25 noviembre, 2013

VERDADES PENDEJAS

Solganik de Metarlopecx predicaba lo siguiente por las calles de Buytas, la capital de la provincia de Hjsdf en el país de Lkportaw:

Las verdades se dividen en dos. Las verdades demostrables y lógicas y las verdades existenciales. Las verdades existenciales jamás se pueden demostrar de una manera lógica y empírica. Son verdades que responden al sentir de la gente, no a la lógica y la demostración. Pero las verdades demostrables y lógicas deberían de considerar las aperturas a nuevas realidades que (en ocasiones) hacen las verdades existenciales, y así extender su amplitud de conocimiento a nuevos objetos o espacios no considerados desde la perspectiva de verdades sólo demostrables. Y, viceversa, las verdades existenciales deberían de cuidarse un poco y no ir más allá de lo que el sentido común dicta, salvo que se quiera acabar en la más pura irracionalidad sin sentido, o en el manicomio. Una excesiva racionalidad, por otra parte, nos puede llevar a las paranoias más galopantes.

De una manera u otra este mundo es un tanto pendejo con unas verdades y con otras


18 comentarios:

  1. ¿Cómo se puede relacionar un Dios que es invisible, omnipotente, omnisciente, perfecto, infinito, eterno, puro amor y misericordia; con su creación que es imperfección, materia-energía, tiempo (sobre todo tiempo), cambio, contingencia, pecado, mal, defectuosa, etc? En teoría esta relación es imposible. Lo perfecto no puede relacionarse con lo imperfecto por condiciones ontológicas diferentes. No existen puntos de contacto donde algo absolutamente perfecto, bueno, etc., se pueda relacionar con lo que es absolutamente dependiente, corrupto, cambiante, etc. Son substancias absolutamente diferentes. Son dos realidades aparte. Independientes.

    De haber puntos de contacto PREVALECERÍA DE MODO ABSOLUTO la perfección sobre la imperfección, pues esta se disolvería sin más ante el poder de LA PERFECCIÓN.

    El cristianismo habla/revela el misterio de la Encarnación para explicar el posible contacto o relación entre lo SOBRENATURAL OMNIPOTENTE y lo corrupto-temporal, etc.. de la existencia/condición humana. El Espíritu Santo que es Dios engendra en María un ser humano que va a poseer dos naturalezas por igual: la humana y la divina. Entonces , si yo he entendido bien (reconozco que las polémicas sobre la Trinidad me abruman y confunden al mismo tiempo que me sumen en misterio insondable), en el cuerpo de María se produce una encarnación del Verbo (que es Dios) y las dos naturalezas (Divina y Humana) conviven en una relación que es Jesucristo.

    En tal relación, ni la naturaleza humana se funde o disuelve con la Divina, ni la Divina absorbe la humana. Entonces Jesucristo puede hacer milagros, conocer lo que va a pasar, sabe cómo piensan las personas antes de que estos lo sepan, etc; pero también sufre como humano, llora, come, siente, padece; pero NO PECA. Tiene tentaciones, pero NO PUEDE CAER EN NINGUNA TENTACIÓN. Sabe que va a morir, pero sabe QUE VA A TRIUNFAR y resucitar.

    Evidentemente nada de esto se puede demostrar científicamente ni lógicamente. Es una verdad existencial, una verdad de experiencia que comparten la mayoría de los cristianos de una u otra manera y con diferentes interpretaciones DE SENTIMIENTO PROFUNDO.

    Cuando alguien pide demostración sobre este asunto, se le dice: MISTERIO. O lo crees y lo sientes o no hay nada que hacer.

    Así funcionan las verdades existenciales.

    ResponderEliminar
  2. Habla Octavio Paz:

    "Para los budistas el yo tampoco tiene una existencia propia e independiente: es una construcción, una conglomeración de elementos mentales y sensoriales. Estos elemento o, más bien, racimos de elementos, son cinco en total (skhandas es sánscrito o khandas en pali). Los elementos componen al sujeto y su conciencia; son el producto de nuestro karma, la suma de nuestros errores ypecados en vidas pasadas y en el presente. Por la meditación y por otros medios podemos destruir la ignorancia y el deseo, liberarnos del yo y entrar en lo incondicional, un estado indefinible que no es su vida ni muerte y del que no se puede decir absolutamente nada (nirvana).

