24 mayo, 2011

¿QUÉ OPINAN USTEDES DEL LIBERALISMO DE RUNAND?

RUNAND DICE:

Muy interesante el manifiesto "indignado" corregido por ese "Partido de la Libertad Individual". La mayoría de cosas quedan al revés. ¿Quienes son esa gente? ¿Qué pretenden? Ya sabe, Sr. Nesalem, que, en principio, simpatizo con la postura liberal tanto en economía como en la vida política y social. Y leyendo leyendo, se abrió camino en mi cabeza la delirante idea siguiente: ¿Por qué tiene que ser obligatorio pertenecer a un Estado? ¿No debería ser un asunto de libertad individual? Dado que nadie puede ser obligado a pertenecer o no pertenecer a una asociación, ya sea cultural, recreativa, iglesia, partido político, empresa, etc., pues entonces la pregunta viene por su peso: ¿Por qué tiene que ser obligatoria la pertenencia al Estado? A fin de cuentas, el Estado no deja de ser una asociación o empresa como las demás. Dicho de otra manera: ¿qué pasaría si yo, y millores de personas más, tuviéramos reconocido el derecho de pertenencia voluntaria y decidiéramos "darnos de baja" del Estado? De momento, dejaríamos de pagar un montón de dinero. No pagaríamos IRPF, y en cada compra, presentando el documento de baja, nos descontarían el IVA; el recibo de la luz bajaría en un 50%, y cada compra de gasolina nos sería rebajada en un 90%, así como la compra de un coche, etc. Todo eso representa un pastón. Naturalmente, como contrapartida, tendríamos que arreglarnos privadamente la sanidad (seguros privados) o la jubilación y el paro (seguros privados de nuevo); la enseñanza o, incluso, las vías de comunicación, puertos y aeropuertos. O bién acudir a los servicios del estado mediante pago, naturalmente, de un precio calculado con justicia. Los caminos medievales, los montes, ríos y otros bienes no eran del estado; en realidad, no eran de nadie. ¿En qué momento el Estado se erige en propietario indiscutido de esos bienes que, como el aire, eran de todos y de nadie? Con la excusa de los arreglos, se hizo el amo de los caminos! Los caminos, naturalmente, también podrían ser hechos por empresas privadas que utilizarían criterios de rendimiento racional, y cobrarían un cánon por su uso. Como todos los bienes del mundo, no hay nada malo en eso. De hecho, esas empresas también cobran ahora. Así se evitaría, por ejemplo, el despilfarro de dinero público en una red centralista de AVEs deficitaria a tope, porque está basada en criterios políticos, mientras el único AVE que sería rentable, el que iría desde Murcia a Perpiñán, ni se hizo ni nunca se hará. Ya Adam Smith insistía en su tiempo que los caminos públicos tenían que construirse con arreglo a estrictos criterios de rentabilidad, como cualquier otro bien. Caso contrario, se caería en el despilfarro. De hecho, esta idea de "borrarse del Estado" podría desarrollarse mucho más. Creo que podría ser un buen tema de discusión en este foro, y bastante adecuado. Son los típicos temas que no se discuten en los medios de machaque cotidiano.

19 comentarios:

  1. Eso implicaría que los castellano-parlantes en cataluña podrían fundar un colegio en castellano para sus hijos.

    Implicaría una enseñanza a la carta. Los que quieran colegios que enseñen en plan progre-bladurrio, pues que los paguen y que se atengan a las consecuencias; los que no pues escogen otros más competitivos, etc..

    Pero ¿podrían ofertarse colegios que enseñen sexualidad libre?, o por poner otro ejemplo: colegios donde se aprendiese a torturar animales. ¿Dónde está el límite de esa libertada en este caso? Tendría que haber una acuerdo constitucional, pero ¿en función de qué circunscripción territorial o social?

    ResponderEliminar
  2. Te aconsejo leer a John Hospers en su libro "Libertarianism" o a Daviz Boaz con el mismo título. Hablan precisamente de esa sociedad de mercado sin Estado.

