28 noviembre, 2015

EL MERCADO DE LOS SENTIDOS

CUADERNO DE NOTAS DE RIEMES LUSTRAMONDO (Sacadas de un archivo de su ordenador del siglo XXI).

Nos toca vivir en el espectro de la vida. Existo. Simplemente existo. Aunque existencia y esencia podría ser la misma cosa y entonces la vida sería pura univocidad aun a pesar de
no comprenderla con el pensamiento y no saber jamás llegar a representarla ni con la pura razón ni con la pura imaginación. Todo espectro. Siempre un rostro que quisieras conocer a fondo en su pura verdad hasta agotarlo y entonces desapareces o te fundes en el inmenso mar cósmico. Pero aunque sabes que jamás llegarás a descubrir el rostro que ansías en su plena intensidad, en su escondido secreto, en su sancta sanctorum; sin embargo el peregrinaje sigue en muchas direcciones y en el peregrinaje está la esencia de la vida misma. Cuerpo y pensamiento. Materia y espíritu.

A veces el rostro se hace duro, opaco. Y no sabes el por qué. Puede ser el rostro de la indiferencia, pero también el del odio y el rechazo. O también ese rostro que disimula, que se hace resbalar, que tiene miedo. Hay muchos rostros que tienen miedo y desconfían. Se cierran, se repliegan y jamás te hacen llegar una señal de amistad, de visiones comunes, de territorios compartidos. Hay caminos por los que uno se ha metido que ha de volver a reandar. Son caminos falsos que no llevan a ningún sitio y hay que volver a la bifurcación y preguntarse el por qué de tal error. Pero la vida está llena de tales bifurcaciones. Algunas son fatales. No todos los rostros combinan de la misma manera y las malas mezclas producen veneno. Los caminos difíciles se pueden estrechar hasta estrangularnos si hemos escogido mal acompañante. ¿Quién ha creado este cosmos? ¿Qué es este mundo? Silencio. La ciencia explica, pero no comprende el sentido. Sinsentido. Búscate un sentido.

Se venden sentidos, Este es el mercado de los sentidos. Oiga, le vendo una religión. ¿Acaso una secta que todo lo explica interpretando un Libro? ¿Una buena filosofía? Oiga, tengo materialismos, existencialismos, idealismos, empirismos... ¿Qué desea? Están a
buen precio. ¿Prefiere la exactitud de las matemáticas o de la física o de la lógica? Aquí vendemos arte e imaginación a raudales: piérdase en la música, o en la pintura o en la literatura o en la escultura.... ¿Prefiere una utopía política? ¿Una ideología a la medida? Venga, venga, le tomaremos la medida y le pondremos el cerebro a cien. Oiga, también se venden experiencias disolutas, eróticas, místicas, malignas y pervertidas. pase y vea. Las hay de oferta. Pase y vea.

Es curioso. Siempre hay un referente que se aleja, pero cuanto más se aleja más se acerca y viceversa. Permanente nomadismo, permanente mutación en absoluta soledad. Siempre quise tomar un café con un rostro milagroso en ningún lugar posible.

19 comentarios:

