31 enero, 2012

NUEVAS ELECCIONES EN ASTURIAS: EL TRIPARTITO PSOPPIU QUIERE SEGUIR EN EL PODER IN SECULA SECULORUM

Elecciones para el día 25 de marzo. El tripartito PSOPPIU ha logrado tirar el “odiado” gobierno de Cascos haciéndole la pinza. Pero Cascos fue votado por el pueblo asturiano para acabar con cierto estado de cosas en Asturias. Es evidente que se hace difícil acabar con tal estado de cosas y que muchos asturianos quieren seguir en ese estado de cosas a juzgar por su todavía apego al PSOPPIU. La economía asturiana está atascada y sin futuro alguno, la juventud se nos va, y el tripartito PSOPPIU ha venido gobernándonos por décadas sin más ideas que la eterna perpetuación en el poder a base de promoción de la Cultura, de “reparto social”, de empresas “públicas”, de obras faraónicas que prometían el oro y el moro, pero que al final quedan ahí como monumentos a la intocable y loada ineficacia.

La tradicional representación política asturiana ha dado de sí todo lo que tenía que dar. La tercera vía de Cascos parecía como una especie de aire fresco en esta oscura región española; pero los muchos años de poder del PSOPPIU han dejado mucha gente dependiente de sus "obras culturales", de sus empresas públicas, de sus chiringos subvencionados, de sindicatos financiados por el Estado, etc. Hacer desaparecer una economía en falso por otra real que dé puestos de trabajo reales, con empresarios reales, con nuevas éticas y actitudes hacia el trabajo competitivo y bien hecho; nuevos políticos con otra visión de las cosas; eso en Asturias no lo van a ver ni nuestros nietos. Nos sorprendió el odio de ciertos medios de comunicación al experimento Foro Asturias. No había día sin un chorreo un tanto corrosivo y venenoso contra Foro. No había tregua. Foro era el enemigo declarado por decreto y obediencia de partido. Es posible que Foro acabara siendo un partido más al modo asturiano, pero las tenazas del omnipresente poder de siempre no han dado lugar a tal experimento político. En Asturias ya no hay sitio para nadie más y punto.

¿Habrá que seguir votando a los de siempre con las políticas de siempre y en la oscura mediocridad de siempre? A fin de cuentas son los propios asturianos quienes van a decidir su propio destino..

Amén.

28 enero, 2012

HOY ES EL DÍA DEL GRAN DEVENIR MERCADO

La economía nos paraliza al mismo tiempo que ella se paraliza. Los medios de comunicación nos recuerdan que hay que estar preocupados. Siempre preocupados y siempre esperando a que los profesionales de la política nos saquen de las aguas estancadas. Pero de las aguas estancadas solo puede salir pestilencia. Cuando estamos estancados y sin posibilidad de ver campos extensos por donde poder correr y airearnos; entonces nos volvemos fétidos. Hoy parece que estoy nadando en un lodazal de aguas fétidas. Hay mucha gente conmigo nadando en esta especie de ciénaga atascada. Las ideas se atascan, la imaginación se repliega en forma de verrugas enormes que aspiran a crecer en un parasitismo de sangre seca atascada y células confusas dando vueltas y vueltas sobre esta viscosidad envenenada. La inteligencia está atrapada en remolinos de preocupaciones domesticadas y bien administradas. Estamos bien administrados para seguir haciendo nada, o repitiendo lo de siempre.

Dicen que en las montañas hay aguas frescas esperando el deshielo. Dicen que se están formando torrentes de agua cristalina y vigorosa que han de bajar en cualquier momento. De ocurrir esto los ríos arrasarán los lodazales y todo empezará a ser nuevo, a ser corrientes de pura intensidad. Nuevas ideas invasoras, nuevos territorios que explorar y conquistar; nuevos intercambios y muchos intercambios que pongan en movilización las masas parasitadas y administradas en su desempleo, en su desocupación; en su preocupación permanente. Nuevas visiones y revelaciones que nos pondrán en marcha cruzando ríos y desiertos. Nuevos objetos que descubrir e iluminar al mismo tiempo que ellos nos descubren e iluminan.

