04 junio, 2013

TÍO, DÉJANOS EN PAZ CON TANTA CHIFLADURA


Hay que atreverse a pensar y llegar a situaciones límites de pensamiento. Vamos a experimentar con esta posibilidad de Dios:

Si Dios es todopoderoso, entonces no hay nada fuera de Dios. Dios está presente en todo. Todos somos
modalidades de ser de Dios. Entes en Dios. Dicho de otra manera: somos todos y todo parte del mismo ser en diferentes modalidades. Esto nos lleva a una unidad esencial y sustancial de todo el universo. No caben tampoco misterios o rincones ocultos o rendijas o voluntades libres e independientes que eligen desde fuera de Dios, desde su esencia singular y particular capaz de afirmar o situarse “fuera de” Dios. Esto ya lo dijo Spinoza en su día.

Todos estamos en Dios. Ya todos estamos de modo inexorable y absoluto en Dios.

Llamemos si queremos ahora a Dios ser, materia, energía; universo, etcétera.

Pero lo que es está siempre ya presente en sí mismo. Todo cambio es aparente no porque lo aparente sea engaño o ilusión; sino porque el ser y la apariencia ya son en sí mismo.

Hagas lo que hagas es inevitable e inexorable que lo hagas. Da lo mismo lo qué hagas o no hagas en un sentido moral. No hay moral que se sobreponga o juzgue nada. Es todo un juego indiferente del mismo Dios; que se produce en él de modo total y absoluto. En ese sentido somos absolutamente libres de hacer lo que nos dé la real gana. Da lo mismo matar a alguien que robar que hacer el bien que intentar el socialismo o el fascismo o la independencia de Cataluña o la afirmación española a través de los toros y el Ejército; o engañar sin parar, o ser honesto a carta cabal. Para Dios es todo indiferencia absoluta. Para el ser no es más que una vibración en sí que ya es. 

Pero también desde Dios, en su modalidad de acontecimiento humano, (nos) parece otra cosa que amenaza nuestra supervivencia o la afirma sin dejar de ser en sí mismo.

Aggghhh!!!

29 comentarios:

  1. En este modo de ser ya vive Occidente y parte del Oriente. La moral es supervivencia individual y colectiva. Pura inmanencia, sin trascendencia alguna.

    ResponderEliminar
  2. ¨Yo creo en un Dios capaz de crear criaturas libres, capaces de deambular, razonar y hasta de desobedecer a su creador. Y en esas estaríamos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que ocurre con ese Dios inmanente es que se funde con todo, con los hombres, con la materia, con lo bueno, con lo malo. Todo queda reducido a un cosmos indiferenciado e indiferente. Un cosmos absurdo. Es un cosmos sin aventura. Si todo es Dios o materia entonces todo acaba siendo puro aburrimiento. Verás las grandes obras del universo: la formación de estrellas, la formación de vida y su diversidad; pero todo es indiferente, sin sentido, o el sentido que le queramos dar, pero ese sentido es siempre relativo. No va a ningún sitio. Mis semejantes son también absurdos: sean torpes, listos, imaginativos o muermos. Da lo mismo, pues todo acaba en una nada amorfa que se recrea a sí misma en la más pura ceguera y estupidez.

    No podemos quedarnos ahí. Hemos de decir a los ateos que ese mundo mata la aventura; nos reduce al nivel de una vana pretensión, de una amoral conveniencia; de un tedio que subyace a todo y luego una nada absoluta.

    Hemos de buscar a ese D-ós vivo que habita en rincones misteriosos y que hay que buscarle a través de la aventura y de la sorpresa; que crea un cosmos lleno de posibilidades y peligros y demonios de verdad y ángeles nobles. Un D-ós que nos coloca al borde del vértigo y de la alegría y de la pérdida; del heroismo, de la meta, del trabajo bien hecho; de la vida labrada con una moral de integridad.

    Un D-ós que se deja ver entre las palabras y letras e historias y relatos y poesía y parábolas y milagros y .....la posibilidad de una eternidad o un infinito de consciencia y creación.....

    ResponderEliminar
  4. "Pero también desde Dios, en su modalidad de acontecimiento humano, (nos) parece otra cosa que amenaza nuestra supervivencia o la afirma sin dejar de ser en sí mismo."

    He aquí la libertad del ser humano. Actuamos "como si" fuéramos libres ya que desconocemos nuestros infinitos condicionamientos y condicionantes. He ahí que hemos de elegir y hemos de elegir en todo aquello que afirme nuestra vida.