  1. Peter Zabala. Who was Peter Zabala? That day Peter Zabala was beaten to pulp by the Principal of Santa Rosario High School David Vargas with a paddle right on his ass. Why was he beaten? They said he was a troublemaker who never stopped horseplaying in class. But it was a long time ago in The Valley of the Rio Grande down there in south Texas near the Mexican border. Who was Peter Zabala? Well, he lived in the Rincón del Diablo at the North of Santa Rosario. he spoke English as he could and kept attending school until legal age allowed. And then one day he left Santa Rosario to work up there, anywhere in the Midwest; might have been in Chicago or Cleveland, Ohio. Who knows where Peter Zabala might be right now.
    One day Peter Zabala picked a fight with Carlos Mendoza the football quarterback of the Santa Rosario football team. It was a hot spring day when I was teaching Spanish in the large clssroom looking at the playground. Suddenly, I saw a bunch of students gathering around a bundle rolling down on the floor and punching each other like crazy. The crowd started yelling at one or the other and when I opened the window and watched I realized what was taking place: the two bulls were setting their own accounts in behalf of a lady they both love: Mika Longoria. La bonita chamaquita Mika Longoria. The pretty one girl, perhaps the prettiest one. No one present watching the fight have the guts to split them right on the spot. No one dared to put an end to the bout. Surprisingly, Juan Gonzales, the janitor, was there too, but he seemed to enjoy the punching and the blood running out their noses.
    I shouted: "Please, stop the fight right now! Somebody has to stop it!
    But some of the students answered back: "Teacher, they have to fight it out! They just have to fight it out!"
    When I arrived in the playground they'd just finished the wrestling and the principal Mr. Vargas was there haranguing them. Peter Zabala felt kind of dizzy and he was barely able to walk. I felt sorry for him. He's pants were old and cheap. He was a poor devil living in the Rincón del Diablo where poverty was rampart and the future bleak.
    It all happened way, way back in Santa Rosario, in the Rio Grande Valley down south Texas near the Mexican border where I was teaching Spanish surrounded by endless fields of cotton and alovera .

    ResponderEliminar
  2. En Asturias va llegar el día en que ya no interese trabajar aunque tengas trabajo. El porcentaje dedicado a pagar impuestos va a ser tan alto que lo mejor será: o vendernos como esclavos al Estado a cambio de ropa y comida y vivienda social; o quedarnos en casa y sacar tajada de donde se pueda o, como hacen los jóvenes decididos, marcharse a otros países con más posibilidades. Más dinero para educación, pero es preparación de personas que van a usar su bagaje profesional a otros países. No entiendo por qué llevamos tantos años pensando con los pies.

    ResponderEliminar
  3. Fuimos a bailar a una zona oscura del salón y la oscuridad no acababa nunca. Seguimos incrustándonos por largo tiempo en la zona oscura hasta que tropezamos con una puerta que se fue abriendo a medida que nosotros entrábamos, pero la música se iba alejando y el baile ya no tenía más sentido que la inercia de dos cuerpos que se abrazaban con furia y la furia nos iba llevando a zonas desconocidas de aquel edificio donde bajo una tenue luz roja de piloto electrónico podíamos ver personas con pan debajo del brazo y una cesta de mimbre con grandes trozos de carne sangrante. Paramos en seco. En seco. Alguien que hablaba con voz ahuecada nos dijo que no teníamos permiso para entrar en su ámbito privado, pero era difícil ver quien hablaba. Nos separamos. Dejamos de bailar. No tenía sentido seguir ninguna inercia. Ahora era el silencio y la incertidumbre. ¿Dónde estábamos?
    Al cabo de unos minutos alguien descorrió las cortinas de entrada a otro salón. Había luz y varias parejas bailaban una especie de vals vestidas de gala. Pero todo nos parecía muy mecánico. Las parejas parecían grandes muñecos a los que se les había dado cuerda. Nos acercamos a una de ellas y los rostros parecían sin vida. Muñecos o figuras de plástico o cartón que bailaban bajo un orden preciso y calculado. Nos cogimos de la mano y buscamos alguna salida. Nos arrimamos a la pared y la seguimos hasta que una corriente de aire fresco nos rozó la cara. Una ventana grande estaba abierta y una vez arrimados a ella pudimos ver la ciudad y oír su murmullo. El edificio estaba situado en lo alto de una colina. Era hora de dar la vuelta. Pero la vuelta tampoco tenía sentido. ¿Volver adónde? Lo mejor era seguir y seguir significaba bajar por unas arriesgadas escaleras de caracol. Exploraríamos la ciudad.

    ResponderEliminar
  4. Wow! Why are you reading so much? The more you read the more you want to read. You're following the endless path of the written word. Stop! Look at me. I'm here. Flesh and bone. Touch me! Can you feel me?