    ResponderEliminar
  3. Pues si que es un tema que daría para hablar. Nada menos que se trataría de analizar la posibilidad de que el hombre fuera capaz de vivir sin normas, ni adscripción a grupo social alguno.
    Tendríamos que revisar prácticamente todo lo conocido, pero sin duda, es un tema apasionante.
    Yo sólo haré una pregunta: ¿después de la experiencia histórica conocida de las relaciones humanas, es posible pensar en la auto gestión responsable de los individuos?.

    Yo, diría que no, pero con ello no me aparto de considerar la posibilidad de que así fuese y sus consecuencias posibles. Algunas serían muy beneficiosas, sin duda.
    AZOR

    ResponderEliminar
  4. Runand no necesita reinventar el concepto. Todo parece indicar que está casi completamente en lo que se llama LIBERTARIANISMO, al menos en el ambito anglosajón.
    Creo que se encontraía muy comodo en LewRockwell.com...como sabes yo soy un voraz consumidor de esa filosofía.

    Kousinsky

    ResponderEliminar
  5. El Sr. Nesalem, con su erudición habitual, y el Sr. Kousinsky, con ese laconismo al que nos tiene acostumbrados, nos ponen en una pista correcta. De todos modos, yo estoy más bien en la línea de EXPLORAR esa posibilidad, que es el sentido de la intervención del Sr. Azor.

    Por ejemplo, yo no postulo una sociedad SIN ESTADO, o con un estado reducido al mínimo. Hablo, simplemente, de que A MI nadie puede obligarme a pertenecer a una entidad. De manera que, en esta línea, habría en una misma sociedad gente que no pertenecièramos y gente que pertenecería a ese ente llamado Estado. El hombre tiende a pensar siempre en un "café para todos", pero esto es un vicio de pensamiento muy arraigado, me parece a mi. Los que quieran pertenecer, allá ellos con su estado y sus cuentas. Es su problema.

    El problema sería cómo llevar la vida los que no quisiéramos pertenecer. Por ejemplo, en todo lo que se refiera a la violencia (robo, crimen, etc.), justicia (este me hizo esto: ¿es justo?) expropiación forzosa (la empresa X necesita hacer pasar el ferrocarril por aquí, pero el fulano ese, que tiene un prado, no quiere vender ni por todo el oro del mundo. ¿Qué hacer?).

    Quizá tenga que haber un estado mínimo, y distintos grados de pertenencia, desde el mínimo hasta el máximo del Estado benefactor. Pero siempre a libre voluntad de la persona, como las compañías de seguros, que ofrecen distintas opciones.

    ¿És necesario realmente el estado mínimo? ¿Puede haber compañías privadas de violencia o de justicia? He aquí la cuestión.

    ResponderEliminar
  6. Respondiendo a varios comentarios:

    1) La ausencia de estado no significaría una ausencia de justicia, como parecen insinuar algunos.

    2) Los individuos son perfectamente capaces de dirigir y administrar sus propias vidas y propiedades con mas satisfacción personal y mas eficiencia que cualquier sistema de estado.---Hay quién menciona referencias históricas; desconozco que se haya practicado el libertarianismo en tiempos históricos que se conozcan.

    3) No hay ningún servicio que hoy proporcionan los estados que no se pueda proveer desde entidades privadas- incluso la justicia y la seguridad ciudadana.

    4) En lo que respecta a “asociaciones” de individuos, el libertario no tiene ningún problema siempre y cuando sean VOLUNTARIAS estas asociaciones y no se formen para el perjuicio de otros individuos o grupos. –Esta quizá sea la parte mas difícil de practicar, y es desde este concepto desde donde nace el moderno estado y sus desastrosas consecuencias para los ciudadanos que terminan siendo sus victimas.

    5) Las leyes de esta supuesta sociedad solo tendrían dos objetivos; la protección del individuo, su vida, su libertad y la protección de su propiedad—SOBRA TODO LO DEMÁS.





    PS. Trato de imaginarme una situación en la que los padres de un ciudadano se presentaran la cuestión de elegir la escuela de sus hijos BASADO EN SU CURRICULUM SEXUAL; pero todo es posible.


