12 julio, 2013

PUEDE QUE NO HAYA MANERA DE CAMBIAR LO QUE SOMOS

Es en la existencia concreta donde se puede ver a los individuos actuando como son en realidad. Mucha
gente se refugia en los discursos ideológicos; prefieren que los reconozcan como parte de una idea o un ideario abstracto, colectivo, humanista; religioso, político, etc.; pero lo que cuenta es lo que hacen en acontecimientos concretos; en el trabajo diario, en la vida familiar o de vecindario. Es ahí donde se vive la moral o la amoralidad, el trabajo o la indolencia, la capacidad de comprensión de los problemas o la incapacidad de pensar o pensar de modo oportunista buscando vivir a costa de los demás. Es en lo concreto y en actuaciones del día a día cómo se ve la calidad y la valía de las personas. Es en ese escenario de lo cotidiano donde vemos la bondad o la maldad; lo mediocre resentido o la inteligencia al servicio de la verdad y la honestidad; la noble sinceridad o las argucias del cinismo sin escrúpulos. Y ahí, en esa realidad diaria y prosaica, es donde se ve el calibre moral y la valía de las personas, al margen de la ideología o religión que dicen profesar.

Quizás haya entonces una cualidad individual que nos es innata y que nada la hace cambiar en esencia por mucho que tratemos de disfrazarnos con abstractas etiquetas idealistas o colectivistas de organizaciones, siglas, iglesias o partidos, clases sociales, etc, etc... O quizás estemos ya siempre en un juego de afectividades y pasiones que no dejan de condicionarnos y producir esas atracciones o rechazos hacia los acontecimientos y las personas que nos rodean. Es complicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.