Es el día del infinito devenir mercado. Los flujos del mercado nos empiezan a desestabilizar en multitud de flujos creativos y nos han puesto a circular en múltiples direcciones. Rompemos con el perímetro infernal para expander por las grandes praderas, desiertos y montañas.

Hoy es el día del Gran Devenir Mercado.

24 enero, 2012

TEXAS Y ASTURIAS: PREGUNTAS COMPARATIVAS

¿Cómo es posible que un estado de la Unión como es Texas donde la población es mayoritariamente religiosa y un porcentaje alto de fundamentalismo protestante, sea AL MISMO tiempo uno de los estados más prósperos económicamente y con más incentivos para la investigación científico-médica?

¿Cómo es posible que Asturias, una región de mayoría atea, ensalzadora de la Ciencia entre su inteligentsia, políticos, y población culta; sea al mismo tiempo una región económicamente estancada, sin iniciativas válidas; con una investigación científica muy testimonial y endeble?

¿Cómo es posible esto?

Interesante artículo sobre USA en cierta manera relacionado:
http://www.city-journal.org/2012/bc0125kh.html

23 enero, 2012

LOS SIGNOS NOS ENGAÑAN CON FALSAS ILUSIONES

La imaginación busca conectar con el transfondo, con el final, con la finalidad de las cosas. La imaginación busca los signos que nos conecten con ese trasfondo, con esa trascendencia, con esa finalidad o final de las cosas. Pero los signos son siempre equívocos. Los signos nunca pueden llegar a representar las causas finales de las cosas. Los signos representan las percepciones o afectos que un cuerpo externo ejerce sobre nuestro cuerpo. Pero no las razones por las cuales ese cuerpo externo nos afecta de esa manera. “Hoy hace calor” nos dice cómo el sol afecta nuestro cuerpo, pero no nos dice nada sobre el sol en sí mismo. El calor me resulta fastidioso, este calor es lo que más me agrada de verano, odio el calor, etc. Otro ejemplo: “Dejaste la cama sin hacer”, las razones pueden ser muchas: porque eres un vago, porque te has descuidado involuntariamente, por llevarme la contraria, etc.. Vivimos en este mundo de los signos y los signos no son nunca unívocos, son siempre variables; representan cuerpos o fuerzas externos que actúan sobre nosotros.

En el reino de los signos que es donde normalmente habitamos, nos movemos y pretendemos que esos signos representen las causas finales, las razones últimas y entonces pasamos de los signos indicativos a los signos imperativos: Cuando hablas del sol, ¿en qué sentido lo dices?, cuando me dices que dejé la cama sin hacer ¿en qué sentido me lo estás diciendo? Venga tio o tía, dame explicaciones de tus razones “reales”, de tus intenciones "verdaderas" pero “escondidas”, etc. Más imperativo es cuando ya las elevamos a órdenes que han de ser obedecidas y entonces es la Ley de Dios que dice que has de ser así o asao; son las leyes del "sentido común" o de lo que digan o piensen los demás, la moral establecida o a conveniencia de la ideología practicante; las que dictan lo que has de hacer. Entramos entonces en el mundo de las representaciones; hemos de recurrir en el reino de los signos a las interpretaciones sin fin. Quizás la razón de porqué la vida diaria entre los humanos suele ser un continuo perseguir razones finales que exigen signos y a su vez los signos requieren de más razones finales que expliquen, etc.. O sea, un continuo infierno de representaciones que hacen las relaciones tan difíciles, tan obcecadas, tan “irracionales”.

¿Cómo salir de este reino de los signos en que la mayoría nos movemos y poder llegar a un significado más común, unívoco, donde una frase signifique eso que se dice y no puede haber variabilidad o equivocidad?

Es un tema interesante. Existe esa posibilidad. No es fácil, pero existe y requiere descubrir nuestras afectividades como relaciones que se componen y recomponen; y así encontrar un terreno común, de afectos comunes, que nos saquen de la tristeza y tiranía a que nos somete el reino de los signos; de los cuerpos externos que de continuo ejercen dominio. Nosotros podemos sobreponernos a esos cuerpos externos no en base a llegar a sus razones finales, fatal ilusión; sino en base a navegar en función de nuestras alegrías sin perjuicio de nadie.

