04 enero, 2011

ANIMALES DE PRESA

Es muy difícil encontrar esas personas que nos comprendan en nuestros propios términos para luego dialogar, compartir o discutir. Eso no es lo normal. Lo normal es encontrar personas que siempre nos quieran invadir, convencer, colonizar, conquistar, apropiar, poseer, imponer sus ideas, valores, ideología o proyecciones sobre nosotros. Eso es lo normal. Y por eso no se pregunta, no se indaga, no se siente curiosidad alguna por saber qué es lo que realmente pensamos antes de hablar o discutir; sino que ya se asume con certeza, a veces, con absoluta certeza; o se ejerce desconfianza inicial sobre lo que decimos y entonces lo colocamos en un a priorístico paréntesis, para luego automáticamente o sibilinamente  atacarlo, desecharlo, ridiculizarlo, etc.

Somos, no cabe duda, animales de presa, y, también somos seres humanos; como no.

4 comentarios:

  1. Esa es la tendencia del animal humano. La disimulamos con mil disfraces, pero se nos ve la cola. Por eso creo que necesitamos a Dios como suprema autoridad.

    ResponderEliminar
  2. Todos partimos, Sr. Nesalem, de una posición previa al entrar en un diálogo. Una posición que puede ir desde la convicción absoluta hasta la creencia o idea vaga y superficial. Pero en un diálogo autèntico hay que estar dispuesto a cambiar de opinión en función del valor de los argumentos de los otros. Hay que suponer buena fe en los demás, y hay que notar que los otros estén dispuestos a cambiar de opinión, que sea una persona que no se identifique con sus pensamientos. Es decir, que una cosa es él y otra cosa las nubes prescindibles que conforman su pensamiento. Se da en pocas personas, pero supongo que debe haber alguna que entre en diálogo dispuesto a lo que venga. Yo creo que soy de esos, ejem.

    Runand

    ResponderEliminar
  3. El problema es que, en la mayoría de la gente, el defender lo que piensan es una cuestión de "honor". Y ya sabemos, Sr. Nesalem, que "el honor", "la honra", es una característica y valor supremo común a todos los primitivos. Poca gente hay que no considere que pierde su honor al perder su pensamiento. Y esto sucede también en el "civilizado" Occidente, porque la mayoría de nuestros conciudadanos tienen una mente primitiva. El hecho de tener criterios fuertes y defenderlos con valor es apreciado como una característica de "virilidad", y ser derrotado en un diálogo es equivalente a perder su virilidad. Para un político significa la ruina, también en el Occcidente civilizado. Cuando tendría que ser al revés; la persona más valiosa tendría que ser la que es capaz de apreciar las razones de peso y ceder ante ellas cuando sea el caso.

    Runand

    ResponderEliminar
  4. Má o meno como usté dise, Sr. Runand.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.