    Leave me alone. I have millions of books to go before I die. Words. Beautiful and magic words. The Word is the sign that links us to the Great Mystery. Bodies are deceptive and time ruins them inexorably. The soul is the diagram between the visible and the invisible. I want your soul. Your words uncover your soul, your invisibility. Who are you?

    ResponderEliminar
  5. Tal y como lo cuentas se ve que el PER está al caer por ahí. Y eso es malo, muy malo.

    ResponderEliminar
  6. Es por ley. No es que yo voluntariamente quiera dar el 40% 0 50% o 60% al Sr. Estado para que haga el Bien. No. El Sr. Estado me obliga por Ley a darle una de esas cantidades que se deducen de mi 100% de ingresos que provienen de mi duro trabajo de labriego. El Sr. Estado se ha erigido en Suprema Autoridad y Soberanía sobre mi persona y trabajo ya desde que nací. Y si no pago los tributos que Él me ordena, pues me mete en prisión. El Sr. Estado no da la opción de que yo, pobre labriego que trabaja de sol a sol, pueda dedicar mis ingresos a las obras de caridad u obras sociales que yo disponga, no las que Él me obligue (oh! Poderoso Sr.). O contratar los seguros de vida o de salud o de muerte o de educación que a mí mejor me convenga. ¡No! O gastarme las perras como a mí me dé la gana, pues las perras han sido ganadas honradamente con el sudor de mi cuerpo entero. ¡No! El Sr. Estado y sus guardianes dicen que no. Que mi vida es mía hasta cierto punto, pero que más allá de ese cierto punto yo soy un ciudadano que se debe a la sociedad y a la ciudadanía y que yo sería un maldito egoísta si no pagare el tributo que me ordena el Estado por Ley. Yo agacho la cabeza y digo que sí a regañadientes, pues si digo otra cosa los guardianes del Sr. Estado se me echan encima con saña y me llaman ultra-jodido-liberal, o cabrón insolidario individualista y otras lindezas que no cito. Como tienen la Fuerza y el Poder yo tengo que callar y decir sí y amén. A eso el Sr. Estado lo llama libertad, democracia, y solidaridad y es como una religión que tienes que aceptar. Y el Sr. Estado es como un Dios. Pero yo pienso que cuantos más tributos pagas, menos decisiones y responsabilidades tienes con tu dinero. Cuanto menos margen tengas para emplear tus ingresos y beneficios en lo que a ti te guste, menos libertad tienes. En una palabra: delegas por fuerza los esfuerzos de tu vida a la Autoridad del Estado, al Sr. del Pueblo; a los guardianes del Gran Ente. Él sabe lo que es mejor para ti, el conoce mejor tus gustos y, sobre todo, él SABE LO QUE ES EL BIEN SOCIAL, LO BUENO PARA TODOS. Él sabe repartir bondad y bienes y me va a defender cuando vengan los moros de la jihad y nos pone cañerías de agua y alcantarillas y recoge la basura y si nos ponemos malitos nos cuida en buenos y enormes hospitales y nos construye buenas autopistas para el cochecito leré y escuelitas para los niños y los chavalotes; nos paga pensiones para que no vivamos debajo de puentes cuando seamos viejecitos.
    Pero por si acaso me coloca la Ley y la amenaza de cárcel si no cedo ese importante porcentaje "voluntariamente". A mi siempre me pareció que el Sr. Estado es cada vez más grande y poderoso y que cada vez recibe más y mayor pleitesía por parte de sus guardianes.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué le vamos a hacer, Sr. Nesalem! ¡Así es la vida, y dígame Vd. si puede ser de otra manera!

