15 julio, 2012

ES MUCHO MÁS FÁCIL DE LO QUE CREEMOS

La moral o la ideología se demuestran en la práctica. ¿De qué nos sirve predicar el estado de bienestar como panacea si luego somos incapaces de crear una economía que genere la riqueza necesaria para mantener ese estado de bienestar? ¿De qué nos sirve criticar el capitalismo si luego no somos capaces de generar otra alternativa que no sea prontamente asimilada por el mismo sistema que se critica? ¿Por qué nos empeñamos en creer que el mal es algo profundamente histórico y social, cuando con solo mirarnos a nosotros mismos con lucidez y honradez ya descubrimos la raíz y causa de aquello que lo hace posible? ¿Por qué entonces proyectar las liberaciones y redenciones a niveles de conceptos universales o estructuras profundas impersonales (socioeconómicas, históricas, globales, etc), cuando el problema lo tenemos delante de nuestras propias narices en la esfera personal, de vecindad, de localidad; en forma de carne y hueso?

La historia es un devenir de infinitas constelaciones de causa y efecto. El mundo cambia de formas inesperadas y no precisamente en las direcciones que anhelamos. Este universo en que vivimos rechaza los modelos permanentes, las fijaciones conceptuales, las ilusiones banales. Todo se transforma en un incomprensible devenir. Por eso, y; precisamente por eso, la mejor forma de situarnos en este planeta sea la de mantener una ética basada en principios morales de mínima decencia: no matarás con premeditación y alevosía, no robarás, no engañarás, respetarás la dignidad de tu prójimo como la tuya misma, etc. Mantenerla como un absoluto que líbremente oponemos a la contingencia de la vida. Es bien fácil y no requiere tortuosas teorizaciones metafísicas o proyecciones paranoico-universales. Se trata de afirmarse con valor y valentía en tales principios, diciendo NO a quien trata de explotarnos, manipularnos, engañarnos, oprimirnos, etc. Empezando por uno mismo, y; al mismo tiempo, en ese ámbito de carne y hueso en el que a diario nos movemos.

Con eso ya tenemos bastante.

2 comentarios:

  1. Efectivamente, Sr. Nesalem, ¡qué fácil es! ¡Pero si es facilísimo!

    Cuetu

    ResponderEliminar
  2. Pues, créame que es así de fácil Sr. Cuetu. No se rompa usted la cabeza con torturas masoquistas mentales a la hora de crear su propia ética. Básela en estos principios absolutos y sea intransigente con ellos en su aplicación. Verá que surgirá en usted una autoestima poderosa y creativa. Creará usted un espacio de libertad personal de una integridad a prueba de bomba fétida. Además es una ética abierta al mismo tiempo a todo tipo de diálogo, a todo tipo de crítica, a todo tipo de especulación filosófica. Pero habrá columnas ético-morales sólidas como el hormigón armado, al mismo tiempo que nunca usted habrá podido ser más humilde y dialogante al mismo tiempo.

    Acuérdese, si fue usted progre como lo hemos sido muchos, aquellas panzadas de árida y tortuosa lectura de Theodore Adorno-Max Horkheimer, o del propio Herbert Marcuse, o le volúmen 1 del Capital, no mencionemos ya los creativamente insufribles Grundrisse. No olvidemos a Althusser y el líquido-nómadico Anti-Edipo de Deleuze-Gattari. Brrrr!!! Buscando la Respuesta Final, la ética revolucionaria final. Por suerte Lenin nos sonaba a histérico propagandista, Trotsky tenía cierto trasfondo paranoide-sanguinario y los partidos comunistas nos tiraban para atrás con su siniestro oportunismo. La Lucha de Clases nos pareció en su momento una barrera mental de raiz metafísica-hegeliana que dividía al mundo de un modo absoluto e inflexible: capitalistas malos a quienes hay que engañar y eliminar cuando fuere posible y nosotros los elegidos proletarios o compañeros de mente proletaria aunque fuera un corrupto rentista el subsodicho, buenos por muchas pícias y malas personas que fuéramos.

    Qué equivocados estábamos Sr. Cuetu. Pero esa mentalidad sigue vigente en paises de raiz católica como es España. Los neo-marxistas son católicos reconvertidos.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.