01 agosto, 2011

TIENE QUE HABER UN MUNDO SOBRENATURAL

Ha nevado. El paisaje esta blanco. Nerva y yo nos aproximamos al templo que está a las afueras de Nulmok. Cuando miro al cielo y veo el resplandor de la ciudad al fondo siento como si hubiese un mundo perfecto en algún sitio.

Entramos en la iglesia y de repente todo está en silencio. Todos en silencio. Hay algo reverencial. Hay un silencio respetuoso presidido por una común idea de Deidad.

De repente, el pastor nos indica el himno que hemos de cantar. Es el 160. Abrimos nuestros himnarios y comenzamos a cantar. El órgano acompaña nuestras voces. Hay respeto a la vida bajo la mirada de Dios y su Hijo Jesucristo.

Luego es la lectura del pasaje de la Biblia. Las palabras suenan con tersa y placentera cadencia. Palabra de Dios. Nerva y yo repetimos las palabras del presbítero. Palabra de Dios.

Hay un mundo ideal tras esta realidad plagada de nostalgias. Aspiramos a una perfección. Creemos que ha de haber justicia y orden y armonía y cordura en alguna parte. Amor en alguna parte.

Pienso que esta reverencia religiosa en una iglesia protestante es lo poco que nos queda de comunidad, de refugio sagrado; de reverencia por el misterio de la vida. Dios es necesario. Sin Dios no puede haber reverencia por el misterio de la vida, por las nostalgias que nos invaden.

Ha de haber un mundo perfecto en algún sitio. Y en ese mundo está Dios. Ha de haber un Libro Sagrado que nos fuerce a pensar en la posibilidad de ese mundo.

Quizás todo sea un sueño irracional. Quizás no hay nada que se pueda demostrar; pero hoy hemos podido entrar de nuevo en el templo y disfrutar de ese silencio, de esos himnos cantados en asamblea o congregación. De esa oración dirigida a un Ser Superior que imaginamos Justo, Benevolente, etc.

Afuera hacía frío y estaba todo nevado. Nerva y yo nos dirigimos a casa después de haber saludado a nuestros hermanos en la fe, con sus defectos, con sus problemas; pero hermanos en una fe trascendente, sobrenatural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.