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  8. Sí, claro que podría ser de otra manera. Yo trabajo de sol a sol y a final de mes tengo x ingresos. Entonces al día siguiente voy al mercado de estados privados y escojo el estado que más me interese con mis propios criterios de lo que debe hacer un estado: defensa eficiente, hacer valer la ley y los contratos con eficacia; contratación de empleados del estado en base a eficacia probada, etc. Cada estado respondería a los intereses de los ciudadanos que los contratan. Luego escogería mi seguro de salud en el mercado de seguros de salud; más tarde escogería el tipo de colegio para mis infantes; el tipo de empresa de recogida de basura, tipo de organización de servicios sociales y pago de parados, y así todo. Para hacerlo más cómodo podría contratar a una asesoría o agencia para que me planificara los contratos con todos estos organismos a mi medida. Al final haría cuentas y vería que con sólo el 10% de mis ingresos quedaría todo cubierto y con muchísima más eficiencia y calidad. Ala! Ahí queda eso. ¡Mercado en Ros!

    ResponderEliminar
  9. Además habría territorios políticos que escoger para vivir. Podría hacer un contrato con una república instalada en un territorio, o una monarquía instalada en otro y en oferta, o una dictadura fascista que ofertaría vida fascista de calidad; o un territorio lleno de comunas anarquistas federadas o sin federar; o un estado islámico matarife para quienes disfruten de la maldad y el crimen, pero claro, limitado a su territorio y que se lo coman ellos. O un territorio hedonista donde cada cual vista o no vista como le dé la gana. Y los comunistas de corazón podrían vivir en su territorio comunista sin que nadie los molestara, etc. Todos esos territorios han de ofrecer garantías y eficiencia y contratos muy claros sobre sus servicios de gobernabilidad y calidad y exigencia y nuestras obligaciones en dichos territorios como ciudadanos. Plena libertada para cambiar si no nos gusta el servicio de gobernabilidad. Las empresas políticas que no lo hagan bien pues se quedan sin clientes e irían a la bancarrota. Nada de ayudas o forzar a la gente con ejércitos y torturas. Eso se acabaría definitivamente.

    ResponderEliminar
  10. Normalmente, Sr. Pedrosa Latas, la gente quiere que todo el mundo viva en el régimen que a ellos les gusta y forzar a los demás a vivir de ese modo con amenazas de cárcel, etc. ¡Pues no señor! Si hay gente que quiere pagar impuestos abusivos con un estado descomunal, pues que viva en un territorio que ofrezca tal servicio político-estatal y punto. El mundo sería un mercado de territorios políticos con muchísima oferta y variedad y cada uno viviría del modo que mejor le vaya. Y el que quiera vivir con un estado mínimo o sin Estado pues que escoja el territorio apropiado y punto. Habría combinaciones de territorios: Territorio budista-liberal, territorio ateo-fascista; territorio católico-anarquista, territorio agnóstico-socialdemócrata; etc, etc.... Con la imaginación libre podemos vivir como queramos... Eso es lo bueno: que nos queda una imaginación fértil con la cual crear mundos y trascender el cretinismo y sed de dominio humano.

    ResponderEliminar
  11. Y si un día un estado existente en el mercado de estados se pone agresivo y expansivo en plan nazi, siempre podríamos afiliarnos a estados fuertes con poder militar de contención.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  12. Implicaría mucha responsabilidad individual. Las relaciones contractuales llevan implícitas unas obligaciones, derechos, deberes insoslayables. Si te has comprometido a vivir en un territorio fascista, pues no valen bromas, o el no quiero pero si quiero; ya que tu relación contractual te exige responder al 100% a las exigencias con las que te comprometes. Lo mismo un compromiso con un territorio anarquista sin estado. Tendrás que cumplir con tus obligaciones además de disfrutar de tu modo de vida; pero HABRÁ OBLIGACIONES INELUDIBLES. No vale el escaqueo. Una democracia libertaria implica fuertes responsabilidades individuales: NO VALE REFUGIARSE EN LAS MASAS O EN LOS COLECTIVOS. Los contratos han de cumplirse.
    Si en educación un padre cree que su hija debe de aprender jugando con profesores guay, pues la puede llevar a un colegio guay; pero si otro cree que su hijo necesita una enseñanza exigente, pues lo llevará a un colegio donde exijan y no se podrá quejar por imponerle disciplina y exigencia... Y así todo. Curiosamente sería un mundo de libertad y FUERTE responsabilidad individual.

