14 noviembre, 2015

EL MAL QUE NOS TOCA VIVIR O EL DILEMA DEL RELATIVISMO MORAL

El mal. Lo malo. Los efectos del mal. Un estudio del mal nos habría de llevar a un denominador común de efectos en todos los casos donde el mal ejerce, funciona, se
impone, se sitúa; adopta estrategias. ¿Es relativo el mal y el bien? ¿No podemos hablar de mal y bien y sí de lo bueno y lo malo en cada caso concreto? ¿Podemos establecer criterios claros sobre lo bueno y lo malo? ¿Cuáles? Si creemos que los valores morales son siempre relativos a nuestros intereses particulares o colectivos, ya que no hay valores morales naturales ni divinos como entidades o espacios fundacionales; entonces los únicos criterios en que podemos basar nuestra conducta van a ser en función de constructos ideológicos de conveniencia, de necesaria conveniencia. No importa que los hayamos elevado a la categoría de axiomas: Moral política, moral proletaria, moral humanista, del Pueblo, individualista, atea, etc. Desde la perspectiva de la nada cuando mira al algo que ha de ser (re) absorbido por la nada, pues nada tiene valor de nada en sí mismo y en el fondo da lo mismo lo que uno haga. La muerte nos reduce a todos a una igualdad de nadería/olvido absoluto. Puedes ser un Hitler o un Gandhi o un buen hombre o un asesino. En realidad sólo ha de contar el riesgo o el sentimiento de gratificación por ayudar al prójimo sin más. Sin más. Al universo le importa un comino cualquier sentido ético. ¿Es así? Y sin embargo todo el mundo, absolutamente todo el mundo sabe que hay algo monstruoso en torturar a un niño, que hay algo inaceptable cuando se explota a un pobre hombre que ha de mantener una familia, que es insoportable matar impunemente para mantener un estatus o un dominio unilateral sobre los demás. Hay algo insostenible moralmente cuando se dispara indiscriminadamente en nombre de un dios a gente pacífica que toma un café en una cafetería. Pero bajo el punto de vista del terrorista musulmán eso es un deber divino, una obligación moral inexorable. Por Alá se puede matar y matar a gusto. Sólo tiene sentido la indignación moral si es el occidental quien mata. Pero ¿podemos hacer una equivalencia entre las dos perspectivas? ¿Podemos hacer equivalencia entre Churchill y Hitler debido a que los dos habrían de matar para defender diferentes posturas? ¿Cuál es el criterio que los diferencia?

35 comentarios:

  1. Si una ética no brota de la naturaleza o de ninguna realidad sobrenatural que pueda ser común a todo el mundo por medio de señales claras y contundentes; entonces la ética y la moral han de instaurarse/instalarse de un modo axiomático/ontológico. Es decir: la ética será el producto de una comprensión/reflexión y praxis histórica de las diversas culturas del mundo y sus radios de influencia o dominio, elevada a verdad innegociable. Pero no todas las culturas comparten las mismas reflexiones, ni las mismas praxis. ¿Se debe a Occidente el trato que ejercen los países musulmanes a la mujer? ¿Se debe a Occidente la sanguinaria y continuada historia de intrigas políticas del mundo árabe post-colonial entre generalotes, jerifes, mulás, familias y clanes envueltos en odios y rivalidades centenarias sin tregua? ¿Se debe a Occidente la milenaria y feroz rivalidad entre Chiitas y Suníes?¿Se debe a Occidente que todos los países donde rige el Islam predomina la intolerancia, el despotismo y la ignorancia? ¿Ha de culparse a Occidente por haber desarrollado el cristianismo, la Ilustración, los derechos humanos, la ciencia y la reflexión y crítica continuada de sí mismo? ¿Cuánto duraría Podemos/IU en Irán o Egipto mismo? ¿Y en Arabia Saudí? ¿Y en ISIS/DAESH o Estado Islámico. ¿A qué se debe esa diferencia? ¿Hemos de ceder a ellos? ¿Hay que culparse siempre de todas las desgracias de esta gente?

    ResponderEliminar
  2. Hay paradigmas de pensamiento que no desaparecen. Se reconstruyen y vuelven a activarse. Al final es siempre la opción que hayas escogido. Opción que haces tu axioma y la defiendes como la ley de vida más aceptable, más civilizada, más posible, más razonable. Toda opción tiene sus riesgos. Lo que uno ve como razonable y menos malo, otros te lo pueden disputar y criticar como hipocresía, como la raíz de todos los males, como malo. ¿Existe la posibilidad de una razón universal del entendimiento en cuestiones tan equívocas como el juego de la historia y la política en sus contexto global y particular? ¿Existe una objetividad nítida y transparente que se pueda descubrir con la razón y presentar como prueba irrefutable a la hora de decir: he aquí lo bueno o lo menos malo y eso no es lo nuestro y nunca lo será?

    ResponderEliminar
  3. Uno tiene la intuición de que el conflicto con el mundo musulmán se ha venido produciendo a lo largo de la historia y que es un conflicto que tiene raíces en dos maneras de entender el mundo completamente diferentes. Dos modos de comprender la realidad a través de paradigmas religiosos que luego en Europa se van secularizando y configurando en sistemas políticos y económicos de enorme potencial. Lo cual quiere decir que la confrontación con el mundo musulmán fue teniendo éxito a favor de la cristiandad. El Islam no pudo mantener sus conquistas en Europa o tuvo que retroceder. El Imperio turco frenó también sus expansión hasta su agotamiento con la 1ª Guerra Mundial. Occidente/cristiandad ganaba el pulso y su desarrollo se hizo imparable. Su expansión es también imparable. El Imperio turco cede a la conquista occidental y sus antiguos protectorados o provincias caen en manos europeas. El mundo árabe musulmán pasa a estar subordinado a un mundo occidental avanzado y muy desarrollado tecnológicamente, pero hasta cierto punto. Europa se les enfrenta o se coexiste con ella como una exterioridad, nunca como valores que pueden ser asimilados positivamente como progreso más civilizado que el sistema tribal-feudal o estado burocratizado en función de recaudación de impuestos. Los valores europeos nunca van a ser aceptado como propios a pesar de que hay que avenirse con ellos de alguna manera.

