27 septiembre, 2013

PSICÓPATAS

Atención a un tipo de conducta que afecta al 4% de la población. La anomalía psicopática puede revelar mucho sobre la actuación del mal en nuestra historia. Simplemente hay humanos que no sienten lo que otros sentimos (compasión, afecto, empatía) de ahí que el psicópata sea un manipulador nato, un humano francamente peligroso. Pero si es verdad que esta gente nace con esa forma de ser o enfermedad, entonces no habría posibilidad real de culparlos o hacerlos responsables de sus actos. En la práctica, por ahora, se les aplica la ley como a todo ciudadano; pero si se llega a demostrar de manera fehaciente y con pruebas científicas que esa persona no puede actuar de otra manera, entonces tendríamos un importante dilema ético-moral que se podría traducir en un reconocimiento jurídico de "personas que sufren trastornos mentales o disminución psíquica", con lo cual se les eximiría de cualquier responsabilidad penal y pasarían a ser internados en centros psiquiatricos o sometidos a tratamientos controlados con pastillas u otros medicamentos.

Por otra parte existen teorías que atribuyen a estas conductas psicopáticas un origen moral, no a una inexorable e inevitable enfermedad orgánica. Hay ciertas conductas que se originan y luego se refuerzan y crean hábito cerebral (mental). La persona que "no siente" el daño y las manipulaciones con que fuerza a sus congéneres para conseguir sus caprichos, será siempre una persona amoral y delictiva, llegado el caso. Una persona a quien de pequeño ha empezado a salirse con la suya, sin corrección o castigo oportuno; sin freno moral alguno; es una persona que a medida que va creciendo se va reforzando en esa conducta y efectivamente llega a no sentir ningún tipo de remordimiento con sus actuaciones.

Vivimos en una época en que la moral se ha relativizado a tal punto que incluso para muchos ha desaparecido ya del mismo mapa social. El lema viene a ser "hago lo que me sale de los ... y usted no es nadie para impedírmelo". Tratar de inculcar unos principios morales puede ser tildado de fundamentalismo reaccionario, de vuelta a la religión y la moral hipócrita burguesa; de crear daños psicológicos a un niño que ha de aprender a ser libre de ataduras morales mogigatas, etc. Además ¿en qué se basan tales principios morales? ¿Quién es el guapo o la guapa que me quiera dar a mí lecciones de moral? Mucha gente piensa que mientras no transgreda la ley son libres de hacer lo que les da la gana.

¿No estaremos creando una cultura psicópata? Si a nadie se le pueden pedir responsabilidades morales por sus actos y si los niños tienden a crecer entre personas que no les quieren, o que saben que son un estorbo para unos adultos que evitan toda responsabilidad moral o el más mínimo afecto hacia ellos ¿qué se puede esperar de estos futuros hombres o mujeres?

Pueden seguir leyendo en este link:  

http://es.wikipedia.org/wiki/Psicopat%C3%ADa 

3 comentarios:

  1. Qué es primero, ¿la enfermedad, o el síntoma somático de la misma?.
    Salvo locura obvia, y evidente, de la persona, yo creo que tratar de justificar el mal por causas somáticas es perverso en sí mismo.
    El hombre, cuando peca (o delinque), lo hace desde la plenitud de su consciencia. Que para su tranquilidad deba matar su psiquis, y que para ello su soma se deba ver alterado, no lo dudo. Pero creo que el síntoma somático es consecuencia, y no causa, de sus aberrantes actuaciones, y no al revés.

    LOS AUTÉNTICAMENTE ENFERMOS MENTALES, PUEDEN HACER DAÑO CLARO ESTÁ, PERO NI LO HACEN CON INTENCIÓN, NI EN SU PROVECHO, Y EN LOS MÁS DE LOS CASOS, ACTÚAN EN CONTRA DE SU PROPIO INTERÉS.

    Mr. Z

    ResponderEliminar
  2. Sí la conducta psicopática tiene por objetivo el beneficio y la conveniencia propia a costa de los demás a quienes considera meros objetos manipulables para sacarles aquello que él o ella desea; entonces estamos ante una conducta que se puede juzgar como moralmente deplorable. Si esta conducta implica la degradación del otro a base de su destrucción psicológica sistemática: degradar su valía como persona, hacerle ver que no es nada, que por mucho que haga sigue siendo una mierda o un tonto del bote; hecho esto con la mayor frialdad, con estudiada crueldad; entonces estamos, ya no sólo ante un acto moral deplorable; sino delictivo.

    El psicópata es lo que siempre se llamó el "hijo de puta". Suelen ser fríos a la hora de actuar, pero siempre hay un algo en ellos que nos infunden profunda desconfianza y hasta miedo. Las palabras hirientes que buscan hacer daño, el deseo de humillar a la mínima de cambio y sobre todo cuando hay otras personas delante; la incapacidad de reconocer que se han equivocado: jamás se equivocan, en el fondo jamás se equivocan.

    ResponderEliminar
  3. Este tema es más complejo de lo que aparenta. No sé si se puede hablar de una persona que no siente empatía hacia los demás de forma absoluta; y, lo mismo de ese monstruo que "no siente" nada cuando tortuta y mata. Quizás sea mejor hablar de una desviación moral que aumenta o disminuye en función de cirscunstancias. Quizás haya un componente herditario dado que hace a la persona más proclive a este tipo de conducta fríamente manipuladora, pero no siempre o de un modo absoluto.

    Podríamos incluso decir que la "patología" psicopática es también un potencial de la naturleza humana que, dadas las circunstancias, podría desarrollarse hasta llegar a ese grado de malignidad. De nuevo hay que imaginarse un espectro medido por una sistema de graduación que normalmente mantiene un cierto equilibrio, pero que en circunstancias desestabilizadoras, podría moverse hacia un grado de malignidad más peligroso.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.