22 mayo, 2012

MUERE ROBIN GIBBS DE LOS BEE GEES

Muere Robin Gibb uno de los más destacados Bee Gees. En el 2003 ya había muerto su hermano gemelo Maurice de forma parecida. Y, en 1988 ya había muerto también el pequeño de los Gibb, Andy, a los 30 años. Queda Barry, el mayor y una hermana que en época temprana también intentó fortuna con la música, pero sin éxito.

La primera vez que escuché a los Bee Gees fue en una gramola de unos billares de Gijón. Era el año 67 y el tema era Massachussets. Sonaba muy bien y entonces yo seguía metiendo pesetas para continuar escuchando la misma canción una y otra vez. Otra vez en un guateque que se celebraba en un centro parroquial del barrio del Llano de Arriba en Gijón, el grupo invitado tocó la canción Holiday de los Bee Gees por un par de veces y sonaba divino. Las chavalas y el ambiente subían un crescendo mezcla de erotismo y nostalgia. Las primeras canciones de este memorable grupo tuvieron resonancia en muchos de nosotros que ya habíamos empezado a escuchar a The Beatles y The Rolling Stones en años anteriores.

Eran los años sesenta, cuando la música nos llenaba el espíritu y la esperanza. Cuando la música contribuía a los buenos ratos de adolescencia y primera juventud. Y Bee Gees fueron esenciales en la vida de algunos de nosotros. Música rock suave y de profundo calado nostálgico. Antes de marcharme a vivir a los EEUU había comprado un álbum que algunos críticos tildaron de fracaso comercial. Era “Odessa” un doble LP rojo de portada que para mí sonaba a esencia de los dioses. Todavía hoy es mi álbum preferido. Nunca entendí porqué no tuvieron éxito aquellas canciones tan bien tratadas, y que tan bien conectaban con mi espíritu. En EEUU era el álbum que más oía mientras estudiaba y viajábamos por las praderas y desiertos de Texas.

Los Bee Gees de Sturday Night ya fue otra cosa. El cambio fue tremendo, pero incluso en esa música más decididamente comercial, si prestamos algo de atención, allí en lo profundo; más allá de los ritmos, todavía se puede apreciar el inconfundible espírtu Bee Gees.

Mi más sentido pésame por la muerte de Robin. Mi más sentida tristeza por la desaparición de tan buenos artistas que fueron dejando surcos en nuestra alma. Gracias Bee Gees por vuestra música y buenos momentos.

3 comentarios:

  1. Hay que ver cómo van cayendo los músicos y los políticos se mantienen con buena salud y con longevidad envidiable. Algún truco tiene que haber.

    ResponderEliminar
  2. Yo también siento que muera gente así,joven,creativa y peculiar. A este grupo los recuerdo como los "maestros del falsete" dicho sea con todos los respetos.
    Recuerdo mi primer coche, un "Dyane 6", con un casette donde (aparte de Beatles, Rolling, Supertramp y Qeen ) sonaban los Bee Gees ( Inevitablemente unidos a Travolta bailando; a quien respeto profundamente). Eran tiempos de inquietud intelectual-musical, por mi parte y con muchas ganas de aprender.
    Recuerdo cuando tú venías de vacaciones de USA que para mí era un acontecimiento convenientemente aderezado por Ramón y Efrén...Venía alguien de ese mundo tan avanzado y con tanta oferta cultural.
    En fin... queda McCartney y los que cité antes. ¡Ah! se me olvidaba: y Renacencia.

    ResponderEliminar
  3. Claro que los Bee Gees a los que me refiero son los primeros Bee Gees. Los Bee Gees de Travolta fueron ya los del disco y lo posmoderno. Te invito a descubrir esos primeros Bee Gees, descubrirás un mundo nuevo, más allá de USA, de los Beatles, de los Rolling; hasta más allá de Renacencia! Sublime y sencillo al mismo tiempo

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.