08 julio, 2012

¡OIGA! DEVUÉLVANOS NUESTROS ESPACIOS GEOGRÁFICOS

Hemos estado mirando el planeta desde Google Earth. Nos demarcan las fronteras de los países. Son las fronteras políticas. Son los límites de las jurisdicciones estatales. Los Estados-Nación. Quizás los límites lingüísticos y culturales. No siempre es así. No siempre coinciden los límites lingüísticos y étnicos-culturales con las fronteras políticas. Estas últimas fronteras son más difusas; son más difíciles de circunscribir; se han diseminado en épocas pretéritas dentro de los flujos migratorios y se han establecido en espacios geográficos devenidos más tarde en territorios; luego reinos o parte de un reino de un modo a veces vago e indefinido. Cuando surge el estado moderno este constituye se territorio político, su jurisdicción. Los estados luchan para hacer coincidir las fronteras políticas con las lingüísticas-culturales. Quieren erradicar en lo posible lo que les resulta un incordio territorial. Las fronteras políticas estatales conllevan una redefinición del espacio geográfico. El espacio geográfico se convierte en territorio tanto excluyente como incluyente. Espacio positivo o negativo. Territorio español. Territorio francés. Territorio apache. Territorio jordano. Territorio palestino. Y bajo ese nuevo concepto de territorio se produce la conciencia nacional, cultural, política, económica; ecológica, lingüística, regional, etc.

Desde siempre fue el espacio geográfico. Un plano de flujos y reflujos, procesos de territorialización y desterritorialización para luego volver a territorializarse o reterritorializarse bajo instancias políticas diversas de reinos, imperios, hordas nómadas que irrumpen, deshacen y luego se rehace o recompone en poderes siempre más o menos centralizadores. Centros gravitatorios. Líneas de fuga. Delimitaciones a veces muy ambiguas, muy indeterminadas. Las fronteras que ahora vemos mirando Google Earth pretenden ser definitivas. Es un mundo aparentemente completado, comunicado, interrelacionado, conectado. Quedan flecos. Quedan zonas de inasimilación y de incordio según el punto de vista desde donde se mire.

La territorialización abarca nuestras conciencias. Delimita los espacios geográficos de nuestras mentes o conciencias y nos reflejamos en sus representaciones; quizás nos producimos a nosotros mismos a través de esas representaciones culturales, lingüísticas, nacionales, regionales, estatales, jurídicas o incluso “étnicas”, tribales, religiosas, etc. Pero el espacio geográfico de nuestras conciencias puede devenir paisaje, espacio descolonizado, territorio indio comanche, tundra, selva, océano; nos podríamos desterritorializar para luego reterritorializarnos a nuestro modo, poniendo entre paréntesis las fronteras, negociando las fronteras de tal manera que el mundo se extienda en un solo espacio geográfico indefinido, infinito, abierto…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.