10 marzo, 2017

LA ETERNA HEREJÍA LUTERANA

El cuadro de la salvación luterana se basa en un ejercicio imaginativo que ha de sostener un acontecimiento histórico en el pasado y registrado como narrativa en una historia sagrada. A tal acontecimiento histórico sagrado se ha de concentrar una teología de expiación divina que dice salvar al hombre de su incurable enfermedad moral. Al acontecimiento físico y material, la crucifixión, se añade el significado sagrado-teológico de una trama redentora de dicha enfermedad moral llamada pecado. El acontecimiento histórico hay que aceptarlo como dogma de fe: es incuestionable. Puedas o no puedas sostenerlo en la imaginación por más o menos tiempo, el acontecimiento histórico de la
cruz adquiere en el cristianismo en general una objetividad trascendental cósmica. La Cruz actúa como un símbolo del cual nos podemos aproximar o alejar por las contingencias de la vida, pero lo simbolizado sigue ahí en su dimensión inmaterial o espiritual de forma eterna. Como un arquetipo consumado ya invisible y trascendente, pero reproducible y recreable de forma imaginativa. Como todo símbolo poderoso su recreación nos lleva a numerosos juegos interpretativos, desplazamientos en forma de tonalidades e intensidades, oasis o descanso cuando las turbaciones del alma nos desconciertan o nos arremeten con fuertes envites. Paraíso cuando hay paz y tranquilidad. Fuente de inspiración de una moral que se torna ética y estética al mismo tiempo y el universo jamás prescinde de significados en función de una orientación divina. Lo divino monoteísta se torna en pluralidad de formas y modalidades infinitas en la misma materia de la que somos y formamos parte. Cristo era materia, cuerpo material; encarnación de lo divino o trascendente o incomprensible. Cuerpo visible.
Curiosa experiencia luterana. Siempre creí que en Lutero había mucho potencial al margen de sus etapas soeces, colérico lenguaje y salvaje antisemitismo.

29 comentarios:

  1. AGENDA ESPECULATIVA: LECTORES: PODÉIS OPINAR LO QUE QUERÁIS: TENÉIS PLENA LIBERTAD EN ESTE HUMILDE BLOG

    Esa revolución espiritual de la cruz tenía que encarnarse en vida concreta. Lutero no podía hacer referencia a los derechos humanos, ni sustentar la Reforma en meras palabras o buena voluntad del "pueblo democrático". Quienes resienten que Lutero haya entregado el poder de la Iglesia al poder civil de los príncipes o nobles, no hacen más que un ejercicio de puro anacronismo: simplemente no había más opción que acomodar la ruptura con Roma a la relación de fuerzas del momento. De seguir los pasos de Hus todo hubiese fracasado: unir la reforma religiosa a una reforma social en profundidad hubiese sido suicida. Tener el poder de algunos príncipes sirvió para poder sobrevivir y luego expandirse. Las opciones radicales anabaptistas acabaron en desastre: Múntzer, Hoffman, Jan de Leyden y el horror de Múnster.

    ResponderEliminar
  2. LIBERTAD DE CONCIENCIA VISIBLE E INVISIBLE

    Nadie puede ver tus ideas. Nadie puede saber lo que piensas exactamente. En medio de la mayor persecución e intolerancia uno puede guardar sus ideas y pasar desapercibido. El espíritu es libre. Otra cosa es hacer visible esas ideas o materializarlas en forma de escritos o prédicas o acciones concretas. Ahí es donde en una dictadura o monarquía absoluta o teocracia uno se la puede jugar y perder la vida a la mínima de cambio. ¿Merece la pena arrojarse a un riesgo aleatorio que solo conduce a un heroísmo inútil en cuanto a resultados y consecuencias? ¿No sería lo mismo que un suicidio?
    Una cosa fue la interior experiencia espiritual de Lutero, y otra la materialización de tal experiencia en forma de palabras concretas dirigidas al mismo Emperador Carlos V. Cierto que Lutero sabía del apoyo político y personal de Federico el Sabio, príncipe elector de Sajonia, y de otros; pero negarse a retractarse ante la Dieta y el Emperador es una decisión abrumadora, un riesgo de alto voltaje: es ahí, en esas dramáticas palabras de negativa anteponiendo la conciencia personal respaldada por una fe en Dios, a los inmensos poderes del momento: La Iglesia y el César; cuando REALMENTE comienza la Reforma. Es una ruptura irreversible con la soberana autoridad espiritual de la Iglesia Católica, aunque no con la autoridad del Emperador como poder terrenal.