    ResponderEliminar
  4. Uno tiene la intuición de que el conflicto con el mundo musulmán se ha venido produciendo a lo largo de la historia y que es un conflicto que tiene raíces en dos maneras de entender el mundo completamente diferentes. Dos modos de comprender la realidad a través de paradigmas religiosos que luego en Europa se van secularizando y configurando en sistemas políticos y económicos de enorme potencial. Lo cual quiere decir que la confrontación con el mundo musulmán fue teniendo éxito a favor de la cristiandad. El Islam no pudo mantener sus conquistas en Europa o tuvo que retroceder. El Imperio turco frenó también sus expansión hasta su agotamiento con la 1ª Guerra Mundial. Occidente/cristiandad ganaba el pulso y su desarrollo se hizo imparable. Su expansión es también imparable. El Imperio turco cede a la conquista occidental y sus antiguos protectorados o provincias caen en manos europeas. El mundo árabe musulmán pasa a estar subordinado a un mundo occidental avanzado y muy desarrollado tecnológicamente, pero hasta cierto punto. Europa se les enfrenta o se coexiste con ella como una exterioridad, nunca como valores que pueden ser asimilados positivamente como progreso más civilizado que el sistema tribal-feudal o estado burocratizado en función de recaudación de impuestos. Los valores europeos nunca van a ser aceptado como propios a pesar de que hay que avenirse con ellos de alguna manera. Pero el mundo musulmán no es Japón, ni Vietnam, ni Sudáfrica. El mundo musulmán parte de un paradigma religioso capaz de polarizarse/intensificarse y recuperar su vocación de Imperio. Las cenizas del Islam tienen un fuerte potencial de imperialismo hacia Dios que bebe en la historia: de Al-Andalus a Indostán-Indonesia.

    ResponderEliminar
  5. Es aquí donde hemos de hacer énfasis y donde muchas gentes de buena voluntad y aperturismo europeo hacia el "otro"-- a veces de un modo ingenuo y abstracto-- deberían también de pararse a analizar. Hay que centrase más en cómo funciona y se activa el paradigma Islam. Hay que entender mejor la estructura y lógica interna de dicho paradigma: saber cómo El Corán/Alá funciona a modo de Gran Significante y cómo configura la realidad en todos sus aspectos fuertemente monoteístas. Hay que entender mejor cómo se ha venido interpretando el Corán a través de sus hadices y sus leyes y sharías. Hay que entender con más apertura de mente cómo se aplica a las realidades diarias de estos pueblos y a qué desarrollos extremistas o extremos puede dar lugar. Y esto es importante porque al contrario de lo que hace mucho pensamiento automático de izquierdas en Occidente, el desarrollo de un paradigma de religión/civilización no sigue un modelo único de ser humano que ha de desarrollar su potencial pleno con el socialismo/comunismo. El ser humano que se desarrolla en la historia no sigue automáticamente unas etapas de progreso que culminan en un mundo libre de alienaciones y entonces la religión desaparece por no tener razón de ser y existir. No todas las sociedades de secularizan por igual, no todas las religiones se reforman y se adaptan a la realidad de la misma manera: no todas las religiones son iguales y lo importante es la liberación política/revolucionaria de los pueblos.

    ResponderEliminar
  6. No creo entonces que la confrontación del Islam con Occidente (para ellos cristiandad) sea inteligible únicamente en categorías marxistas o pseudomarxistas donde la religión juega un papel siempre subordinado a lógicas de liberación occidentales. Curiosamente la izquierda en muchos casos es ingenuamente más occidental y pro-occidental de lo que quisieran. No es siempre verdad, entonces, que el terrorismo islámico actual es la consecuencia de la intervención en Irak o anteriores intervenciones imperialistas europeas que hacen del Islam un pretexto para la liberación de estos pueblos del yugo occidental capitalista siempre ansioso de petróleo y de chupar la sangre de los pueblos. Y no es verdad que las sociedades musulmanas ya estaban evolucionando a estados laicos modernos con sus dictadores-sátrapas, pero que el colonialismo europeo y la guerra del Golfo y posterior invasión de Irak, hayan cortado está supuesta evolución hacia democracias socialistas en algunos de estos nuevos países, derivando pues hacia "una regresión" a la "Edad Media" llena de resentimiento y furor vengativo hacia el vampiro occidental. Para mí eso es entender mal lo que significa el Islam imponiendo un molde puramente europeo de pensamiento marxista-tercermundista a un paradigma de civilización que no sigue tal lógica occidental. El mundo musulmán por su lógica interna como paradigma de configuración de realidad está en permanente confrontación con un mundo occidental QUE NO PUEDE INTEGRAR COMO TAL A LA UMMA DE LOS CREYENTES. Y, viceversa, el mundo occidental de democracias liberales/socialdemócratas tampoco puede integrar un Islam cuyo Dios aspira por necesidad interna al control absoluto de la realidad en todos sus aspectos civiles, políticos, artísticos, religiosos, etc. Para mi este es el meollo del problema. Ha sido el meollo del problema a lo largo de los siglos. Es también la consecuencia de que Europa haya ganado la batalla imperialista a un Islam también imperialista. Y con el imperialismo europeo y su paradigma de modo de pensar van también las ideas marxistas ateas y sus interpretaciones. Todo ello puede resultar insoportable a una civilización musulmana que sigue aspirando a que su dios sea Dios para todo el mundo. El Islam moderado no reniega de esta posibilidad y lo piensa desde su misma lógica, no desde la lógica occidental, lo cual hace posible la coexistencia con Occidente hasta cierto punto. Pero el islam radicalizado ya ha llegado a la conclusión de que la coexistencia con Occidente sólo es posible venciéndolo y sometiéndole de una vez y por todas. Y eso es también Islam, no un simple cabreo de transición a un mundo mejor progre.
    Un dilema complicado.