    ResponderEliminar
  13. No entro ya en las asociaciones que pudieran hacer ciertos estados o territorios para imponerse códigos de actuación éticos. O las asociaciones a que pudieran llegar las aseguradoras X, C, P para tener hospitales supremos, o ejércitos super-eficientes y policía ídem en caso de peligro de invasión o cuando un territorio-estado quiera salir de madre e imponer su comunismo o fascismo o lo que sea.
    Lo importante seguirían siendo las relaciones contractuales a nivel individual y esas relaciones estarían en función de eficacia y servicio óptimo. Los mejores verían incrementarse la contratación con más y más gente que los desee y los malos irán perdiendo clientela o cerrando su territorio por falta de interés y gente que lo desee. Nos llevaríamos muchas sorpresas!

    ResponderEliminar
  14. Por un lado va la realidad y por otro el lenguaje. Con el lenguaje hacemos milagros. Construimos nuevas realidades. Pero el mundo es terco y sigue su acostumbrado camino sin importarle nuestras desdichas o nuestras ilusiones. Pero hay que insistir y no dejarse arrastrar por los sinsentidos de una vida limitada a lo que dicen los demás. Invéntate tu vida y tu realidad y verás que hay magia donde sólo veías rutina gris o mezquindad en abundancia. Niégales su derecho a dominar la vida. Niégales su prepotencia llamada realismo. Niégales su negación de la imaginación sin perder nunca la razón y el sentido de la navegación. Hay salida.

    ResponderEliminar
  15. NOTA ENCONTRADA EN EL CHALECO DE MITRANES DE GRONDOBER CUANDO LO ADQUIRIÓ TOLMER INFARET EN EL RASTRO POR CINCO TÁLEROS

    Nevaba y salimos corriendo a la calle. En el cementerio civil estaba la tumba del señor tan serio que leía la Biblia y decía que también masón además de protestante. Peor que ser comunista en aquellos tiempos. Tomábamos café con la señora Crisper que venía por casa y cuando ella llegaba mi madre nos ponía una taza de chocolate espeso con bizcochos. La Señora Crisper solía venir por casa, hasta que un día nos enteramos de que había muerto en su casa al otro lado de la ciudad. Pero todo pasa y hasta aquellas tardes frías con chocolate espeso se fueron acabando. El Señor que leía la Biblia se llamaba Clémones. Lo vi aquel día en el cementerio civil de mi ciudad. Vi su lápida y traía: Aquí yace Clémones Mercader Barrioviejo. Nevaba aquella tarde en el cementerio y todo se cubría de blanco. Mi madre decía que la Sra. Crisper guardaba algún secreto. Siempre creía mi madre que la Sra. Crisper dejaba siempre algo por decir que nunca acababa de decir. Al final murió sin saber mi madre qué era lo que nunca había acabado de decir. A la Sra. Crisper la enterraron también en el cementerio civil. Nuestra familia y los amigos de la familia acababan siendo enterrados en el cementerio civil. En aquella época quien no era oficialmente católico tenía que ser enterrado en el cementerio civil. Al final el cementerio civil acababa siendo nuestro cementerio privado e íntimo. Un cementerio especial para gente especial. A mi me gustaba el cementerio civil porque era especial para gente especial. Masones, protestantes, judíos, algunos librepensadores o marxistas decididos.

