02 diciembre, 2012

EL ALMA BUENA E INOCENTE COMO AGENTE REVOLUCIONARIO


REGASURO.- Amiga Nagkalati, acabo de leer un libro de Antonio Negri donde habla de “las multitudes” como agente de resistencias y cambios sociales y políticos en este mundo post-post-moderno. “Las multitudes” serían algo así como una redefinición del “sujeto revolucionario” de la izquierda tradicional que exigía una toma de conciencia, una militancia, una definición e identidad como tal sujeto en externalidad con el sistema capitalista. En cambio “las multitudes” son subjetividades que se forman de forma inmanente en los modos de producción de conocimiento, de distribución telemáticos-informáticos, etc.. El pensamiento de izquierdas busca desesperadamente una alternativa teórica que dé sentido a su labor de transformación social. Negri habla también de “lo común” como el nuevo territorio que se está abriendo en política que rompe con los partidos, los sindicatos o sino rompe los atraviesa y la resistencia toma la calle, los conocimientos son para todos, etc, etc….

NAGKALATI.- Pues yo creo que la cosa es mucho más fácil de lo que teoriza Negri. El agente de resistencia o agente revolucionario que todos debemos de tener en cuenta es el alma buena e inocente. Es ese el referente más absoluto que se puede echar en cara a todo: el Capitalismo, el Socialismo, la Historia, la Ciencia, la Religión, la Filosofía, el Mundo, el Universo. Todo. Gayatri Spivak teorizaba sobre el sujeto más revolucionario de la historia y ese sujeto habría de ser la mujer campesina de los países pobres, por ser el sujeto más oprimido, explotado, vapuleado; y sobre el que recaen las violencias de todo tipo: económicas, machistas, etc. Pero yo digo que habría que ir otro paso más allá: el sujeto más vapuleado, odiado, ninguneado, explotado es el alma buena e inocente. Habita en todo el mundo y en todo el mundo se busca su apropiación vampírica.

REGASURO.-Pero eso es una construcción idealista; el mundo es lo que es y hay que buscar sujetos reales basados en una realidad política-material con la que se pueda trabajar.

NAGKALATI.- De eso nada, Regasuro; el alma buena e inocente es un sujeto latente y potente siempre-ya apropiado, subordinado, explotado, oprimido. El alma buena e inocente sufre una persistente y presente vampirización por parte de todos, incluidas las “multitudes” de Negri y la mujer-campesina-pobre de Gayatri Spivak. ¿Quieres un supersujeto revolucionario?, pues ahí lo tienes.

REGASURO.- Pero eso significaría la negación de toda posibilidad de liberación política y social. Esa inocencia del alma buena nunca encontraría soporte material.

NAGKALATI.- Exactamente, eso significaría la máxima negación que puedes oponer a todo lo existente. Es el espejo más absolutamente radical que puedes oponer al mismísimo universo. Una denuncia perfecta contra todo lo existente porque el hecho de ya existir significa ya ser explotado, engañado, vampirizado, invadido, etc…Y el alma buena e inocente cuando aparece en forma de niño, o de buena persona que se encarna por un momento en ese vecino; por un instante en tu amigo o amiga; tu mujer o tu hombre, etc, etc.; pues ese es el sujeto revolucionario más insidioso y odiado por todos los sistemas de poder: objetivos y subjetivos. Olvídate de Negri y de Terry Eagleton o de Gayatri Spivak o de Deleuze, o de Foucault, etc.. Refléjate en el alma buena e inocente y serás libre, absolutamente libre. Aunque sea por un segundo o diezmilésima de segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.