    ResponderEliminar
  7. Estoy leyendo dos libros sobre el islam. Uno es FROM DEEP STATE TO ISLAMIC STATE: The Arab Counter-Revolution and its Jihadi Legacy. Jean-Pierre Filiu. Hurst & Company, London 2015. Es un libro brutal sobre la historia contemporánea de los países árabes. Digo brutal porque a través de sus páginas no cesan las intrigas, los asesinatos de líderes, políticos; los profundos sectarismos que dividen el mundo árabe, etc. Todavía no lo he acabado y tengo que decir que cuando lo leo me deprime. Me ocurre siempre que leo sobre la historia árabe: me deprime; es un mundo que no llego a comprender. Pero no deja de ser condición humana. La condición humana es trágica y el pueblo árabe expresa bien esta tragedia: son pocos los líderes que mueren en la cama. Es evidente que Europa aprovecho la derrota del Imperio turco para crear países a su antojo y repartir poder árabe ya enfrentado desde siglos. Aunque de no haberse producido el tratado de Skies-Picot los enfrentamientos entre árabes hubieran sido igualmente terribles. La descendientes de la monarquía saudí buscaban sus propias ambiciones y sólo esperaban el momento.
    El otro libro que estoy leyendo es MISQUOTING MUHAMMAD: The Challenge and Choices of Interpreting the Prophet's Legacy. Jonathan A.C. Brown. Onworld Publications. London 2014. Es un libro sobre los problemas interpretativos del Islam a través de los siglos. Interesante lectura sobre las diferentes escuelas y corrientes del Islam. El título del libro imita a otro título sobre el Nuevo Testamento de Bart D. Ehrman: MISQUOTING JESUS. Curiosamente los dos libros reseñados los compré en el Centro Islámico de París que además de ser un edificio cultural de arquitectura avant-garde e impresionantes dimensiones dispone de una buena librería.

    ResponderEliminar
  8. EL ESTADO ISLÁMICO

    Una interpretación sobre los atentados islámicos que goza de popularidad en los medios europeos es la siguiente: que esos combatientes musulmanes no son en realidad verdaderos musulmanes, que el Califato o Estado Islámico nada tiene que ver con el Islam, que son gente que persigue objetivos políticos o sociales aberrantes, pero que no tienen nada que ver con el Islam verdadero. Esta opinión la vemos expresada por destacados imanes europeos, profusamente entrevistados estos días en televisión, por líderes políticos y columnistas de todas las tendencias y por muchos ciudadanos en general.

    Creo que mantener esta opinión es un profundo error. Y un error peligroso. Porque el Estado Islámico se define a sí mismo como Islam auténtico y puro, y sus combatientes mueren en combate al grito de "Alá es grande" y con la esperanza de que, tras su muerte, despertarán en el Paraíso. Si no tuvieran esta fe, no serían combatientes suicidas. Estado Islámico es una modalidad del Islam, una modalidad que no es seguida y no gusta a una mayoría de musulmanes, pero que nace y se desarrolla en el seno del Islam. No les viene de fuera. Es una modalidad violenta y combatiente del Islam, una modalidad que siempre ha existido a lo largo de la historia. Pero es innegable que es Islam. No es nacionalismo árabe, ni marxismo, ni fascismo mussoliniano, ni revolución comunista al estilo Ho Chi Min, ni revuelta campesina por las tierras, ni guerra de independencia, ni nada de todo eso. El objetivo declarado del Califato es imponer el Islam en todo el mundo, por todos los medios posibles, incluído el asesinato. Su objetivo declarado es destruir la civilización occidental, que consideran pervertida, pecaminosa, impura e infiel. El Estado Islámico nace en el Islam y tiene unos objetivos perfectamente islámicos. Por lo tanto, nadie puede mantener seriamente que el Estado Islámico nada tiene que ver con el Islam.

    Ahora bien, no podemos perder de vista que la mayoría de los musulmanes de Europa y de todo el mundo no pertenecen ni están de acuerdo con el Califato. En Occidente, la libertad religiosa es uno de los principios democráticos esenciales. No podemos molestar ni estigmatizar a nadie sólo por la religión que profesa. Los musulmanes europeos tienen que sentirse libres para practicar su religión. Sin embargo, dado que el Estado Islámico nace del Islam, sí que será prudente que los estados europeos ejerzan una continua vigilancia y control sobre los musulmanes que viven dentro de Europa, y esto no tendría que molestar ni a los musulmanes ni a nadie. Además, los estados europeos no deberían hacer excepciones legislativas o normativas por motivos religiosos, y deberían promover el debate intelectual y en los medios de masas sobre los contenidos de las diferentes religiones. Con respeto, seriedad y rigor intelectual, los contenidos de las diferentes religiones, incluído en Islam, deberían poder examinarse y criticarse libremente y públicamente, como una materia de discusión más en el debate público. Sin miedo a que los críticos puedan ser tachados de "islamofóbicos" y perseguidos legalamente por "incitar al odio". La libertad de debate de filosofías y religiones forma parte de la esencia europea democrática.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  9. Cierta izquierda dice que el terrorismo islámico es consecuencia del imperialismo europeo que engañó a los árabes cuando el tratado Skyes-Picot y creando el estado de Israel y chupándoles vampíricamente el petróleo o ayudando dictaduras como Arabia Saudí, etc. Además anteriormente ya los británicos ejercieron su dominio en Egipto y Adén y explotaron y expoliaron a estos pueblos. En consecuencia es el imperialismo capitalista occidental quien ha creado las condiciones del terrorismo actual porque además también financiaron Al-Qaeda en su día para contrarrestar a los soviéticos en Irán y a ISIS para echar a Asad (algunos dicen que crearon a ISIS; incluso otros dicen que a ISIS lo creó Israel). Luego hay que considerar la dislocación que ha creado la invasión a Irak, donde había un régimen laico, como en Siria y Yemen, pero que Occidente lo desbarató por la ambición del petróleo, etc.
    En consecuencia, para esta izquierda el peligro real es Occidente y la respuesta terrorista es la salida desesperada y consecuente de pueblos que han sufrido esa expoliación y tomadura de pelo por parte de Europa/USA/Israel. También hay que tener en cuenta las minorías musulmanas en Francia que sufren las consecuencias del racismo y la injusticia social quedando reducidos a guetos y barrios segregados, etc. Por tanto hay que cambiar el sistema y cambiar radicalmente la política hacia estos pueblos con una política de diálogo y ayuda a construir un mundo mejor.

