18 abril, 2013

EL PRÓLOGO DEL EVANGELIO DE JUAN

En el principio ya existía la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios (*). Él estaba en el
principio con Dios. Por medio de él, Dios hizo todas las cosas; nada de lo que existe fue hecho sin él. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no han podido apagarla.
Hubo un hombre llamado Juan, a quien Dios envió como testigo, para que diera testimonio de la luz y para que todos creyesen por medio de él. Juan no era la luz, sino uno enviado a dar testimonio de la luz. La luz verdadera que alumbra a toda la humanidad venía a este mundo.
10 Aquel que es la Palabra estaba en el mundo, y aunque Dios había hecho el mundo por medio de él, los que son del mundo no le reconocieron. 11 Vino a su propio mundo, pero los suyos no le recibieron. 12 Pero a quienes le recibieron y creyeron en él les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios. 13 Y son hijos de Dios, no por la naturaleza ni los deseos humanos, sino porque Dios los ha engendrado.
14 Aquel que es la Palabra se hizo hombre y vivión entre nosotros lleno de amor y de verdad. Y hemos visto su gloria, la gloria que como Hijo único recibió del Padre. 15 Juan dio testimonio de él diciendo: “A este me refería yo cuando dije que el que viene después de mí es más importante que yo, porque existía antes que yo.”
16 De sus grandes riquezas, todos hemos recibido bendición tras bendición. 17 Porque la ley fue dada por medio de Moisés, pero el amor y la verdad se han hecho realidad por medio de Jesucristo. 18 Nadie ha visto jamás a Dios; el Hijo único, que es Dios y que vive en íntima comunión con el Padre, nos lo ha dado a conocer.

http://www.biblija.net/biblija.cgi?biblia=biblia&m=Jn+1%2C1-18&id22=1&pos=0&set=13&l=es 

(*) Otras biblias traducen: "y la Palabra era divina (the Word was divine)" THE COMPLETE BIBLE: Smith & Goodspend. The University of Chicago Press, Chicago and London 1923 19th Impression 1975.
Por otra parte la Biblia. JAMES MOFFATT TRANSLATION traduce: "el Logos era divino (the Logos was divine). Kregel Classics. Harper Collins, San Francisco 1922, 1994 edition.

29 comentarios:

  1. Si nos ponemos en plan empírico habría que reflexionar primero:

    a) Quien escribe esto es una mente humana.
    b) Si es una mente humana todo ello ha de tener un sentido humano; o una clave humana.
    c) ¿Se puede contrastar este conocimiento con referentes empíricos comprobables con las observaciones de otras personas? Por ejemplo: que "el Verbo era Dios", ¿cómo se puede demostrar a todo el mundo con pruebas irrefutables que esa proposición es verdadera? Imposible.

    Estamos en una narrativa de fe. La narrativa de fe no se justifica en base a pruebas empíricas. Son verdades en sí mismas que se aceptan como Revelación.

    Este Prólogo nos habla del origen del mundo a través del Logos. Es cuestión de creerlo o no creerlo. Quien lo cree ve en ello una suprema verdad. Quien no cree no ve más que una narrativa mítica entre otras.

    Luego podemos pasar a discutir el contenido y la lógica o coherencia dentro de ese contenido. También la construcción textual, sus recursos estilísticos, y sus efectos, etc..

    ResponderEliminar
  2. No sé exacatamente quien es o era el tal Moffatt, pero siempre me he encontrado referencias a su Biblia cuánto más extraña y heterodoxa era la denominación que la usaba. ¿Existirá en español?

    ResponderEliminar
  3. Ahí tienes algunos links de Moffatt. No hay biblia Moffatt en español. Tampoco la puedes bajar por Amazon a través del Kindle. Hay que pedirla. Yo la tengo y a veces la leo con sumo placer.

    http://en.wikipedia.org/wiki/James_Moffatt

    http://www.bible-researcher.com/moffatt.html

    ResponderEliminar
  4. Vamos a ir de lo más elemental y obvio a lo más complejo.

    1) El texto parte de la implícita asunción de que lo que dice es verdad. No es una verdad a la que se llega por razonamiento común que esté al alcance de todos. Es evidente que lo que dice no es un hallazgo imaginativo que puede surgir en cualquier persona inquieta sea judía o gentil; sino que es algo que se revela a algunos. No es tampoco algo que Dios revele de forma irresistible a todo el mundo y que todo el mundo pueda corroborar haber recibido tal revelación, clara intuición, visualización, etc. No. Solamente algunos seguidores de Jesús el Cristo han recibido esta revelación. Esto es verdad absoluta.

    2) No se dice nada sobre cómo se ha recibido tal comunicación. ¿Fue de repente en la cama? ¿Paseando? ¿A través de un sueño? ¿Un impulso repentino que llevó al autor a escribir tal revelación? ¿Fue a uno o a varios al mismo tiempo? No se dice nada al respecto. Se asume que es así y que quien escribe dice la verdad pura y dura. Por tanto un creyente lo ha de asumir así sin más. Rechazarlo sería ponerse “fuera de la ley” como quien dice. Exige fe absoluta.

