20 febrero, 2011

LA CIENCIA TIENE LA ÚLTIMA PALABRA

Se podrían fabricar seres humanos geneticamente condicionados a ser justos, buenos, equilibrados, amantes de la vida sobria, generosos con los demás; incapaces de hacer la guerra, trabajadores disciplinados, pero que al mismo tiempo saben bailar el rock y el mambo y reproducirse con gracia y salero orgásmico. Seres humanos de buen carácter, con una moral a prueba del más exigente presbiteriano; capaces de hacer una excursión con los niños y ser buenos padres de familia. Excelentes profesionales en su campo. Serían también artistas sublimes: grandes músicos y pintores, escritores de gran alcance y profundidad; directores de cine incontaminados de cine español. También grandes profesores de instituto y grandes y obedientes y agradecidos alumnos.

En fin, la ciencia tiene la obligación de hacer este ser humano posible. Entonces desaparecerían las injusticias, el egoísmo perro, la soberbia vil, las envidias asesinas; los orgullos insensatos, la crueldad miserable, los racismos crápulas, las sexualidades insaciablemente famélicas. La ciencia y la neurociencia tienen la obligación de crear tal ser humano con urgencia y cuanto antes.

Y mientras, para los demás que quedamos esperando nuestro fin como ordinarios e imperfectos egoístas humanos, la ciencia y la neurociencia nos debería de proporcionar pastillas para todo. Si tenemos un impulso canalla, deberíamos de tener unas pastillas anti-canallas. Si nos sacude un deseo de invadir Portugal o Cataluña deberíamos de tener pastillas contra la agresión insana. Si vamos abocados a una depresión galopante, la ciencia nos debería de proveer de pastillas absolutamente tranquilizantes para retornar a la visión paradisíaca de las cosas. Al capitalista con ganas de explotar más de la cuenta se le daría una píldora contra los malos instintos; a los depredadores del gasto público y obsesivos acaparadores de impuestos se le daría una tableta de aceite ricino concentrado. Los paranoicos crónicos recibirían pastillas de amor puro para que se pusieran a besar a todo el mundo. Los enfermos de todo tipo: cáncer, gripe, paperas, tifus, sida, jaquecas, y otras; sanarían con la pastilla apropiada.

Reclamamos a la Ciencia el deber de acabar de una y por todas con nuestros defectos, imperfecciones, sufrimientos o delirios de felicidad. Reclamamos a la Ciencia el deber y obligación de crear otros seres humanos a través de la ingeniería genética. De no ser así, entonces nos tornaremos en seres absolutamente irracionales con nuestras ideologías sádico-masoquistas, con nuestras paranoias criminales, con nuestros desquiciados dioses, con nuestras máquinas de guerra infernal; con nuestros infames campos de concentración, etc.
.
Instamos a la Ciencia a que nos solucione la existencia de una vez y por todas.

1 comentario:

  1. Je je. Todo llegará, amigo Nesalem, todo llegará. No sea Ud. impaciente. Hay que tener fe a prueba de bomba. Lo malo es que nosotros ya no lo veremos.

    Runand

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.