18 mayo, 2012

VIVIMOS EN LA ERA DEL POST-CRISTIANISMO

Vivimos en la época del post- cristianismo. Es imposible vivir el cristianismo de una manera absolutamente inmanente como era posible en otras épocas. Cuando un niño nos dice que él todavía cree en los Reyes Magos ya sabemos positivamente que esa creencia, que en su momento fue absolutamente inmanente, ha sido ya cuestionada y superada. El niño cuando comprende que los Reyes Magos no son más que un cuento para hacerle feliz, es el momento en que puede hablar de “creer”. Ese “creer” implica que ya es consciente de su opuesto; “no creer”. Es decir: ha perdido su inocencia en relación con los Reyes Magos. Ahora es cuestión de pretender creer. Ha roto el tejido de la inmanencia de inocencia para pasar a otro nivel de pensamiento más racional, más maduro. Los Reyes Magos pasan a ser un mito, una bella historia para niños inocentes.

Así mismo, cuando muchos cristianos dicen creer en Dios y en Cristo y en la Biblia o en la Iglesia, lo que están diciendo al mismo tiempo es que esa creencia ya ha sido cuestionada y superada por otros discursos. En nuestra época no hay posibilidad de vivir la creencia cristiana desde una absoluta inmanencia. Quizás de muy niño, si nos habían educado en ello, pudo haber sido algo parecido a los Reyes Magos, pero de adulto es imposible vivir en esa inmanente ingenuidad: se pretende creer, se intenta creer. Y, eso es todo lo que se puede hacer respecto a la creencia. En épocas medievales quizás la gente vivía en esa absoluta inmanencia de la creencia, pero a partir del Renacimiento para acá, eso ya fue mucho más problemático para las mentes más educadas, incluidas las de la Iglesia o iglesias.

Lo que se observa en el cristianismo actual es que ya se ha pasado al post-cristianismo. Eso quiere decir que cuando se habla de fe y de creencia cristiana ya se está haciendo desde diferentes metalenguajes que nos ayudan a pretender creer. Hay metalenguajes fundamentalistas, liberales, conservadores, desmitificadores, neomarxistas, etc. El post-cristianismo se nutre de todos ellos, pretende seguir creyendo con todos ellos. Pero la era de la inocencia ya no vuelve, nos traiciona continuamente. Muchos teólogos o pastores son sinceramente ateos. Está feo decirlo abiertamente, pero ellos son conscientes de su perfecto ateismo o agnosticismo. Me temo que está pasando con todas las religiones e ideologías.

Pero hay una inmanencia de la que no podemos escapar. Una inmanencia que no nos permite salir “afuera” para ver las cosas desde otra perspectiva más realista o superior. El calvinismo radical podría hablar de esa absoluta inmanencia; de esa FE que no es capaz de salir de sí misma, ni verse en perspectiva..

2 comentarios:

  1. Bastante de acuerdo con lo que se dice aquí, Sr. Nesalem. Excepto el último párrafo. No acabo de entender en qué consiste esa inmanencia absoluta del Calvinismo Radical.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  2. Pues es fácil: la única fe posible es aquella que es absolutamente inmanente a uno. Qué no puede trascenderla y "superarla" bajo ningún concepto. Se vive en ella como uno vive con cabeza o respira el aire, etc..

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.