    ResponderEliminar
  3. Pasadlo bien:

    https://www.youtube.com/watch?v=ModQ59muXmU

    ResponderEliminar
  4. Poder y contrapoder. El poder más eficaz es aquel que logra ser internalizado como algo necesario y bueno. Un poder impone representación moral, orden y sentido al mundo, modos de existir satisfactorios y condenables. Inclusión y exclusión. Los contrapoderes rompen con la lógica de los poderes establecidos y son potenciales futuros poderes. Pero hay contrapoderes que no buscan reproducir poder, sino que tratan de anularlo.

    ResponderEliminar
  5. CUADERNO DE NOTAS SIN NOTARIO

    Los poderes condicionan modos de vivir, de percibir la realidad, de filtrar la realidad interna y externa. ¿Cómo aproximarse a una mirada neutra en lo que hacemos? ¿Cómo planchar una camisa viviendo la experiencia del planchado en toda su máxima pureza sin que otros pensamientos, o sentimientos, o recuerdos, u otras multitudes de interferencias se interponga en el planchar? Mientras planchas puedes estar ocupándote de las últimas noticias que has leído, de problemas de todo tipo que recreas y buscas solución, de aquello que te pasó ayer, etc. Los poderes actúan siempre bajo una tonalidad moral de hacer el bien, de hacerlo mejor, de haber fallado, de sentirte obligado a esto y lo otro; todo menos planchar la camisa con gusto, sintiendo el tacto del tejido, el calor de la plancha, el alisado, las arrugas que desaparecen, el vapor que actúa... el contrapoder del planchado de camisa encuentra su expresión de libertad creativa. Los poderes buscan la interferencia, la ocupación de la conciencia en forma de orientación moral, de subordinación o deber no hecho, no completado: DEUDA. Siempre parece que DEBEMOS algo a alguien.

    ResponderEliminar
  6. CUADERNO DE NOTAS SIN NOTARIO II

    Los poderes circunscriben territorios. Territorios mentales y espaciales. Siempre en un territorio donde hay que rendir cuentas, explicarse, ¿quién eres? Oiga, usted quién es? Llevamos el Estado en los mismos tuétanos y en las mismas vísceras. Presénteme su certificado, su cédula, su nómina, su papel, su permiso: ¿Ha nacido? ¿Ha muerto? ¿Cuándo ha nacido? ¿Vive todavía? ¿Cuánto debe a Hacienda?
    Jesus! Where's my counterpower? I'm searching for my counterpower. I'm sure is anywhere around. Wow! Look at those fish swimming up current. Counter-current.
    I found my little paradise watching those fish swimming against the current.