    Kousinsky

    ResponderEliminar
  7. Sería algo así. Una circunscripción territorial, ejemplo, España; tendría como "oferta" para el ciudadano, la entidad del Estado y luego la oferta de diferentes entidades privadas. El Estado se vería obligado a competir con otras entidades en la oferta de sus servicios. El ciudadano escogería.

    Ciudadano X: En medicina no me interesa el Estado. Es muy ineficiente, tiene listas de espera horrorosas para operarse; etc. La mútua Felipón oferta mucha más rapidez de servicio. Pues entonces contrato los servicios de la mútua Felipón en lugar del Estado Español. (Asumiendo que el ciudadano X tenga ese dinero disponible. Que no se lo haya quitado por obligación el Estado en forma de impuesto.

    En un concejo hay que hacer una carretera. El Estado oferta un proyecto y un presupuesto; pero también otras entidades privadas: Jeremías Lamento y Cía o Contratatón S.A. que ofertan otros presupuestos y proyectos a lo mejor mucho más baratos y razonablemente buenos. Entonces habría una votación ciudadana y lógicamente los ciudadanos no son tontos y cogerían a Contratatón que lo hace con 500,000 euros menos.

    Y así todo.

    ¿Sirve este ejemplo?

    ResponderEliminar
  8. Sería un sistema de entidades donde el Estado habría de competir con otras privadas.

    Pepón Zurabano: En la provincia de Guadalajara hemos decidido aceptar al oferta del ejército del Estado, pues el ejército que nos ofertaba la empresa Fusión Militar S.A. no ofrece garantías suficientes de defensa en caso de que marruecos ataque.

    Delfina Burdana: Pues en Lugo hemos decidido contratar a Guerrillas y Comandos Inc. para defendernos en caso de agresión. La oferta que nos presentaron nos ha convencido. Disponen de helicópteros ligeros y tanques rápidos que nos vienen muy bien a nosotros. El ejército que oferta el Estado español está pensado más para guerras de gran extensión y nosotros eso no lo queremos. Guerrillas y Comandos Inc. tiene encargada también la defensa de Burundi y de Dinamarca. Son muy competentes.

    Josechu Barriobajo: Pues nosotros en Zaragoza hemos encargado a Efficient Government & Co., para gobernarnos y administrarnos. Tienen un cuerpo de administradores y gestores políticos competentes y envidiables. Además el precio es bastante razonable. Hemos dehechado el gobierno del Congreso de Madrid porque es muy ineficiente y carísimo. Pagarles nos salía por un ojo de la cara.

    Y así todo.

    ResponderEliminar
  9. Ya, Sr. Nesalem, pero, puesto en la hipótesis delirante de que yo me he dado de baja del estado, parece que no acabamos de coincidir.

    Yo, dado de baja, puedo disponer ahora de un, pongamos, 60 o 70% más de ingresos. Y me los gastaré de acuerdo a lo que yo considero que necesito o que es importante para mí.

    ¿Tengo entonces que acatar las decisiones de gasto que hayan adoptado ciertos vecinos de mi pueblo o provincia, sólo porque ellos lo hayan decidido? Puede ser que yo no coincida con esa necesidad. Por ejemplo, puedo considerar que no necesito defensa militar, o que no necesito ninguna administración pública que me controle. Si para poner una pequeña industria el estado me obliga a sacar unos 75 permisos diferentes de diferentes organismos, pagando en todos ellos, nada me va a favorecer que la empresa Administration & Co. me lo ponga algo más barato. Lo que necesito es que me dejen libre para emprender lo que yo quiera, con la condición de que no haga daño a nadie, con el bien entendido de que, si lo hiciere, tendría que pagar por ello.

    ¿Tengo entonces que aceptar por buenas las decisiones que tomen otros en sus asambleas? ¿Y si yo no estoy de acuerdo con esas decisiones, o ni siquiera con la banda de pillos que, a mi juicio, forman la asamblea? Pongamos por caso que yo no estoy de acuerdo en contratar ni la seguridad que da el estado, ni la que da la empresa Guns & Shots Inc., y que ya me arreglaré mi seguridad a mi manera. ¿no tengo derecho a ello? ¿Los demás tienen poder de coerción sobre mí?