    ¿Qué afirma nuestra vida?

    ResponderEliminar
  5. Tema sumamente interesante, porque va a la raíz de las cosas, el por qué y el para qué del Universo entero y del Hombre dentro de él. Me gustaría comentarlo a fondo, para lo cual empiezo ahora mismo a afilar y adecentar mis armas. Armas escépticas, por supuesto.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  6. Seguimos pensando con riesgo y desarrollando el tema:

    ¿Qué afirma nuestra vida? ¿Qué amenaza nuestra vida?

    Estamos hablando de reacciones y estímulos afectivos. Inevitables e inexorables estímulos y reacciones afectivas. Esto es lo que realmente nos importa como personas en nuestro quehacer diario. Como entes o modalidades del ser/Dios estamos inmersos en una infinita concatenación o constelación de determinaciones. Cuerpo y mente rechazan o aceptan aquello que compone o recompone o destruye su ser-ente. Hay efectos que nos hacen ser más; aumentan nuestras intensidades creativas. Hay otros efectos que nos destruyen, nos debilitan, nos vuelven neuróticos, hostiles, violentos, etc..

    Spinoza denominó "Ética" a su obra fundamental. Ahora sabemos porqué. No moral que surge de un juicio sobre el Bien y el Mal; sino ética que nos sitúa en el juego de afectividades de lo bueno y lo malo. Ese trabajo, o ese paisaje o esa persona acrecienta mis intensidades creativas, de alegría. Ese veneno, esa trabajo, esa relación me substrae energía, me merma intensidades, me destruye con miedos e inseguridades.

    Pero hay algo aquí que podría ya reclamar un sentido. Ya hay un sentido en el ente singular (individuo): ya hay afectividades positivas y negativas, que suman y restan. Consideremos al asesino o al psicópata que acrecienta su ser matando o haciendo sufrir a los demás. Los neo-spinocianos tienden a resaltar las alegrías siempre relacionadas con el amor y la solidaridad y la libertad juguetona (Deleuze, Negri, etc); pero hay alegrías siniestras, asesinas, implacables. Hay alegrías sádicas (Marqués de Sade). La ética de Baruc Spinoza recurre a la razón basada en el siguiente motivo: cuando haces daño al otro te haces daño a tí mismo. La composición afectiva de dos cuerpos/mentes donde una recurre a la merma del otro, la resultante acaba siendo destructiva.

    Dejo ahora el tema abierto. Hay mucho en el tientero.

    ResponderEliminar
  7. A la persona creyente habría que preguntarle: ¿En qué medida tu religión acrecienta o disminuye tu alegría? ¿En qué medida tu fe aumenta tu tristeza o acrecienta tu alegría? ¿En qué medida tu creencia te hace ser centrado y productivo en relación a tí mismo; o, por lo contrario te hace ser más confuso, más descentrado; más ciego contigo mismo?

    Y en general: ¿En qué medida estamos viviendo de forma tal que la resultante sea una fuerza de intensidad hacia una apertura de seguridad y confianza con nosotros mismos y en relación con el mundo y no lo contrario?

    Pero al hacernos estas preguntas ya parece que el sentido opera en nuestro ser o modo de ser. Se abre significado. La vida cobra forma en cuanto existencia. Es imposible vivir en una indiferencia o indeterminación absoluta. Lo cual nos hace pensar más.

    Recordad que partíamos del Dios Omnipotente que todo lo abarcaba sin posibilidad de trascendencia alguna o realidad externa a sí mismo como absoluta esencia y substancia. Pero ahora, en el acontecimiento humano, no parece que todo sea indiferencia. Los flujos de afectos y pensamientos tienen valor en función de mayor o menor tristeza/debilitamiento o alegría/afirmación. Podríamos decir que en el mismo Ser/Dios existe una gradación de poder que no es ciega ni indiferente en su modo de acontecimiento/existencia humana.

    Es curiosos todo esto. Hemos de seguir arriesgándonos.

    ResponderEliminar
  8. Partíamos de una inmanencia absoluta. Pero si seguimos la lógica de una inmanencia absoluta llegaríamos a una total transparencia entre la conciencia/pensamiento/representación y el ser/Dios. Viviríamos en un absoluto satori-Zen sin fisuras, un estado de nirvana sin fisura alguna entre el Dios/ser y nosotros. Una unidad sin distanciamiento, sin fricciones, sin desgarres, sin alienaciones, etc.

