16 enero, 2014

COMENTANDO LA PELÍCULA "AUGUST:OSAGE COUNTY"

Comienza la película en una casa de rancho situada en las llanuras del norte de Oklahoma.
En ella nos encontramos con una pareja mayor. Él es Beverly Weston, un poeta un tanto cínico y alcohólico cansado desde hacía tiempo de tener que soportar a su mujer; y, ella es Violet Weston (Meryl Streep) quien padece cáncer de boca y es adicta a cantidad de calmantes y pastillas de todo tipo. Su
desaliñada aparición está marcada por un desquiciamiento perverso y cínico, mientras su marido le hace saber que ha contratado a una joven india, Johnna, para atenderla en la casa. Al poco tiempo sabemos que Beverly se suicida ahogado en un lago cercano y a partir de ahí la película se va desarrollando como un torbellino de conflictos familiares que rayan en la locura colectiva. La muerte y funeral de Beverly hace posible el reencuentro de las tres hijas de Violet y Beverly: Bárbara (Julia Roberts), Ivy y Karen. También aparece la hermana de Violet Mattie Fae con su marido Charlie Aiken y más tarde, con retraso, por haberse dormido, el hijo de ambos Little Charles; un hombre un tanto desastrado e inseguro con su vida. La aparición de Karen y su novio Steve es la de una pareja triunfante: coche deportivo imponente, y con un futuro prometedor. La llegada desde Colorado de Bárbara y su marido en funciones, Bill, con su deslenguada y tópica hija post-postmoderna, Jean; se produce con la normalidad de un matrimonio de clase media. En el trasfondo de todo este encuentro permanece como testigo silencioso la muchacha india contratada por Beverly para cuidar a Violet.

Un funeral típico americano conlleva la comida conmemorativa donde cada familia colabora con un plato cocinado previamente en sus casas. Y es ahí durante esa comida donde se va desarrollando la tragicomedia familiar de los Weston. Pero si para las familias típicas y tópicas americanas este tipo de encuentros sirve para fortalecer y reforzar el imaginario colectivo de la familia como núcleo de lazos afectivos y de lealtad consanguínea, en August: Osage County vamos a asistir a la descomposición de una apariencia que va mutando en dislocaciones morales imprevistas y fuertes conflictos de intereses emocionalmente explosivos. La idílica Casita de la Pradera de fuertes valores familiares cristianos que pervive en el inconsciente de la sociedad americana se muta en esta película en una casa de locos; en un drama desquiciado de una sociedad donde los escenarios familiares festivos parecen ser más un incordio insostenible que otra cosa. La sociedad postmoderna se va diluyendo en vínculos e intereses ocasionales que niegan cualquier centro o referencia de privilegio moral o afectivo, que no sea aquello que aparentemente nos sirva para sostener nuestra existencia presente.

La relación amorosa mantenida en secreto por Ivy y Little Charles por ser primos carnales, ha de revelarse una relación incestuosa al saberse que Mattie Fae había mantenido una relación en el pasado con Beverly, fruto de la cual es Little Charles. Ivy y Little Charles son entonces hermanastros y la relación se hace
imposible con todas las desastrosas consecuencias que acarrea a Ivy. El matrimonio de Bárbara y Bill no es tal ya que Bill ha empezado a acostarse con una alumna de la Universidad y en el presente ya están separados. La única razón de seguir juntos en este acontecimiento es la conveniencia y apariencia familiar. La pareja triunfante Karen-Steve no es más que una simulación de dicha y felicidad que la escena de Steve seduciendo a la niña Jean con marihuana y toqueteos, nos saca a relucir un personaje oportunista y totalmente amoral. Lo más llamativo de esta película es que Violet, con su fuerte carácter y su supuesto desquiciamiento es consciente de todos los secretos familiares que ella misma va revelando a lo largo de la comida conmemorativa de la muerte de Beverly. También ella tenía su secreto: ella pudo haber evitado el suicidio de Beverly y no lo evitó por la ventaja económica que ello iba a traer para ella.

