27 noviembre, 2011

¿COLONIALISMOS LINGÜÍSTICOS, INDIGENISMOS REVANCHISTAS O INEFICACIA PEDAGÓGICA? EL CASO DE LA UNIVERSIDAD DE PITTSBURG

Hace un mes aproximadamente ocurrió un caso insólito en la Universidad de Pittsburg (EEUU), concretamente en el Departamento de Lenguas y Literaturas Hispánicas. Una profesora de español presentó una denuncia ante un juzgado Federal, contra la jefa de Departamento debido a, según ella,  haber sido víctima de un acto de discriminación por utilizar en sus clases el acento español europeo en lugar de usar un estándar latinoamericano. La denuncia explica el rechazo por parte de dicho departamento a renovar el contrato de Sarah Williams en base a la postura ideológicamente intransigente de la jefa del mencionado departamento, la boliviana Elisabeth Monasterios. Según la mencionada profesora en sus pliegos de denuncia, la Sra Monasterios y parte de los profesores latinoamericanos de dicho departamento afines a esta postura; han venido criticando el uso del acento peninsular que ella utiliza normalmente por haber estudiado español en España. Utilizar dicho acento peninsular es, al parecer en dicho departamento, tomar postura por “España como tierra de opresores”.

Lo que es sorprendente (según la noticia aparecida en el periódico local The Tribune-Democrat), es que la profesora Williams ha venido recibiendo reconocimientos y premios en dicha universidad por su labor docente y la organización de programas estivales de perfeccionamiento del español en España, hasta que la Sra. Monasterios llegó al cargo de jefa de Departamento en el 2008. A partir de ahí los informes de evaluación de la profesora Williams comienzan a ser negativos, hasta el punto de apartarla de los cursos superiores que venía enseñando durante largos años por poner en duda “su eficacia pedagógica” para impartir dichos cursos; cursos que luego fueron asignados a instructores con menos cualificaciones que ella. Todo ello termina finalmente con la negativa de dicho departamento a la renovación de su contrato del 2010.

La Sra. Monasterios ha preferido guardar silencio hasta la celebración del juicio pendiente; mientra el caso ha tenido trascendencia en EEUU, incluso en España a través de una noticia del periódico El Mundo.

De acuerdo con el periódico de la Universidad de Pittsburg The Pitt News la carta de no renovación del contrato aduce a una supuesta conducta por parte de la profesora “no propiamente académica” sin que le fueran explicadas o probadas las razones de tal conducta.

Yo, recuerdo, haber sido recriminado por una tutora en una Junta de Evaluación de un instituto por usar el inglés americano y, de este modo según ella, hacer mucho más difícil la asignatura para aquel curso de peluqueras de FP. Por suerte tal recriminación solo suscitó risas entre los demás profesores, pero también recuerdo en ciertos ámbitos de profesores españoles en la Universidad de Texas en EEUU, considerar el español de España como superior al latinoamericano por ser más “puro” y más cerca del “origen” del español “verdadero”. La ignorancia sobre estos temas es tan apabullante como arrogantemente intolerante, pero también hay cuestiones de índole de política que pueden resultar insoportables. Véase, el populismo chavista o indigenista de Evo Morales.

Habrá que esperar al juicio para saber toda la verdad, pero mientras ¿qué opinan ustedes sobre este asunto u otros relacionados con este tema de las lenguas?

http://www.hispanic.pitt.edu/index.php  Este es el enlace al Departamento de Hispánicas de la Pitt University.


http://www.elmundo.es/america/2011/11/14/estados_unidos/1321292682.html?a=ae0096ddc2e9f3c03f21fada7a7e3fda&t=1321304895&numero=

10 comentarios:

  1. Buen planteamiento el suyo, señor Nesalem.
    Desafortunadamente, incidentes, prejuicios y posturas como los que los de la universidad de Pittsburgh ocurren con demasiada frecuencia en el mundo académico norteamericano. Y no sólo ocurren, como usted bien dice, en actitudes de latinoamericanos hacia españoles o hacia "peninsularistas".
    Una de las causas de esta animadversión puede estar en el carácter pueblerino (entiéndase bien lo de pueblerino, por favor) de mucha gente, en prejuicios ancestrales que tienden a ver a las personas y sus diferentes acentos como inferiores. Dentro de España, nuestra querida televisión estatal muestra una preferencia descarada por cierto o por ciertos acentos, y los prejuicios de esta índole que yo viví de niño, me confirman ese carácter cerrado, cerril, de muchos seres humanos hacia los acentos que les resultan menos conocidos.
    El mayor problema, sin embargo, es cuando sobre la tribu o el clan se impone una tendencia política e ideológica como es el caso de Pittsburgh, en cuyo seno se desarrolló una corriente marxista que dio cobijo a una serie de fobias inconfesables y a favoritismos ideológicos y regionales que abocan a situaciones como la denunciada.
    Y en cuanto crece el número de unas zonas geográficas sobre otras, nos encontramos con actitudes como las de Pittsburgh, donde se ha mezclado el pueblerismo que todos llevamos dentro con marxismos y teorías colonianistas y postcolonianistas que pueden producir situaciones de odio e injusticia como presumimos que es la denunciada.
    Todo lo cual demuestra que las actitudes de arrogancia e intolerancia, cuando se alimentan de ideologías pseudointelectuales, bien dirigidas y orquestadas, acaban en injusticias y exclusiones como la que presumiblemente se ha llevado a cabo en Pittsburgh. Y me consta, que en la universidad de la ciudad hermana de Bilbao, tal actitud se ha ido incubando y fermentando desde hace varios años.
    En mi opinión, es una señal más de la decadencia en que viven las humanidades y el mundo académico, muchos de cuyos profesionales no han olvidado la tribu, el clan y el pueblo, y los han revestido de hipocresía, prejuicios, sofismas e intolerancia.