    Pero no es así: desde el momento en que hay desgarraduras y fisuras entre la conciencia y el Ser ya hay separación y si hay separación hay trascendencia, hay un "fuera de"; hay un espacio que ya es "externo" y que vive una realidad paralela pero en disfunción, en desajuste; en sufrimiento o conjunción. Tendríamos que decir que Dios/ser/Espíritu vive en alienación consigo mismo y de ahí la filosofía de Hegel con su panteismo del Espíritu desarrollando y superando su alienación a través de la Historia como necesidad. Para Spinoza la solución está en la razón (como facultad)y la sabiduría de buscar aquellos "encuentros" que nos hagan más intensamente alegres y creativos y evitar aquellos que nos disminuyen y nos crean tristeza.

    Pero el hecho de que esa separación y desajuste es inevitable y persistente habría que comprenderlo EN SÍ MISMO como radical y absoluta separación; y NO COMO ALGO QUE HA DE LLEGAR A UNA RESOLUCIÓN histórica, psicológica, adecuación objeto-sujeto a través del conocimiento. Y si llegamos a esta conclusión entonces hemos de salir del monismo, del inmanentismo, del panteismo y situarnos en un inevitable e inexorable dualismo. Podríamos decir: Dios y el Ser está en todo, pero hay algo en mí que no está en el Ser/Dios, etc. Hay separación irreconciliable.

    Hay que seguir arriesgándose.

    ResponderEliminar
  9. La separación y desajuste del ser viene dado por la absoluta realidad de una experiencia humana jamás unificada e integrada a ninguna unidad fundamental.

    Pero el desgarre lo vivimos como seres que por derecho nos corresponde vivir en la unidad, en la armonía, en el equilibrio. La desazón la vivimos como si nuestra razón de ser fuese absoluta integración entre nosotros mismos y el mundo. Nuestra experiencia es una experiencia de retorno a lo perdido en algún momento. Nuestra absoluta alienación la vivimos como si algo o alguien nos hubiera partido, roto, arrojado a la experiencia despojándonos así de nuestro derecho a ser completos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y por què, Sr. Vital de Andrés, esa separación, desajuste, desgarro o desazón o como diablos quiera llamarla, por qué no podemos decir que forma parte de la misma "inmanencia"? ¿Por qué demonios esa "inmanencia absoluta", "Dios/ser" o como se llame tiene que ser obligatoriamente lisa y sin fisuras, equilibrada, armónica? ¿Dónde está escrito eso?

    Sigo con interés sus reflexiones.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  11. Una existencia fragmentada sin la posibilidad de encontrar reconciliación con el ser es también una existencia que se abre permanentemente a lo nuevo a lo inesperado. Es la aventura y exploración abierta en nosotros mismos pues siempre hay nuevos horizontes que desvelar, que explorar. Ya no es la teoría sobre el ser/Dios en forma de una ontología/teología más o menos acertada, sino la vida en su momento y acontecimiento tal como se vive (vivimos) en nosotros. El desgarre, el desajuste, el des-quicio o fuera de quicio, nos descentra permanentemente en un desasosiego e inquietud que nos fuerza a arriesgar de continuo. Nos fuerza a permanentes elecciones que siempre constituyen un riesgo; un acierto o un error. Si acierto entonces nuestro ser se retroalimenta de más afirmación, de más intensidad; si error de más tristeza, de más debilitamiento, de más resentimiento. El ser se abre a nosotros con infinitas posibilidades de sentimiento e interpretación. Es un juego de riesgos, de aventuras, de afirmaciones o tristezas; de recomposiciones o descomposiciones. Es la vida misma desde la perspectiva del acontecimiento humano que se abre o se cierra. Que se estanca en fijaciones o centros gravitatorios insalvables o, por lo contrario, aumenta, crece, juega, se afirma tanto en sus contradicciones y tragedias, como en sus alegrías y placeres.

    Seguimos arriesgándonos.

    ResponderEliminar
  12. Los cristianos creen en un desgarre absoluto entre Dios y el Hombre. Sólo un milagro de Dios los puede salvar de tal abismo insondable. Ese milagro es la fe. La fe como milagro produce así mismo la absoluta reconciliación con Dios.

