08 agosto, 2011

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN EL ISRAEL ACTUAL? (No la de los profetas)

Mi amigo Marius de Tel Aviv me envía puntual información sobre lo que allí está pasando con el movimiento ciudadano, equivalente, aunque no comparable, a los 15M de aquí. La situación en Israel requiere otro tipo de análisis al español. Hay que tener en cuenta que el paro en israel, por ejemplo, es del 5-6% en comparación con el 20% español.

Amigo Marius:

Leo lo que me mandas. Algo está pasando y cuesta saber digerirlo de alguna manera. Habría de abandonar por un tiempo mi lectura pausada, reflexionada y mucho más madura, de la Biblia, sobre todo la Tanak o Antiguo Testamento. Mi Jerusalén ahora mismo pertenece más a los tiempos de Isaías, Jeremías, etc…(o sea: la que quieren desenterrar los arqueólogos en Silwan o Ciudad David). Curiosamente tú me confrontas con la Jerusalén actual, presente: el judaísmo moderno (incluidos los ultraortodoxos, que no dejan de ser también un fenómeno moderno), el Estado de Israel, los palestinos, los árabes. Come back to the present, amigo Nesalem!!! OK, Ok, I’ll try.

Está todo complicado. Por un lado la economía real y por otro el proceso de paz con los palestinos. Por un lado la necesaria preocupación por la seguridad de Israel y por otro la economía real que ha dejado de distribuir y cubrir, de forma equilibrada, aquello que los ciudadanos más necesitan: vivienda, alimentos, educación, trabajo, etc.. Por un lado la liberalización de la economía, pero por otra el Estado sigue sangrando indirectamente a los ciudadanos para mantener un abultado presupuesto militar, etc.. Por un lado una población judía-israelí que ve como una amenaza el posible entendimiento con los palestinos y el posible reconocimiento de un Estado propio con capital en el Este de Jerusalén; y, por otro, una ciudadanía israelí que cree que los tiempos ya son otros, que el mundo está cambiando y que ese cambio está afectando a los países árabes que rodean Israel y no precisamente de la forma que muchos esperaban; o sea: fanatismo integrista, fobia anti-judía o anti-israelí, etc. Podría ser todo lo contrario. Por otra parte hay una población palestina (y árabe) más dispuesta a negociar con Israel un futuro de mutuo reconocimiento, de una economía más interdependiente; de dos estados, pero dos estados más voluntariosos para convivir mejor, etc..

Es una situación, la presente, confusa; pero también preñada de posibilidades de futuro. Es irreal mantener un Israel con 40% de población árabe-musulmana, con unos millones de palestinos en unos territorios ocupados semi-independientes; con una población ultraortodoxa cada vez más creciente que no paga impuestos y que además está excluida del servicio militar. Con enemigos como Hezbolá, brazo armado de Irán en Líbano, etc.

La demografía trabaja en contra del modelo sionista clásico de años pasados.

Todo apunta a que hay que arriesgarse a caminar hacia el futuro, pero sin bajar la guardia. Una cosa que me parece importante es que muchos palestinos o árabes han sido influenciados por el “modo de ser israelí”, su eficacia económica, su empeño en prosperar a base de trabajo bien hecho, investigar, mantener una democracia en medio de los peligros y tentaciones totalitarias que la guerra podría imponer, etc. Creo que estos árabes y árabes-palestinos tienen ya otra predisposición diferente a sus parientes de Arabia Saudí, de Irak, de Jordania, Siria, etc. Creo que para ellos Israel es un sentir muy ambivalente: la combaten, pero la admiran al mismo tiempo. Los árabes recelan como ciudadanos israelíes, pero al mismo tiempo saben que mejor vivir en Israel que no en Jordania, por ejemplo. Quizás este sentir ayude mucho a crear un futuro de mayor entendimiento, de trabajar en conjunto en proyectos económicos y de investigación y así contribuir a una zona del Oriente Medio con un nivel de vida decente y aceptable.

Quizás sea optimista. Pero hay cambios que ya se están produciendo y no se puede replegar uno en su rígida ideología.
Aunque por otro lado me cuesta pensar que quizás la sociedad israelí se está empezando a cansar de vivir en un estado permanente de movilización. Quizás estemos viendo los principios de un desgaste social, de una presión insostenible; de un comienzo de “des-judaización” de Israel con vistas a una arriesgada apertura hacia los árabes y palestinos.

Un abrazo,

Nesalem

2 comentarios:

  1. Nesalem:

    Dos cosas interesantes, sobre las protestas:

    - en la calle (en Tel Aviv) se esta oyendo el refran "Tahrir no es solamente en Cahir" (Cahir es el nobre hebreo de El Cairo)
    - en la manifestacion, uno de los que hablaron fue un rabino ortodoxo perteneciente a una corriente modernista, que declamo que "no queieremos destruir el tercer templo (el estado de Israel), sino que construirlo bien y no contribuir otra vez a su destruccion. Como sabras, estamos hoy en el dia de ayuno Tisha Be Av http://es.wikipedia.org/wiki/Tisha_b%27Av, que es el dia cuando fueron destruido los dos templos, ademas hay otro desastres que ocurrieron al pueblo judio en esta fecha fatidica del calendario judio).
    Su declamacion esta bienvenida al ser dicha en publico por un rabino respectado, tanto por la parabola del estado judio como tercer templo como actuacion de los que protestan con la comparacion con desctruccion de los templos causada en la interpretacion de los sabios por el nivel de odio reciproco / falta de respecto de respecto de uno para el otro (hay una expresion que caracteriza estas situaciones = odio gratuito, todo el contarrio del amor gratuito).

    Por otra parte, una pequena observacion sobre el texto:nos es que los ultrareligiosos no paguen impuestos, sino que la mayoria de los utra-religiosos (hombres) estudian en escuelals especiales, no trabajan y ademas reciben dinero del estado pra estudiar, mientras que los estudiantes tienen que pagar, tienes aqui http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-will-never-be-like-sweden-1.377717 un articulo interesante, con cifras que pueden anadir al conocimiento del problema.

    Un saludo,

    Marius (Tel Aviv)

    ResponderEliminar
  2. No he estado nunca en Israel, ni conozco de primera mano su situación interna. Pero me he interesado siempre por su historia y por las razones del conflicto con los árabes. Y veo con simpatía a Israel y su lucha por la existencia y por su normalidad como estado en un contexto tan hostil. Desde mi posición de simpatizante con la causa de Israel, únicamente diría que estaría bastante de acuerdo con el párrafo final del escrito del Sr. Nesalem. Creo que debe haber un cansancio de la tensión y la movilización permanente, que la gente empieza a querer vivir como el resto de los occidentales, con prioridad a otras cosas que puede parecer que están en un plano secundario... De todos modos, ellos, los israelies, son los primeros que saben lo que les conviene. Buena suerte y viva Israel!

    Runand

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.