    Mucha gente de Podemos/IU cree en este esquema y entiende así el problema. ¿Qué piensan ustedes? ¿Tienen razón y en realidad nos lo tenemos bien merecido por ser tan contumaces explotadores: Francia imperialista y gendarme de África, etc.

    ResponderEliminar
  10. Para muchas personas que viven en las democracias europeas y el capitalismo, este sistema no es más que una engañifa que nos mantiene inteligentemente explotados y oprimidos bajo la ilusión de vivir en libertad. En realidad vivimos la prisión con los barrotes de oro. Nos engañan, dice este modo de pensar, con el consumo y el dinero, pero luego las empresas nos explotan, nos regimientan, nos engañan. Cuando no les interesamos o el mercado va mal nos echan a la calle y somos unos putos desempleados. Luego los medios de comunicación están siempre con el poder y para mantener este poder hay que explotar al tercer mundo y robarles sus materias primas o echarles por medio de la pobreza de sus países para que vengan aquí a trabajar como parias y sufrir el racismo y los estigmas por ser musulmanes muchos de ellos. Fuimos a Irak a hacerles la guerra por el puto petróleo y mentimos y luego dejamos sus países en la ruina. Ahora hay guerra y terrorismo contra Occidente Capitalista, pues bien merecido se lo tienen por cochinos imperialistas, aunque me duelen las víctimas inocentes tanto aquí como allí, pues nuestros aviones bombardean sin piedad y matan a niños de ellos....

    ¿Qué decir a esto? ¿Es así?

    ResponderEliminar
  11. DEMOCRACIA OCCIDENTAL

    Si no es esta historia tendrá que ser otra y si eliminas la civilización democrática capitalista, pues tendrás las dictaduras árabes, tendrás a Rusia y China y tendrás posiblemente a Irán con esperanza de volver a su imperio. Los árabes aspiran a su imperio árabe-musulmán, los turcos aspiran a su imperio turco-musulmán, los chinos aspiran a sus antiguos imperios del Cielo, Rusia aspira a su antiguo imperio zarista. Entonces si tiramos por la borda nuestro imperio capitalista liberal, las alternativas reales y objetivas no parecen muy halagüeñas: Ningunos de los poderes citados nos iban a hacer mejores, ni menos explotados, ni más libres y felices. Todo lo contrario: seríamos explotados dentro de dictaduras y sin garantías de derechos humanos; forzados a convertirnos a una religión totalizante, trabajar como chinos dentro de un sistema burocratizado y jerarquizado hasta las cachas, etc.
    Si aspiramos entonces a mayores derechos humanos para todo el mundo, a un mundo mejor en el sentido de mayores libertades civiles, mayor participación política y más justa representatividad, entonces hay que partir de los países que gozan de la mayor libertad y mayor respeto a la ley, a los contratos, a las comunidades subjetivas (religiones, ideas, organizaciones, grupos culturales, etc).
    No cabe duda que estos países hoy día son los países democráticos occidentales. Con todo su pasado imperialista, con todas sus contradicciones; con todos sus desequilibrios económicos y con todo lo que se quiera, pero es en estos países donde podemos existir con mayor grado de libertad. Desde luego que quien aspire a vivir en una dictadura religiosa o en una tiranía estatal o en países sin más ley que la que imponga la autocracia de turno; pues las democracias capitalistas ha de resultarle insoportable. Objetivamente hablando esa es la alternativa en el mundo actual fuera del mundo occidental. Hay gente que no soporta la libertad y prefiere la sujeción a un fascismo o teocracia. Pero entonces allá él/ella.
    Quien quiera avanzar en función de mayores libertades y derechos-obligaciones en una sociedad más justa, tendrá que partir del espacio de libertad más amplio de que dispone para así ir ampliándolo a todo el mundo. Es decir: una persona progresista que espera cambiar el mundo a mejor, no se le ocurriría dinamitar los espacios de mayor libertad democrática, aun dentro de sus defectos, para dar VÍA LIBRE, a las negras y oscuras perspectivas que nos ofrece el mundo actual.
    Muy bien, los países árabes viven sus contradicciones con Occidente y entre ellos mismos, pero ninguna de las soluciones políticas que surgen y se proponen para ellos y para el mundo son aceptables para quienes aspiramos a más democracia, todo lo contrario; y, mucho menos, el islamo-fascismo enloquecido y asesino. Tampoco lo son para sus propios pueblos a juzgar por las emigraciones que se producen hacia Occidente, lugar donde siempre ven futuro a pesar de todo. Y si esto es así en el presente toda persona progresista que aspire a un mundo mejor lo tendrá que hacer desde las sociedades constitucionalistas, de separación de Iglesia y Estado, de separación de Estado y Sociedad civil; de gobierno de la ley con posibilidad de cambiar y de experimentar diversas formas de vida comunitaria e individual, desde donde se podrán ir produciendo nuevas alternativas y soluciones democráticas.

    ResponderEliminar
  12. LIBERALISMO

    En política se requieren unos principios sólidos liberales democráticos en mi caso, y una buena dosis de pragmatismo. Para mí el liberalismo es el que mejor conjuga las contingencias del ser humano y sus tentaciones a cerrar los espacios políticos y civiles en mundos cerrados de corte fascista, comunista, religioso, presidencialismo autoritario, estados paralelos, partidos únicos del Pueblo, etc. Separación de Iglesia y Estado y separación de sociedad civil del Estado (Estado como vigilante inflexible e imparcial de la ley). Hasta ahora es el sistema menos malo en el mundo y el más tolerante y el más libre. No existe en su perfección en ningún sitio, pero como referente político me resulta lo más humano, lo más creativo y productivo y lo más libre a que se ha podido llegar en este mundo de locuras.

    ResponderEliminar
  13. EN CUANTO A RELIGIÓN E IDEOLOGÍAS

    Ninguna religión e ideología (sucedáneo de la religión) puede demostrar de forma universal y común su verdad. Todas las religiones e ideologías como estructuras pretendientes a sentidos/verdades universales son siempre parciales y subjetivas. Por tanto, una sociedad civilizada debe de saber conjugar a todas las ideologías y religiones en un grado de equilibrio e igualdad y, jamás de los jamases, permitir que cualquiera de ellas se haga con el poder de modo indefinido o se convierta en axioma político indiscutible. Sólo hay una verdad: poder vivir las verdades en libertad y protección (siempre que se acojan a los derechos básicos) y cada una dentro de sus comunidades subjetivas sin problema o como individuos independientes.