Puedes también leer: 
 SI ALGÚN DÍA CRUZAS OKLAHOMA, JAMÁS OLVIDARÁS SUS LLANURAS
 http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/

11 comentarios:

  1. Tal vez la veo solo por las actrices que salen. Son buenas.

    ResponderEliminar
  2. Violet Weston ha tenido una infancia desgraciada. Uno de los varios amantes esporádicos de su madre que desfilaban por casa atacó un día con una barra de hierro a su hermana Mattie produciéndole cicatrices para toda su vida. Su madre era una mujer cruel y retorcida. En su adolescencia, Violet, ansiaba unas botas camperas que había visto en un escaparate del centro de Pawhuska (el pueblo) pues con ellas pretendía deslumbrar a un chaval del instituto que le gustaba y que solía usar unas camperas chulas. Vistiendo ella unas camperas parecidas pretendía así ligarse al muchacho, así que cuando su madre le pidió un regalo de Navidad le pidió aquellas camperas que había visto en el escaparate. La madre entonces una semana antes le anunció que bajo el árbol habría un regalo sorpresa para ella. Y, efectivamente, días antes de Navidad ya estaba aquel paquete envuelto con papel regalo estampado de coloridos allí puesto bajo el árbol. Pero cuando llegó el día de Navidad y abrió el paquete lo que allí encontró fueron unas botas de trabajo, sucias y llenas de mierda de perro. Perra decepción de Violet con su madre. Un buen modo de perder la confianza con quien crees que te quiere y aprecia a pesar de todo. Desconfianza que queda grabada.

    ResponderEliminar
  3. Violet aparece en escena bastante desquiciada. Se deja ver una relación tensa con su marido: Beverly. Es una relación deteriorada desde hace muchos años. La casa refleja un abandono de un par de décadas como mínimo. Las ventanas están tapadas con papel para que entre el mínimo de luz y de aire exterior. El aire acondicionado no funciona, cosa muy rara en una casa americana en verano. Beverly, gracias a la publicación de un libro de poesía, había llegado a ser profesor de la Universidad en Tulsa. Se emborrachaba con frecuencia y no le gustaba la enseñanza. Debió de llegar un momento en que la relación con Violet era ya un asunto fracasado, pero la inercia matrimonial siguió manteniendo las apariencias, a pesar de las varias "separaciones" que habían surgido.

    Ahora Violet es una mujer mayor con una enfermedad terminal y cada vez más intratable. Su adicción a las pastillas la hace más incoherente y agresivamente resentida. Además los dos viven prácticamente solos con la excepción del cuidado ocasional de su hija Ivy que vive cerca de ellos. Beverly, además de alcohólico, aparece como una persona cínica y malancólica; amante de sus libros. Hay libros por todas partes. Hay cinismo y apatía por una vida que se le hace ya larga y de ahí el verso de T.S. Eliot: "Life is very long". Pero T.S.Eliot a pesar de su fama y su religiosidad anglicana culpabilizadora no dudó en mandar al manicomio a su bella mujer Vivian al dejar de interesarle y cuando la vida de ésta tomaba un giro de claro deterioro mental.

    Beverly decide dar un giro final a su vida. Decididamente define a su mujer como una drogadicta que merece atención especial. Hay entre ellos un pacto de conveniencia: ella puede tomar las pastillas que le de la gana y él beber de continuo. Contrata entonces una asistenta india de la zona: Johnna. Es una joven de unos 22 años que necesita el trabajo y parece una mujer responsable. Ella se va a encargar de Violet y de su tratamiento. Él, entonces, desaparece.