    ResponderEliminar
  16. Es inútil que te estires o te alces sobre esos tacones de madera, jamás lograrás tocarlo. Hay que ir por la puerta falsa. Quizás en algún momento te olvidaste de la clave. O quizás te pasó desapercibida. Pero la puerta falsa abre hacia abismos insondables. Quizás no merezca la pena. Te puedes volver loco o dejes de conectar con la realidad cayendo en profunda depresión. Es curioso: el problema de la desconexión con la realidad. ¿Con una realidad y no con otras o con todas menos tu propio agujero negro? Horrible. O fantástico. Cierra la puerta, hace frío. Quizás esté nevando en el pueblo. ¿Por qué no vamos al pueblo a ver la nieve cubriendo las calles? Quiero ver a la Señora Inma. Es muy buena señora y siempre nos da galletas. El pueblo son muchas cosas y acontecimientos. Hay que reducir la visión y adentrase en los rincones de los salones y respirar las almas. Han destruido las almas y las han hecho corpúsculos sin conexión. Pero las almas están conectadas: son conexión y vibración y puro afecto en sus dos polos. El arte de la graduación de las almas y sus fuertes y débiles conexiones. Nieva en el pueblo.

    ResponderEliminar
  17. MITRA ESCRIBE MIENTRAS ESPERA ALGO. NOTA APRESURADA.

    Opaca. Me siento opaca. La opacidad me reduce al simple aburrimiento. La opacidad cierra puertas y vistas. Oigo ruidos en la cocina. Me centro en los ruidos que provienen de la cocina. Platos que chocan con algo. Ruidos. La televisión dice cosas en el salón. Posiblemente nadie la está viendo. Estanqueidad. Alguien me llama. ¿Cuántas personas me han llamado de verdad? Llamar. Te necesito. Llámame. Abro la puerta porque siento que me estás llamando de verdad. No estoy tan segura.
    La llamada. The call. God calls his own. Cuando alguien llama de verdad tengo la sensación de que otra alma quiere saber de mí, quiere descubrir mis secretos y compartirlos. Todo un riesgo al que sólo están dispuestos los valientes que aman. Y a veces se llevan la Gran Hostia. Llamada y recepción. Ten cuidado a quien llamas. Ten cuidado a quién recibes cuando te llaman. Hay llamadas que vienen de los mismos infiernos: the Devil calls his own too. En la cocina se oyen rumores de congregación. La congregación se congrega en la Cocina para cocinar. Algo se está cocinando y yo sigo en mi estanqueidad. Se estará cocinando la Gran Hostia, la Gran Eucaristía.

    ResponderEliminar
  18. EL CAMINO SE DESHACE AL ANDAR

    Camino. Alguien encontró el camino. Yo soy el Camino y la Vida. Camino difuso. Vida en una pompa de jabón. Hay niebla en el camino. A menudo hay niebla en el camino y las pompas de jabón explotan. O el Camino se deshace al andar. Las pompas se desvanecen. Nacen, son, y ya dejaron de ser. Han sido. Fueron. Jugábamos en el camino, por el camino. Veíamos el valle y la montaña y seguíamos jugando. Éramos inocentes y tan sólo nos preocupaba la cometa que íbamos a volar en el prado de la colina. Corríamos y luego nos parábamos para observar las abejas sobre las flores o sobrevolando las plantas. En el interior de los matorrales siempre había cosas que metían ruido y en el cielo las nubes se movían a cierta velocidad. Los mayores caminaban siempre preocupados. Siempre mirando para dentro. Mi madre siempre llevaba tristeza en la mirada, pero mi padre conservaba una ilusión que reflejaban sus ojos abiertos a toda nueva sensación. Mi tío Ghutier estaba enfermo y se sentía débil. A veces había que parar y entonces nos sentábamos sobre alguna piedra. Mi hermana Nilia de repente se ponía a cantar cualquier canción infantil y luego me llevaba a ver unas vacas que pacían allí cerca. El camino nos iba llevando. A mi tío Ghutier le quedaban sólo unos meses para llegar a su destino final. Cuando se murió yo no pude aguantar las lágrimas y comencé a llorar escondido en un rincón del cementerio civil mirando una lápida partida a la mitad que dejaba ver la oscuridad inquietante de una tumba profanada. Con mi tío morían los recuerdos de mi más tierna infancia cuando todo parecía tener sentido y el Camino era seguro porque todo pertenecía a Dios. Nuestro Dios era diferente y apenas lo nombrábamos. Era un Dios de mucha lejanía y de mucha cercanía. Su cercanía era su lejanía y viceversa. Pero con el tiempo dejamos de nombrarlo definitivamente aunque cuando éramos todavía niños lo sentíamos cada vez que íbamos a volar nuestra cometa o cuando nuestros abuelos nos preparaban una merienda y por tradición elevaban una extraña oración al Invisible e Increado, casi como mascullando las palabras. Camino: yo soy el Camino la Verdad y la Vida. Qué triste puede llegar a ser todo.