    ResponderEliminar
  14. EL DIOS ENLOQUECIDO

    La diferencia entre la realidad o realidades y sus representaciones conceptuales, imaginativas, ideales; crea un diferencial de energía corporal que produce la fuerza de ciertas emociones. Si mi representación del mundo queda desfasada en relación con la realidad del momento, entonces la fricción que se produce hace posible que la energía corporal predispuesta en función de tal representación se desvíe por efecto de una inercia por exceso y quede vacilante en un vacío de actuación. Esa energía se convierte en una fuerte emoción sin objetivo y sus efectos serán negativos: de rabia, impotencia, agresividad, destrucción... Es una energía enloquecida, neurótica y que da vueltas sobre sí misma o sobre una obsesión... Carece de representación adecuada y busca entonces cómo realizarse en cierto grado de enloquecimiento.
    Un dilema del ser humano insoluble. Nunca las representaciones que heredamos o nos adherimos o producimos, logran conceptualizar o imaginar el mundo tal como es. Por tanto, la inercia que produce ese diferencial realidad-representación siempre nos tendrá en constante desasosiego, aunque será un desasosiego en mayor o menor grado: todo dependerá de nuestra representación. Si es más sensata o insensata (en relación al sentido).
    Una ideología insensata producirá reacciones emocionales irracionales y agresivas o destructivas. Ciertos grados de neurosis en otros casos. Una ideología sensata producirá un mínimo de sufrimiento emocional. Un racionalismo puro necesitará siempre de cierto grado de imaginación y metafísica para compensarse. Un irracionalismo puro necesitará de cierto grado de razón para compensarse. Una religión/ideología se enloquece cuando su estructura representativa crea un gran diferencial entre sus expectativas (delirios/delirantes), y la realidad que no se aviene a sus delirios religiosos/ideológicos. Resultado: emociones colectivas destructivas, alejamiento del mundo o proyecciones diabólicas respecto al mundo como todo, dislocaciones, irracionalismos, sectarismo extremista o extremo; fundamentalismos, literalismos, repliegues paranoicos, etc. Una religión/ideología con pesos y contrapesos y equilibrios, logra mantenerse en un diferencial aceptable de frustración o incluso de creatividad dentro de la frustración.
    Pero ese diferencial es propio de la existencia humana al margen de religión o ideología, recordemos.
    Hay religiones/ideologías que enloquecen en ciertos periodos de la historia, no saben readaptarse a nuevas interpretaciones y representaciones y se convierten en fuerzas de fanatismo incontrolado. Su capacidad de negociar con la realidad es mínimo.
    Ocurre con el cristianismo en ciertos periodos de la historia; ocurre con el budismo, con el hinduismo, y ahora acurre con modalidades del Islam. Hay modalidades del Islam que han enloquecido y están produciendo representaciones de auténtica paranoia asesina. Su adaptación a la realidad está en función de un repliegue fascista en toda regla. Al negar toda negociación con el mundo que no sean sus principios, su representación es un agujero negro hacia la nada de un dios todopoderoso y absoluto que les ofrece la muerte/nada/paraíso. Es un nihilismo en toda regla. Es el Dios del islam rabiosamente enloquecido.

    ResponderEliminar
  15. Contestemos entonces a la pregunta del epígrafe, decíamos que tanto Churchill como Hitler dieron muerte a miles de personas durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Podemos decir que tanto unas muertes como otras son absolutamente injustificables y tanto Hitler como Churchill han de ser considerados asesinos deplorables y al mismo nivel no importan las circunstancias? La guerra es la ruptura de la política y la diplomacia. Cuando los equilibrios (entente) se rompen es porque ha habido un exceso de energía desmesurado en una sociedad; el diferencial de expectativas representacionales y la realidad es excesivo y la inercia conduce a una representación de repliegue o expansión paranoica asesina. El país se convierte en país agresor y destructivo sin posibilidades de negociación que no sea el dominio supremo o la capitulación. He ahí la locura nazi. El nihilismo nazi y la autodestrucción del nazismo. SI tal intensidad de emociones bélicas, asesinas y genocidas no hubieran tenido contrapeso militar el mundo hubiere sufrido esclavitud y muerte y sufrimiento sin límite durante un tiempo. Los motivos de Churchill son muy diferentes a los de Hitler. La guerra defensiva contra un poder como el nazi es ética y moralmente justificable. Los espacios de libertad de una sociedad democrática y sus derechos humanos son innegociables: son axioma. Representan un mayor equilibrio ante la locura nazi.

    ResponderEliminar
  16. El Islam tiene sus problemas de legitimación de sus interpretaciones. Si el texto del Corán es pura palabra de Dios, entonces es imposible llegar a esa pureza de la Palabra, a ese Significado Puro. Siempre habrá interpretaciones. Y a esas interpretaciones hay que darles una legitimación. Ulemas por aquí y ulemas por allá. Maestros coránicos por aquí y maestros coránicos por allá. Al final se impone lo más conveniente para todos. Luego surgen los extremismos, las sectas inconformistas; los islamistas jihadistas con su interpretación pura.
    Nunca puede haber una adecuación entre el concepto puro de Alá/Dios y la mente humana. Y entonces empiezan los remiendos y los infinitos intentos de encontrar lo puro imposible de encontrar. Y la rabia fascista y asesina para otros que comienzan a odiar al mundo y la vida en sí porque para llegar a Alá hay que renunciar a todo y entregarse a Dios en la pura aniquilación y rechazo del mundo y el pecado. Amén.