    Los humanos siempre vamos a parar a la tribu, al "¡café para todos!"
    Pero quizá haya que saber aceptar que unos petenezcan al estado plenamente, otros sólo pagarían impuestos en razón de una pertenencia limitada (por ejemplo, seguridad y justicia, y nada más), y OTROS NADA, porque no quieren pertenecer a nada. Y todos convivirían en el mismo pueblo o provincia. Unos sometidos voluntariamente a las leyes estatales, otros no, porque no aceptan el estado, ni pertenecen a él, ni a sus leyes.

    ¿Podría funcionar la justicia en una sociedad así, completamente libre? ¿Los seres humanos somos realmente tan responsables ue podamos gestionar nuestras vidas sin necesidad de un Padre que nos vigile desde lo alto? ¿Qué pasaría si ataca un enemigo externo si yo no pago cuota de defensa? ¿Sólo me atacarían y robarían a mi?

    Cuestiones que quedan en el aire, que este comentario ya es demasiado largo.

    Runand

    ResponderEliminar
  10. Creo que en los USA ha habido històricamente un retroceso del manifiesto libertarianismo de los Padres Fundadores (que, por ejemplo, dejarían libertad del consumo del hachís ese, con el Estado reducido a un mínimo) frente el puritanismo histérico de las iglesias, que consideran pecado contra Dios (puesto que da placer sensual) el inocente vicio de fumar ciertas hierbas. El gasto en policias y tribunales en USA por perseguir inocentes fumadores o vendedores de hierba (u otras drogas, al fin y al cabo da igual) parece que es un 70% o más del gasto total en seguridad, policía y tribunales. Una cantidad fabulosa, y que el pueblo puritano parece que paga a gusto. Eso sin contar los millones de inocentes ciudadanos expropiados de sus bienes, detenidos, vejados, aporreados, metidos en largos y costosos juicios por la imfame manía del Estado de los ultrapuritanos contra esa inocente hierbecilla.

    Yo nunca pagaría dinero a un estado así, que considero ultraintegrista. Y, si fuera americano, creo que tendría que ser libre de decidirlo yo.

    El Sr. Kousinsky, que me parece que vive en Nueva York, podría, creo yo, hablarnos algo de ese tipo de estado policiaco en la patria del liberalismo (léase, claro, libertarianismo).

    Runand

    ResponderEliminar
  11. Entonces sería algo así.

    I

    VOZ DE TELÉFONO: Oiga,¿me pone con el Sargento Vargas?
    SARGENTO VARGAS DE SECURITAS ABSOLUTAS INC.: Sí, un servidor, qué quiere.
    VOZ DE TELÉFONO: Pos que el rancho del Sr. Runand se está quemando. No sabemos cuánta gente hay dentro, pero se está quemando bien feo.
    SARGENTO VARGAS DE SECURITAS ABSOLUTAS INC.: Pos mire usted, nosotros no tenemos contrato alguno con el Sr. Runand. No podemos actuar. Lo siento mucho. ¿Preguntó en Bomberos Federales del Estado?
    VOZ DE TELÉFONO: ¡Hay mamacita! Pos como que ya he llamado allí y me han dicho que no les cotiza el tal Sr. Runand y que no pueden ir a apagar el fuego. ¡Hay, ¿qué va a pasar!?
    SARGENTO VARGAS DE SECURITAS ABSOLUTAS INC.: Pos usted olvídese del tal Señor Runand. Tiene derecho a no tener compañía alguna de seguridad.

    II

    VOZ DE TELÉFONO: Oiga, ¿me pone con el teniente Garza de Private Police Co?
    TENIENTE VARGAS: Sí, el mismo que le platica, dígame usted.
    VOZ DE TELÉFONO: Pos que están robando el rancho del Sr. Runand en la Charquita. Como que unos pillos muy armados han entrado en su casa. Por favor, ¡vayan que le van a lastimar!
    TENIENTE VARGAS: Vamos a ver. Ok. El Sr. Runand tiene contrato actualizado con nosotros. Ya mero que estamos ahí con nuestra brigada móvil. No haga nada. Estamos ahí en cinco minutos.¿OK?
    VOZ DE TELÉFONO: OK. Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Je je. Me parece, Sr. Neslem, que con esos diálogos ha dado Ud. el "golpe de gracia" al asunto.