    ResponderEliminar
  7. CUADERNO LUTERANOS SIN NOTARIA III

    La moral de Lutero me obliga a una existencia de poderes independientes que disputan mi cuerpo y alma. Mi corporalidad e incorporalidad. Ser pecado es una condición ontológica. Nada que pueda hacer para erradicar tal condición y tal condición me lleva derecho al infierno. Pero la Gracia divina que es el contrapoder del pecado, del mal, me llama y se apodera de mí precisamente cuanto más desesperado estoy por no ser capaz de evitar mi destino infernal: cuando ya estoy de bruces ante las calderas de Pepe Botero sin remedio.
    Máxima desesperación y máxima liberación ante poderes independientes de mi persona. Per-sona. Person. Alan Parsons Project.
    ¿Quién está seguro de su salvación? Siempre ese milagro donde lo espiritual toca la materia. Lutero no lo asegura, pero si no hay tal punto de encuentro no hay gracia divina que pueda ser comunicada. Mi alma es mi incorporalidad y mi incorporalidad sufre de mil conexiones y desconexiones, de mil continuidades y descontinuidades. Blondie: Greatest Hits. Qué más quisiera yo que poseer ese punto transparente y puro e incontaminado desde donde practicar mi libre albedrío. Es hora de escuchar a Händel. Lutero también sabe que no hay tal punto después de la Caída Bíblica. El contrapoder de la Gracia abre nuevos horizontes de libertad espiritual, de libertad abstracta ....
    Pero tenga cuidado cuando pise tierra, cuando materialice. No se haga ilusiones. Obediencia al principio de realidad de Frederick The Wise de la Baja Sajonia. ¿Antinomía?
    Sebastian Franck, Caspar Schwenckfeld.

    ResponderEliminar
  8. UN MUNDO ALGO MEJOR

    Mucha gente recurre a una razón universal que otra gente no logra descubrir, pero que tienen obligación de descubrir y si no la descubren entonces viven en la más pura alienación e ignorancia o cretinismo mental y han de ser condenados de alguna manera; excluidos, señalados, ignorados, degradados; objeto de misioneros, de captación, de propaganda...
    El caso es que vivimos cada uno en nuestro paradigma, el paradigma que funciona con nosotros; el paradigma al que integramos toda la realidad posible que podamos meter. Paradigma que compartimos con los compañeros de paradigma, pero que fuera de nuestros paradigmas hay otros que también integran toda la realidad posible, y otros y otros. Qué mundo este.
    Solución: hay siempre algo de territorio común entre los paradigmas. Encontrémoslos y juguemos a la peonza, al robaterrenos, al pañuelo, al pídola, al escondite, al balón ...
    Luego tomemos un café o una botellina de sidra en el llagar de Cuca.
    Un mundo algo mejor.

    ResponderEliminar
  9. TODO SE COMPLICA

    Siempre me pareció estremecedora la declaración de fe de Lutero ante el emperador Carlos V en la Dieta de Worms. Allí, ante el poder más poderoso de todos los poderes terrenales existentes; Lutero antepone su conciencia cristiana-bíblica a cualquier otro poder temporal o espiritual. Y aquella confesión fue una declaración y una RUPTURA con el paradigma de la cristiandad entendida como catolicismo universal. Ruptura: nuevo paradigma. La unidad de conciencia personal produce la ruptura con los poderes externos sobre la conciencia. Buff!! Tremendo. Fue unos segundos. Unos segundos cruciales para Europa. Luego se desatan las fuerzas y tensiones, los centros gravitatorios que atraen o dejan arrimarse: los oportunismos políticos, las ganas de romper con lo que ya no funcionaba, la sinceridad espiritual o el dejarse llevar por las circunstancias. Comienza la tragedia entre varios paradigmas religiosos cristianos, luego la confesionalización de los cristianismos.
    y las guerras de religión que asolaron Europa.

    ResponderEliminar
  10. Y como fruto de las Guerras, por necesidad o por idealismo de resolver las diferencias sin violencia, llegó la construcción de la democracia. Por eso esta encaja en aquellos países, pueblos o culturas que valoran la libertad de conciencia.