    ResponderEliminar
  13. Con lo cual, Sr. Nesalem, volvemos a estar al cabo de la calle. Todo proviene de la creencia en dioses.

    Los cristianos, a mi juicio, deberían pensar en el hecho incontrovertible siguiente: que ellos están convencidos de que todas las religiones son falsas, excepto el cristianismo. La religión de Marduk de Babilonia, la pura y trascendente religión egipcia, la religión de los antiguos griegos y romanos, el excelso culto de Mitra, la religión del Islam, la budista, el hinduismo, las infinitas religiones que los hombres han creado, tanto en la antigüedad preromana como en los más remotos confines de Oceanía o los continentes americano y africano. Todas, todas son falsas. Incluso para la mayoría de los cristianos, son falsas determinadas sectas del cristianismo (por ejemplo, los mormones, o los Testigos, o el catolicismo romano u ortodoxo). Esto es un hecho: para los cristianos, todas las demás religiones son falsas, sin duda ni vacilación ninguna.

    Pues bien, lo único que les falta por hacer es dar un pequeño paso. Pasar de decir: "el 99,99% de TODAS las religiones que han existido desde el origen de la humanidad són falsas", a decir una cosa tan sencilla y natural como: "el 100% de las religiones son falsas". Como le decía yo un día a un ultracatólico militante: "Hombre, ejem, al fin y al cabo Ud. y yo estamos de acuerdo en un 99,99% del tema; solo falta llegar a un acuerdo en el 0,01 restante, cosa que no debería ser difícil".

    Cuetu

    ResponderEliminar
  14. ¿Acaso los cristianos han estudiado a fondo los cientos, si no miles, de religiones que han existido o existen, para poder decir tan seguros que son falsas? ¿No podría darse el caso que alguna de ellas, rechazada sin crítica ni examen a fondo, resultase que es la verdadera, la única verdadera que Dios quiere que sigamos? ¿Cómo pueden estar tan seguros de estar en la verdad si no han examinado ni siquiera el 1% de las opciones que Dios les da? Porque si tantos miles de religiones han existido o existen, no hay duda que es Dios mismo el que las crea, para poner a prueba nuestra razón y nuestra fe, por medio de símbolos, alegorías y narraciones. ¿O no?

    La pregunta queda en pie: ¿Cómo pueden estar tan seguros los cristianos de que la suya es LA ÚNICA verdadera? ¿La única que Dios quiere? Habría que prestar atención y examen a TODAS las otras, no? Bien pudiera ser que la verdad se escondiera en un pequeña tribu amazónica a punto de extinción, una tribu de solamente cinco miembros, cuya única misión divina en este mundo fuera transmitirnos la verdad absoluta desde la noche de los tiempos. No olvidemos que, para muchos cristianos, el Dios Todopoderoso se encarnó en el humilde hijo de un carpintero judío anónimo. ¿Por què, entonces, despreciamos la verdad que aquella pequeña tribu amazónica nos podría transmitir de boca del Mismísimo Dios? Una verdad escondida en alegorías y símbolos, naturalmente, en poesía y narración, como no dejan de ser todas las religiones y, singularmente, la celebrada, altisonante y altanera religión cristiana.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  15. Las religiones no caen porque alguen haya demostrado con razonamientos su falsedad. De hecho, no hay nadie, ni creyente cristiano ni no creyente, que pueda demostrar la falsedad absoluta de la religión de Marduk, o la de Thor, o la de los dioses olímpicos, o la del culto de Mitra, o la del Islam, por supuesto, o el hinduismo. Los apologistas respectivos, además, tenían o tienen multitud de razones, textos antiguos, revelaciones y motivos varios para remachar el convencimiento de su verdad, de forma inacabable durante años y años.

    Todas las religiones antiguas fueron creídas firmemente y con gran fe por príncipes y altos personajes, por millones de súbditos, por gente culta, astrónomos, geómetras o poetas, ejércitos enteros fueron a la muerte invocando su fe. Todas tuvieron apologetas convencidos, y razones poderosas, revelaciones, milagros y textos. Pero de ellas no queda hoy ni siquiera las cenizas. ¿Cómo ha sido posible tal milagro? (Porque eso sí que es un milagro).

    No por razonamientos ateos o de ningún tipo. Simplemente, sucumbieron por abandono. La gente, en un momento histórico dado, dejó de hablar de ellas, de darles importancia, y así, poco a a poco, fueron cayendo en el olvido. Substituídas por otras religiones que surgieron ex novo.

