06 julio, 2012

LA GEOGRAFÍA DEL ALMA DEL REVERENDO MAXCLORT

Llegamos a la cabaña del viejo Reverendo Maxclort. Estaba situada a las afueras de Lowartown, entrando ya en el mero desierto. Decían que el Reverendo había dado vueltas a sus interpretaciones cristianas, de tal manera que se hizo sabio (o loco decían los más malvados) y supo descifrar lo que otros reverendos jamás podrían llegar a descifrar con sus viejas biblias y sus himnos. El Reverendo Maxclort nos hizo sentar y comenzó a hablar.

“Es fácil viajar a través de la geografía del alma. Lo primero que hay que hacer es recordar aquellos lugares que fueron sus domicilios u hogares por un tiempo lo suficientemente largo como para crear vínculos y afectos. Luego, se van situando ustedes en el centro del primer domicilio que escojan. No importa el orden cronológico, el orden temporal de sus vidas; importa el espacio, la geografía que van a recorrer. Una vez en el centro imaginario de ese hogar, vivienda, etc., entonces comienzan a trazar un círculo imaginario que abarque todo el hogar y sus contornos. Ustedes quedarán en el centro del círculo. Y ahora comienzan a trazar líneas angulares a partir del centro imaginario y dejándolas que se extiendan lo más lejos posible. Pueden orientar la primera hacia cualquier punto cardinal. Luego vayan rotando hasta completar el círculo. Poco a poco y dejando que la mente y la imaginación vayan recreando los paisajes, transformando los recuerdos en pura acción imaginativa; recreándolos más que recordándolos.”

“Sigan en esa dirección y vayan recreando la calle X o el prado Z o el edificio Y; sigan y sigan; quizás sea la tienda donde vieron por primera vez a B, o el bosquecillo donde jugaban; o aquella zona donde vieron aquella escena tan terrible. Sigan, no paren de imaginar o recrear, no importa el tiempo. Ustedes están inmersos en paisajes, en una geografía: espacio, superficies a explorar, a recrear. Sigan avanzando en la línea: los paisajes y escenas irán apareciendo en un mismo plano que se va extendiendo. Sin prisa. No hay tiempo que les impaciente. Y si agotan esa línea, pasen a la siguiente avanzando unos grados angulares más en dirección a las agujas del reloj. Ahí tienen otra ruta y lo mismo.”

“Una vez agotado un domicilio u hogar, pasen a otro. Quizás su residencia de estudiantes, su casa en esa región o país extranjero. O quizás la casa de aquella abuela; o, aquella fábrica donde ustedes pasaron tantas y tantas horas. Hagan lo mismo. Tracen el círculo y luego las líneas angulares. Verán cuánto puede dar de sí una línea angular proyectada o alargada hasta donde la mente la haga llevar. Verá cómo descubren increíbles dimensiones en su vida que quedaron sin explorar; paisajes que quedaron sin ver pero que ustedes quedaron con las ganas de seguir avanzando, explorando, aventurando. Se darán cuenta que ustedes son todo paisajes infinitos de experiencias a recrear, a despertar, a resucitar. Es increíble lo que se puede descubrir. Verán las combinaciones que han de salir. Los encuentros, las sorpresas.”

“Ahora váyanse tranquilos. Sosiéguense. No han venido aquí en vano.”

Nos fuimos hacia el pueblo, no muy lejos de allí. El cielo ahora brillaba con el inmenso fulgor de incalculables estrellas todas lejanas en el espacio, en ese mismo espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.