15 junio, 2012

CUANDO NAVEGAMOS

Cuando navegamos por la vida lo hacemos inexorablemente desde nuestra alma. Nadie se puede situar ahí afuera en absoluta transparencia con el mundo. Siempre habitamos en nuestra alma y es desde ahí, desde nuestra interioridad donde vivimos la vida con todos sus afectos.

La vida es un territorio inexplorado, confuso, con sus desiertos, selvas, colinas, bosques, mares, estepas, tundras; capas de hielo. A veces se producen fuertes vientos, hay tempestades; otras veces hay irritante calma, calores insoportables, fríos que nos crean angustias y temblores. En otras ocasiones hay aire tranquilo, sol templado, paisajes acogedores, lluvia que nos alivia. Hay poblaciones que nos atraen, otras nos producen rechazo, otras nos dejan en la más absoluta indiferencia; otras las cruzamos, pero sin sentirnos vinculadas a ellas por muchas invitaciones a quedarnos que recibamos. Y, luego hay fronteras, horizontes, cielos abiertos hacia el universo que nos abren caminos nuevos, ideas nuevas, exploraciones intrigantes; descubrimientos sorprendentes.

Tanto ahí fuera en ese mundo, como ahí dentro en esa alma; estamos en constante navegación. Navegación peligros en ocasiones, en otras quedamos aprisionados en constantes círculos viciosos orbitando centros gravitatorios de malignidad, de incapacidad, de sufrimiento. Hay prisiones que nos atrapan con facilidad y nos llevan a un permanente malestar autodestructivo; pero no hay nada de lo que no se pueda salir cuando hay luz que nos guía, referentes absolutos innegociables, mapas que nos ayudan a seguir el camino correcto.

La vida de cada persona es un recorrido hacia algo. Hay una fuerte y poderosa intuición o voz interior que se deja ver y oír en los momentos que la necesitamos. Es esa voz, o esa luz que nos devuelve a nuestra tonalidad propia, a nuestro color íntimo, a nuestros paisajes de nostalgia lejana y profunda; esa nostalgia que nos renueva y rescata cuando caemos, o nos perdemos en laberintos nebulosos. Poderosa o voz interior que habita en un en-sí que jamás podemos comprender en su transparencia, pero que habita en nosotros como un para-sí de suficiencia absoluta.

Nuestros referentes absolutos e innegociables están escritos en nuestra alma como leyes naturales. Están también escritos en nuestros textos de tradición judeo-cristiana. Son fuerza y motor de la vida; postes señaladores: no asesinarás, no robarás, no mentirás, no utilizarás a los demás en beneficio propio o forzarás su voluntad para sacar provecho. El Evangelio lo resume como “amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Aquello que amas en ti lo has de saber ver, apreciar y amar en tu prójimo también. Aquello que rechazas en ti lo has de rechazar así mismo en tu prójimo. Saber decir “no”, alejarse de gente tóxica que no conviene, pero sin dejar de buscar esa apertura donde sea posible el territorio común compartido en plena confianza, respeto y dignidad. Son los referentes morales necesarios para luego elaborar una ética propia, una estética imaginativa creativa y arriesgada, una ciencia segura; una economía lo más equilibrada posible. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.