17 octubre, 2010

LA LLINGUA ASTURIANA

L'asturianu, la llingua asturiana, será una posibilidá de futuru nel nuestru país astur o rexón (non me meto ahí agora), el día en que la mocedá lo empiece a percibir como daqué prestoso a niveles estéticos y de enriquecimientu colectivu. Non va ser el doctrinarismu de un partíu políticu o la ideoloxía asturianista de la Academia, o los romanticismos de la tierrina, el cuchu y les madreñes. Tampoco los plantegamientos de escolarización y enseñanza na escuela.

Va ser una moda, un estilu, un; de sutrucu, valoramientu de la llíngua como patrimoniu prestosu, como palabres y forma de falar que van cobrar valor como patrimoniu nuestru, como identidá voluntaria sofitada más na estética que na política. Va ser como un renacimientu o renacencia sin dase cuenta, sin esperalo; sin plantegalo como obxetivu políticu o social algún.

De non ser ansí, en Asturies,, pues ya non hai na que facer. Será la dulce muerte de la llíngua coles instituciones que la "representen" faciendo de plañideres.

9 comentarios:

  1. Sí, yo estoy de acuerdo contigo. Creo que ha de ser así. Otros piensan que habría que hacerlo obligatorio, o sea, por la fuerza. Tema complicado.

    Tolo

    Ps.- Soy asíduo de tu blog. Hoy me decido a escribir un coment.

    ResponderEliminar
  2. Nadie sabe el futuro de una lengua, pero ello va en consonancia con cosas muy complejas que no merece la pena romperse la cabeza por ellas a menos que vivamos de ello.

    Mila

    ResponderEliminar
  3. Bueno, la posible moda del asturiano podría dar lugar a políticas más realistas y en consonancia con una realidad. Entiendo que luego sin una cierta política lingüística ninguna lengua puede perdurar.

    Al final el tema de la lengua va ligada a otras cosas de juego político más complicado. Sobretodo aquí en Asturias.

    ResponderEliminar
  4. El leonés, llamado también asturiano en Asturias, fue la lengua "oficial" del antiguo reino de León. Luego ya sabemos que esta lengua desapareció de la mayor parte de León, de Zamora y de otras regiones del reino de León, excepto de Asturias, donde todavía se conserva. Castilla fue, en sus orígenes, un pequeño condado del reino de León, con un fuerte sentimiento independentista. Tanto es así, que consiguió la independencia, y luego no sólo eso, sinó que consiguió la hegemonía en la mayor parte de la Península, e imponer su lengua y su poder a los otros, empezando por el reino de León.

    La Academia de la Llingua y otras entidades asturianistas, lo que hacen, a mi entender, es una propuesta a la sociedad asturiana. Una propuesta para que se use el asturiano a todos los niveles en que se usan las lenguas normales, una propuesta a la sociedad para que asuma el asturiano como lengua propia y principal. Y para ello pone a disposición de la sociedad la normativa lingüística más idóneas para el uso del asturiano como lengua de una sociedad moderna. Es la sociedad la que tiene que responder a la propuesta, asumiendola o rechazandola. Y parece que, hoy por hoy, predomina el rechazo.

    A la gente no le gusta vivir en asturiano como lengua principal y normal. No nos engañemos. ¿Es esto una decisión libre de ciudadanos libres y responsables? Supongo que sí, pero siempre hay que matizar. ¿Quién crea los discursos ideológicos en las sociedades modernas? ¿Quién decide lo que es guay y moderno, lo que tiene glamour y clase, y lo que es anticuado y cutre? La respuesta sería compleja, pero muy interesante.

    Runandros

    ResponderEliminar
  5. ¿Quién decide lo que es guay y modelno?

    La obediencia voluntaria y libre de las masas de elegir aquello que les da la gana.

    Sé, lo sé que hay "presiones" sociales sobre lo que es la moda; pero en última instancia es la persona, el individuo que elige seguirla o rechazarla o "pasar" de ella.

    Yo ya no creo en la alienación o el engaño de las masas. Hay versión de izquierda y de derechas sobre esto de que la gente es engañada, pero (en una democracia)la responsabilidad es siempre del individuo. Sigue la moda porque le conviene y quiere ser aceptado y todo eso, pero porque quiere ser así de obediente a la moda.

    ResponderEliminar
  6. Sí, Sr. Nesalem, pero. Sí que el individuo elige libremente lo que le da la gana, pero, por otro lado, las firmas comrciales se gastan millones en publicidad y márqueting. No se los gastarían si no diera un resultado cierto. Sabemos perfectamente que todo aquello, material o espiritual, que no sale en televisión no existe. Por ejemplo, para más del 60% de los electores catalanes no existe el déficit fiscal, y si existe, es una abstrusa cuestión de economistas de estado que nada tiene que ver con los afanes del vivir diario. Si su producto no sale en televisión, las masas pasarán de él. Si sale mucho, tendrá éxitos de venta. Aquí y en Pequín. Los individuos soberanos, en ambos casos, tendrán delante de las narices el mismo producto, pero no tendrán dentro de la cabeza la misma ideologia o ambientación respecto al producto. Aunque eso no quiere decir que la publicidad y el márqueting puedan conseguir cualquier cosa de los ciudadanos. Todo tiene un límite.

    ¿Y quién tiene el poder suficiente para meter libremente en la cabeza libre del ciudadano esa "ambientación" o "ideología" respecto a los productos? ¿Esa seducción o persuasión? La pregunta, creo yo, sigue en pie.

    ResponderEliminar
  7. Modelo teórico: todo ser humano puede decir "no" a toda imposición o persuasión. Por tanto, toda responsabilidad de lo que hacen o eligen las personas es suya en última instancia.

    Hombre concreto: Son muchas las constelaciones de factores que hacen obrar a las personas como obran. Hay mentes inteligentes y críticas, las hay memas y débiles, los hay indiferentes o preocupados por sus intereses que no tienen que ser como los del otro, etc. Hay cada uno con su milonga: pero todos pueden decir NO.

    ResponderEliminar
  8. Si desconozco la existencia del expolio fiscal, ¿cómo voy a decir NO en unas elecciones al expolio fiscal? Si desconozco las políticas, conscientes y deliberadas, encaminadas a la destrucción de la cultura y la nación catalana, ¿cómo voy a votar NO a esas políticas mezquinas y corruptas?

    Yo quiero conocer las cosas, pero la prensa y TV que me llega me esconde esas cosas o, si se ve obligada un día a informar sobre ellas, las minimiza, las retuerce, y dice que no tienen importancia y que son cosa de expertos. ¿Cómo voy a descubrir la verdad por mi mismo, cuando no tengo ningún motivo para hacerlo, porque no sospecho de nada, y cuando soy un trabajador con mil problemas y ocupaciones cotidianas que llenan mi tiempo? Si la TV dice que estos son los normales y majos, y estos otros una colla de desharrapados que nos llevarán al caos, ¿por què voy a dudar de ello?

    Esa situación teórica del hombre libre que está en situación de decir SÍ o NO al robo fiscal, no se da en la práctica. Hay miles de casos de gente que, cuando se la informa de ciertas cosas, cuando tiene ocasión de observar o participar en debates, las reconoce y se replantea sus criterios.

    ResponderEliminar
  9. ¿Me permiten?

    Hoy día con Internet todos pueden estar informados de lo que les dé la gana. Y, si no hay gana, pues sigue siendo una elección: no tener gana.

    Tolo

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.