    M.D.

    Pennsylvania (EEUU)

    ResponderEliminar
  2. La polémica creada por la boliviana Elisabeth Monasterios contra el acento peninsular del castellano de la profesora Sarah Williams me parece una riña más propia de una verdulera ignorante que de una profesora universitaria. Y la coartada "antiimperialista" que utiliza me parece ridícula al cien por cien. Este hecho demuestra que ser jefa de un departamento universitario no es incompatible con la más absoluta incultura y vulgaridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, he vivido en España los últimos 6 años y con todo respeto, he conocido su sociedad y creo que los anteriores calificativos le corresponden en su mayoría a los Españoles.

      Eliminar
  3. Este tipo de posturas abunda en un sector (palurdo) de los filólogos, lingüistas o enseñantes de lenguas. En el gremio de los lingüistas y filólogos suceden cosas que no pasan en otros gremios científicos. Mientras que entre los astrónomos es imposible que se cuele un ufólogo o un horoscopista, entre los lingüistas abundan los necios y los mentecatos, sin que el gremio haya desarrollado mecanismos de control para expulsarlos de su seno. Entre los enseñantes de inglés todavía es corriente la estúpida creencia de que el inglés americano es una "corrupción" del de Inglaterra, y que en Inglaterra se habla el inglés "puro". Entre los enseñantes de español sucede otro tanto. Más de cien años de lingüística científica no ha servido para nada: las Elisabeth Monasterios campan a sus anchas, y muchos lingüistas aplauden estas actitudes cavernícolas. ¡Si De Saussure, Jakobson, Hjelmslev y tantos otros alzaran la cabeza, se morirían del susto al ver tanto palurdo ejerciendo de pseudogramático y lingüisticastro!

    Konstantínos

    ResponderEliminar
  4. El segundo comentario: Runand

    ResponderEliminar
  5. Quiza se sorprendan muchos de que en Latioamerica se ODIA a los espanoles con pasion. Con la excepcion de Argentina, donde se nos tolera.

    Kousinsky

    ResponderEliminar
  6. No estoy de acuerdo con Yanki. Eso es una generalización gratuita. Mi experiencia con latinoamericanos de muchos países ha sido siempre positiva. Eso sí, no nos relacionábamos como "latinoamericanos" o "españoles", sino como PERSONAS.

    K. (no Kousinsky)

    ResponderEliminar
  7. Hay otro aspecto importante en esto. Si se trata de dinero público tiene que haber unos criterios serios y cintíficos a la hora de evaluar a gente que va a enseñar una lengua. Y más los que van a ser jefes de departamentos de una universidad.Es obvio que no se controla tal cosa y vale cualquiera con cualquier prejuicio y sectarismo. El daño puede ser grave, como en este caso.

    Ahora bien, esta gente con estos prejuicios y enfoques sectarios, puede si quiere poner una academia privada y enseñar como quiera y lo que quiera. ENSEÑAMOS ESPAÑOL LATINOAMERICANO (Estándar argentino/boliviano/venezolano/peruano/chileno, etc)// ENSEÑAMOS SOLO EN INGLÉS AMERICANO/IRLANDÉS/AUSTRALIANO, ETC, ETC..

    Bueno, pues así vale. Allá el cliente a la hora de escoger y evaluar.

    ResponderEliminar
  8. O si es una universidad privada, han de decir:

    "Nuestros departamento de Lenguas Hispánicas enseña en base a criterios marxistas-indigenistas-bolivarianos donde prevalecerá la variante argentino-cubana del Che. De ningún modo y bajo ninguna circuanstancia se enseñará español imperialista penínsular."

    Y ya está. No pasa nada. Luego que los estudiantes y padres elijan.

    ResponderEliminar
  9. Por alguna razón esta gente ignorante, obsesiva e insidiosa suelen ser hábiles para acaparar puestos importantes.

    El daño que hacen es grave. En España tenemos una cuota importante de gente así en muchos puestos clave. Una vez colocados, la cobardía y el amoral oportunismo de los subordinados hace el resto. Así se van formando civilizaciones y economías.

    Nada nuevo bajo el sol.

    K. (no-Kousinsky)

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.