    El parecido entre estas concepciones y las de la neurología es extraordinario. También son notables las diferencias. El constructor del yo, para el budista, es el karma; para Edelman ---G.M. Edelman (1929-), biólogo ganador del Premio Nobel en Fisiología en 1972. Merece atención su teoría sobre la conciencia---, el sistema nervioso. El budista debe destruir al yo si quiere escapar de la desdicha que es nacer y romper el lazo que lo ata a la rueda de las encarnaciones. Para Edelman el yo y la conciencia son construcciones indestructibles, salvo por un trastorno del circuito neurológico (enfermedad o muerte). El yo es una construcción y depende de la interacción de neuronas. Es un artificio necesario e indispensable: sin él no podríamos vivir. Aquí aparece la gran cuestión: el día en que el hombre descubra que su conciencia y su ser mismo no son sino construcciones artificiales, ¿podrá seguir viviendo como hasta ahora?"../.. (continua abajo)

    ResponderEliminar
  3. (viene de arriba)

    ../.. Parece imposible. En cuanto la conciencia se diese cuenta de que es una construcción del sistema nervioso y de que su funcionamiento depende de las neuronas, perdería su eficacia y dejaría de ser conciencia. La concepción de la conciencia como una construcción de las neuronas afecta no sólo al organismo individual, a cada hombre, sino a la colectividad entera. Nuestras instituciones, leyes, ideas, artes y, en fin, nuestra civilización entera, está fundada en la noción de una persona humana dotada de liebrtad. ¿se puede fundar una civilización sobre una construcción neurológica?../..

    La mente no es para Edelman, sino "a special kind of process depending on special arrangements of matter". O sea: la materia de que está hecha la mente no es distinta del resto de la materia; lo que es único es su organización. De esta propiedad se deriva otra: cada mente es distinta y única. Cada organismo humano es una colección de experiencias subjetivas, sentimientos y sensaciones (qualia); este conjunto de experiencias, aunque comunicables hasta cierto punto por el lenguaje y por otros medios, constituye un dominio virtualmente inacesible para las mentes ajenas.
    La pluralidad de mentes , señala Edelman, impide una teoría enteramente científica; siempre habrá excepciones, variaciones y regiones desconocidas. Toda descripción de la mente está condenada a ser parcial; nuestro conocimiento será siempre aproximado. ../...

    (Octavio Paz: La Llama Doble.Amor y Erotismo. pp.196-98. Editorial Seix Barral. Barcelona 2004)

    ResponderEliminar
  4. Las verdades existenciales suelen ser simples y directas. Pero a veces hay eximios académicos que no se dan cuenta de ellas y cometen en la vida errores garrafales; mientras los menestrales, en sus charlas chistosas en la barra del bar, las comprenden mil veces mejor.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  5. Las verdades existenciales son equívocas por necesidad.

    ResponderEliminar
  6. Cuando leí a William James en su libro "The Varieties of Religious Experiences" me di cuenta de lo importante que es saber encuadrar las experiencias místicas, las experiencias de fe, o las experiencias gnósticas; en un relato coherente de significado. Supe desde hace mucho tiempo que el conocimiento racional-científico y el conocimiento existencial jamás se tienen porque excluir. Uno y otro se complementan, se retroalimentan.

    ResponderEliminar
  7. Me sigue intrigando la Encarnación. ¿Cómo se podría visualizar un acontecimiento tan extraordinario? ¿Cómo sentir esas fuerzas divinas invisibles realizando el milagro? ¿Qué repercusiones cósmicas tuvo el milagro? ¿Se podría entender la Encarnación como un proceso eterno? ¿Infinito? ¿Se está ya-siempre produciendo la Encarnación en un eterno presente? Una gestación divina en un cuerpo humano. ¿Un semen espiritual? ¿Una emanación espiritual en proceso de destilación hacia una materia orgánica emanada del Uno hasta hacerse aceptable al óvulo femenino? ¿La Semilla de Dios-Padre engendrando a Dios-Hijo? La mente estalla. Un niño os ha nacido.

    ResponderEliminar
  8. Un acontecimeinto que en aquella época se visualizaría dentro de un universo plano dividido en tres partes: Cielo, Tierra e Infierno en el sentido de Sheol. En una palabra un universo sencillo, apañado, controlable imaginativamente con excepción del misterio que significaba Dios y sus Reino Celestial.