    3) El texto parte de la idea de que existen mundos invisibles que el autor puede describir con absoluta seguridad. Entonces hay que asumir que hay mundos/existencias/entes/ fenómenos invisibles que determinan nuestro mundo visible. El mundo visible se hizo por medio del “Logos” que existía con Dios desde el principio, desde el comienzo; ¿desde el comienzo de qué? ¿De Dios? ¿Dios tiene principio? Evidentemente si Dios no tiene principio ni fin, entonces se refiere al principio de un acto de creación, de aparición a la existencia.

    Dentro de la eternidad no hay principio alguno que divida un antes y un después. Principio ya implica salida de algo hacia un afuera. Implica un interior/exterior, nada/algo, plenitud/limitación, quietud/desarrollo, despliegue, creación. En ese mismo principio, al momento de producirse ese principio ya en el acto-en-sí como principio; en su presente absoluto ya existía o era el Logos. El Logos surge con el principio. Antes de ese principio no hay posibilidad de Logos, si no nos diría el texto que el Logos ya era en la Eternidad y era esa Eternidad.

    Pero puede que sea también una concepción dentro de la Eternidad; como si dentro del mismo Dios/Eternidad/Mismidad absoluta surgiera ese principio como idea, como concepción de principio de creación de algo que ha de “separarse” y adquirir vida propia en despliegue de tiempo y espacio (existencia). De ser así, el Logos sigue siendo ese principio como creación que surge de la misma Divinidad. Un ser aparte de Dios, pero que comparte esencia divina al 100% aunque ya separado de la mismidad absoluta del Pleroma o Mismidad Absoluta.

    4) En realidad podríamos decir que el Logos es una creación en forma de idea, de imagen, que luego se separa de la Eternidad Absoluta. Podemos también decir que es el Unigénito Hijo de Dios como más tarde afirma este evangelio. La primera creación o “engendro” de Dios.

    ResponderEliminar
  5. (viene de arriba)

    5) No obstante ya podemos deducir que el Logos como creación ya no es la Eternidad en su Mismidad Absoluta. El Logos es creación, y como creación o salida a la existencia, ya posee limitaciones. Es inevitable que sea así.

    6) “Por medio de él hizo todas las cosas”. Es decir, por medio de ese principio, de esa creación primera que conlleva una idea, imagen, concepción, semilla; podríamos decir también, por medio de ese plano (blueprint), modelo; se despliega toda la creación del universo incluida la vida. Curioso. Aquí estamos muy lejos de un Jesús humano, cercano a nosotros, humilde, etc.. Aquí estamos ante una manifestación cuasi-omnipotente del mismo Dios que da origen a todo. Estamos ante un ente divino, una divinidad, pero no la Mismidad Absoluta que es imposible que surja de sí mismo o se divida. Es una manifestación abrumadora de poder que funda el mismísimo universo visible. Pero la contradicción sigue: ¿Cómo es posible que de la Plenitud (Pleroma), haya necesidad de dividirse, de salir-de-sí? Si la Mismidad Absoluta es por definición Absoluta Perfección, ¿cómo es que NECESITA salir de sí mismo hacia un afuera en forma de Logos? ¿De repente surgió algún deseo? ¿Alguna carencia? Misterio.

    ResponderEliminar
  6. Pero por definición la Divinidad en Sí (Godhead) no necesita de nada. Es imposible que surja necesidad alguna de nada. ¿Qué piensan ustedes? Luego sigo con el resto del texto.

    ResponderEliminar
  7. 7) “En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no han podido apagarla.”

    Entendemos entonces que en él, el Logos, estaba la vida, tanto en potencia como esencia; y, en su manifestación o despliegue, como acto de creación. La vida como despliegue es lo vivo en el universo a todos los niveles: plantas, microorganismos, animales, humanos, etc. Este acto de creación del Logos quizás implica la creación de seres espirituales. Los ángeles son entidades creadas. Pero la vida como esencia es más que toda la manifestación biológica o espiritual que sustenta; es luz; una luz que brilla en “las tinieblas”.

    Y aquí hay que hacer preguntas. ¿Estas tinieblas se han producido en el mismo acto de creación, o son zonas oscuras que se han producido a posteriori? Volvamos a especular, ¿hubo en el acto mismo de creación del Logos una zona oscura que también se fue desarrollando o desplegando como existencia o negación de la existencia? O, ¿fueron esas tinieblas producidas —como un accidente imprevisto— por la rebelión de Lucifer (Ángel de Luz) y más tarde reforzadas o perpetuadas con la desobediencia o pecado original en el Edén? El texto no dice nada. Puede que el texto lleve implícito este hecho que ya es asumido por el evangelista y su audiencia. Pero puede que no. Puede que el evangelista ya asuma también la existencia de esta oscuridad o tinieblas COMO PRINCIPIO CÓSMICO que ha de coexistir con la creación en función de la vida: “Esta luz brilla en las tinieblas, y LAS TINIEBLAS NO HAN PODIDO APAGARLA. Hay, evidentemente, una especie de guerra o conflicto cósmico en desarrollo que también implica a la humanidad como ya veremos.