    ResponderEliminar
  17. LA IZQUIERDA DEBE DE REPLANTERASE SU MODO DE ENTENDER LA RELACIÓN ISLAM Y OCCIDENTE

    Ante la ofensiva terrorista del fascismo islámico, muchos de nosotros que creemos en la apertura y comprensión del “otro”, deberíamos de centrarnos más en cómo funciona y se activa el paradigma del Islam. Hay que entender mejor la estructura y lógica interna de dicho paradigma: saber cómo El Corán/Alá funciona a modo de Gran Significante y cómo configura la realidad en todos sus aspectos fuertemente monoteístas. Hay que entender mejor cómo se ha venido interpretando el Corán a través de sus hadices y sus leyes y sharías. Hay que entender con más apertura de mente cómo se aplica a las realidades diarias de estos pueblos y a qué desarrollos extremistas o extremos puede dar lugar. Y esto es importante porque al contrario de lo que hace mucho pensamiento automático de izquierdas en Occidente, el desarrollo de un paradigma de religión/civilización no sigue un modelo único de ser humano que ha de desarrollar su potencial culminando en una sociedad hiperdemocrática de pleno bienestar social. El ser humano que se desarrolla en la historia no sigue automáticamente unas etapas de progreso que culminan en un mundo libre de alienaciones y entonces la religión desaparece por no tener razón de ser y existir. No todas las sociedades se secularizan por igual y algunas odian el mismo concepto de secularización por considerarlo una intromisión occidental en su modo de ser. No todas las religiones se reforman y se adaptan a la realidad de la misma manera y, por lo tanto, no todas las religiones son iguales ni van a replegarse necesariamente ante una supuesta liberación política o revolucionaria de los pueblos. Todo lo contrario en algunos casos conocidos: la religión puede llegar a ser el motor de tal trasformación política y erigirse en referente supremo.
    No creo entonces que la confrontación del Islam con Occidente (para ellos cristiandad) sea inteligible únicamente en categorías marxistas o humanismos pseudomarxistas, donde la religión juega un papel siempre subordinado a lógicas de liberación o evolución occidentales. No es verdad que las sociedades musulmanas ya estaban “evolucionando” a estados laicos modernos, pero que el colonialismo europeo y la guerra del Golfo y posterior invasión de Irak, hayan cortado está supuesta evolución hacia democracias socialistas en algunos de estos nuevos países, derivando pues hacia "una regresión" a la "Edad Media" llena de resentimiento y furor vengativo hacia el vampiro occidental. Para mí eso es entender mal lo que significa el mundo del Islam a pesar de sus amagos “laicos”, imponiendo un molde puramente europeo de periodización de la historia a un paradigma de civilización que no sigue tal lógica occidental.

    ResponderEliminar
  18. (viene de arriba)

    El mundo musulmán es otra historia. Es un “otro” que por su lógica interna como paradigma de configuración de realidad bajo un Dios Supremo que exige la sumisión de todos los humanos a su proyecto de umma o comunidad de creyentes, sufre, una continuada ambivalencia de admiración y rechazo en su relación con Occidente, la “otra” historia para ellos. Occidente es el espejo que puede herir el orgullo de muchos musulmanes. Es inconcebible para muchos de ellos que la inmoralidad y el ateísmo occidental puedan dominar el mundo como lo hacen; pero también es la pregunta interna del musulmán moderno. ¿Por qué nosotros poseyendo la verdadera revelación y las leyes más correctas para un gobierno justo en este mundo, y las fuentes de energía de las que se nutre Occidente, sin embargo estamos metidos de lleno en eternas rivalidades sectarias y tribales, en pobreza crónica, en guerras internas que nunca acaban, y en emigraciones forzadas.
    Y, viceversa, el mundo occidental de democracias liberales/socialdemócratas tampoco puede integrar a su concepto de sociedad civil y libertades individuales a un Islam cuyo Dios aspira por necesidad interna al control absoluto de la realidad en todos sus aspectos civiles, políticos, artísticos, religiosos, etc. Para mi este es el meollo del problema. Ha sido el meollo del problema a lo largo de los siglos. Es también la consecuencia de que Europa haya ganado la batalla imperialista a un Islam también imperialista. Mucha izquierda ha de pensar seriamente que con el imperialismo europeo y su paradigma van también las ideas marxistas ateas y sus interpretaciones tercermundistas. Todo ello puede resultar paternalistamente insoportable a una civilización musulmana que sigue aspirando a que su dios sea Dios para todo el mundo. El Islam moderado (digamos de la calle, de la gente normal y corriente) no reniega de esta posibilidad y lo piensa desde su misma lógica y grado de apertura y necesidad de cierta integración a lo bueno que también tiene el mundo occidental, lo cual hace posible la coexistencia con Occidente hasta cierto punto. Pero el islam radicalizado ya ha llegado a la conclusión de que la coexistencia con Occidente sólo es posible venciéndolo y sometiéndole de una vez y por todas. Y eso es también Islam, no un simple cabreo de transición a un mundo mejor progre.

    Vital de Andrés

    ResponderEliminar
  19. Una pregunta. No le parece muy fuerte poner a Churchill al mismo nivel que Hitler. Creo que se ha pasado de frenada.
    Adefonsus

    ResponderEliminar
  20. ¿Me ha leído bien? Por favor léame de nuevo. Bienvenido al Atrio de Nesalem. Únase a este blog con sus opiniones.

    ResponderEliminar
  21. Otra pregunta, usted tiene muy analizadas las posturas del la izquierda y las critica sistemática y duramente. ¿Para cuándo un análisis de las posturas conservadoras y liberales? La mayoría de los países de Occidente tienen gobiernos de ese signo desde hace décadas y no parece que acierten en sus soluciones al problema. Echo en falta una análisis crítico de esos gobiernos y políticas.
    Adefonsus

    ResponderEliminar
  22. Ya sólo la hipotética comparación entre Churchill e Hitler me parece nauseabunda. Hitler sólo admite, incluso comparaciones como la que usted hace, con personajes como Stalin o Franco. Por eso mi comentario.
    Adefonsus




    ResponderEliminar
  23. El argumento de Churchill e Hitler forma parte de un largo argumento de petición de principio de una ética. Ha de leer todo el epígrafe y luego algún comentario más. Se trata de resolver un relativismo ético que sería para muchos de dónde se parte si consideramos al universo indiferente, ciego a todo sentido, una nada subyacente donde todo tendría el mismo valor actuáremos como actuásemos. ¿Qué más da robar o no robar? ¿Explotar a una persona o no explotarla? Para un universo indiferente todo acto humano daría lo mismo.... ¿Qué piensa usted de esto?