    Pero para nosotros este misterio de la Encarnación se nos hace abrumadoramente misterioso, ya que el cosmos que ya conocemos es inabarcable por la imaginación. Ese proceso de la encarnación sería un proceso singular dentro de un cosmos de distancias increiblemente remotas. ¿Un instante eterno dentro de una inmensidad infinita? Zas!!! La mente nos explosiona. Zas!! Un niño no es nacido.

    ResponderEliminar
  9. El instante de unión entre lo eterno y lo perecedero ha de ser un orgasmo absoluto. La concepción divina en un ser humano ha de suponer la mayor corriente de placer jamás sentida por organismo viviente alguno. Salvo que asociemos sexo con pecado. ¿Qué dicen los dos evangelios que hablan sobre la concepción de Jesucristo sobre este extraordinario asunto?

    Mateo 1:18: El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.

    Lucas:
    1:26 Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
    1:27 a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María.
    1:28 Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.
    1:29 Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta.
    1:30 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.
    1:31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.
    1:32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;
    1:33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
    1:34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón.
    1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
    1:36 Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;
    1:37 porque nada hay imposible para Dios.
    1:38 Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

    Importante: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra .

    No nos hablan los evangelios de ningún posible orgasmo cósmico. Tampoco hay descripción de vida sexual en Jesús. Obviamente sexo en estos relatos está relacionado con pecado. Es una descripción breve y aséptica. María no dice nada de sensaciones físicas.

    Nadie más habla en el NT de este acontecimiento tan extraordinario. Pablo dice simplemente que Jesús nació de mujer. El evangelio de Juan dice:

    1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
    1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
    1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

    Aquí se iguala la encarnación del Verbo con la encarnación de todos aquellos que creen en su nombre. Habla Juan de un acontecimiento común a todos los que creen en el Verbo. Es un acontecimiento extraordinario, pero común a los que han recibido la fe.

    Marcos no dice nada.

    Y sin embargo ese instante de Divina Concepción nos abruma, nos sobrecoge. Platón tuvo problemas al relacionar el mundo de las ideas con el mundo de las apariencias, pero Mateo y Lucas relatan la fusión de lo divino con lo humano con una simple frase.

    ResponderEliminar
  10. Hay algo interesante en la teología de la Encarnación.

    Los primeros escritos del NT que son los de Pablo (los evangelios se escribieron decenas de años después) no hablan nada de ese inmaculado nacimiento. Jesús nació de mujer y punto; o sea, como cualquier otro humano. Luego fue elevado a Mesías, después de muerte y resurrección.

    Luego viene la teología juánica que ya habla o se preocupa del Jesús preexistente. Los escritos paulinos tardíos ya empiezan a hablar de esa posibilidad. Pero los dos evangelios de Mateo y Lucas ya escriben sobre la "materialidad" de esa encarnación. Cosa desconocida para Pablo.

    ResponderEliminar
  11. Hombre, siempre cabe hablar de revelación progresiva y entonces se va encajando uno y otro en esa revelación que se va desplegando. No sé. A veces se ve cierta artificialidad teológica en estas cosas.

    ResponderEliminar
  12. Los lugares de encuentro de lo divino y lo humano. La oración. La palabra humana va dirigida al destinatario divino. El acto de orar es el acto de "hablar con Dios". De ser así, es un acto de absoluta sacralidad; un acto de importancia suprema. Un acto de singular encuentro entre persona y Dios. Nos abrimos a lo divino. Efectuamos una apertura a lo divino. Eso sobrecoge. Debería de ser abrumador el pretender dirigirse a Dios de forma libre y arbitraria. Para mucha religión es un acto de auténtica frivolidad. Se reza.

    ¿Nos abrimos nosotros a lo divino? ¿Desde dónde? ¿No es la llamada del Espíritu Santo? ¿Qué es el Espíritu Santo y cuál es su función en todo esto? Otro concepto ritualístico. La religión nombra el espíritu Santo como quien anuncia Coca Cola. Degradación de los conceptos sagrados. Orar pasa a ser rezar.

    Imaginemosnos de nuevo esa inmensidad cósmica en la que estamos inmersos. Esa soledad cósmica en distancias remotamente inimaginables. ¿Qué es orar en esa situación? Un acto de singularidad extraordinaria: lo humano contacta con lo divino y lo divino es abrumadoramente inimaginable. Un acto de benevolencia suprema.