    Esto nos llevaría a una especie de gnosticismo y entonces el Mal ya surge como error implícito en la misma creación y posiblemente en la misma Divinidad o; como algo que ya estaba ahí antes de la creación del Logos; quizás una oscuridad que ya rodeaba el Pleroma antes de la creación. Pero de ser así, Dios como Ser-en Sí, no abarcaba todo el cosmos de forma absoluta. Las tinieblas ya actuaban como límite de su Ser. No sabemos nada. Especulamos. Lo que sí sabemos es que el evangelista nos habla de esas tinieblas como algo ya coexistente con la luz, pero que a medida que la luz se abre (¿cómo acto creativo? ¿Cómo el Logos encarnado eones posteriores a la caída de Lucifer?), el evangelista no nos dice nada explícito que explique la presencia (u origen) de estas tinieblas. Hay que asumir que están ahí y punto.

    ResponderEliminar
  8. 8) El versículo 9 nos habla de que “La luz verdadera que alumbra a toda la humanidad venía a este mundo”. Es decir, el Logos viene al mundo en forma humana y ocurre algo curioso: la humanidad ya está dividida entre los que están en las tinieblas y los que ya están engendrados en la luz o son engendrados por la luz. Estas tinieblas ya han tomado posesión del Mundo. Entendemos que sea “el mundo” en su acepción moral de vida inmoral, de aceptación del pecado. Pero puede ser también que una parte de la creación; o la misma creación ya, ha caído bajo el poder de las tinieblas, con algunas excepciones.

    9) Estas excepciones, o sea, aquellos que lo reconocieron: son hijos de Dios,”no por la naturaleza ni los deseos humanos, sino porque Dios los ha engendrado.”; dice el versículo 13. Es decir, aquellos que son de Dios o hijos de Dios lo son NO por libre elección o por deseo propio que surge de su voluntad; sino por ELECCIÓN DIVINA. La predestinación calvinista, no cabe duda, tiene una razón de ser importante en este versículo. Más claro que el agua. La salvación es debida a una evidente actuación divina en ellos que los trasforma de forma radical. Nada que ver con su naturaleza, esfuerzos de voluntad, proyectos espirituales, etc..

    10) Pero hay algo más. Vino a los suyos, a su propio mundo como hombre encarnado con sangre judía; es decir: como parte de Israel; los judíos; pero estos NO LE RECIBIERON. ¿Quiere decir que Israel, los judíos, son ya parte del mundo de las tinieblas? O quizás peor, ¿el proyecto de Israel como pueblo de la Ley y elegido de Dios para gobernar el mundo a través de la Torá; ese pueblo ya no es de la luz, sino de las tinieblas? La luz entonces se encarna en sus nuevos elegidos y bajo otro orden o plan de salvación encarnado en el Logos o Cristo.

    Esto no deja de tener un fuerte tinte antijudío; antisemita, diríamos hoy.

    ResponderEliminar
  9. El problema del mal sigue como incógnita en este prólogo. No nos dice cómo se producen las tinieblas. Ya estaban ahí desde la misma aparición del Logos. Esto nos deja serias interrogantes. ¿Estaban ahí ya como una materia oscura ocupando o formando espacio en el universo? Pero entonces la creación del Logos no es creación total del universo, sino de una parte del universo. ¿Se producen en la misma Mismidad (Pleroma) de Dios Padre (Godhead) como un desgarro o catástrofe o crisis interna de Dios y entonces comienzan a existir al mismo tiempo que el Universo? Es decir, el universo o creación de Dios ¿conlleva ya el mal como algo coexistente a la luz?

    Al evangelista del evangelio de Juan no le interesa aclarar esta cuestión. Posiblemente él lo interpreta en sus fueros internos como algo producido por Satán que luego logra reclutar a los judíos al rechazar estos al Cristo, y por extensión a todos los que niegan a Jesús como Cristo. Pero esto es una forma de enredar las cosas. El Logos y su creación ya fallan desde el momento que su creación lleva la posibilidad del Mal. Nada extraño, pues aquello que surge de la perfección del Padre ya cae en las limitaciones de la existencia. Pero al evangelista le importan poco o nada estos razonamientos. El quiere que creamos lo que dice y abandonemos los razonamientos.

    Pero podríamos pensar que nada está fuera o dentro de Dios. Que ya todo está dentro de Dios y no hay ningún afuera. Para un Dios omnipotente y omnisciente no hay ningún “afuera” que quede al margen de su conciencia y control. Quizás sea todo una trama dentro del mismo Ser de Dios y nosotros somos parte indivisible de una trama donde han de existir luz y tinieblas como parte del “juego”. Un juego de encuentro y desencuentro; un juego QUE HACE POSIBLE la misma existencia del universo dentro del mismo ser o reino de Dios. Un juego cruel, no obstante, por el gran sufrimiento que implica.