    ResponderEliminar
  4. La hermana de Violet es Mattie Fae. Aparece en escena con su marido Charlie. Es una mujer de carácter como Violet. Una mujer que parece dominar el cotarro y dar claras muestras de preocupación por su hermana. Han sido llamados por el asunto de la desaparición de Beverly quien ya lleva cinco días sin dar señales de vida. Charlie es un hombre que admiraba a Beverly y con el cual había tendo una pasada amistad. Parece un hombre sencillo y equilibrado que se dedica a la tapicería; sin grandes aspiraciones. Ella, Mattie, es dominante y constantemente impreca al hijo de ambos, Little Charles, de ser un inútil y algo anormal para su edad (37años). Los dos viven en Tulsa: a una hora y media de Pawhuska. Mattie fae da muestras de conocer a fondo la vida matrimonial de su hermana y se atreve a hacer cábalas sobre la complicada vida de Beverly. Lo curioso es que hace dos años que no vienen a visitarlos, lo cual deja ver el poco interés real que despertaba la pareja Violet-Beverly. Mattie pasa el tiempo recordando vidas pasadas del pueblo y recriminando la conducta de los demás con cierta vehemencia. Es lo que en inglés se llamaría a "bossy woman".

    Es ella quien al final revela su relación adúltera con Beverly, fruta de la cual es Little Charles. Con ello trata de evitar que la relación Ivy-Little Charles vaya a más ya que no son primos sino hermanos. Con ello también ella trata de dejar ver que en realidad ella no fue lo que ahora aparenta: una mujer gorda y más bien ordinaria; sino que tuvo su vida de secretos sórdidos y aventuras inesperadas. Una mujer apetecible por algún hombre de talento. Algo diferente a su Charlie de modos pueblerinos. Buenazo pero simple y pueblerino. Y además cornudo y con un hijo que no es suyo y que posiblemente jamás sabrá que no es suyo; a pesar del cariño que le profesa.

    Al final vuelven el mismo día a Tulsa porque "han de dar de comer a los perros" .

    ResponderEliminar
  5. Acabo de vela y paezme una mui buena película. Real como la mesma vida. ¿Cuantes famílies hai güei n'España que se paecen abondo a esta de la película? Creyo yo que bastantes. Los tiempos de la família de moral tradicional ya cuantayá que pasanon.

    Cuetu

    Cuetu

    ResponderEliminar
  6. Hay un diálogo entre Bárbara, Karen y Ivy que creo es la clave de interpretación. Las tres están reunidas hablando en el gazebo del jardín al oscurecer. Las tres ponen en perspectiva crítica la realidad de sus padres o generación anterior. Presumen sus mayores de haber sufrido más, de haber luchado contra Hitler, de haber sido pobres y haber salido adelante; de haber sido "The Greatest Generation". Generación que valoraba la familia y la lealtad familiar; etc, etc. Pero las tres hermanas se burlan de alguna manera de esta Gran Generación que sus padres representan con su propia conducta. Violet es la misma encarnación del resentimiento de esa misma generación que ya sufrieron en sus mismas carnes la contradicción entre el imaginario social y moral al que aspiraban, por un lado; y, por otro las turbulencias de una sociedad que ya ha minado las bases religiosas y metafísicas de esa misma moral social y familiar. Violet es la misma contradicción en persona: su propia vida ha estado llena de trampas y mentiras, pero no duda en aparentar un "orden" familiar con cientos de pastillas en el cuerpo conseguidas a través de engaños y chantajes.

    El mismo Beverly reflexiona (en el texto de la obra teatral) sobre el poeta de Oklahoma John Berryman (premio Pulitzer 1968), cuyo padre se suicida cuando él tenía 10 años y es él mismo quien descubre el cadáver. Berryman fue también alcohólico y depresivo acabando su vida como lo había hecho su padre: se suicida. Y es Beverly quien lee a Berryman "la vieja cabra", como él le llama: "El mundo se está convirtiendo gradualmente en un lugar donde ya no me importa ser". Y es ese mismo Beverly quien según Ivy "nunca había tenido ningún sentimiento especial por sus hijos".

    Y es también Ivy en este diálogo entre las tres hermanas quien dice:"...ya no puedo jamás perpetuar esos mitos de familia o lazos de hermandad. Somos todos gente, algunos de nosotros conectados accidentalmente por la genética; una selección de células por azar. Nada más. Esta idea había nacido, según ella, al darse cuenta de que era ella la única que se preocupaba de sus padres; mientras sus hermanas que ahora reprochaban su comentario y el comentario sobre su padre, no parecían darse cuenta de que llevaban años sin vistarlos. Barbara entonces responde: "Mm. Perdona, pero tu personal teoría, tu "genética accidental", eso no funciona conmigo. Creo que tengo una responsabilidad hacia algo más grande que a él mismo, todos la tenemos."