    ResponderEliminar
  13. Si la caida y corrupción del humano es absoluta, ningún esfuerzo o gimnasia lingüística nos ha de salvar. Estamos perdidos por definición. Absolutamente perdidos. A partir de ahí que D-ós haga lo que crea conveniente.

    ResponderEliminar
  14. Quizás el punto absoluto en que se concentra todo el mensaje bíblico sea ese: nuestra caida es absoluta: estamos a merced de la Gracia Divina. Todo lo demás es marear la perdiz.

    ResponderEliminar
  15. He ahí la Omnipotencia divina, su Amor Incondicional para los elegidos. Sin Gracia Divina no habrá jamás punto de contacto entre hombre y D-ós. Y eso está más allá de las palabras, más allá de las representaciones que podamos hacer de ello. Si la gracia nos toca, jamás habrá posibilidad de perderla. Eso si que es la absoluta felicidad.

    ResponderEliminar
  16. Hay que partir del hecho de que la condición humana no tiene solución alguna desde dentro. Es como si varios naúfragos trataran de salvarse por sí mismos en un mar embravecido sin posibilidad alguna de agarrarse a nada. El esfuerzo sería inútil. La condición humana es esa. Inventamos cosas, hacemos cosas, tratamos de creer que la vida es otra cosa; pero no tenemos nada seguro donde agarrarnos. Sólo si aparece un barco con instrumentos de salvamento se salvarán los naúfragos; sólo si aparece un poder externo a nosotros con poder de salvación nos podremos salvar. De otra manera no hay salvación posible. Zozobramos más tarde o más temprano.

    Una forma de ver las cosas plenamente impopular. Por mucho que intentemos levantar el brazo para salvarnos del naufragio, si no hay medios externos que nos saquen de nada sirve.

    ResponderEliminar
  17. El punto de contacto entre D-ós y el humano es la Gracia. Más allá de toda representación, de todo esfuerzo, de todo anhelo, de toda desesperación, de todo optimismo; de todo humanismo.... Más allá...

    Toda filosofía acaba en lo mismo: la brecha insalvable, el "darse cuenta" que nunca se realiza; el equívoco que nos deja en un mar de conflicto y el abrazarnos como héroes al equívoco pues dignificamos la vida, dice un Nietzsche. Pero falta ese heroismo, falta esa valentía. La acción política nos lleva hasta cierto punto; pero más allá de ese punto viene la torpeza, la corrupción, el astuto juego de poder; la estrategia que todo lo justifica...

    Fue así siempre; en otras épocas fue más brutal o menos; pero sigue siendo así.

    Las religiones intentan hacernos ver que ellas tienen la fórmula, que ellas son el consuelo; que "si crees..." Pero falta ligar definitivamente "ese creer", esa "fe". Mientras, siempre hay miedo; siempre hay que actuar con miedo y obedecer a los líderes que parecen mejor que nosotros.

    Si es así: el mundo queda entre paréntesis. Todo está bajo control. Nada es contingente. ¿Miedo a qué? Si D-ós es realmente omnipotente la pesadilla se deshace. Gracia.

    ResponderEliminar
  18. Dejo de hablar sobre este tema. Me empieza a doler la cabeza con este tema. Además alguna gente piadosa se puede ofender con lo que digo y yo no quiero ofender a nadie. Me duele ofender a gente piadosa o a cualquier tipo de gente buena. Pido perdón a quienes se hayan sentido ofendidos por algo de lo dicho. Mi pensamiento en el fondo es fruto de mucha especulación. Algunos somos especulativos por naturaleza. No siempre es bueno ser especulativo con las cosas. A veces envidio con sana envidia a esa gente que son creyentes sencillos y que uno se encuentra muy a gusto con ellos. No necesitan darle al tarro como yo. Un abrazo a todos ellos.

    Yo lo que en el fondo quiero decir es que la fe es un milagro; un don de D-ós. Y dejemoslo ahí.

    Me acuerdo de muchos creyentes en Texas. De su sencillez y generosidad. De ser gente con firmes principios y honrados a carta cabal. Gente que no les cuesta mucho trabajo para confiar en tí porque tienden a ver lo bueno en uno y no lo malo. Esa desconfianza generalizada que tanto daño hace en nuestra sociedad española. De esos creyentes cumplidores con sus deberes y afianzando una vida comunitaria con total desinterés.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.