    ResponderEliminar
  10. El Logos produce el cosmos EXISTENTE que surge del mismo Dios; y de ese cosmos existente formamos nosotros parte indivisible. Es decir, nosotros somos también parte de ese Dios en esencia. Entonces el universo sería como un juego donde toda la vida tiene un rol o papel asignado, pero que todos desconocemos. Todos. Jehová, el Logos como Logos, el Logos como Cristo, todos los individuos que forman parte de la humanidad, los animales, las cosas; etc. Todo y todos subordinados a una trama, a una obra de teatro cósmico donde jugamos papeles como modalidades de la misma conciencia de Dios.

    Herejía. Suma herejía. Oiga, usted, cómo se streve.

    ResponderEliminar
  11. Fascinante. Los significados se nos escapan y multiplican. Una Divinidad que vive la absoluta soledad en su absoluta mismidad, pero que por alguna inexplicable razón ha de salir de sí mismo para formar o crear existencia. Entonces engendra al Logos que ha de llevar a cabo su creación. Pero su creación experimenta el poder de las tinieblas que logran engañar a muchos, incluido el pueblo judío que se creía elegido por Dios. Entonces el Logos ha de encarnarse como hombre y baja como una luz que ha de disipar las tinieblas y así liberar a la humanidad del poder del Mal. El mal se produce como una rebelión o desobediencia. Primero Lucifer y luego, por su influencia, Adán y Eva comiendo la fruta que no debían...

    El Logos entonces se hace hombre en forma de Cristo y ....

    ...Ya podemos seguir leyendo el evangelio.

    ResponderEliminar
  12. Je je... Me parece, Sr. Nesalem, que llega Ud. a ideas sublimes y profundamente filosóficas a partir de un texto cuya tosquedad sacerdotal es evidente, aunque no esté exento de una cierta retórica filosófica de matiz griego, puesta ahí para hacerlo más "respetable". Hay muchos santones e iluminados modernos, de cultura menos que primaria, que producen textos oraculares en ese mismo tono. También podríamos dedicar nuestro tiempo y esfuerzos a esos textos y seguro que, con imaginación y "buena" voluntad, podríamos ver en ellos profundidades también sublimes. Pero no sé si valdrá la pena el esfuerzo.

    Claro está, con sus comentarios nos muestra Ud. hasta dónde puede llegar el concepto y el trabajo de "libre examen" de la Biblia, llevados con honradez hasta sus últimas consecuencias. Sin embargo, estoy seguro de que muchos cristianos creyentes, incluso los más liberales de entre ellos, van a considerar que eso del libre examen tiene también sus límites. Seguro.

    El Posaeru


    ResponderEliminar
  13. Claro, Sr. Nesalem. Volvemos a caer en la cuenta de que, como quedó dicho en alguno de los epígrafes anteriores, hace cosa de un año o así, la idea misma de creación es contradictoria. Si un ser divino, perfecto por definición y que nada necesita porque es en todo autosuficiente, siente un día deseos de crear, necesita crear (y además hasta tal punto llega la cosa que necesita encarnarse y bajar a vivir en su creación para arreglar no sé qué problemas humanos que le acucian y que no pudo arreglar de otro modo y que luego, por más que se esfuerce, tampoco acaba de arreglar nunca), entonces es que no era tan perfecto. Puesto que necesita el Universo, no como mera potencialidad abstracta dentro de su ser espiritual, sino como ente material exterior a Él. Un ser que necesita algo exterior a Él no es un ser autosuficiente, y un ser que no es autosuficiente no es perfecto, y un ser que no es perfecto no responde a la definición de Dios. La idea misma de Creación es, pues, autocontradictoria. Afirmo a la vez una cosa y su contraria.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  14. La interpretación oficial cristiana viene a ser así.

    Axioma 1: Dios es perfecto, puro amor y pura bondad. Su poder es infinito e inexcrutable.
    Axioma 2: Dios crea el mundo por un acto de puro amor y lo crea de la nada a través de su Hijo que ya habitaba en él desde la eternidad. Su hijo es siempre-ya-engendrado en la eternidad. Es el Logos que da forma y esencia al pryecto de creación.
    Axioma 3: Dios crea el universo, incluidos los cielos, como algo bueno y con fines buenos. Crea a los ángeles y a los hombres para servirle y obedecerle cada uno en su nivel.
    Axioma 4: El mal lo produce el orgullo y la desobediencia de un angel más tarde reconvertido en Satán. Luego el angel caido tienta a Adán y Eva y la desobediencia de estos abre las puertas del mal en la Tierra.
    Axioma 5: La responsabilidad del mal no es de Dios, pues Dios sigue siendo puro amor, pura bondad, pura omnipotencia e omniscencia. La responsabilidad del mal es del HOMBRE que se niega a obedecer a Dios.
    Axioma 6: El hombre es un ser libre que puede elegir el bien y el mal; creer o no creer. Dios lo ha creado con libre albedrío. Cómo utiliza el hombre su libre albedrío es su responsabilidad.
    Axioma 7: Dios viendo que el hombre sigue la senda del pecado y la desobediencia y que no puede dejar de ser pecado y usar su libre albedrío para perpetuar su condición, pues entonces en un ACTO DE SUMO AMOR manda a su Hijo/Logos a la Tierra a vencer al pecado, a Satán, a la muerte. Una vez vencido el pecado con el SUMO,ETERNO y ABSOLUTO sacrificio de la muerte en la Cruz el hombre queda salvado, justificado y redimido ante Dios. Aquellos que crean se salvan, los que no se condenan.