    He aquí el eterno dilema de la relatividad accidental de las cosas y de las relaciones humanas; y por otro lado la necesidad de un referente que nos haga comprender qué es lo que está bien y está mal.

    Quizás si ese referente no existiera, jamás podríamos disfrutar o apreciar una tragicomedia como la que se representa en la película y obra de Tracy Letts. Todo ello nos sería quizás indiferente. Quizás la misma ironía del azar biológico de Ivy nos sería incomprensible sin referente moral alguno.

    ResponderEliminar
  7. Bárbara está ya ligada a una relación envenenada. Bill y ella son dos profesores de la Universidad de Colorado en Boulder con futuro y una “familia”; su hija Jean. Profesores yuppy de tendencias liberales (en sentido americano); o sea, profes majos y abiertos a las nuevas tendencias del vivir. Han dejado sus puestos docentes de Tulsa, para instalarse en la más prestigiosa Universidad de Colorado, en la bonita ciudad de moda de Boulder, no muy lejos de Denver. Pero ese alejamiento y ese progreso profesional de ambos son interpretados de forma malintencionada por parte de Violet. Para ella lo que en realidad quieren es alejarse de ellos, de sus propios padres. Para Violet Bárbara sólo quiere eludir responsabilidades y así romper también con el apego madre e hija que debería seguir funcionando; y, máxime cuando su madre tiene cáncer. Tan sólo regalos ocasionales por correo. Bárbara resiente a su padre y el chantaje emocional de su madre aduciendo esta además que su padre también la echó mucho de menos. Pero Bárbara resiente de su padre también, de la vida de ambos; ni tan siquiera aprecia su poesía.

    Pero Bárbara vive el calvario de su fracasada relación; de la mala educación de su deslenguada hija con sus hábitos ya establecidos de fumar maría o de apegos extraños a vegetarianismos un tanto flipantes. Conoce los problemas de la relación de sus padres y la hipocresía de su padre en especial que no se resiste a tirarse a una alumna jovencita romper así una relación de 25 años. Hay pérdida de referentes en todos ellos. La misma naturaleza no contribuye a una justicia de género: hace posible que la mujer envejezca de forma destartalada, mientras que al hombre la vejez le puede dar todavía un toque más sexy. Violet es muy realista al respecto, y sobre todo cuando oye a Karen hablar de su pasado atormentado por la culpabilidad y el autodesprecio ante los fracasos de la vida; pero luego; después de pertenecer a alguna secta que otra, o pertenecer a grupos de encuentro o lecturas de filosofía del aquí y el ahora; pues Karen se ve como una mujer que ha recobrado el sentido de la vida vendiendo casas, ganando dinero y, ante todo; el gran descubrimiento de Steve: el tío guaperas y emprendedor. Steve, el hombre que más corresponde al sueño de adolescente de la almohada como hombre ideal. Violet ya huele la verdadera naturaleza de Steve; hay algo que no huele bien en él. Hay miradas y gestos que delatan ante una persona con los sentidos en ascuas.

    ResponderEliminar
  8. Observando más de cerca a estos personajes, de la misma manera que podríamos observar a los personajes de la vida real que nos rodean y a nosotros mismos, caben preguntas que hacerse. ¿Hasta qué punto podemos cambiar nuestras vidas para darle un giro radicalmente diferente? ¿Hasta qué punto estas personas son incapaces de ser otra cosa que no corresponde a su forma de ser?

    Si las leyes, las costumbres, las formas de vida de las naciones avanzadas; el individuo como voluntad responsable de su vida en todo momento a efectos legales y sociales; aun si esa vida está guida o movida por fuerzas superiores a ella; ¿podemos hacer un juicio moral? ¿Cuál?