    ResponderEliminar
  19. CUADERNO DE UN LIBREPENSADOR ENCONTRADO EN UN ANTIGUO CEMENTERIO CIVIL

    Librepensador. Una tumba en el cementerio civil señalaba a una librepensadora. Siempre me causó impacto ese título de librepensador. El pensamiento libre como un pájaro que vuela por donde quiere. Por donde quiere y sin trabas, sin límites impuestos, sin miedo a que te etiqueten para mal o para bien. De mayor quería ser librepensador. Pero hay que tener en cuenta una cosa: un librepensador no tiene futuro en la política o el activismo social, o en la religión, o en ciertos campos del saber ya acotados por ciertas influencias o escuelas o grupos afines a ciertas personas o a ciertas prácticas de poder. Un librepensador ha de hacerse a la idea que pronto o temprano se ha de quedar solo. Los temas de pensamiento de un librepensador son muchos: todo el multi-verso del pensamiento le pertenece: es como un mar con muchas corrientes que lo atraviesan; con muchas formas en el tiempo y una extensión ilimitada.
    El librepensador va delimitando sus propios territorios, pero siempre son territorios abiertos a nuevas posibilidades, a nuevos cambios. Si fallan las hipótesis o la provisionalidad de un conocimiento o experiencia, entonces hay que seguir investigando, experimentando, explorando nuevos territorios. Poca gente está dispuesta a sufrir tales riesgos; por eso los discursos ideológicos tienen éxito asegurado: la gente se repliega mejor a ellos, les facilitan las claves de interpretación que no fallan o no pueden fallar; se acomoda uno mejor a un discurso que premia con agasajo o reconocimiento garantizado: hablo a "los míos"; y hablo contra "los enemigos". En la guerra de las ideologías algunas pierden provisionalmente, pero eso no incita a la rebelión contra la raíz del discurso; quizás todo lo contrario: hay que purificarlo y clarificarlo más dentro de las coordenadas infranqueables.
    Un librepensador/a no tiene razón de ser en el mundo de los discursos elaborados que obedecen a relaciones de poder con sus Grandes Significantes reguladores. Ahí no valen las hipótesis abiertas, las provisionalidades de los territorios que hay que abandonar en un momento dado por que ya han dado de sí y no te llevan a ninguna parte y hay que seguir pensando, explorando, aventurando con libertad porque no eres de ningún partido, de ninguna secta, de ninguna organización que te limite; y, al mismo tiempo eres libre de pertenecer a lo que te dé la gana en un momento dado, pero siempre provisional, de paso--yo pasaba por aquí.
    No hay mayor placer y satisfacción que la aventura del librepensamiento; pero es así mismo la mejor garantía para trabajarte una soledad creativa, a tu gusto. Este individualismo librepensador es una herejía que desconcierta a la gente. Razonar las cosas exige un riesgo y una libertad de mente que necesita tiempo para comprender al otro, para situarse ante lo que piensa el otro y; luego, caminar juntos arriesgando lo que sea en función de lo que la aventura nos depare.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.