Un comentario personal de Nesalem en base a la lectura del libro "En Medio de Spinoza" de Gilles Deleuze. (Buenos Aires. Cactus 2008). Este libro es altamente recomendable ya que se trata de clases en vivo reproducidas de un alto valor aclaratorio y pedagógico sobre Spinoza. Se lee como una novela emocionante.

18 enero, 2012

LA TRISTE NECESIDAD DE CREAR MITOS O EL MISTERIO DEL JESÚS HISTÓRICO

Yo puedo analizar los evangelios “desde dentro” y hacer un análisis de los textos de acuerdo a su estructura, narrativa, referencias históricas, contenidos, recursos literarios, etc. Es decir, analizo el texto como un mundo propio cerrado sobre sí mismo; sin apelar a más referencias e información que las que el mismo texto me ofrece. Es un juego de crítica literaria interesante. De hecho es como ciertos críticos literarios nos aconsejan hacer para entender bien una obra literaria. Entender en primer lugar como se estructura y organiza el texto; qué es lo que dice; cuáles son sus personajes y su psicología, status social, mensaje, cómo se relacionan unos con otros, etc. De hecho, cualquier texto, antes de pasar a contrastarlo con otros textos (históricos, científicos, culturales, etc); ha de ser comprendido en sí mismo, como estructura de significado antes de pasar a compararlo o ejercer crítica sobre él. Por descontado que poca gente tiene la paciencia para comprender los textos en sí mismos como primer paso para otras críticas, normalmente la gente proyecta inmediatamente sus ideas, prejuicios, ideologías, etc, al texto antes de saber qué dice el texto en cuestión exactamente.

Si yo analizo los evangelios “desde dentro” la figura del personaje central, Jesús, será ante todo una figura literaria; un personaje que parece moverse en una realidad judía; que hace milagros, que predica el advenimiento del Reino Mesiánico; que, así mismo interpreta la Ley judía de un modo peculiar. Le siguen sus apóstoles y discípulos. Luego muere ejecutado y su muerte tiene una trascendencia espiritual importante. Puedo ver que estos hechos varían según la óptica de cada evangelio, pero los hechos fundamentales parecen ser los mismos.

Sin embargo, cuando se trata de comparar estos textos con otros de la época, hay serias dificultades para probar que los hechos que cuentan los evangelios respondan a una realidad compartida por mucha más gente. Jesús existe nada más que como personaje de los evangelios; pero sacándolo de estos textos producidos a posteriori por las primeras congregaciones cristianas; no hay ninguna prueba documental o señal; o dato arqueológico, sobre su andadura por las tierras del Israel ocupado por Roma. Si los hechos tan portentosos que relatan los evangelios fueron reales, alguien más tuvo que haber registrado tales hechos impactantes (temblor, oscuridad, desgarro de la cortina del Templo; soldados romanos acojonados (suponemos que sus mandos más ilustrados también), muertos que resucitan y salen de las tumbas por millares. Pero no hay tal documentación. El Jesús que menciona Josefo se menciona de una forma muy tangencial. Para este historiador judío de la época el personaje más central parece ser Santiago el hermano mayor del tal Jesús. Esa parece ser una figura más importante por su influencia en ciertos sectores del judaísmo radical que cuestionaba la autoridad del Templo.

Y, es esta la razón por la cual hoy día se tiende a creer que los evangelios son relatos cuya finalidad es ya teológica. El personaje Jesús, es ya el personaje de una trama teológica que se va elaborando en los primeros años de la iglesia cristiana. Su carácter divino o semidivino, es ya un producto de la fe, de la imaginación, de la necesidad espiritual-emocional; de la necesidad de significados absolutos en esta triste vida.

