20 enero, 2011

PROGRE Y NO CONCIENCIADO HABLAN SOBRE LA INTELIGENCIA (II)

NO CONCIENCIADO.- Pero parémonos un poco a pensar en los valores individuales del portero y los del Einstein. Imaginémonos que tanto el Einstein como el portero han sido educados por familias con valores fuertes de estudio, de disciplina, gusto por el saber, la cultura, etc. Pero mientras que Einstein aplica al máximo esos valores y los aprovecha a su favor; sin embargo el portero no hace caso de ellos, pierde el tiempo, le gusta más divertirse; es perezoso e indisciplinado en las clases. ¿No es razonable que nuestro Einstein sea premiado como persona por sus méritos y capacidades y que el portero acabe de portero, como justo lugar al que debe pertenecer por el menor esfuerzo dedicado en su vida?

PROGRE.- ¡Pshh! Puede ocurrir, pero si profundizamos más en el tema veremos que a lo mejor los padres, las instituciones, el sistema; pues, todos ellos, valoran más la inteligencia racional-científica-técnica por tener un valor superior de mercado. Entonces el Einstein al tener una modalidad de inteligencia más en tonalidad con el lado racional y científico, pues sale beneficiado y le cuesta paradójicamente menos el estudiar, el trabajar disciplinadamente. Mientras que al portero, al no contar con esa modalidad de inteligencia, pues se desanima desde el principio y tira la toalla y busca otros derroteros que se salen de las exigencias institucionales, del puto mercado, etc., y, al final, sale perdiendo; es un perdedor a quien además le vamos a achacar hipócritamente su carencia moral y valore y disciplina, ¡¡joooder!! Por eso el sistema educativo ha de buscar igualar, corregir y compensar las inteligencias no favoreciendo solo la inteligencia racional-científica, sino también la inteligencia creativa en otros aspectos: artísticos, emocionales, manuales, habilidades y destrezas sociales y solidarias, etc.
El Einstein es favorecido por la sociedad, mientras que el porterito de tu centro social de barrio queda desfavorecido. Claro que si de otra sociedad se tratare el portero saldría favorecido y el Einstein estaría por ahí emborrachándose y siendo acusado de amoral, je, je… Es todo relativo al tipo de sociedad y lo que valora.

NO CONCIENCIADO.- O sea que tú crees que todo depende del ambiente social y el individuo no hace más que reaccionar de acuerdo a sus tendencias particulares. Si la sociedad premia un tipo de inteligencia , ese individuo o persona tiene más facilidades de fracasar que otro que ha de nadar a contracorriente y puede perecer en el intento. ¿Es así?

PROGRE:- Sí, efectivamente. Y eso que estamos hablando de dos individuos con el mismo sustrato social. Imagínate ahora los que proceden de las clases pobres y explotadas, las clases desfavorecidas, minorías raciales discriminadas, etc. Fíjate en la cantidad de taras sociales que trae esa gente por carencia de ingresos suficientes, por estar menos expuestos al saber y la cultura; por la desestructuración familiar o la pésima claidad de vida de sus barrios. Luego van a la escuela y se encuentran en condiciones de mucha desventaja respecto a los demás en una escuela que tiende a valorar y plegarse a los dictados del mercado capitalista con lo que solo favorece a los más “listos” que llamamos y a los otros , pues son los “burros”. ¡Vaya injusticia e hipocresía, tío!!

NO CONCIENCIADO.- Pero ese esquema falla muchas veces. Empecemos por esa valoración negativa del mercado capitalista que tú haces. El mercado es el motor de toda economía. Sin intercambios de riqueza y producción no habría progreso económico ni social, ni cultural, ni nada. Es lógico que quien mejor se ajuste a las demandas del mercado en un momento concreto, salga beneficiado. La gente con sentido emprendedor, comercial, práctico; y, sobretodo con amplitud de miras además de amantes de la libertad de intercambio en todos los sentidos, no solo el comercial; pues esa gente salen beneficiados. Pero el mercado al ser el motor de la economía hace posible el progreso en todas las esferas sociales y genera demanda en todas ellas: médicos, arquitectos, obreros, filósofos, albañiles, y, desgraciadamente políticos, demasiados políticos son un lastre para el mercado. Je, je…
Entonces es natural que las carreras más directamente relacionadas con la producción que responde a una demanda social básica de bienestar y libertad, sean las más premiadas, las más estimuladas, las que atraigan a los cerebros con más vocación a este tipo de demanda básica para el progreso de una sociedad moderna. De no ser así la economía se estancaría y no habría progreso para nadie. Todos quedaríamos reducidos a nuestra mínima expresión de mediocridad y pobreza. ¡Qué bien!  De ahí que también ciertos valores de disciplina, de motivación, de ambición personal por superarse, de sana competitividad; de valores fuertes a la hora de atenerse a la ley y a los contratos; de valorar así mismo los méritos individuales o colectivos de la gente tengan un valor primordial para mantener este progreso social.

Bien es verdad que nuestro Einstein sale favorecido en relación con las exigencias del mercado, pero no solamente el mercado, también por su esfuerzo personal, su inteligencia natural para comprender cosas complejas y difíciles que otros no pueden o no llegan, por diferencias naturales entre sus inteligencias. El portero si es listo, aunque no salga favorecido por su carencia de inteligencia racional-científica; sin embargo puede aprovechar otras mil posibilidades que el mercado también le ofrece una vez satisfechas las demandas más básicas de producción y creación de riqueza, para luego proveer de demandas y necesidades sociales, culturales, solidaridad, etc.. Si no lo hace, no es porque la sociedad no le premie; sino porque es un vago a quien le gusta más pasárselo bien, premiarse en el presente con juergas; y, luego Dios dirá. Su puesto de portero es justo. En otra ocasión hablaremos de la pobreza y la educación y dejaremos las demagogias a parte.

3 comentarios:

  1. Encuentro que, para ser un "no concienciado", no lo hace nada mal, je je...

    ResponderEliminar
  2. Comentario anterior: Runand

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Progre es igual creyente, a estar en la verdad, en la corrección.
    Todos los demás son no-creyentes, no-concienciados por mucho que sepan, porque por mucho que se sepa no por ello se llega a la verdad.
    ¿Podría ser al revés?
    Quizás.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.