    ResponderEliminar
  24. Yo pienso que habría que partir de axiomas. Los humanos tenemos que vivir con un sentido ético y si el universo no nos proporciona ninguna verdad natural o metafísica indiscutible, entonces los humanos tendríamos que inventarnos una ética. Yo partía de la idea que habría que escoger esa ética que haga de la dignidad humana basada en los derechos humanos su axioma fundamental; y, a partir de ahí, crear una sociedad de máximo respeto al pensamiento, las expresiones subjetivas de la gente, las relaciones sociales y de producción con mayor posibilidad de desarrollarse; libertad de investigación, separación del poder civil del político/Estado/Iglesia, etc. Esta es mi idea, pero puedo estar equivocado. Es por ello que una aclaración por su parte nos vendría bien a todos los lectores de este blog. Gracias.

    ResponderEliminar
  25. Churchill entonces, para mí, está en un nivel de moralidad "superior" a Hitler. La Guerra que declaran los aliados cuenta con un respaldo moral superior a la basura moral fascista/nazi. Pero, claro está, para ello hay que aceptar el axioma fundamental que yo proponía.

    ResponderEliminar
  26. Adefonsus, la pregunta que usted hace es muy válida y quizás no haya sido lo suficiente explícito en mi crítica a los países democráticos en relación con el Islam, pero siéntase libre de hacer su crítica. Dispone del espacio que necesite. Sería interesante poder leerle.

    ResponderEliminar
  27. NOTA ENCONTRADA EN UN ORDENADOR ENCENDIDO EN UN EDIFICIO VACÍO

    Fue un día extraño y ya era tarde. Al final todos fueron cediendo al chantaje y hasta mi vecino de puerta y su familia se convertían al Islam. ¿Para qué la guerra? Lo mejor era ceder. Una sociedad como la nuestra ya no tenía fe en nada, les daba igual una cosa que otra con tal de que el Estado se ocupase de todo: el Islam venía a salvarles del aburrimiento y del resentimiento. En las relaciones de fuerza vence quien tiene más fuerza a su disposición. Y la gente fue cediendo... ¿Cobardía? Daba lo mismo, lo importante era sobrevivir.
    Pero yo no me rendí. Ni tampoco los ..... he de huir...

    ResponderEliminar
  28. DICHO DE UN SABIO MUSULMÁN

    Guárdate de todo aquel que quiera destruir la vida y la historia para crear un mundo nuevo de Alá. El tal nos es más que un peligroso y mediocre resentido con su alma llena de odio y el odio le lleva a reducir a la nada todo aquello que no sea producto de su propia fantasía: un Alá absoluto que barre toda la vida no sometida a su dominio. ¡Qué horror! Alá es Dios de vida, de respeto al prójimo, de amor a las artes, al pensamiento, a las ciencias, a la buena política en beneficio de todos, tanto si son musulmanes, como cristianos o judíos u otras religiones. Guárdate de quien te presente al primer Alá, pues es su enemigo declarado y sólo el mal puede surgir de él.

    ResponderEliminar
  29. EL CALIFATO FASCISTA ISLÁMICO EUROPEO

    Nos llegaban frases codificadas desde los califatos árabes bajo el poder Islamista. Eran los comités de liberación del Islam que nos pedían mayor colaboración contra el Fascismo Islamista. El Fascismo Islamista ya se había consolidado en toda Europa y se manifestaba como el proyecto fascista necesario para solucionar la Gran Crisis del sistema capitalista, cosa que ninguna izquierda europea quiso ver como tal. Cuando se dieron cuenta de su estupidez, ya era tarde y muchos habían ya decidido unirse a los barbudos para ayudarles a crear su califato. Este fascismo se iba constituyendo como una economía fuertemente capitalista, pero con un Super-Estado vigilante de un orden moral basado en las más estrictas y simplistas interpretaciones literalistas del Corán. Todo el orden anterior estaba puesto bajo paréntesis y esperando a ser eliminado de un modo completo: las conversiones al Islamismo eran forzadas y si alguien se resistía era rápidamente ajusticiado de la manera más horrible y en público a nivel global. Las mujeres habían pasado a ser esclavas de los hombres por decreto divino. Un hombre podía tener hasta cuatro mujeres-esclavas. Los hijos pasaban a ser educados en guarderías coránicas bajo el cuidado de maestros barbudos y sus esclavas educadoras. Habían de empezar muy temprano a memorizar el Corán en árabe clásico para que la Palabra de Dios pura y viva quedare grabada, luego se enseñaban las habilidades necesarias para funcionar en el Gran Califato Europeo: sumar. restar, dividir, gramática árabe, lecturas en árabe, la ciencia para explicar la creación de Alá y contenida toda ella de manera profunda en el mismo Corán. Todo ello se hacía con los medios más sofisticados: programas informáticos de última generación producidos en el Califato de Arabia Saudí. Nueva York y Ottawa ya se habían consolidado como las capitales de los Califatos de América del Norte: el poder tiránico-fascista islamista había logrado crear la sociedad sometida a la disciplina y orden de producción que requerían los nuevos parámetros económicos de un capitalismo que se desprendía de la democracia constitucionalista como de una camisa de fuerza que le impedía desarrollarse y que cada vez más conducía a unas contradicciones insuperables.

    El fascismo islamista fue el pretexto salvador que desde un principio las mentes del mundo de las finanzas y los poderes políticos más "realistas" comprendieron esa era la salida. Singapur había sido su modelo e inspiración. También los Emiratos Árabes. Una precisa combinación de Orden Social inspirado en un inexorable e incuestionable Orden Divino basado en el Corán wahabita. Una estructura jerárquica indiscutible. Una moral cuya transgresión acarrearían los castigos más severos contemplados por la Sharia: ejecuciones públicas llevadas de la forma más ejemplarizante posible: crucifixiones, apedreamientos, flagelaciones hasta la muerte, ahogamientos en piscinas, lanzamientos de cuerpos desde rascacielos a las plazas más importantes llenas de gente y obligadas a presenciarlo. Todo ello televisado o puesto en un Internet supercontrolado y vigilante a través de cámaras. ¡Pobre del que no hiciera caso!

    Nos seguían llegando mensajes codificados de la Resistencia Árabe Musulmana contra el fascismo del Califato Islamist: la lucha de resistencia ahora era ya transreligiosa, trascultural y político-militar.

