26 julio, 2012

CUIADADO CON LOS FALSOS PROFETAS PORQUE OS LLEVARÁN A TODA CLASE DE MENTIRA

A veces nos envían amigos cartoons chistes políticos, soflamas o análisis sobre la situación político-económica en clave antisistema. No solo antisistema de izquierdas, sino también de derechas. Tienen todas ellas en común una cosa: el odio y rechazo de la democracia capitalista tal como la conocemos. Ellos hacen culpable al sistema democrático de la crisis, de la estructura de explotación que nos domina con saña, de la ausencia de justicia, moral, patriotismo, etc. Y, en consecuencia, muchos de ellos abogan por otra cosa. Esa otra cosa es lo que nos pone los pelos de punta. ¿Qué cosa puede sustituir a la democracia parlamentaria-constitucional-capitalista?

He ahí la madre del cordero.

¿Nacional-catolicismo (bis)?, ¿comunismo? (bis), ¿comunas de acción socialista o Estado fuerte con implacable destino universal?, ¿anarquismo sin Estado? ¿Un sistema basado en la espontaneidad humana libre y bondadosa que haría posible un mundo ideal? O por lo contrario: ¿un Estado absoluto de tipo estalinista-mussoliniano-franquista? ¿Una socialdemocracia ideal de justo reparto y derechos infinitos a todo lo que nos plazca?

Nos aterran todas estas soluciones. Puede que haya otras y se me pasan. Pero hay algo en todas estas soluciones que es peligroso. Se trata de pensar que el ser humano ha de responder a un patrón totalmente idealizado de su esencia o naturaleza. Se cree que podemos llegar a ser buenos si poseemos las ideas correctas y las aplicamos como absolutos en forma de sistema político o económico o Nueva Era o Nueva Historia. O lo que se quiera. Ese es el gran fallo de todas estas ideologías que ahora vuelven a aprovecharse del río revuelto de la crisis.

El fallo es que el hombre no es bueno por definición ni absolutamente malo. El hombre es un ser que se mueve en un espectro de posibilidades nunca constantes y siempre imprevisibles. Quien creíamos era un pozo de bondad resulta que cuanto más lo conocemos nos resulta un pozo de mentiras e hipocresía. Quien creíamos un pozo de maldad resulta que si lo miramos más de cerca no lo es tanto. Quien creíamos normal resulta que apenas duerme por las noches apesadumbrado por sus obsesiones. Quien creíamos inestable y chiribita, puede que sea un ser feliz y fuertemente dotado para la vida en todas sus facetas, etc.. Quienes lo creíamos honrado a carta cabal, resulta que robaba a manos llenas y engañaba, etc..

Obviamente con este ser humano no podemos crear ninguna utopía. Por eso las utopías acaban degenerando en despotismos, dictaduras asesinas o asfixiantemente burocratizadas. Desconfiemos de aquel que nos promete el socialismo revolucionario, de aquel que nos quiere devolver a las glorias imperiales españolas en forma de neo-franquismo; de todo aquello que reclama para sí verdad absoluta, objetiva, científica respecto al ser humano. Mucha de esta gente tiene otras cartas que esconde: su propia ambición política o profundo resentimiento, que de llegar a cuajar, no dejaría títere con cabeza para implantar su utopía.

Es por ello que pensamos que lo mejor que ha desarrollado occidente como sistema político es la democracia liberal-capitalista-parlamentaria. Es la única que da juego y conjuga las múltiples variedades de la especie humana. Hasta nuestro calvinismo radical se encuentra a gusto en sus libertades civiles. Nuestra ética judeo-cristiana protestante sigue siendo absoluto referente, pero nuestras expectativas son humildes. No esperamos cambiar más que lo poco que podamos cambiar en el presente. Mañana, ¿quien sabe?

5 comentarios:

  1. Y una de esas peligrosas ideologías es, sin duda, el Islam. Una ideología totalitaria, teocrática y opresora que, curiosamente, se ha extendido mucho por Europa estos últimos años. Hay millones de ciudadanos europeos que la profesan. Francia, España, Alemania, Gran Bretaña, Suecia, Noruega, Italia... cuentan por millones los adeptos al Islam, ante la indiferencia, cuando no la complacencia, generales.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  2. Pero ahí está el quid de la cuestión liberal. En una democracia constitucional existe libertad de religión y libertad de expresión. Mientras los musulmanes se atengan a la ley del país, pues son ciudadanos de ese país con todos sus derechos. La religión que profesen es cosa de ellos, es su elección. Otra cosa son las conductas ilegales. Si un ciudadano del país X europeo quiere ser polígamo pues no puede paracticarlo como algo legal y exigir derechos en función de su poligamia. Si un ayuntamiento quiere segregar piscinas o playas pues no se le permite.

