11 febrero, 2012

¿HAY RAZONES UNIVERSALES O ES TODO SEGÚN EL COLOR COMO SE VEA?

¿Hay razones o es todo según el color como se mire?

La sentencia de Garzón ¿se atiene a la ley, o, por lo contrario, es una decisión política de unos jueces malintencionados que “barren para casa”; o hay un poco de todo? Grecia, ¿es un país irresponsable que se endeudó hasta las cejas o es la víctima de una Comunidad Europea que primero la engañó y ahora se venga forzándola a tomar políticas contra el pueblo griego; o hay de todo un poco? La reforma del mercado laboral, ¿es justa y necesaria, o se trata de un retroceso en los derechos del estado de bienestar que “castiga” a los más débiles para solucionar una crisis que han creado los ricos y los banqueros; o hay de todo un poco? Que el PP (o en otra ocasión el PSOE) gane las elecciones abrumadoramente ¿es producto de hasta que punto se puede engañar a las masas y hacerlas votar aquello que va en contra de ellas; o, por lo contrario, son votos libres de ciudadanos libres; o hay de todo un poco?

Por otra parte. En un mundo de ideologías diferentes ¿todas son necesarias o, por lo contrario, podemos diferenciar y juzgar a unas como más irracionales y peligrosas que otras? Y si eso es así, ¿podemos utilizar cualquier medio, dentro de ciertos parámetros, para deshacernos de esa ideología; lo que normalmente se dice: el fin justifica los medios?

Y a niveles más amplios, ¿Los derechos humanos, producto de Occidente, son siempre necesarios en política internacional, o, sólo cuando nos interesé ideológicamente hablando? ¿Hay que hacer excepción de Siria, de Cuba, de China, de los palestinos; pero nunca de Israel, de EEUU, de Arabia Saudí, de Nigeria; o viceversa, por razones de estrategia internacional, o siguen siendo válidos para todos sin excepción?

Lo que se pregunta es: ¿Existe alguna razón universal en la que nos podamos apoyar para decidir que está mal y qué está bien, o, por lo contrario todo es relativo a diferentes puntos de vista; y, lo peor de todo, todo depende de la fuerza que tengas, de las armas que tengas?

Yo pienso que sí tiene que haber parámetros de razón, de cordura, de equilibrio, de justicia; y, que además esos parámetros han de ser universales y autoevidentes (self-evident). ¿Qué pensáis?

2 comentarios:

  1. Una cosa que me llama mucho la atención es Siria. El régimen de Asad mata sin parar, pero no hay manifas por las calles europeas protestando. Parece ser que las matanzas de Asad hay que ignorarlas, no así si Israel actúa, entonces las calles europeas se llenan de protestas con miles de indignados rabiados.

    ¿Antisemitismo? Yo creo que sí.

    ResponderEliminar
  2. Garzón representa lo mas típico de la rancia progresía mundial: Criticar lo que ellos mismos practican...o sea el fascismo.
    En cuanto a Grecia y los banqueros...se engañaron mutuamente; con la diferencia de que el banco central SABÍA LAS CONSECUENCIAS Y LOS GRIEGOS NO. Es muy similar al pusher de heroina que lo regala hasta que estan enganchados y sin salida- los banqueros sabían muy bien lo que hacían y para ellos no hay consecuencias ya que crearon el dinero de la nada. Obviamente eso no hubiera sido posible sin bancos centrales fraccionarios, que no rinden cuentas a nadie tal y como está escrito en la Constitución Europea que votasteis con tanto entusiasmo. El Euro se creó precisamente con este resultado en mente- no fue un accidente, sino un diseño. No es solo Grecia la victima, es toda Europa.
    En cuanto a tu pregunta...las cosas no son COMO SE NOS PRESENTAN, pero es nuestra obligaciòn mirar debajo de la superficie y usar lo que dios(?) nos dió para defendernos- la inteligencia.
    ...tengo que parar...las úlceras otra vez...

    Kousinsky

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.