    Hay distintas "herejías" que interpretan las cosas de diferente manera. Los más extremos son:

    Los hipercalvinistas, que creen que todo ello obedece a la arbitraria decisión de la Voluntad de Dios. Toda esta trama es una trama decidida y controlada por Dios en todo momento. Una trama donde no existe libre voluntad alguna por parte del hombre ya que el hombre actúa como actúa siempre porque Dios así lo quiere y dispone. Unos actúan para perdición eterna y otros para salvación eterna ¿Por qué? Porque a Dios así le place.

    Los gnósticos de verdad, no los bondadosos de la Nueva Era; creían que ese Dios estaba loco y era un monstruo que sólo había creado una aberración. Entonces rechazaban viscerlamente al Dios del Antiguo Testamento y acudían a una idea del Dios bueno que no tenía nada que ver con este universo. Pero esto ya llevaría más tiempo explicarlo.

    ResponderEliminar
  15. Pues sí. Si se aceptan acríticamente dichos axiomas, a partir de ellos puede construirse una "ciencia" sublime, por medio de su juego de combinación y recombinación literaria, agrupamiento y reagrupamiento, intersección y complementación. De hecho, se ha construído literariamente esa "ciencia", que no es otra que la Teología. Se aplica en la práctica en forma de relatos míticos, y, en la realidad del mundo, funciona a las mil maravillas. Cientos de millones de personas creen en ella con una fuerza de creencia admirable. Cientos de millones de personas creyeron en esa ciencia a lo largo de los siglos, y llegaron a matar y morir por obra de esos relatos míticos.

    Pero el problema está en los axiomas, Sr. Nesalem, los axiomas, también llamados "artículos de fe". ¿Por qué hay que aceptarlos sin someterlos a crítica profunda? ¿Los acepta Ud. como verdaderos? A mi juicio, no es aceptable ninguno de ellos. Ahora bien, reconozco que puede jugarse con ellos hasta el infinito, produciendo literariamente millones de relatos "científicos". Así se hizo a lo largo de los siglos. Y previsiblemente, se seguirá haciendo. Y mientras se siga haciendo, la "racionalidad" que consiste en aplicar la razón a jugar con esos axiomas substituirá a la racionalidad que consiste en aplicar la razón a jugar con hechos ciertos y demostrados por las diferentes ciencias. Una racionalidad menos amena, menos gratificante y mucho más difícil. Pienso que alimentar ese tipo de literatura mítica es un juego peligroso. No hay nada más peligroso que la irracionalidad con apariencia de racionalidad. Cristianismo, islam, astrología, espiritismo, vegetarianismo radical, ufología, adivinación, racismo, psicoanálisis, religiones diversas, curación por la mente...

    Cuetu

    ResponderEliminar
  16. Recuerde Sr. Cuetu que habíamos partido de estas premisas:


    "Estamos en una narrativa de fe. La narrativa de fe no se justifica en base a pruebas empíricas. Son verdades en sí mismas que se aceptan como Revelación.

    "Este Prólogo nos habla del origen del mundo a través del Logos. Es cuestión de creerlo o no creerlo. Quien lo cree ve en ello una suprema verdad. Quien no cree no ve más que una narrativa mítica entre otras.

    "Luego podemos pasar a discutir el contenido y la lógica o coherencia dentro de ese contenido. También la construcción textual, sus recursos estilísticos, y sus efectos, etc.."

    ResponderEliminar
  17. Es curioso. La "herejía" hipercalvinista es la única que acepta a Dios en su definción como Dios omnipotente, omnisciente, infinitamente perfecto, etc. Lo acepta con todas las consecuencias. El fenómeno de Hitler y sus horrores y todos los horrores del mundo, tienen su sentido en los designios y voluntad de Dios. También lo bueno, lo constructivo, etc.

    Es una fe absoluta. Es la única fe absoluta que hoy día ronda por el mundo. El creyente hipercalvinista sabe que el mundo y el universo están absolutamente de la mano de Dios. Nada se puede replegar o esconder o quedar fuera de Dios. Ya todo está en su presencia y ya todo depende de su voluntad.

    Un paso más y ya estamos en el panteismo más puro. Pero falta ese paso.

    Obviamente los calvinistas radicales dan otro giro a la tuerca hipercalvinista y entonces lo que ellos entienden con literalidad nosotros lo pasamos al mundo de las metáforas, de los símbolos, de las figuras; de la inexcrutabilidad de los designios. Y entonces el calvinismo se descubre como la clave más completa y libre con que cuenta el ser humano para comprender en plena libertad y absoluta confianza y seguridad en su existencia. El calvinismo radical es consustancial con la democracia más radical; que no quiere decir de izquierdas ni de derechas.