    Pero ellos si lo pueden hacer como organizaciones cívicas o clubs sociales. Podrían fundar un club deportivo-social donde hubiere piscinas segregadas. Podrían líbremente fundar escuelas coránicas, etc. No habría nada que lo prohibiera, ya que siendo privado se pueden adoptar estatutos privados como práctica cultural, etc..

    He ahí el dilema que dejo abierto.

    ResponderEliminar
  3. Comentaba yo hace poco en un diario, Sr. Nesalem, el tema de Síria, y de las revoluciones de la llamada "primavera árabe". Decía yo como conclusión al comentario que los pueblos árabes no se podrán liberar nunca del todo mientras permanezca su principal opresión, que no es otra que la OPRESIÓN RELIGIOSA. Una opresión llevada a cabo por una banda de déspotas "letrados" que, en cada país árabe, controlan los textos sagrados y su interpretación. Una interpretación siempre restrictiva, opresora y absolutista.

    Pues bien, supongo que en los países democràticos, se podría conseguir que esta banda de déspotas detentadores del poder sobre los textos, no tenga un poder tan absoluto. Porque aquí, en Occidente, la crítica de los textos y de las religiones es libre, o debería serlo. Mientras nos mantengamos dentro de la democracia liberal, debe ser posible ejercer libremente esta crítica, con lo que el poder de los imanes no sería ya tan absoluto como en los países musulmanes, donde toda política y toda legislación está subordinada por fuerza a la sharia. Con lo cual, podemos suponer que la ideología islámica no tendría ya la fuerza férrea necesaria para tomar el poder.

    Lo malo es cuando la crítica libre y seria a los imanes, los textos y la religión islámica se interpreta, como se hace ya en ciertos países occidentales, como "islamofobia" o "racismo", como un ataque a unos ciudadanos por el hecho de profesar tal religión. Es decir, cuando la legislación de los países occidentales actúa como brazo violento del Islam para reprimir toda crítica y todo ataque al poder absoluto de los imanes. Y peor todavía, cuando los imanes ejercen la violencia y el asesinato contra los ciudadanos que osan ejercer su libertad de crítica, como fue el caso de Theo Van Gogh. Actos como ese siembran el terror entre los ciudadanos, que se ven forzados a un "respeto" absoluto a la ideología islàmica.

    En ese caso, ya no estaríamos hablando de un régimen liberal democrático, sino de un régimen secuestrado por la ideología fascista de los imanes. Entonces, la lucha tendría que ser por la recuperación de la libertad de pensamiento, de expresión y de crítica. Y creo que en eso destamos.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, la crítica ha de ser libre, tal como se hace también con otros textos. Ejem, la Biblia. Utilizar la coartada de la islamofobia para impedir esta crítica es un ataque frontal a los valores democráticos-constitucionales. Una cosa es el racismo o el prejuicio cultural y otra es la crítica razonable, científica, etc. También el prejucio cultural que provenga del campo musulmán contra los valores de Occidente (mujeres-putas, costubres abominables, falsedad del cristianismo, etc) habría de ser considerado como ofensa punible llegado a ese grado de corrección política.

    Sí. es cierto. En Europa se dan todos los casos: el racismo, la corrección política que siempre ve la víctima en "el otro", el prejuicio justificado o injustificado dependiendo de la ideología, Etc.

    La cosa es clara: libertad de expresión sin mirar color, raza, preferencia sexual, religión, etc.

    ResponderEliminar
  5. Por otro lado, habrá que estar atentos a las propuestas de los "falsos profetas" procedentes del movimiento 15M. Van a vendernos la salvación revolucionaria de siempre en medio de un caldo ideológico que se limita a proclamar la bondad y el acierto absoluto de los ciudadanos indignados, simplemente por el hecho de estar indignados.

    No olvidemos que la antipolítica siempre ha sido el campo de cultivo del fascismo o del comunismo. Nada nuevo nos pueden ofrecer los apóstoles del 15M, salvo esos dos horrores ya vividos en el siglo XX, y cuya memoria històrica serà muy conveniente de conservar.

    Cuetu

    Cuetu

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.