24 agosto, 2011

SEMPER REFORMANDA

El calvinismo nos lleva a un espíritu iconoclasta radical. Semper reformanda. Fuimos progres hasta que nos dimos cuenta que las ideas progres empezaban a entumecerse y convertirse en conceptos caducos, agotados; simples clichés. Nos quedamos con lo bueno que aun nos podía ofrecer el progresismo y nos fuimos con la manta y la mochila a otros territorios. Exploramos los paisajes que habíamos rechazado cuando éramos progres y nos metimos a leer intelectuales conservadores, liberales, o esa gente que no está en territorios definidos. Pero también empezamos a ver que muchos de estos paisajes actúan como barreras que impiden el libre tránsito del nómada en busca de sus fuentes de agua y pastos jugosos. Entonces había que seguir y seguir. 

Nos dimos cuenta que nuestro calvinismo había de evitar toda idolatría y mediación que no fuera el Dios Viviente que se manifiesta en toda sinceridad de pensamiento, razón e imaginación. No era cosa de encerrase en una iglesia y mirar las paredes desnudas y el sermón del pastor con lectura bíblica incluida. Podría llegar a ser otra modalidad de idolatría aparentemente iconoclasta. Era menester romper con toda barrera, con toda presa que emponzoña las aguas libres del pensamiento y la acción. Iconoclastas. Semper reformanda. Siempre guiados por ese espíritu de sinceridad que rompe cadenas, que hace pensar aun a costa de perder amigos, de ser etiquetado, de ser excluido por unos y por otros.

Mucho cristianismo es otra versión de una nueva idolatría. Un pretexto para no pensar y refugiarse en el santuario. Pero la interpretación bíblica es inagotable; el Libro está siempre abierto a nuevas y nuevas interpretaciones. Hasta que no quede ninguna estatua que adorar, ninguna imagen fija ante la cual arrodillarse. Solo el Dios Viviente a través de una Historia en constante curso hacia un lejano reino mesiánico allá cerca de las montañas sin nombre preciso después de cruzar el desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.