14 enero, 2012

PABLO, PLOTINIO Y SPINOZA. TRES METAFÍSICAS CHOCANTES

Sí hay un orden jerárquico en la naturaleza o en el mundo, entonces tendremos que hablar siempre de valores inferiores y superiores; tendremos que hablar siempre del Bien y del Mal. En el cristianismo el orden jerárquico es evidente: El Trino Dios preside la Creación y emite unas ordenanzas o mandamientos que han de ser cumplidos por las criaturas para vivir dentro de ese orden divino. Pero en el cristianismo esto se complica: el hombre es incapaz de cumplir con tales mandamientos y, por lo tanto, ha de ser condenado. Conviene saber que donde hay valores superiores o jerarquía en el orden universal, eso conlleva un Juicio Moral. Pues en esta visión del mundo nadie escapa al Juicio divino. Y, por tanto, si el ser humano no es capaz de cumplir con las ordenanzas de Dios que es su Ley, entonces el Juicio divino exige la condena al fuego eterno o a la Muerte Eterna de toda la humanidad. O sea, la humanidad en ese caso vive una situación de desajuste respecto al orden divino, pero ese desajuste es resultado de una rebelión o desobediencia contra Dios. Es el hombre quien la produce y es el hombre quien merece el castigo por su estado natural de rebelión y pecado. Ante este estado de cosas el Trino Dios decide él mismo redimir a la humanidad de esa condena y es así como baja al mundo en forma de Jesús el Cristo, cumple la Ley de pe a pa; y al final expía la culpa del hombre con un sacrificio infinito (en proporción a la culpa, también infinita por ir contra el mismo Dios), que es el sacrificio de la Cruz. La humanidad entonces queda salvada y redimida. Que en la práctica sigamos igual o peor eso implica ya otro paso que es el de la fe y la Iglesia y cosas que exigirían una explicación no fácil de aclarar. Pero seguimos bajo el juicio moral de Dios.

El orden jerárquico en la naturaleza implicaría también a todas aquellas filosofías o teosofías que nos hablan del Uno o Dios y de las emanaciones de ese Uno que van descendiendo en una escala de perfección a imperfección, todo dependiendo de la distancia o separación a que pueden llegar tales emanaciones. La substancia espiritual estaría en la escala más elevada; y, abajo, la materia tosca y pesada. Si usáramos la magnitud de la velocidad, diríamos que la substancia espiritual se movería a una velocidad vertiginosa de fluidez; y, abajo, la materia se movería con velocidad lenta de sapo verrugoso. Pero en esta cosmovisión todo pertenece al Uno, y por tanto el ser y todo ente o existente pertenece al Uno. Los hombres participaríamos de la parte espiritual en forma de alma o conciencia, entendimiento, etc; pero por otro lado estaría la carne pesada, pecadora y material. Nuestra salvación o aproximación a la perfección dependería hasta qué punto logramos que la parte espiritual en nosotros despierte y se reconozca a sí misma como tal y en consecuencia ejerciera el Juicio Moral sobre una materia inferior que ha de ser superada, dominada o integrada en un todo místico. De manera cíclica todo volvería al Uno después de fin de ciclo catastrófico que retornaría todo a su origen Divino. Bueno, pues aquí tenemos a Platón, a Plotinio, a la mística judía de la Kabbalah, y a tantas y tantas teosofías y misticismos (algunos cristianos: Eckhart, Boehme, etc.) que andan por ahí cada una con una versión más o menos elaborada y adaptada al contexto. Este orden jerárquico implica también el Juicio Moral , ya que hay graduaciones superiores e inferiores en la substancia de las emanaciones de lo Uno o Dios.

Luego hay otra cosmovisión o metafísica que sitúa a el Uno o Dios en un absoluto plano de inmanencia. La substancia divina y el ser; los entes y existentes se distribuyen en ese plano absoluto de igualdad sin jerarquía alguna. No hay materia superior o inferior, no hay espíritu superior o inferior. Todo, absolutamente todo, comparte la misma substancia divina. Son modalidades de la misma substancia, como las olas del mar son siempre parte del mismo mar y de la misma agua. En este caso desaparece el juicio moral y por lo tanto la misma moral. En este plano de absoluta inmanencia e igualdad del ser, no puede haber juicio moral alguno ya que no hay nada que esté en una escala superior a otra; nada que pueda juzgar desde una posición de superioridad o inferioridad. Pero en su lugar aparece una Ética basada en una navegación que requiere al mayor o menor aprovechamiento de corrientes, de aire, de viento; de evitación de accidentes o cuerpos que mermen nuestra energía o alegría; o, por lo contrario buscaríamos la agregación de energías y corrientes a nuestro favor para logara una mayor velocidad de navegación y alegría, evitando que otras modalidades del ser nos arrastren a su corriente o nos apresen y así acabar sufriendo la dependencia y pesadez de tales entes. Esta sería la ética (muy abreviada) de Spinoza, del budismo zen, de ciertos existencialismos, etc. Sería una ética de lo bueno y lo malo en relación o relativo a una situación o un ensamblaje concreto bajo el punto de vista del pensamiento. No habría Moral, pues sería imposible el Juicio partiendo de valores superiores, pero si hay mejor o peor en función de afectos e intensidades, etc..