    No de otro modo caerá el cristianismo. Todo lo que los ateos podamos decir, por muy razonable, lógico o científico que nos parezca, desde cualquier punto de vista por muy neutro que sea, a los creyentes les resbala solemnemente. Es como el que oye cantar un carro. En el momento que cuestionas el más mínimo fragmento de su fe, ni siquiera nos prestan atención. El cristianismo no caerá por razonamientos, ciencia ni sentido común. Como no cayeron así Thor, ni Marduk, ni Júpiter, ni Osiris ni Amón. Cayeron por la indiferencia de la gente, que trajo consigo el olvido. Si el cristianismo tiene que caer algún día, cosa que no dudo pues nada es eterno en este mundo, será de ese mismo modo. Otra religión vendrá a reemplazarlo y el cristianismo caerá en el olvido.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  16. Los razonamientos son, sin duda, necesarios y hasta divertidos. Pero es la indiferencia el arma suprema contra cualquier religión. El pueblo llano tiene aquí razón. No preocuparse de ella, no hablar de ella, no enseñarla en las escuelas, "pasar de ella" en todos los sentidos.

    Contra doctrina religiosa (o de cualquier tipo), indiferencia. El pueblo es sabio.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  17. Preguntas que sería bueno dejar respuesta a los cristianos que estoy seguro que nos siguen. Sigue abierto el debate.

    ResponderEliminar
  18. Mientras venga nueva gente a debatir o a traer nuevas y creativas ideas; yo voy a hacer una pequeña reflexión. Ucrania fue un país que durante muchos años estuvo gobernada por un gobierno oficialmente ateo; una enseñanza reiterativamente atea; y, sin embargo hoy día las religiones están creciendo con bastante rapidez. Los protestantes crecen con mucha rapidez, etc, etc... Un ucraniano que conozco me dice que en su país la gente es bastante religiosa y muy respetuosa con la iglesia Ortodoxa. No hablemos del revival ruso religioso.

    La cuestión no es que la religión sea falsa o mentira y que con darse cuenta de la falsedad y mentira pues la gente se da cuenta y se hace atea o indiferente. Yo creo que la religión vista desde esa perspectiva no queda explicada como fenómeno humano. Creo que la religión es capaz de movilizar y responder a pasiones, a afectos, a necesidades existenciales, a ansiedades, miedos a la muerte, etc. Y el ateismo no soluciona eso, salvo que se convierta él mismo en una militancia con objetivos redentores.

    Y es por eso que mucha gente se vuelve aparentemente atea, o indiferente, pero luego desplaza esas mismas pasiones y afectos a otras cosas, a otros apegos de índole ideológica, patriótica, política (marxismo, fascismos, izquierdismo utópico-duro o sentimental), utópica, ecologista, new age, orientalismos, ocultismo, teorias conspiratorias, sectas, masonerías, nacionalismos, pseudociencia, desplazamientos esquizofrénicos, neuróticos, paranoicos, etc. En fin, hay muchas maneras de buscar sucedáneos de la religión porque el meollo de la religión no deja de ser el meollo de toda metafísica y su razón de ser. El meollo de la religión está en la misma condición humana. En la construcción sujeto-objeto siempre hay una brecha insalvable, un desajuste interminable, etc... que necesita representarse y exorcisarse de alguna manera.

    Hombre, hay héroes que tratan de vivir el nihilismo en su absoluto, pero....

    Mucha gente quizás pueda vivir en buen equilibrio sin necesitar representaciones pseudoreligiosas, o místicas de alguna índole (siempre hay que rascar un poco para descubrir creencias privadamente secretas).

    ResponderEliminar
  19. Observo también en su análisis un desconocimiento sobre cómo funciona la religión o el sentimiento religioso por dentro. También la evolución que estan siguiendo las religiones y su adaptación a nuevos discursos y experiencias. Mucha gente religiosa hoy día o militante de alguna secta o de algún movimiento new age no tienen ningún problema con la ciencia ni sufren el ateismo como una agresión de nada. Simplemente admiten que el mundo es así y ellos han elegido una opción individual y comunitaria que les satisface, que responde a sus necesidades espirituales; y hay multitud de teologías muy creativas, muy sofisticadas; hermenéuticas muy complejas, etc.. y no se complican la vida con el ateismo o no ateismo de los demás.