    Pero este es un tema inagotable, fascinantemente inagotable....

    ResponderEliminar
  18. Bien, bien. Se trata de un comentario de texto. Partiendo de las premisas del autor, examinar la coherencia de sus textos, los recursos estilísticos que emplea, la adecuación del texto a su circunstancia histórica, y todo lo relacionado con los comentarios de texto. Comprendo que es un ejercicio legítimo y hasta puede resultar ameno. Es cierto que a mi me gustaría más el examen a fondo de todas esas premisas, pero comprendo que a otros les pueda gustar más, en un momento dado, el aspecto de comentario textual y de coherencia formal. Adelante, pues, con el análisis. A pesar de todo, lo sigo con cierto interés, y espero las conclusiones del mismo.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  19. Los axiomas del cristianismo oficial cargan la responsbilidad del mal en el ego o voluntad humana; cosa que no niega el calvinismo radical; pero entendido bajo otras claves. Al centrar el mal en el ego humano lo que se logra es una contínua ansiedad; un contínuo e inagotable sentido de culpa; y, lo que es peor, un contínuo delegar su salvación personal en mediadores eclesiásticos, confesores y administradores institucionalizados de la gracia.

    El calvinismo radical no es eso; sino todo lo contrario, pero sin ser eso que ustedes se imaginan tampoco.

    ResponderEliminar
  20. Ahora bien, en la discusión teológica, como en toda discusión científica a partir de unas premisas, pudiera darse el caso de que alguna de ellas fuera incompatible con el resto y tuviera que ser abandonada. O bien que alguna de ellas fuera deducible a partir de las otras, con lo cual tendría también que ser abandonada por superflua. ¿Podrían darse estos casos en la discusión que Ud propone, Sr. Nesalem?

    Sería interesante que se pudiera construir un sistema axiomático mínimo del cristianismo, a partir del cual, por razonamientos puramente lógicos, se pudiera construir toda la teología cristiana. ¿Cree Ud. que el sistema axiomático que Ud. propone es un sistema mínimo, en el sentido indicado?

    Cuetu

    ResponderEliminar
  21. La afirmación cristiana de que todo el mal es causado por el ser humano no puede sostenerse seriamente. Hay multitud de males en el mundo que no dependen de la intención ni de la voluntad humana. Reflexionando un poco, acuden a la mente a centenares.

    Naturalmente, todas las religiones, y no sólo la cristiana, necesitan culpabilizar al ser humano, como Ud. bien dice, y cargan el acento en el hombre como origen de todos los males del mundo. Pero no es así, ni de lejos. Para toda religión, siempre hay algo que el ser humano ha hecho mal ante Dios o los dioses, algo que es una ofensa a esos dioses y que necesita reparación. Y esa reparación resulta que es imposible sin la mediación de los sacerdotes, puesto que el ser humano normal no tiene contacto directo con Arriba, cosa que sí tienen los sacerdotes.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  22. La fe (confianza indiscutible y total), ¿en qué es fe? Los cristianos suelen aceptar los axiomas que Ud. cita, Sr. Nesalem, como materia de fe (materia de confianza indiscutible). Es decir, no los fundamentan confiando en evidencias lógicas, ni confiando en hechos comprobados o vividos por ellos mismos, ni confiando en comprobaciones o estudios hechas por investigadores, ni confiando en razonamientos ni indicios que pudieran darles verosimilitud aunque no certeza absoluta. Los aceptan porque sí, y no existe en el mundo nadie ni nada, ningún razonamiento ni ninguna persona de gran prestigio, que pueda hacerles dudar ni siquiera mínimamente de ellos. La confianza en esos axiomas es superior a la confianza que les merezca cualquier otra cosa o persona en el mundo.

    Ahora bien, esa fe, ¿en qué es fe? No puede ser fe (confianza indiscutible) en los axiomas mismos, puesto que no contienen nada que sea un signo indiscutible de verdad. En principio, tanto podrían ser verdad como no serlo. No llevan una marca indeleble que sea reconocida por todo ser humano como marca de verdad.

    Tampoco puede ser fe (confianza total e indiscutible) en el libro que los contiene. Porque ese Libro bien pudiera ser escrito por seres humanos, nada hay que se oponga a ello. La fe en el Libro es del mismo tipo que la fe en los axiomas: confianza total e indiscutible. No han llegado a esa fe por medio del análisis, estudio y razonamiento sobre ese libro, sus orígenes y su historia, su estilo, sus referentes históricos, sociales, ideológicos, etc. hasta quedar convencidos de que, efectivamente, ese libro fue escrito por Dios. No existe en los creyentes una comprobación exhaustiva de ese tipo.

    ¿A quién dan fe, pues, los creyentes? No puede ser a unos axiomas que ellos no han comprobado, y cuya verdad no es autoevidente. No puede ser a un Libro que no han estudiado a fondo, ni en su origen, ni en su filología histórica, ni en la historia del pensamiento humano, para poder afirmar sin lugar a dudas que no fue escrito por autores humanos.