Y lo dejo ahí por ahora..

13 enero, 2012

LA ASTURIAS QUE NOS EMPEZÓ A DEJAR SER

En aquellos años los asturianos se fueron convirtiendo a las sectas más herméticas, a las iglesias protestantes hypercalvinistas, a los movimientos espiritistas y teósofos; a la Iglesia Mormona; a los cristadelfos; a las masonerías del Gran Arquitecto; al rosacrucianismo, swedenborgianismo, mennonismo con Amish incluidos; comunas místicas de la Nueva Era y otras cosas más heréticas y clandestinas de cultos extraños. El judaismo comenzó a florecer en todas sus variantes y muchos judíos hicieron de Asturias su tierra prometida junto con Israel.

Y al mismo tiempo Asturias se fue haciendo más próspera, más interesante, más abierta al mundo, más cosmopolita. La región fue adquiriendo un carácter más receptivo al capitalismo más avanzado; las grades multinacionales empezaron a ver a Asturias como tierra prometedora de sus inversiones y pronto se empezaron a abrir centros tecnológicos de investigación y bata blanca y de salarios altos. Se creaban miles y miles de trabajos relacionados con la microbiótica, la nanotecnología, inteligencia artificial, energías futurísticas, etc, etc..

Al haberse creado una sociedad civil basada en la variedad espiritual y hereje de secta dura o iglesia independiente y disciplina comunitaria inconformista dentro de sus organizaciones sectarias; entonces se creo también un espacio libre de la ideología oficial anterior, que así mismo favoreció la libertad de ser raro, extraño, extravagante a rabiar; absolutamente librepensador a la contra, incluso de los laicos subvencionados; de los ateos, de los materialistas por moda y oportunismo que se vieron reducidos a una minoría extremadamente debilitada ante este empuje creativo.

Aquello era insólito para Asturias. La ideología anterior había estancado a Asturias por decenios y hasta casi cien años en una sociedad seca, dura, fuertemente provinciana; de materialismo cultural izquierdoso sindicalero; o de derechona aldeana monopolizadoras de la vida civil, inexistente fuera de esos parámetros oficiales y fuertemente subvencionados. Una sociedad asturiana, aquella anterior, que manifestaba un carácter antiespiritual pronunciado, un atavismo antireligioso estéril y ciegamente cerrado a otras posibilidades. Una sociedad que orbitaba alrededor de lo de siempre; conformista con su atraso; con sus eternos líderes políticos grises y mediocres hasta el hastío. Una Asturias subvencionada, y mendiga de dineros externos para poder seguir existiendo. Una Asturias arruinada, envejecida, prejubilada; pedigüeña, emigratoria, etc.

Pero todo cambió de forma increíble.

Y surgieron las conversiones a los movimientos espirituales heréticos, fuertemente sectarios en sus comunidades, solamente en sus comunidades. El terreno político fue siendo acaparado por gentes honradas a carta cabal, de fuertes convicciones morales; de adicción al trabajo bien hecho y con aspiraciones al progreso económico real en base una competitividad y disciplina. Gentes leales a su iglesia, secta u organización masónica, pero absolutamente independientes en su compromiso con la sociedad civil y regional. Asturias, para ellos pasó a ser una marca suprema de productos bien hechos, de garantía de honestidad; de tierra con fibra y textura capaz de dejar atrás en el atraso al resto de España y de Europa.