    Luego está la religión dura, fanática, etc...que encuentra palcer sádico en tales posturas heroicas, les sube la adrenalina hasta los topes; se sienten machos luchamdo contra Occidente y dominando a las mujeres, etc... Pero de nuevo no les vaya usted diciéndoles que eso que creen es falso. Se les van a quedar mirando así de lao en plan qué hago yo con este, etc..

    Mire, yo pienso que la religión nunca va a desaparecer. Los fenómenos religiosos van a ir mutándose, pero jamás desaparecerán...

    Usted sigue empeñado en su ateismo más propio del siglo XVIII o XIX, pero el mundo ha cambiado mucho y los neoateismos de Hitchens y Dawkins pues resultan entretenidos y ya forman parte de las clases de debate de las escuelas dominicales de cualquier iglesia liberal metodista, presbiteriana o católica misma.

    ResponderEliminar
  20. Dice usted:

    "Los razonamientos son, sin duda, necesarios y hasta divertidos. Pero es la indiferencia el arma suprema contra cualquier religión. El pueblo llano tiene aquí razón. No preocuparse de ella, no hablar de ella, no enseñarla en las escuelas, "pasar de ella" en todos los sentidos.

    Contra doctrina religiosa (o de cualquier tipo), indiferencia. El pueblo es sabio."

    Nesalem:

    Bueno, Jesucristo o el texto evangélico decía que donde dos o tres estén reunidos en mi nombre allí estaré yo. Pues nada, no pasa nada. Allá cada uno con sus opciones y su manera de vivir. Mientras siga habiendo dos que crean en Dios o en Un Ser Supremo o en Alá, o en Buda, o en La Fuerza Viva, o en Secreto Cósmico o en Abraxas o en Mani, o en la Wicca, o en los espíritus, o en los dioses de Chluth, o en el Dios Gnóstico o en Satán o etc, etc... pues seguirá habiendo religión de grupo. No olvidemos las ideologías, la política como fervor religioso, etc...

    Personalmente a mí me es indiferente la indiferencia de los demás. Si no tienen gana de hablar de religión o de filosofía o de ciencia o de ecología o de economía (YA QUE ESA INDIFERENCIA DE LA QUE USTED HABLA ABARCA TAMBIÉN ESTAS INQUIETUDES POR EL SABER Y EL ESPECULAR) pues nada cada uno por su lado y el respeto mútuo espero que en el de todos.

    ResponderEliminar
  21. Cuetu:
    No por razonamientos ateos o de ningún tipo. Simplemente, sucumbieron por abandono. La gente, en un momento histórico dado, dejó de hablar de ellas, de darles importancia, y así, poco a a poco, fueron cayendo en el olvido. Substituídas por otras religiones que surgieron ex novo.

    Nesalem:
    Efectivamente. Dio en el clavo. Déjelo ser. Si algún día alguien intenta forzarle a creer no tenga duda que habrá muchos cristianos dispuestos s defender su libertad. No mire a la religión per se, mire a las personas. Cada persona es un mundo.



    ResponderEliminar
  22. Por otra parte observo que usted tiene mucho interés en que le puedan convencer o rebatir sus ideas ateas. Trata de hacer ver el ateismo como un coco destructor de malignas religiones. Eso ya está pasado de moda. Los mejores teólogos del mundo dialogan con los ateos. Gustavo Bueno dialoga con Benedicto XVI en plan colega (véase libro Fe y Razón) y casos como este son ya muy conocidos y se dan a diario.

    Por otra parte el integrismo ya se ha inmunizado también contra el ateismo de forma muy civilizada. No van a llegar a las manos nunca.

    Luego hay un laicismo que siente fuerte nostalgia por la religión dura y fanática pues así ellos TIENEN RAZÓN DE SER y entonces exageran y caricaturizan la religión para pedir la República y el socialismo, etc... Esto en España.

    Le invito a darse una vuelta por una iglesia anglicana y comparta usted sus inquietudes con pastores que le van a comprender amigablemente y le ofrecerán un café con unas pastas...

    ResponderEliminar
  23. Es usted Sr. Cuetu unas de las pocas personas con las que se puede hablar de religión EN SERIO, pues hoy día hasta los mismos católicos y muchos creyentes les inoportuna mucho hablar de sus creencias. No es que no quieran hablar por miedo a ser rebatidos, sino porque vivimos una indiferencia ya congénita a todo lo que sea pensar en serio. Entonces muchos religiosos viven la religión como un aspecto más de su vida que no ven necesidad de dar explicaciones y cada vez menos se intenta convertir a nadie. Pued eusted dormir tranquilo. Es usted mucho más religioso que ellos. Posee una sensiblidad mucho mayor que muchos de ellos.