    ¿Se trata de fe en una iglesia concreta? ¿Ponen realmente su confianza total en una institución que creen de origen no humano? Pero como en el caso del Libro, tampoco pueden tener constancia cierta e indiscutible de que esa iglesia no haya sido construída por seres humanos sin intervención alguna de un Dios. No han realizado exhaustivamente tales comprobaciones.

    Creo que la pregunta, Sr. Nesalem, es interesante. ¿En qué tienen realmente fe los creyentes? ¿En lo que con todo amor les dijeron de pequeños su padre o su madre, o personas en las que confiaban plenamente en sus años infantiles o adolescentes? Es decir, ¿qué es lo que en este mundo les merece una CONFIANZA TOTAL Y ABSOLUTA? Hasta tal punto que no necesitan examinar los hechos ni las afirmaciones para creer en ellas con una fuerza total y absoluta.

    (continúa)

    Cuetu

    ResponderEliminar
  23. (continuación)

    Quizá la fe sea en sí mismos, y sólo en sí mismos. Yo me inclino más bien por esto. Me inclino a pensar que el creyente auténtico no tiene más fe que en sí mismo. Me inclino a pensar que el creyente siente que, si él se siente inclinado a la veracidad en una cosa, ese acto interior suyo es una prueba y una evidencia superior a cualquier otra prueba exterior que intente oponérsele. Siente que ese acto mental suyo, por el hecho de ser concebido por él, es superior a las razones que puedan venir de los otros; que las razones que le puedan aducir en contra de su creencia tienen fundamento en la arbitrariedad interior de los otros, cuando no en su afán de poder y de imponerse a él, y que la arbitrariedad interior de los otros o su afán de imponerse no puede ser superior a su propia arbitrariedad y a su derecho a decir no a lo que siente como imposiciones ajenas. Siente los razonamientos en contra, las acusaciones de falta de pruebas, etc. como intentos de agresión, intentos de despojarle de algo propio, intentos, además, injustificados, porque siente que lo que los otros exhiben es, en el fondo, una fe de la misma naturaleza que la que él posee. Pero él está seguro de la suya, no de la de los otros. Creo que la explicación al fenómeno de la fe hay que buscarla por ahí. La fe es fe en uno mismo, en la certeza de sus juicios, y en la defensa a ultranza de estos juicios por el sencillo hecho de ser jucios propios. Percibiendo los razonamientos que se oponen como un intento de imponerle juicios ajenos, que le obligarían a aceptar por medio de una especie de fuerza superior que él no reconoce ni acepta. Llámese esta fuerza razón, sentido común, autoridad o prestigio de ciertas personas, etc.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  24. Los axiomas que yo he tratado de resumir son, posiblemente, el denominador común a toda creencia cristiana con excepción de las "herejías" enumeradas. El cristianismo teológico más sofisticado liberal o progresista trata de desmitologizarlos y llevarlos al terreno del "sentido común" o de la historia. Mucha teología seria hace interpretaciones existenciales muy sustanciosas de estos axiomas.

    Yo creo que usted juzga al cristianismo como si la mayoría de los cristianos lo tomaran tan en serio como usted. No es así ni por asomo. La mayoría de los cristianos lo son por conveniencia, por formalismo social, formulismo, por tradición familiar o de pueblo; por que se sienten bien en las iglesias y les gusta la liturgia o la participación sacramental; o el sentido ce convivencia en las parroquias, iglesias locales, etc. Luego hay unos pocos que sí piensan seriamente en sus creencias. Algunos abandonan, otros encuentran significado aun más profundo, etc.

    Dese cuenta también que estamos en una sociedad pos-pos-moderna y que mucha gente se siente atraida por nuevos misticismos, nuevas sectas, nuevas pseudofilosofías, o ideologías anarco-ecológicas y se antepone ante todo el sentir, las emociones, los afectos personales a cualquier otra consideración. Muchos de ellas son buenos profesionales en su trabajo, en su campo de investigación científica, en sus ámbitos sociales; etc; pero entienden la libertad como el arte de hacerte a tí mismo tal como sientes y eres. Son actos de afirmación personal donde se pueden tranquilamente superponer una fe de carbonero en una iglesia fundamentalista o una creencia en los OVNIS, o una práctica zen, con un trabajo de investigador en un buen laboratorio, o enseñan matemáticas o lógica o leen y sienten pasión por la ciencia sin el más mínimo sentimiento de vivir en contradicción alguna. Todo lo contrario, lo ven como algo enriquecedor y complementario.

    Usted se toma mucho, pero muchísimo más en serio, el cristianismo y la religión que la mayoría de la gente creyente o que se dice creyente. La gente quiere cosas sencillas, nada de complicarse la vida. Y a la sociedad le da igual, con tal de respetar las leyes y pagar impuestos al Super-Estado; pues cada uno hace de su capa un sayo.