Asturias pasó a ser la tierra que nos dejaba ser.

11 enero, 2012

ANSIEDAD DE ANSIEDADES, DIJO EL COHELET

Despertamos por la mañana con la ansiedad del trabajo. Hemos de navegar por los mares de la oficina, del instituto; de la fábrica, de la iglesia, de la tienda; de la obra. Y hay que navegar por las aguas tranquilas en ocasiones, o turbulentas en otras; o rozando y chocando con otros cuerpos; para luego volver al puerto y en el puerto formar de nuevo los mismos ensamblajes con sus variaciones. Los ensamblajes del hogar, de la familia; de la vida privada. A veces las corrientes son calmas; otras más movidas y los vaivenes más ondulantes y entonces viene la náusea, las ganas de vomitar. Dejamos de vomitar y luego nos sentimos a gusto mullidos en el sofá con el gato en el regazo y los niños haciendo los deberes y la tele puesta y el señor o la señora mirando los recibos del mes en el ordenador.

Podemos despertar con la ansiedad política-económica y para ello están las radios y las televisiones y los periódicos; para servírnosla en bandeja como desayuno. Y en el coche vamos rumiando las noticias casi siempre desagradables y si el mundo va mal, entonces no soy yo solo quien se queja y está mal; quizás mejor todavía, no estoy del todo mal después de todo. Hay mucha gente en paro, gente que ya no recibe más paga que la caritativa; y la navegación desde los barcuchos del paro es siempre angustiosa. La mar te lleva de un sitio a otro sin rumbo y sin saber dónde vamos a zozobrar. Se vomita mucho en todo caso. Se vomita con el cuerpo y con el alma, pero luego viene la calma temporal.

Ansiedad de ansiedades, dijo el Cohelet. La vida es al arte de la navegación. Puede que en algún momento gocemos de las playas tropicales en algún islote; pero luego viene el temporal y nos arrastra el barquito hacia mares inesperados. Oh vida. Goces de los goces, dijo el Cohelet. Ansiedad de ansiedades, dijo el Cohelet.

07 enero, 2012

EL OTRO DÍA TOMÉ UN CAFÉ CON MI AMIGO OPAKRÓN

Paseaba por el Gran Paseo de la Gran Ciudad del Gran País cuando vi a mi amigo Opakrón. Paramos a tomar un café en el Gran Café y tuvimos una Gran Conversación que acabó en una Gran Conclusión. Opakrón me dijo al final:

“ Mira Nesalem, el día que se nos aparezca una zarza ardiendo y una voz que nos hable desde la zarza o cerca de la zarza y después de haber mirado mucho por todos los sitios por si acaso hubiere alguien escondido produciendo la voz; entonces empezaremos a creer en ese dios o dioses o criatura sobrenatural que se anuncie. O, si vemos a alguien curando enfermos o resucitando muertos; o, resucitando él mismo; pues entonces no habrá duda alguna de que ese señor es un profeta del dios que anuncia o de los dioses o de lo que sea. No habrá duda alguna.

“Esa es la única prueba de la fe de la que te puedas fiar. Mientras eso no nos ocurra a nosotros como personas; mientras no tengamos ese encuentro personal o colectivo con lo sobrenatural de una manera clara y sin ambigüedad alguna, entonces hay que desconfiar de toda tercera persona que te hable de milagros o de presencias del más allá, o de dioses que él y gente como él han visto. Lo que ocurra en la cabeza de otros tratándose de estos asuntos no es garantía de nada”.

Luego, pagó los cafés y se fue del Gran Café, para luego seguir por el Gran Paseo de la Gran Ciudad del Gran País. Yo me quedé leyendo el periódico.

04 enero, 2012

AQUELLOS AÑOS EN QUE HABÍA RESPETO

¿Os acordáis cuando en las películas ganaban los buenos y perdían los malos? ¿Os acordáis cuando el orden moral se restablecía después de una crisis en los grandes relatos de la literatura? ¿Os acordáis cuando todo el mundo parecía estar un su justo sitio y nadie pretendía ser de la clase alta si era campesino u obrero, o, campesino u obrero si era de la clase alta? ¿Os acordáis cuando la Iglesia dirigía el orden espiritual de la nación y todos teníamos acceso al cielo siendo buenos? ¿Os acordáis cuando los maestros y profesores eran autoridades del saber y la disciplina y nadie los cuestionaba?

