13 enero, 2011

DOS MANUSCRITOS MALDITOS ENCONTRADOS EN UN SÓTANO INMUNDO

He encontrado estos dos manuscritos herejes en un rincón de una maldita biblioteca en un sótano inmundo. Son manuscritos que nos hablan de la arrogante herejía nunca extirpada del calvinismo protestante. Os los enseño y publico para que veáis lo pernicioso y blasfemo de esta doctrina que se creía o se cree (por ahí andan). Uno habla en primera persona (la hoguera hubiera purificado esa corrupta alma) y el otro en tercera (la rueda hubiera quebrantado sus tercos huesos).  

Mucha gente no acaba de entender que el mercado es una ley inexorable de equivalencia que no se puede obviar ni negar. Es una ley objetiva e universal que nos mide, nos compara, nos valora. Quien más se aleje de esta ley negándola o interfiriéndose en sus leyes más atraso económico, más dictaduras, más corrupción y picaresca, más Estado omnipotente y sus burocracias interesadas; más religión oscurantista. Muchos protestantes aceptamos el mercado como esa ley que marca nuestro progreso moral y ético en primer lugar. Si hacemos las cosas bien el mercado nos premia con progreso económico. Los países católicos (la izquierda también posee este espíritu católico) tenéis más problemas con el mercado: lo negáis y en ello está vuestro atraso y delirio de paraíso en la tierra.

Hay dos leyes inexorables en la tierra: una es el mercado. La otra es el espíritu protestante calvinista basada en la inexorable e indestructible fe y experiencia de que Dios les ha salvado una vez y para siempre. Tanto una ley como otra se complementan y hace que el creyente protestante calvinista viva la realidad del mundo con su crudeza, sin utopías imaginarias; y, siempre produciendo en lo económico, asociación local y congregacionalista en lo religioso y social. Familias fuertes, desarrollo de la ciencia y la tecnología en función de una dignidad individual y social. Trabajo, estudio, lectura de la Biblia de donde emana la verdad trascendente, sana diversión y esparcimiento, deporte, etc. El calvinismo protestante desarrolla un individualismo fuerte que ha de ser la base de una vida social basada en las comunidades locales independientes, la federación de dichas comunidades y un Consejo Moderador que equilibre las demandas y necesidades de tales comunidades locales a la luz de la ley del mercado y las leyes bíblicas.

2 comentarios:

  1. Qué disparates, Nesalem. El calvinismo está en la raíz del anarquismo y del marxismo, con sus "leyes inexorables". El calvinismo ha llevado a sociedades como la holandesa, un macroprostíbulo, cuyo welfarestateism insostenible se canaliza hacia la "eutanasia" obligatoria, como antes lo hizo hacia el control de natalidad y la eugenesia. El calvinismo ha creado individuos soberbios y autosuficientes, sin caridad hacia Dios ni hacia vivos ni difuntos. El calvinismo justificó el mayor genocidio de occidente, que es el practicado por las clases dominantes británicas (el anglicanismo asumió la doctrina calvinista de la predestinación) contra los a ellos sometidas. El calvinismo es hijo de Judas, condenado por no creer en la misericordia de Dios. El calvinismo es judaizante y satánico, impropio de hombres libres, de almas limpias y de entendimientos despejados.


    L.

    ResponderEliminar
  2. Calvinismo= libre mercado
    catolicismo= colectivismo

    Una conclusion espeluznante, considerando que ninguno de estos bandos instruye a sus seguidores en la ciencia ( o arte) economica.

    I slice the world in 2 halves: Statist, for those who need to be part of a herd or have the urgency to lead others. The other is for individuals who want to be free and independent, and neither want to lead nor be led.

    Kousinsky

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.