    ResponderEliminar
  30. Véase RELATOS DE NESALEM:

    http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/2015/11/el-califato-fascista-islamista-europeo.html

    ResponderEliminar
  31. ¿Qué tal si ISIS fuese la máquina de guerra que necesita un fascismo capitalista con objeto de superar la crisis utilizando el modelo tiránico con ideología nihilista-religiosa totalitaria (realidad=DIos) que de alguna manera está potencialmente representado en Singapur, en UEA, Arabia Saudí, etc?
    Entonces la izquierda y la derecha democrática estarían dando palos de ciego a una máquina de guerra muy potenciada y financiada. La izquierda incluso haciéndose eco ideológico de este fascismo sin ser capaz de detectarlo como tal. Oiga, todo es posible.
    Lo malo es que Europa no tiene máquina de guerra capaz de enfrentarse a tal peligro. Los ejércitos son reclutados con mercenarios voluntarios y poco predispuestos a luchar por nada. Únicamente Suiza tiene máquina militar civil capaz de hacerles frente.

    ResponderEliminar
  32. Es evidente que al DAESH y a Arabia Saudí y Omán y los Emiratos y Singapur y Malasia, etc. odian la democracia occidental, pero no el capitalismo liberal. Al DAESH le va muy bien el capitalismo liberal, del cual extrae extraordinarios beneficios diarios. Fórmula entonces a seguir: Capitalismo duro e Islam salvaje para meter en cintura a las masas. Además: el nihilismo Realidad=Alá sirve de ideología místico-religiosa-marcial para muchos jóvenes aburridos y con gana de aventura.

    ResponderEliminar
  33. El análisis de las injusticias del capitalismo global y el resentimiento de los pueblos pobres que se rebelan con rabia y nos golpean a nosotros hipócritas occidentales, pues sería simplemente un ANÁLISIS EQUIVOCADO hasta las cachas. Al no detectar el fascismo real, hacemos el juego a este proyecto de horror.

    ResponderEliminar
  34. UNA AVENTURADA HIPÓTESIS SOBRE EL DAESH

    A juzgar por sus hechos, por su extraordinaria financiación, y su poder de captación, el Daesh podría ser la respuesta fascista a las Primaveras Árabes por parte de Arabia Saudí, los Emiratos, Qatar, etc. Antes de ser arrolladas o sufrir cualquier serio desafío político, estas ricas potencias árabes habrían tomado la determinación de contratacar en dos frentes. El primero se trataría de montar una máquina de guerra fascista en toda regla y así machacar cualquier rebelión con tintes aperturistas democráticos o laicos. Además Daesh podría llegar a ser un fascismo apetecible para ciertos países donde la democracia liberal no es deseable, pero sí el capitalismo más puro en su modalidad de mercado libre. Se trataría de intensificar o radicalizar el modelo de Singapur, Malasia, Arabia Saudí, etc.; lo cual entrañaría el sometimiento absoluto de la población civil bajo una férula ideológica inexpugnable. Este sería el segundo frente: se trata de una ideología político-religiosa basada y reconstruida bajo la teología simplista y literalista del wahabismo. Es decir: la vuelta a los orígenes del Islam de los tiempos del Profeta: una extrapolación histórica de fuerte componente mítico que sitúa al Islam actual como en aquellos tiempos donde el infiel estuvo a punto de erradicar la Revelación coránica. Fue necesaria la Guerra Santa, o Jiddah, para rechazar a los enemigos del Islam. Extrapolando aquella época lejana a la realidad actual este fundamentalismo ve delirantes paralelismos,y entonces la historia creada por siglos de dominio infiel habría de ser erradicada, de la misma manera que han de ser erradicados los regímenes musulmanes que se han subordinado al dominio cultural, social y político del Occidente cristiano. En una palabra, se trata de un nihilismo que intenta colocar toda la Historia entre paréntesis para luego barrerla y así someter toda realidad al dominio soberano del Dios Absoluto. No cabe duda que esta ideología religiosa ha de actuar como sucedáneo y contrapeso a las ideologías políticas y reinterpretaciones ideológicas de muchos jóvenes y no tan jóvenes del mundo árabe que aspiraban a un cambio y nuevas aperturas. Al mismo tiempo este fascismo es un incentivo muy importante para jóvenes desorientados y de sentimientos de fracaso: ofrece aventura, misticismo y espíritu de lucha militar. Una máquina de guerra en condiciones óptimas.
    Queda por saber si este fascismo político-religioso es exportable más allá de los ámbitos musulmanes. ¿Hasta qué punto interesa en algunos países del mundo acabar con la democracia liberal e instalar un Estado que sepa imponer un correcto e implacable orden moral capaz de crear progreso económico y espiritual? Esa es la incógnita que nos queda. ¿Qué eco internacional de “simpatía” podría tener el Daesh? ¿Quiénes lo financian y lo alimentan o se benefician de él, además de las ricas dictaduras árabes?

    Vital de Andrés

    ResponderEliminar
  35. UN MODELO EXPORTABLE

    El modelo DAESH es exportable. Es como un programa de video-juego constituido por una máquina de guerra destructiva, vengativa y cruel. Estamos en la era de la globalización y los programas o mensajes virales. La máquina de guerra yihadista está en prueba efectiva ante todas las cámaras de televisión, en Internet. Su mensaje va dirigido a los potenciales fascistas agotados en sus miserias y aspirantes vengativos de un orden moral puro donde ellos serán los santones y sacerdotes. Un mercado libre puro así mismo purificado con una población civil esclavizada y contentos de ser esclavizados. El fascismo siempre aspiró a eso: a ser los amos/masters que dominan a una población cruelmente subyugada. El fascismo musulmán es una modalidad con un Corán de palabra ETERNA que se encarna en un Califato de Orden Moral (léase: Hijos de Puta) Puro. Pero puede ser un cristianismo fundamentalista salido de madre: véase ametrallamiento de clínica abortista en USA o un psicópata disparando en una escuela o instituto. Veremos mucho de eso: lobos solitarios o células dormidas o despiertas que ametrallan y tiran bombas a cualquiera que se divierta o tome un café amigable.
    Odio a la vida. Amor a la muerte con la Palabra Pura.
    Triste mundo.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.