    ResponderEliminar
  25. Por otro lado al margen de que uno respete a la ciencia o la apoye, eso no detiene la gana de dar rienda suelta a la imaginación, las exploraciones espirituales libres o bajo tutela; las ganas de pertenecer a una iglesia o religión dura o blanda. La ciencia va a seguir avanzando y la gente nunca va a renunciar a hacer se su capa un sayo siempre que pueda. Allá cada uno con sus motivaciones. Es inevitable. Salvo que instalemos una rigurosa dictadura científica, pero eso nunca va a suceder. Dad a la ciencia lo que es de la ciencia y a la fe o a la imaginación lo que es suyo y todos en paz.

    ResponderEliminar
  26. Muy de acuerdo con Ud., Sr. Vital de Andrés, en cuanto a las diferentes motivaciones de los creyentes para creer. Hay mucho de socialización y no estar solo, conveniencia de cara a las relaciones sociales (comerciales, etc.), acceso a ceremonias de boda, bautizo, funeral; gusto por los rituales, tradición familiar, convivencia en las parroquias... La creencia en unos artículos de fe, creeencia siempre laxa y que nadie te va a exigir seriamente, viene después de haber tomado la decisión de pertenecer a una iglesia por los motivos expuestos. De acuerdo que algunos creyentes profundizan en el análisis de su fe por medio de la razón, la historia, el misticismo... Pero estoy de acuerdo que son una minoría pequeña.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  27. Ahora bien, la pregunta se impone por sí sola: ¿Cree Ud., Sr. Nesalem, en los axiomas que expone? (El Sr. Vital de Andrés supongo que es otro nombre del Sr. Nesalem, puesto que dice por ahí arriba "Los axiomas que YO he tratado de resumir..." refiriéndose a los axiomas propuestos por el Sr. Nesalem).

    ¿Cree Ud. que son verdaderos o que hay algún indicio de que lo puedan ser?

    Cuetu

    ResponderEliminar
  28. Los axiomas cristianos que describo están en contraste con toda la especulación interpretativa del Prólogo de Juan. Obviamente, no figuran como declaración de fe personal mía. Los ennumero en tal contexto y como crítica al cristianismo oficial que prefiere los axiomas a la libre crítica bíblica. Yo no creo en ellos porque son un cúmulo de contradicciones inaceptables; toda una claudicación al poder y al sometimiento de las personas creyentes. Si espera mi declaración de fe me temo que tendrá que esperar un tiempo indefinido. Mi exploración es todo una aventura. Una fascinante aventura con sus altos y bajos, pero en ello estamos.

    ResponderEliminar
  29. OYENDO UN DEBATE ENTRE EL DR.SHONFIELD Y VARIOS REVERENDOS Y TEÓLOGOS CATÓLICOS Y PROTESTANTES; ME DIO POR ESCRIBIR ESTA OPINIÓN EN ALGÚN FORO RELACIONADO. LO REPRODUZCO EN EL ORIGINAL INGLÉS Y ABAJO LA TRADUCCIÓN.

    It is a mistake by the Christian side to deny the lack of empirical evidence or parallel historical evidence to double check what the canonical gospels said. It’s hard to avoid the common sense approach in which the gospels respond to community theological needs at a concrete time more than being objective historical facts about Jesus. A faith-grounded research into the New Testament would never yield scientific proof. It’s impossible by definition, besides being a big mistake.

    Give science what belongs to science, and give faith what belongs to faith. Faith is the absolute irrational subjective decision that might take place in the individual, and science is the production of knowledge based on empirical evidence and logical reasoning. I think any attempt made from faith to comply with science will inevitably fail, when not becomes an object of obvious ridicule. There’s no need to attempt the impossible. From faith I can easily understand science (historical research-textual criticism), and likewise I can understand why science can’t understand faith, It’s a waste of time try to comply faith with reason.
    --------------
    Es un error por parte de los cristianos el negar la falta de evidencia empírica o evidencia histórica paralela que verifique lo que los evangelios canónicos dicen. Es difícil evitar un enfoque de sentido común a través del cual los evangelios responden a las necesidades teológicas de un tiempo concreto, que a hechos históricos objetivos sobre Jesús. Una investigación del Nuevo Testamento basada en la fe nunca resultará en pruebas científicas. Es imposible por definición, además de ser un gran error.

    Demos a la ciencia lo que pertenece a la ciencia, y demos a la fe lo que pertenece a la fe. La fe es una absoluta decisión irracional y subjetiva que puede tener lugar en el individuo. La ciencia es la producción de conocimiento basada en evidencias empíricas y razonamiento lógico. Pienso que cualquier intento por porte de la fe por adecuarse a la ciencia ha de fallar inevitablemente, o incluso llegar a ser objeto de un obvio ridículo. No hay necesidad de intentar lo imposible. Desde la fe se puede fácilmente comprender a la ciencia (investigación histórica-crítica textual), y del mismo modo se puede entender el por qué desde la ciencia no se puede comprender la fe. Es una pérdida de tiempo intentar adecuar la fe a la razón.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.