    Runand

    ResponderEliminar
  13. SARGENTO PUERTAS: Oiga? Por fevor, el Sr. Runand?

    RUNAND: Sí, dígame. Soy yo.

    S. PUERTAS: Pues verà, Sr. Runand, el motivo de esta nuestra llamada es para hacerle saber que nuestra empresa, Riegos, Fuegos y Cartafueyos, SRC., ha puesto en circulación, con fecha de hoy, factura por la asistencia recibida con ocasión del incendio que afectó a su finca de la Charquita Vieja y a los edificios anexos sitos en dicho predio.

    RUNAND: Ah, sí! Antes que nada quisiera felicitarles por su pronta i ejemplar actuación y dar gracias a los dioses inmortales porque ninguna persona haya sufrido daño ni menoscabo alguno en su integridad física. Ya he dado las gracias cumplidamente a mi vecino el Sr. Vélez, el cual, dándose cuenta del riesgo corrido por mi propiedad, tuvo a bien llamarles a Uds. prontamente. Pero dígame, dígame, ¿a cuànto asciende?

    S. PUERTAS: Ejem! Pues el monto de dicha factura es, impuestos incluídos, de 3.578,45 €. con el bien entendido que puede Ud. escoger el pronto pago o uno de los tipos de financiación que tenemos en oferta para nuestros clientes.

    RUNAND: Bueno, me parece que optaré por el pronto pago, así me ahorraré los intereses. Dispongo de algunos ahorrillos. Ah! Y una cosa: YO NO PERTENEZCO AL ESTADO. Por lo cual, ruègole que, a la presentación de mi documento de baja del estado, se sirva descontar de mi factura los impuestos a que Ud. ha hecho referencia. Y, si fuera tan amable, ¿podría decirme el monto de mi factura, una vez deducidos los impuestos?

    S. PUERTAS: Enseguida, Sr. Runand, no faltaría más. Mmmm... pues le quedaría en 2.824,32€.

    RUNAND: Muy bien, todo conforme. Pasaré por su oficina en breves dias para ultimar pago y toda la documentación. Y les reitero mi plena satisfacción por el servicio prestado. Reomendaré su empresa a mis selectas amistades.

    S. PUERTAS: De acuerdo, Sr. Runand, a su servicio y esperamos su grata visita. Tenga Ud. una buena tarde.

    RUNAND: Buena la tengan Uds. igualmente, Sargento Puertas.

    ResponderEliminar
  14. GRABACIÓN TENEFÓNICA AUTOMÁTICA: "Nos permitimos recordarle, Sr. R u n a n d, que puede Ud. cubrir sus riesgos mediante las pólizas de seguros para intervención en incendios, agresiones y todo evento de fuerza mayor. ¡Estudie nuestras ofertas! Nadie iguala a Riegos, Fueyos y Cartafueyos en cuanto a seguridad y rapidez de ingtervención, ya sea contra incendios o militar en defensa propia del asegurado. ¡Estudie nuestras ofertas! Quedará gratamente sorprendido."

    ResponderEliminar
  15. Para empezar: EEUU hace ya muchos años que fue secuestrado, a través de manipulaciones democráticas, por elites de intereses creados. Dejó de ser una república por medio de pequeños incrementos de ajustes constitucionales y jurídicos durante su corta historia; culminando con la entrega total de las obligaciones en materia económica por parte del Congreso a una entidad privada Federal Reserve Bank. (Banco Central).

    El derecho de propiedad INCLUYE responsabilidades asociadas con esa propiedad.

    Runand es libre de asegurar o no su rancho, pero su decisión no le exculpa de sus responsabilidades sobre las personas que pueden ser afectadas por su negligencia.