    J.L. Fernández
    Xixón

    ResponderEliminar
  11. PREDESTINACIÓN CALVINISTA

    La predestinación calvinista es siempre objeto de calificativos horribles, de manifestación de una idea de Dios totalmente tiránica, de crueldad máxima por parte de Dios de ser verdad esta interpretación basada en algunos versículos bíblicos. Con la predestinación desaparece el libre albedrío y con ello la libertad moral del hombre. Si Dios ya sabe lo que somos y vamos a hacer y además ya nos tiene salvados o condenados, pues entonces somos puros robots manejados por una voluntad e inteligencia arbitraria. Voluntad. Dios como Pura Voluntad.
    El mal y el bien o el bien y el mal entonces le pertenecen a él. Los horrores de las SS nazi le pertenecen a Él también. ¿Cómo? He ahí el Dios arbitrario y tiránico regodeándose en la tortura y el dolor y el sadismo con sus criaturas. La voluntad depravada de los esbirros de las SS no pueden actuar de otra manera y con ello encarnan el mal en su pureza. Y así con toda la crueldad del mundo.
    Todo está bajo pecado. Pecado en sentido paulino, agustianiano, luterano: condición de depravación moral debido a la Caída. Todos bajo pecado.
    Si todo está bajo pecado es imposible esperar el bien en este mundo o quizás en el mismo cosmos. Por mucha positividad que demos a la vida al final siempre gana la enfermedad, la frustración, la crueldad, la perversión moral, el vacío, la ignorancia; también los equívocos, los egoísmos y al final la muerte. Por otro lado hay reflejos de felicidad, flashes de alegría, destellos de amor, bondad ocasional; cierto equilibrio mental, uso de la razón y el sentido común cuando es posible; buena salud que nos acompaña gracias a la ciencia. Mal y bien a veces se mezclan en mayor o menor grado, pero el mal y la corrupción moral siempre salen ganando. ¿Sí? ¿No?

    ResponderEliminar
  12. LIBRE ALBEDRÍO

    Pero es que el libre albedrío tampoco sale bien parado en cuanto a la Voluntad divina. Todo lo dicho sobre las SS se podría imputar a Dios por permitir que los seres humanos actúan como actúan; por saber de antemano que los hombres iban a hacer de su libre voluntad un horror moral. Que a través de su libre albedrío se iba a encarnar el mal en su pureza y Él no hizo nada para evitarlo o si vio que ese era el resultado de unas elecciones morales fue de alguna manera cómplice al dejar hacer y no intervenir.
    De una u otra manera el Dios único todopoderoso no escapa a la responsabilidad que asume con su CREACCIÓN. ¿No será más coherente aceptar su omnipotente poder con todas sus consecuencias? Y si su voluntad ha de ser siempre justicia y amor ¿qué pintan el mal y los horrores en este esquema? ¿Forman parte del designio de Dios? ¿Es algo necesario en un plan cósmico que se nos escapa? ¿Es algo que sucede en un universo bruto e impersonal donde sólo la conciencia humana puede actuar por ser la única fuente de inteligencia y reflexión (autorreflexión)? Quizás después de todo la predestinación no sea tan descabellada a la hora de explicar el bien y el mal en el mundo. Quizás sea mucho más coherente que el libre albedrío, el cual no elude ni en lo más remoto la imputación de monstruosidad al absoluto libre albedrío de Dios. Voluntad absoluta. Hum! Menudo berenjenal en el que nos hemos metido.

    ResponderEliminar
  13. FALTA TOMÁS DE AQUINO Y SCOTO (DUNS NO ERÍGENA)

    a) Para Gregorio de Rimini (1300-1358) la ley natural no es una ley preceptiva en sentido propio, porque no indica la voluntad de una autoridad política. Solamente aclara lo que debía hacerse o lo que debe evitarse. La ley natural es, pues, una ley mostrativa y no una ley preceptiva. Además, no deriva de Dios como legislador.

    b) Para Guillermo de Ockham (1288-1349) la voluntad de Dios, al constituirse como legislador, constituye toda la base del bien y del mal. Las acciones son buenas o malas, simple y exclusivamente, por estar ordenadas y prohibidas por Dios.