    ResponderEliminar
  24. Salvo en el mundo musulmán, en nuestras sociedades ya nadie discute de religión como lo hacía Pablo por las calles de Corinto o Atenás. Ya no se estilan esas fes de carbonero militante capaces de convencer con tesón y hasta fanatismo a cualquier contrincante. Ya no hay gente como el Ortodoxu o el Pegasu que todavía creían con fuerza proselitista y valiente y eran capaces de tirar muros con su fe bíblica. Aquella época ya pasó, pero con ello pasó también aquel entusiasmo por discutir y hacerse valer con argumentos y lecturas y ganar o perder polémicas. Hoy día ya es muy difícil poder enfrentarse a un Ortodoxu que esté dispuesto a discutir.

    Hoy día nadie discute salvo de política e ideología. Ahí todavía hay mucho carbonero militante y dispuesto a convencer como sea y a militar por la fe política, pero en el mundo del cristianismo hay mucha pérdida de aceite. Nadie confronta a nadie por ideas. Aquella época ha pasado.

    ResponderEliminar
  25. Y hablando de pérdida de aceite el Vaticano reconoce que hay un lobby gay dentro de la Santa Sede. Lo trae el periódico de hoy. ¿Se imaginan a Sus Santidades y Eminencias en salvaje orgía gay dentro de los santos aposentos del Vaticano?

    ResponderEliminar
  26. Algunos cristianos creen en un desgarre absoluto entre Dios y el Hombre. Sólo un milagro de Dios los puede salvar de tal abismo insondable. Ese milagro es la fe. La fe como milagro produce así mismo la absoluta reconciliación con Dios. Un eterno retorno de D-ós en el instante. El milagro es que YA son bienaventurados. Muchos otros cristianos siguen en la religión cristiana sin milagro y esperando a ser bienaventurados. O sea, no ha habido milagro.

    ResponderEliminar
  27. SOBRE LA VERDAD DE TODA RELIGIÓN

    Decía yo por ahí arriba que hay motivos más que suficientes para considerar que TODAS las religiones son falsas. Pero ahora estoy recapacitando, y llego a la conclusión de que TODAS son verdaderas. ¡Hay que ver qué bandazos nos hace dar la vida en este perro mundo!

    Me explico: Primero: ¿Existen las ideas? Respuesta: Sí. ¿Como puede ser tal cosa? Respuesta: Muy sencillo: las ideas existen en tanto que configuraciones de materia-energia dentro de los cerebros que las poseen. Cualquier representación mental tiene entonces su correlato real material, en forma de configuraciones materiales y/o energéticas en las neuronas del cerebro que las posee. Por lo tanto, todas las religiones que hay y que ha habido en el mundo, en tanto que ideas, tienen o tuvieron una realidad, una realidad material, dentro de los cerebros de aquellos que las profesaron. Son, o fueron, reales. Tan reales como esta piedra que tengo delante y a la cual pego una patada.

    Los cristianos sienten la fe. Esa fe es real, y corresponde a un estado material cerebral tan real como la vida misma. Pues bien, los autènticos creyentes de otras religiones sienten o sintieron esa misma fe o muy parecida, estaban absolutamente seguros de la verdad de sus respectivas religiones, sin sombra de duda y con una confirmación interior sobrenatural clara y decisiva. Esa fe que tuvieron o tienen responde a una realidad material dentro de sus respectivos cerebros.

    Baste lo dicho para poder llegar a esta sublime conclusión: TODAS LAS RELIGIONES QUE EXISTEN O HAN EXISTIDO SON VERDADERAS. Incluído, por supuesto, el cristianismo en todas sus formas.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  28. Absoluta inmanencia. Absoluta predestinación. Absoluto poder de D-ós. Eterno Retorno de la Voluntad de Poder....

    Sr. Cuetu, veo que ha recibido la visión, el milagro. Ya es usted absolutamente bienaventurado.

    ResponderEliminar
  29. El debate ha pasado al epígrafe:

    LA REALIDAD MATERIAL DE LAS IDEAS Y SUS DIFERENTES TIPOS.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.