01 junio, 2012

VENGA, VENGA, VAMOS A DARNOS UN VIAJE POR LA TEMPRANA TEOLOGÍA CRISTIANA

Quise escribir sobre el carbón y los mineros asturianos, pero me deprimía el tema y lo abandoné. Luego intenté escribir sobre Bankia, pero me entró una angustia mortal y lo dejé para poner música heavy metal a todo volumen. Entonces me vino una idea curiosa que surgía de la teología cristiana temprana. Para muchos, muchísimos, la teología es un conocimiento inútil que no merece la pena perder el tiempo con ello; pero para gente como yo que tantas veces anhelamos meternos en las laberínticas elucubraciones religiosas y espirituales; la teología es un oasis de aguas frescas y cristalinas en medio de este jodido mundo de unidimensionalidad materialista y atea. Ante la seca frivolidad, o la tendenciosidad viciosamente cínica de muchas cosas que nos rodean; entonces he ahí la teología para viajar, para volar con alas hacia lo alto. También las alocadas y atrevidas herejías con sus reduccionismos fantásticos nos ayudan a vivir en este mundo con cierto sentido del humor. Luego viene el látigo de la ortodoxia teológica, y; a base de apologéticas sin fin e implacable poder político, todo se intenta que vuelva a ese imposible redil de equilibrio y rectitud. Fino sentido del humor. Refinado sentido del humor.

Esa idea curiosa que me surgió mientras me atizaban las orejas los sones del heavy metal de Man-O-War en volumen 20, era el tema de la figura de Jesús y su posterior divinización. Ya sabéis que en los albores del cristianismo temprano había tanta confusión sobre la figura de Jesús como hay ahora, (hablo desde la crítica histórica, no desde la fe). Así que me vinieron a la memoria los intentos de divinización de la figura de Jesús que ya surgieron en los mismos judíos nazarenos, antes de ser llamados cristianos; y que pronto se plasmaron en los evangelios sinópticos, para culminar el asunto en el evangelio de Juan. La figura de Jesús se puede situar en un espectro que va desde el Jesús histórico: un profeta judío apocalíptico, hasta el Jesús cien por cien divinizado de los docetistas (y más tarde de los gnósticos). Ya sabéis que la postura ortodoxa del Jesús de las dos substancias de Dios y Hombre que luego derivó en la Trinidad, se constituyó en el Concilio de Nicea en el año 325 D.C. Aun así el arrianismo, que seguía creyendo en la inferioridad de Jesús respecto a Dios, siguió dando guerra por mucho tiempo después.

La divinización de Jesús (hablo desde la crítica histórica, no desde la fe), se puede entender como el intento de desplazar al Jesús judío, comprendido desde un paradigma judío-mesiánico de la historia sagrada de la Tanak o Antiguo Testamento; hacia paradigmas universales greco-romanos donde el exclusivismo judío y su Dios celoso constituían un problema para la expansión de un cristianismo que buscaba su aceptación entre los gentiles de la Pax Romana. Es así cómo esta transubstanciación de Jesús en divinidad logra así mismo modificar, crear un “diálogo” interno dentro del Jehová severo, celoso y exclusivista de la Tanak. Es así, cómo entonces, un Jesús elevado a substancia divina deja de ser figura exclusivamente histórica judía, asunto judío, para convertirse en un Dios que ha de amar a todos (judíos, griegos, romanos, etc) por igual; a toda la humanidad sin distinciones étnicas o nacionales; o sea, una figura espiritualizada, sublimada que abarca a todo el cosmos.

Hubo posturas heréticas muy radicales que llevaron el asunto del Cristo-Dios al absoluto. Hemos de recordar que Si Jesús era Dios, entonces era imposible que fuera hombre; y, por lo tanto no era verdad que el Jesús de los evangelios fuese hombre: su forma humana no era más que apariencia; algo así como un fantasma. Quien había muerto clavado en la cruz era un fantasma también. El verdadero Cristo-Jesús estaba viendo desde su dimensión divina cómo torturaban y crucificaban a un fantasma y, algunos escritos docéticos como el evangelio apócrifo de Pedro, nos dicen que Jesús estaba en la cruz sin sufrir un ápice, hasta que Dios se lo llevó al cielo. Otros, como el hereje Basílides, decían que a la hora de ser crucificado Jesús, José de Arimatea se ofreció voluntario para llevar la cruz. Jesús, entonces, transmutó la apariencia de José de Arimatea por la suya y viceversa: José de Arimatea adquirió la de Jesús. Entonces los romanos crucificaron a José de Arimatea mientras Jesús se reía viendo cómo los romanos eran engañados!

Es curioso, este mundo es muy curioso mire donde se mire.

2 comentarios:

  1. Si Jesús se reía por engañar a los romanos, me gustaría saber cuál sería la expresión del crucificado. Veo que al final te ha traicionado el subconsciente y has vuelto a lo de Bankia: uno que se ríe, otros que son engañados y otros que son crucificados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Qué gran putada la del José de Arimatea-Jesús crucificado viendo al Jesús-Arimatea riéndose burlonamente y zorramente del pobre y voluntarioso hombre. ¡Qué putada!

      Sí. Muy buena observación la tuya. Creo que di la vuelta en círculo para llegar al principio con un ejemplo de terrible crueldad gnóstica. Bankia, quien debía de ser crucificada, se transmuta en Juan Español y Bankia pasa a ser Juan Español riéndose a carcajadas de todos los españoles allí crucificados en forma de Bankia.

      Ilustra mucho la vida española actual.

      Gracias Último de Filipinas.

      Un saludo

      Eliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.