    ¿Podemos decir que esto es así y que cada cual ha de vivir como puede sin juicio moral posible? ¿Podemos decir que el pasado era mejor en cuanto a que la gente sabía distinguir de forma más precisa lo que estaba mal y bien? ¿O quizás en el pasado se vivía la hipocresía de quien ha de vivir resintiendo su condición y pretender una decencia convencional como compromiso?

    ¿Quizás la sociedad del capitalismo avanzado es una sociedad que, una vez desmitificada toda creencia, toda base ética y moral sustentada en alguna metafísica o trascendencia; una vez que la política es descarnadamente y decididamente un territorio de profesionales cínicos y maquiavélicamente conscientes de que la política es un fin en sí mismo?

    ¿Cabe la posibilidad de ir contra marea y sustentar un discurso de decencia moral y ética de referentes religiosos cristianos u otros? ¿Podemos enfrentarnos a nuestro propio nihilismo y darle un giro de 180 grados? ¿Cómo?

    ResponderEliminar
  9. Una cosa es evidente: la gente sufre con este tipo de vida; y sufre bastante. Otra cosa: que disfrutemos o apreciemos una obra tragicómica de este tipo es porque todos asumimos la vida ha de ser de otra manera diferente. Hay formas de vida más centradas, más equilibradas; guidas por referentes de corrección y valentía.

    ResponderEliminar
  10. ¿Desde dónde hacer un juicio moral si quien lo hace parte también de una situación que vista desde otro ángulo resulta también fuera de quicio? ¿Qué humano puede hacer juicios morales sin que él mismo se vea afectado por dicho juicio? Todos vivimos una existencia contingente y no hay disfraz que nos la pueda disimular ante una mirada más escrutiñadora. Y también el escrutiñador que parece escrudiñar mejor sigue siendo escrutiñado por otro escrutiñador más perspicaz y así ad infinitum. Hay gente que no es capaz de ver su condición y propia contradicción. Pero ver la propia contradicción tampoco ayuda mucho. Quizás sea peor. ¿He de ser tolerante con todo el mundo debido a que yo reconozco mis propias contradicciones? ¿Es el intolerante aquel que no ve sus propias contradicciones? Y sin embargo a ciertas personas hay que pararlas por el daño que pueden hacer. ¿Es ese el principio ético que hay que utilizar? ¿El daño o sufrimiento que me puedan infligir? ¿Pero y yo? ¿No estaré también infligiendo algún daño a otro (-os) y ellos me han de evitar?

    Yo creo que la única solución a este dilema es la Ley. Hay una Ley Moral que se puede resumir en “no hagas a los demás lo que no quisieras que te hagan a ti”. No robarás, no matarás, no mentirás; no engañarás, etc. Yo creo que es una Ley universal.

    Si una persona ha prometido fidelidad a otra bajo contrato matrimonial o contrato verbal esa persona comete un daño desde el momento que infringe esa ley moral. Lo propio es que si una persona ve que su contrato con otra persona no funciona por incompatibilidad, ha de romper ese contrato antes de llegar a producir sufrimiento y daño a la otra persona. De no ser así actuamos como canallas, como felones; y, en ese caso que un presidente de una República o de los EEUU cometa ese tipo de felonía en su vida privada, es justo que a esa persona se le pierda el respeto y se cuestione su integridad como político. Europa se muestra muy ufana haciendo ver lo “tolerante” que es en estas cuestiones, pero no se da cuenta que esa “tolerancia” la va hundiendo más en el fango de un relativismo donde todo acaba valiendo y siendo comprendido no importa el sufrimiento que se cause o la pérdida de confianza que se pierda en personas con altas responsabilidades. La Ley media como una medida absolutamente objetiva entre lo que está bien y mal. Cualquier descompensación se paga con sufrimiento para alguien.

    ResponderEliminar
  11. Película genial, donde se refleja la FALSA MORAL. Donde ninguno de los personajes, nada tiene que reprochar. Los temas permanentes humanos, la envidia, la pasión, lo amoral, la mentira, la perfidia, la crueldad, la venganza, etc.... y todos carecen de amor. Fin de la cita. Como película intimista es estupenda y el papel de Mery Streep es sublime.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.