    ResponderEliminar
  14. ABRUMADOR, ABRUMADOR

    Bueno, bueno, no hay que tener miedo a este tema...¿Quiénes son los elegidos y quiénes los condenados en este esquema de predestinación calvinista? En este puro designio de la voluntad de Dios no hay mediación ninguna entre la pura libertad volitiva del Creador y su creación. Lo que es es, y entonces todo lo existente es inequívoco con Dios. Inequívoco, no equívoco; no analogía (Tomás de Aquino). Entonces la creación está sustentada en todas sus modalidades en Él y lo que ocurra más allá de nuestros sentidos y de nuestra imaginación e inteligencia no nos pertenece, se nos escapa, Deus absconditus. Pero nada existente queda fuera de Dios y su propósito, hasta lo más condenable, lo más horrible. No se trata de que Dios deje al moralmente depravado a su suerte, sino que el moralmente depravado ya es lo que es dentro de un diseño fuera de toda comprensión humana; y aparentemente contradictorio: fuera de toda ética y moral que también nos es dada como forma de ser y existir y por lo tanto hemos de condenar aquello que daña, que oprime, que distorsiona y engaña, que niega la dignidad humana como voluntad que aspira a su propia libertad individual.
    Quién es condenado y quién es salvo es algo que jamás se puede conocer de forma objetiva; no hay señales claras y determinantes. Hay señales de certeza subjetiva pero jamás comunicables de forma inequívoca a los demás o como actos u obras manifiestas. Hay la certeza subjetiva de abandono absoluto a lo inexorablemente fuera de nuestro control. Más allá de la existencia en pecado está el poder de Dios y la gracia y esa es la única certeza posible: absoluta certeza.

    ResponderEliminar
  15. EL CALVINISMO CONDUCE A LA DEMOCRACIA PESE A CALVINO, AUNQUE NO ROGER WILLIAMS

    A simple vista nadie puede reconocer quién es elegido y quién no. Nadie puede juzgar a nadie en cuanto a su salvación o perdición. Nadie sabe qué es exactamente lo que se está cociendo en todo este universo y en dimensiones infinitas que se nos escapan. Lo que sí sabemos es que toda persona ya es lo que es ante Dios y sólo ante Dios. Ante los demás seres humanos puede ser rechazable y condenable en su acción a favor de lo bueno y lo justo o por el contrario a favor de lo malo y lo injusto, pero sólo en su acción, en sus actos concretos tanto visibles como en ideas expuestas a debate y discusión.
    Para que esto sea así necesitamos una sociedad civil fuera de toda intervención religiosa particular, fuera de toda ideología acaparadora que se reclame universal y verdadera; una sociedad que permita la libertad de conciencia y de modalidades de existencia siempre en apertura hacia una mayor creatividad y libertad. Una sociedad que sepa imponer la ley como territorio común a través del Estado como instancia neutral en lo posible: una ley básica consensuada democráticamente. (Buff, casi me apetece seguir con un mítin).

    ResponderEliminar
  16. LOS DOS REINOS DE LUTERO

    Lutero encuentra en la frase "el justo vivirá por la fe" la libertad absoluta espiritual del cristiano. Es una liberación espiritual, de conciencia, invisible, psicológica, subjetiva. El creyente pasa a ser la persona más libre del universo. Pero al mismo tiempo como el creyente ha de vivir en la materia y la carne, pasa también a ser una persona obediente al orden natural y jerárquico del mundo; pasa a ser la persona más moralmente exigente consigo mismo respecto a su vida diaria, su trabajo, su vocación ahí donde la lleva a cabo: panadero, zapatero, soldado, abogado, médico, magistrado, verdugo, comerciante, etc. El orden social y político es un orden ya dado y ante el cual solo cabe obediencia, aguante ante las injusticias o paciencia y prudencia a la hora de expresarlas en caso de haberlas.
    Lutero no tiene ninguna teoría política que trate las relaciones iglesia y Estado o sobre el poder y sus limitaciones o resistencia. Eso lo deja a otros. Pero al mismo tiempo y en consonancia con su idea sobre los dos reinos, el espiritual y el terrenal, cree que es la autoridad política (príncipe, magistrado) quien ha de ocuparse de los aspectos terrenales, materiales, de organización, de mantenimiento y orden de la iglesia. En definitiva de todos esos aspectos que escapan a la iglesia como comunidad de los cristianos. Hay una iglesia allí donde se predique la Palabra y donde se oficien los sacramentos. Esas son las señales visibles de la iglesia como comunidad de creyentes, lo demás es todo secundario y las autoridades locales como poder civil complementario al mantenimiento de una sociedad cristiana, se pueden encargar de ello. Hay tiras y aflojas con este asunto en vida de Lutero: hasta donde llega una autoridad y otra. Lutero a veces busca que la iglesia sea lo más independiente posible del poder civil, pero otras acepta que este sea arte y parte de los aspectos materiales y terrenales (financiación, edificios, escuelas, etc). Es un juego de jurisdicciones y el príncipe es quien tiene el poder real.

