01 noviembre, 2012

DÍA DE LOS DIFUNTOS Y EL MÁS ALLÁ DE LA BIBLIA


Día de los Difuntos. Dicen que la adoración a los muertos como criaturas de un más allá precede a toda religión o posterior creación e invención de dioses. El territorio de los muertos en la cosmología primitiva y en los primeros imperios, solía estar situado en el mundo subterráneo. En la Biblia, el Sheol es un lugar común a donde van a parar todos los muertos sin excepción; pero la condición del difunto es la de una existencia semiinconsciente reducida a sombras que deambulan por la oscuridad para siempre. Quedaba lejos la idea cristiana del infierno como de estancia penitenciaria al mando de los demonios con su jerarquía, donde las almas de los mortales pagarían con sufrimiento eterno por su vida de pecado irredento. Y más tarde el purgatorio católico con su idea de estancia temporal purificadora.

Hay que tener en cuenta que los hebreos de la Torá (Pentateuco) creían en tres modalidades de espíritu o soplos de vida. El primero era el soplo de la creación, donde Yahvé infunde la vida propiamente, luego estaba el alma, o aliento final de la vida que se expira como un soplo; y, también el alma que habita la sangre. Todas las modalidades del espíritu humano se funden en una sombra indeterminada y aletargada una vez la persona muere y acaba en el Sheol in secula seculorum. La posterior idea cristiana del infierno medieval ya necesitó de la idea de un alma inmortal incorporando así la idea platónica de alma. Para que un infierno sea lugar de castigo eterno tiene que haber un alma imperecedera que lo sobrelleve. No es esta la idea de la Torá y menos la del libro del Eclesiastés (o Cohelet) donde ya incluso se niega la existencia de cualquier  más allá después de la muerte.

El Sheol de la Torá no estaba moralizado. Las penas y castigos los distribuía Yavéh mismo en esta tierra; el Sheol era un lugar común para todos al margen de la vida que se hubiera llevado en la tierra. Siglos después ya se van incorporando a la Biblia—por influencia del mazdeísmo persa—las ideas de la resurrección de los muertos en base a premios o castigos. Hablamos ya de resucitados que habrían de vivir en una tierra renovada o eliminados en caso contrario. Judaísmo y cristianismo posteriores incorporan más tarde la idea de alma inmortal que espera en un sheol (Seno de Abraham) o infierno su juicio final retributivo. Tan solo los Saduceos niegan todas estas doctrinas. Para ellos sigue vigente la idea antigua de la Torá: simplemente no hay resurrección, pero los saduceos desaparecerían del mapa después de la Gran Revuelta del 66-70 cuando Tito arrasó Judea a sangre y fuego .

http://www.lne.es/gijon/2012/11/03/biblia/1321052.html 

Recomiendo la interesante lectura del libro “INFERNO” : Origen e historia del miedo al castigo eterno, de Daniel Alcoba. Zenith/Planeta. Barcelona 2008.

O el gran clásico de Georges Minois: Histoire des enfers. Librairie Arthème Fayard. Paris 1991. Hay traducción al español. Historia de los Infiernos. Paidós Contextos. Barcelona 1994.

3 comentarios:

  1. También hay religiones, incluso denominaciones cristianas, que creen en la mortalidad del alma, eso sí, reservandose la posibilidad de resurrección.
    Lei una vez que la idea de la inmortalidad del alma vendria de cuando los supervivientes a un difunto soñaban con él, eso les daba la esperanza de que seguía existiendo en algún lugar.

    ResponderEliminar
  2. Los sueños, imagen sensible de "otro mundo" en el cual también viven los muertos, tienen quizá un papel más relevante de lo que parece en el nacimiento de la religiosidad. Quizá si no soñáramos no existirían las religiones con raíz sensible, más allá de las meras elaboraciones religiosas construídas por la seca razón.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  3. Grrr! Este es un tema de gran misterio. El exceso de conciencia que poseemos los humanos nos lleva a especulaciones y ha obsesiones de todo tipo. Diganme de algún humano que no padezca de alguna neurosis, obsesión, manía, ansiedad, etc, en torno a la muerte. (Y otras cosas)

    Amén

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.