    Partiendo del punto de vista de la realidad actual es difícil de concebir un sistema libertario. Es posible diseñar una transición de ahora hasta un hipotético sistema libertario.

    Sin embargo es necesario tomar pequeños pasos hacia la eliminación de interferencia gubernamental en las vidas y negocios de los ciudadanos. Para ello habría que partir desde una mentalidad individualista que no existe al menos en España.

    Kousinsky

    ResponderEliminar
  16. Cuando Runand dice: "YO NO PERTENEZCO AL ESTADO" me suena a Jim Morrison cuando decía: "PARAD EL MUNDO QUE ME QUIERO APEAR" O aquello de "CANCELO MI SUSCRIPCIÓN A LA RESURRECCIÓN". O a muchos místicos cristianos y no-cristianos cuando dicen: "YO NO SOY DE ESTE MUNDO". Lo que hay en el fondo de estas posturas es un hartazgo con la vida en sí. La vida, la misma vida, crea El Estado para sometimiento y obediencia de la gente, porque lo más seguro es que sin Estado mataríamos y oprimiríamos de otras maneras y puede que más.

    El problema es la vida en sí. Jesucristo expresó este hartazgo con una visión apocaliptica finalista de la vida. Los gnósticos veían la vida en este planeta como una pesadilla, una creación de un demiurgo loco y sádico, etc..

    Pero la expresión de ese mismo hartazgo no deja de ser la vida despreciándose así misma y así seguir viviendo.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, bueno, Sr. Nesalem. Claro he dejado que se trataba de una hipòtesis, de la exploración de una hipòtesis, y en ningún caso de una postura asumida por mi, ni una propuesta política seria. Igual que cuando hablaba de la paradoja de la necesidad de la consciencia. Aquí lo que suscitó mi perplejidad es el hecho de, no siendo obligatoria la pertenencia a ninguna entidad, por què había una excepción con el estado. Y a partit de aquí, pues a ver què pasaría si hubiera gente que no perteneciera. Y creo que aún no se han explorado todas las posibilidades de esta hipòtesis, Por ejemplo, si tiene que haber leyes y quién las hace y las hace cumplir, qué pasará en caso de ataque exterior, y todo eso. Igual que en el caso de la conciencia: tengo la sensación de que lo dejamos a medio explorar, o bien que alguna gente no entendió realmente la paradoja que yo planteaba. Un poco de sentido lúdico antes de ponerse demasiado trascendentes. Las ideas como las que yo planteo son para especular con ellas como en un juego, y ver hasta dónde nos podrían llevar, hasta qué perplejidades y paradojas. Y quizá, en el fondo del fondo y debatiendo debatiendo quizá llegáramos a uno de los propósitos de la Filosofía, que es aquel de que no veamos tan evidentes las cosas que nos parecen evidentes.

    ResponderEliminar
  18. Comentario anterior: Runand

    ResponderEliminar
  19. Aunque llegue un poco tarde, no quiero dejar pasar la oportunidad de participar un poco más en el juego filosófico que Runand ha propuesto.

    Yo creo que la mayoría de los comentarios no han tenido en cuenta algo fundamental a mi entender. Los servicios se pueden prestar directamente por el Estado (funcionarios), o por empresas contratadas (empleados), pero eso no implica ni de lejos que los mismos no hayan de estar regulados en cuanto a sus aspectos fundamentales: nivel de prestación, tiempo de respuesta, derecho al servicio.

    Si llegásemos (ojalá) a una sociedad en la que todo se contratase a la empresa privada, seguiría siendo necesaria una estructura para regular esas contrataciones y exigirles eficacia.

    Que esa estructura fuese mínima, no significaría que no fuese una estructura, y además necesariamente regulada en cuanto a su composición, acceso y atribuciones.

    Cualquier regulación necesita unas normas, y esas normas necesitan una autoridad para dictarlas, y toda autoridad necesita un consenso de los que la nombran. Vaya ya estamos en el Estado de nuevo.

    Debemos seguir pensando cómo podemos deshacernos de esa idea del Estado como ente necesario para poder vivir en armonía.



    AZOR

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.