    ResponderEliminar
  17. La iglesia cuida del espíritu, el poder terrenal del cuerpo.

    ResponderEliminar
  18. MÁS O MENOS ASÍ FUE

    En realidad el luteranismo pudo haber sido exterminado sin compasión alguna por el abrumador y omnipotente poder católico de la época y con el Emperador dispuesto a la labor en un momemnto dado favorable. Que no haya sido así se debe sobre todo al valor de buscar cuanto antes las razones legales que justificasen la resistencia armada contra el mismo emperador una vez que este se sobrepasase en sus atribuciones de poder respecto a sus príncipes y magistrados. Una vez se viese claramente la soberanía del emperador como soberanía delegada por sus electores y príncipes en general, lo cual le colocaba en una situación de igualdad jurídica en relación a los príncipes del Imperium, al emperador se le pudo ver sobrepasando sus competencias con fines de prepotencia sobre sus iguales en poder ante Dios.
    Una vez encontrada esa salida legal, el luteranismo confrontó militarmente al emperador t sus fuerzas aliadas católicas.

    ResponderEliminar
  19. AGUSTÍN Y LUTERO

    San Agustín tiene la idea de las dos ciudades: la ciudad de Dios y la ciudad terrenal. A la ciudad de Dios pertenecen todos los salvados, a la ciudad terrenal pertenecen los pecadores. Los salvados son los elegidos y sólo Dios sabe quienes son y quienes componen la Ciudad de Dios: es una iglesia invisible. Ahora bien, la Ciudad de Dios está representada en la tierra por la Iglesia como organización material y terrenal con sus edificios, su jerarquía, sus sacramentos, su Papa, etc. Digamos que la Iglesia de Dios invisible que ya idealmente pertenece al Cielo, tiene sus signos visibles y materiales en la Iglesia-organización-católica. Y por otro lado está la ciudad terrenal que es la sociedad civil, el imperio, las leyes y la espada.
    Entonces, en el mundo terrenal/temporal y real/material viven todos mezclados: los salvados que pertenecen a la Ciudad de Dios, y los pecadores-condenados. Tanto unos como otros van a la iglesia, están bautizados, o, si son pecadores quizás no vayan; y al mismo tiempo todos son parte del reino terrenal o temporal. O sea: en el mundo real todos están mezclados, incluso en la misma iglesia-signo comparten justos y pecadores. El mundo civil, según San Agustín está puesto por Dios para controlar el mal y a los malos.
    Lutero llevó esta idea de forma más radical: el Reino Espiritual tiene como signo visible la iglesia terrenal, pero la iglesia se define como iglesia y como signo del reino espiritual por la institución de los sacramentos de la cena y el bautismo y la predicación de la Palabra. Y nada más. Nada de jerarquías, 7 sacramentos, poder político/económico, etc.
    A sus edificios-iglesia pueden asistir y ser miembros todos aquellos que quieran o, en su época, todos en teoría por el hecho de nacer en territorio luterano. Pero hay necesariamente mezcla de salvados y condenados. Sólo Dios conoce su iglesia invisible. Y, todo lo demás: poder de coacción, mantenimiento, leyes, espada, etc..queda para el poder civil o el Estado

    ResponderEliminar
  20. Poder englobado en concepto cristiandad. Ley eterna, ley divina, ley natural, ley positiva: categoría tomistas. Early protestants: political power directly from God to enforce the law against evil and sinners. Later there's a change in perspective from the Huguenots.

