanzas, o; comunas de amor libre y amor a la naturaleza, ciudadanos grises que paguen impuestos y trabajen sus ocho horas y voten por X o Z.

Al universo le importa un carajo que unos sean católicos, otros protestantes o musulmanes o cretinos estalinistas norcoreanos. Ese universo que subyace a la vida es frío, inhumano, maquinal, absolutamente carente de sentido. Surgió por que sí y nosotros los humanos tratamos de vivir como podemos, no pasar hambre, no autodestruirnos, y utilizar el arma de la razón de la mejor manera posible para vivir con cierta decencia física y psíquica. La democracia-liberal es el menos malo de todos los sistemas hasta ahora inventados. Por eso lo mejor es que ninguna fuerza irracional nos destruya o nos esclavice: fascismos, comunismos, religiones, etc.

Pero al universo le da lo mismo que existamos o no existamos.

2 comentarios:

  1. Eeefectivamente, Sr. Nesalem. Queda todo muy bien explicadito.

    ResponderEliminar
  2. Pero la voluntad de la democracia es, precisamente, humanizar a ese frío e inhumano universo. Nosotros, los humanos, somos el dios activo contra el poder fascista del universo. El universo bueno, contra el universo malvado.

    K.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.