09 mayo, 2011

MERCADO Y MORAL UNIVERSAL SE DAN DE LA MANO

En la Torá D-ós promete bienestar y progreso económico a todo aquel que obedezca la Ley. La Ley y el mercado se daban de la mano. Si se seguía la Torá, entonces habría mucho ganado, habría mucha descendencia, habría riqueza  e independencia, además de triunfos sobre el enemigo. Si no se obedecía la Torá, entonces vendrían las miserias, las derrotas, la pérdida de independencia, etc.

En el Pentateuco mercado y Torá se dan de la mano.

En nuestra época actual, también el mercado y la Torá o la moral correcta se dan de la mano. Aquellos países que se ajustan más a la mano del mercado acaban superando las crisis y se hacen más fuertes económicamente. Aquellos que no creen en el mercado y tratan de sustituirlo por la política, por la ideología, por el Estado; estos países acaban empobreciéndose, estancándose; el paro sube por las nubes.

Pero no solo eso: todos aquellos países que se ajustan a una moral económica y cívica basada en el no mentirás, no robarás, no desearás lo que tiene el prójimo, no explotarás, ayudarás a tu prójimo cuando realmente lo necesite y esté justificado, etc.; pues estos países progresarán a modo individual y colectivo.

España, Grecia, Portugal, etc, no creen en el mercado y menos en la Torá. Por tanto, serán países que se estancarán una y otra vez y echarán la culpa a los demás; y, justificarán su picaresca y sus políticas económicas-ficción con ilusiones romántico-socialistas, o humanismos católicos; o, delirios asesinos fascistas o estalinistas.

En la medida en que España se vaya transformando en un país liberal en condiciones, este país se verá beneficiado de los frutos de un trabajo más y mejor aprovechado y ordenado; menos juergas, botellones y vocinglerismo hortera, para pasar los jóvenes a investigar con mandilones blancos en buenos laboratorios y centros de trabajo modernos y con educación y nivel cultural. La aplicación de una disciplina basada en la Torá universal traerá sus frutos. Ya habrá tiempo para hacer algún que otro pic-nic en la Ñora o tomar una sidrina en Tino el Roxu, pero para levantarse al día siguiente y acudir a una oficina técnica digna y limpia; a unos laboratorios de alta tecnología; a unos talleres de maquinaria sofisticada, etc.. Orden moral y riqueza social se dan de la mano. Fuera la disgregación social de las ideologías mamonas y perezosas. Viva el trabajo bien hecho y la inteligencia ordenada!!!

5 comentarios:

  1. España NUNCA saldrá del Feudalismo Caciquil. La mayoria vivira en la miseria y además ARRASTRADOS a los caciques, como siempre.

    Kousinski

    ResponderEliminar
  2. En España hay muchas ataduras de todo tipo. La gente ha tenido la sensación de que eran libres porque los "powers that be" les han vendido la moto de que lo eran porque se habían liberado de toda "Torah". Además estoy convencido de que hay varias y poderosas fuerzas internas y externas que no quieren que España sea verdaderamente libre y pósperA, especialmente algunos sectores muy conocidos que pasan por "liberales" y defensores del "libre mercado" en lo económico pero nunca en el mundo de las ideas por poco difieran de las suyas.

    ResponderEliminar
  3. Se me olvidaba añadir que estoy de acuerdo con el fondo del artículo de Nesalem; otra cosa es que yo piense que esos principios no son defendidos ni propugnados en modo alguno por los "lïberales" oficiales de nuestra nación a no ser con la boca chica. A Intereconomía me remito. Mercado y Moral Universal sí,lo que conocemos como liberales en España hoy día, un rotundo no, salvo muy pocas excepeciones.

    ResponderEliminar
  4. Bueno. El término liberal se ofrece a múltiples interpretaciones en el contexto español. Hay una derechona liberal que posee una mente inquisitorial con aquellas ideas que no sean las "españolas" de toda la vida; con lo cual se autodefinen como "liberales"-provincianos-cazurros. Pero hay otros que no son de esa calaña: son los liberales clásicos que no se encuentran en este país ni bajo los contenedores de basura. Aquí el liberalismo clásico fue odiado por todos: comunistas, socialistas, católicos, fascistas, anarquistas, etc.

    ResponderEliminar
  5. Cien por cien de acuerdo con este último comentario,

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.