19 marzo, 2013

EL PAPA ME INTERESA TANTO COMO RUBALCABA

El Papa no me produce más interés que el que me produce Rubalcaba; o sea, mínimo. No logro que me interese la Iglesia Católica mas allá de lo que le interesa a cualquier persona normal de la calle a través de las noticias. No tengo buenos recuerdos de la Iglesia Católica cuando me afectaba directamente en la época franquista. Asocio catolicismo con beatería hipócrita y represiva. Con curas sádicos que daban hostias a diestro y siniestro. Con catecismos soporíferos que había que memorizar. Con imágenes tétricas de santos sangrantes, cristos torturados sobre cruces oscuras; estatuas de vírgenes bobaliconas. La Iglesia Católica me enseñó el lado triste y tétrico de la vida; la morbosidad ante la muerte, la enfermedad y el sexo.

Y la foto de Pío XII presidía los colegios por donde pasé. Luego fue Juan XIII, pero no me dio tiempo a disfrutar del Concilio Vaticano II, pues la apertura progresista de la iglesia no se hacía notar en aquel colegio donde las hostias y los palos restallaban a placer cuando se nos olvidaba una frase o palabra de catecismo. Luego, sí es verdad que ya conocí más tarde otro tipo de cura, otro estilo más progre de ser católico, monjas majas, la JOC, etc. Pero el grueso de mi forzada y obligatoria educación católica fue la que menciono. En cuanto me pude liberar de los curas y la Iglesia canté victoria.

Otra cosa eran los evangelios y la Biblia. Pero para mí eso era un mundo que sabía desligar de la Iglesia Católica. Era un mundo del que se había apropiado, pero no le pertenecía. La Biblia no le pertenecía. Ese era otro mundo que yo podía explorar con entera libertad y sin la indeseable tutela de la Iglesia Católica.

11 comentarios:

  1. A Paco I los católicos dicen que lo ha elegido una paloma, a Rubalcaba casi lo echa abajo un faisán. Todo es cuestión de pájaros.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que a pesar de todo eso que usted refiere hay un remanebte de cristianos en la I. C. que dejando de lado todo eso, encuantran a Cristo y su Palabra. De todas formas, para mi el catolicismo patrio me ha parecido siempre un tanto débil al impedir otras formas de creer con el fin de autoprotegerse.No digamos de cómo algunos compatriotas,al menos en mi entorno, se sirven de su catolicismo, fingido o real, Dios lo sabe, para medrar en determinados circuitos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué tiene que ver Cristo (una figur mitológica del helenismo del siglo I) con el Dios Creador? Todo el mundo sabe que el verdadero creador es Amón Ra, y que la encarnación de Amón Ra en la Tierra es Faraón, el Poderoso, cuya divinidad se perpetúa a través de su Dinastía, y renace con cada una de las Dinastías. Todas las demás religiones son falsas, incluída la apropiación de la figura de Faraón que hace el cristianismo del siglo I. Dios no es humildad ni pobreza, sino la manifestación del poder y la riqueza al través de Faraón. ¡Cuánta incultura, estas gentes del siglo XXI!

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  4. Si hubiera suficientes afectividades anímicas en torno a la figura de Amón Ra, sería posible resucitarle y darle poder. Entonces mucha gente podría empezar a considerar a un faraón que se declarara como tal como El Faraón encarnado y así tendríamos una vuelta de una religión amante del poder, la riqueza, el orgullo, el imperio. Es todo proponérselo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, se podría acabar con el paro haciéndonos a todos esclavos para construir pirámides...

    ResponderEliminar
  6. Quienes construían las pirámides de Egipto no eran esclavos, eran trabajadores asalariados. Es un error muy común.

    Konstantínos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, sí; eran asalariados libres y afiliados a sindicatos y con derechos sociales y seguridad social y jubilación a los 60. Además, después de un par de huelgas generales se les rebajó la jornada laboral a 4 horas diarias y con 2 meses de vacaciones al año. El Faraón estaba realmente acojonado con el poder de clase de sus asalariados.

    ResponderEliminar
  8. También a nosotros nos dicen que somos trabajadores asalariados, y luego en realidad somos...
    Y yo he comentado que nos podrían hacer esclavos para hacer pirámides, no que fueran esclavos los que hacían pirámides. Las condiciones laborales van retrocediendo poco a poco.

    ResponderEliminar
  9. Una iglesia que fuerza a sus curas a ser célibes es una iglesia cruel, inhumana, hipócrita, antinatural y anticristiana. No me convence el hecho de que ahora los curas tengan "compañeras" que puedan presentar entre amigos. Antes eran las barraganas, las criadas, las sobrinas, etc..; pero eso era pura hipocresía, pura inmundicia moral por el contexto de perversión de celibato obligatorio en que se producía.

    Sólo por eso la Iglesia católica merece ser condenada abiertamente. Lo digo con toda sinceridad.

    ResponderEliminar
  10. Ya sin hablar de la pederastia o de la homosexualidad encubierta. Todo podredumbre e hipocresía. Desde esa postura "celibatal" la iglesia católica pierde toda autoridad moral ante la sociedad. Si este Papa no cambia las cosas y elimina esa aberración, para mí seguirá siendo como los demás: indiferencia.

    ResponderEliminar
  11. Los trabajadores de las pirámides estaban afiliados a dos sindicatos principales: la Unión de Obreros Piramidales (U.O.P.) y el Sindicato Egipcio del Bajo Nilo (S.E.B.N.). Fue famosa la llamada "huelga de los jeroglíficos rotos", en marzo del 2.715 antes de Cristo.

    No hay como bucear en la Historia.

    Konstantínos

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.