 ¿Os acordáis de la decencia y el recato moral que reinaba en las calles, playas y bailes? Nadie enseñaba partes del cuerpo que no habían de ser enseñadas, ni nadie ofendía a ninguna señorita con proposiciones indecentes. ¿Os acordáis cuando los matrimonios eran para toda la vida y los hijos crecían en hogares estables y el padre de familia recibía un sueldo para mantener a los suyos? ¿Os acordáis cuando vuestro padre era vuestro padre y vuestra madre era vuestra madre y vuestros hermanos eran vuestros hermanos; y vuestros primos primos y tíos y tíos, etc.?

¿Os acordáis cuando el que mandaba mandaba y los demás obedecían porque el orden social lo exigía como una ley sagrada?

¿Qué ha pasado? ¿Qué hemos hecho? ¿Qué es la libertad?

01 enero, 2012

¡HORROR!: EL MUNDO Y DIOS COINCIDEN DE UN MODO ABSOLUTO

Cuando se habla de los atributos de Dios, de su omnipotencia, de su omnipresencia; de su infinito poder, de su justicia y sabiduría, conocimiento y amor; a veces da la impresión de que esto lo repetimos como una letanía sin darnos cuenta lo que estamos diciendo. Si reflexionamos sobre los atributos divinos de omnipotencia y omnipresencia, hemos de llegar a la conclusión de que no hay nada en el universo que limite o condicione a Dios. Cuando se habla del mal y del pecado tiene que ser algo que necesariamente forme parte de Él mismo. Cuando se habla de nuestra conciencia tiene que ser algo que forma también parte de la misma substancia divina. No hay nada que pueda estar fuera de Él, porque si así fuera lo estaríamos limitando, condicionando y entonces estaríamos negando automáticamente sus atributos más fundamentales. Sería un Dios limitado. 

Por tanto, es incongruente decir que Dios “quiere” que seas salvo pero tu te niegas. El verbo “querer” implica carencia que ha de completarse o satisfacerse. Dios no tiene carencia alguna y por tanto la oración anterior no tiene sentido si se interpreta de una forma literal. Tampoco el negarse a lo que Dios “quiere” tiene sentido ¿Cómo un ser limitado puede ni tan siquiera desobedecer a Dios en primer lugar; y, cuanto menos negarse a ser salvado si ese es el “deseo” de Dios? O una de dos, o Dios es Omnipotente-Omnisciente, o no lo es. No caben medias tintas ni casuísticas vanas. No se puede vivir en esta absurda contradicción.

La consecuencia de ser consecuente con los atributos fundamentales de Dios es que no hay absolutamente nada en este mundo que esté fuera de su substancia, de su Ser. Desde los más oscuros recovecos de nuestra mente, hasta los más mínimos pliegues y repliegues de las formas o las cosas. El mundo es lo que es porque Dios es como es. El mundo y Dios coinciden de un modo absoluto. Y el mundo no es una quietud: suceden cosas, pasan cosas; existe el bien y el mal; el sufrimiento, la explotación, la crueldad, el amor, etc.. Y nosotros existimos en ese mundo y actuamos y hemos de elegir opciones morales buenas y malas; y, podemos vivir con conocimiento de Dios o no.

Entonces, desde un punto de vista de lo Absoluto, de Dios; nosotros somos ya parte de él, nada nos separa de su ser o substancia. Desde un punto de vista relativo sin embargo podemos existir como si viviéramos separados de él, nos vemos “forzados” a tomar decisiones buenas, malas, equivocadas, correctas. Avanzamos o nos estancamos moralmente, socialmente, sabiamente, etc. Nos condenamos o nos salvamos en función de hasta qué punto se nos revela nuestra realidad o verdadera condición en el Ser o Substancia de Dios: en la Mente de Dios.

Y el mensaje de la Biblia habla de esto. Pero para ello hay que abandonar esa imposible literalidad, esa nueva forma de idolatría textual que consume a tantos protestantes.