29 septiembre, 2012

UNA CONCATENACIÓN DE HECHOS


La concatenación de hechos que ha dado lugar a este instante es infinita. Podemos indagar, analizar, ir más allá en el tiempo; pero entonces comenzaríamos a escribir una narrativa interminable. Nos perderíamos en más y más concatenaciones de hechos. Millones y millones. Infinito. Absurdo. Cualquier momento de la vida empieza y acaba en un absurdo. Y sin embargo todo parece exigir sentido. Tengo hambre y he de comer. Estoy cansado y he de descansar.

Era angustioso ver ese video. Fue una experiencia horrorosa. En una habitación pequeña donde había un radiador blanco como los que hay en mi casa estaban seis hombres tirados en el suelo y amontonados. Estaban ensangrentados. Unos soldados sirios les daban patadas en la cabeza, en todo el cuerpo. Gritaban: “¡En la cabeza, golpearles en la cabeza! ¡Son animales!” Aquellos hombres gemían de dolor. Se apretaban unos contra otros. Los soldados golpeaban sin cesar con sus botas. Horribles y pesadas botas. Sus uniformes verde oliva estaban limpios. Llevaban un chaleco antibalas. El radiador se manchaba de sangre. Una boca se veía distorsionada y con dientes fuera. Le salía la sangre a borbotones. Y seguían vivos envueltos en un amasijo de sangre. Uno permanecía de rodillas apoyado a la pared como rezando mientras le caían los golpes. Luego un soldado sacó un látigo y comenzó a dar latigazos sin parar. Hubo un silencio. Luego fueron los disparos.

Y luego el silencio eterno.

1 comentario:

  1. Esta es la potencialidad destructiva a que se puede llegar. Esta crueldad y sadismo que tortura y se regocija en ello. Podemos decir que eso ocurre en "esos" países, pero nadie está libre de llegar a estos grados de destrucción y sadismo. Es una posibilidad humana. Es ese posible desplazamiento al polo espectral más siniestro y cruel de nuestra misma naturaleza.

    Hitler, Serbia, España (guerra civil), Rusia, etc, etc... Pero ocurre en las relaciones humanas a cada momento y en muchas otras modalidades: la peor de ellas la crueladad psicológica indetectable que describe la Sra. Hirigoyen y otros.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.