01 febrero, 2013

NO APTO PARA IGUALITARIOS

La comunidad del texto se fue refugiando más y más en la clandestinidad. Los textos eran su mundo y su vida. Todo lo demás iba perdiendo atracción. Los textos eran las narraciones de ese otro mundo mesiánico ahora escondido tras la nostalgia y la siempre remanente ilusión infantil. El mundo aparentemente real era un lugar demasiado cruel, mentiroso, violento, desagradable; tramposo. Entonces se leían los textos fuera del alcance de quienes no podían leerlos porque de leerlos acabarían ensuciándolos, dándoles significados triviales, adaptándolos a la miserable frivolidad humana. Los textos debían de ser protegidos, escondidos, leídos en espacios fuera del alcance de la mayoría. Los textos eran antidemocráticos, elitistas, aristocráticos; los textos eran para los escogidos, para los que rechazaban el mundo y encontraban esa fuerza primigenia, cósmica, divina. La comunidad creaba y recreaba sus mitos y sabía que sus textos eran la puerta al misterio del Gran Texto.

Solo ellos se conocían y reconocían en un mundo oscurecido en su ceguera.

4 comentarios:

  1. Sr. Nesalem, no hace Ud. sino describir perfectamente el mundo humano, que es, fundamentalmente, un mundo de textos, basados en otros textos y con capacidad de generar nuevos textos. Si bien nos fijamos, las cosas fundamentales de nuestro mundo no son sino textos basados en textos. Desde nuestra nómina mensual, hasta la psicosis de corrupción generalizada, o hasta nuestras expectativas de vida después de la muerte, amén. Pasando por nuestro concepto de justicia o de bienestar. ¿Y que es la ciencia, sino un texto? Textos y más textos, eso es lo que la raza humana construye desde tiempo inmemorial.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  2. Pues también ¡caramba! fue Cioran quien dijo esto en sus Cahiers:

    1747 (Pág. 207 – 5)

    ¿No nos preguntamos desde siempre en qué consiste el acto de pensar, quién es el que piensa? Cualquiera que no acepte las cosas tal y como son. El primer pensador fue sin duda el primer maniático del por qué. En el fondo, hay muy pocos hombres que padezcan esta manía. De hecho, yo lo he encontrado en un numero muy restringido. Ir al fondo de las cosas, querer llegar más bien, sufrir por no conseguirlo, exige un tipo de espíritu más raro de lo que se cree. En todo caso, el por qué es una enfermedad insólita, y por tanto nada contagiosa.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  3. Somos textos sobre textos descubriendo más textos en un universo ya texto.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.