    ResponderEliminar
  21. PRIMER PASO

    El problema del primer cristianismo fue el problema de delimitación del territorio interno, por un lado y del externo por otro. Interno en cuanto a imponer una sola teología para todos. Externo en cuanto a cómo marcar fronteras con el mundo no cristiano. Interno: dentro del paradigma cristiano hay divisiones en cuanto a doctrina. Esas divisiones a veces crean subparadigmas problemáticos o mismamente nuevos paradigmas. Externo: cómo entender el mundo no-cristiano. Ese mundo no-cristiano se presenta como tierra de misión evengélica; es un mundo que solo se comprende como potencialmente asimilable al paradigma cristiano. Quienes se conviertan se salvan, quienes no pues están condenados. Ese mundo no-cristiano es un mundo condenado. Sobrevivirá con sus leyes y sus rollos, pero ya nada de eso tiene valor ante el Reino de Dios cristiano que se ha de imponer por poder divino. Con ese mundo se buscarán fórmulas de convivencia basadas en tener el mínimo roce o problemas con él. El fin está cerca. Véase tiempo cristiano. Coordenadas tiempo-espacio. Tiempo es corto, comprimido. Espacio es expansión misionera en un corto periodo de tiempo. Tiempo y espacios finitos, pasajeros, circunstanciales a una labor misionera.

    ResponderEliminar
  22. SEGUNDO PASO

    El tiempo corto, comprimido de espera se alarga y la compresión se distiende. La expansión en el espacio no-cristiano triunfa. Cada vez hay más gente que se convierte al paradigma cristiano, pero al mismo tiempo la intensidad afectiva de la fe disminuye ante comunidades que se hacen más grandes, más impersonales. También hay menos control sobre los congregantes que pueden variar desde una fe intensa y correcta a una fe fría de conveniencia o puramente nominal. El cristianismo crece, pero se hace menos denso, menos intenso. Ya dejan de ser congregaciones pequeñas, de afecto casi familiar. Aumenta la necesidad de control sobre doctrina y mundo no-cristiano: se hace necesaria mayor organización: se pasa a sistema episcopal-vertical. El cristianismo comienza a ser contrapoder dentro del mundo-no cristiano. El Imperium cristiano va absorbiendo al Imperium romano. El imperium cristiano va abarcando más extensión territorial, el tiempo se va expandiendo hacia un futuro más abierto a pesar de que el mundo está cerca. La Iglesia cristiana se va aviniendo o adecuando a las funciones y prácticas políticas del Imperio, pero hay divisiones internas que reclaman pureza y aislacionismo. Ven el peligro de una expansión tan inesperada e imprevista. Simplemente no entra dentro de los esquemas del cristianismo primero el llegar a ser una iglesia tan grande y poderosa. El mundo no-cristiano se va haciendo cristiano y ahora el territorio interno abarca también la esfera social externa de las leyes, de la política, de la economía, etc. Los generales, los comerciantes, los esclavos, los nobles, los artesanos, los jueces, etc, se van convirtiendo al cristianismo. El paradigma cristiano inicial entra en crisis. La realidad desborda tal paradigma.

    ResponderEliminar
  23. TERCER PASO

    Con Constantino la iglesia cristiana y el Imperio forman un mismo proyecto, una misma entidad. La Iglesia intentará imponer un solo dogma o doctrina que haga callar a las voces disonantes dentro de ella. A partir de entonces pasarán a ser herejías. Quedan también reductos paganos y judíos a conquistar con el tiempo. En cuanto al mundo no-cristiano, este ya se ha alejado hasta fronteras más remotas. Ante las masivas "conversiones" tanto magistrados, como generales, comerciantes, artesanos, esclavos, escribas, sacerdotes paganos, mujeres de la nobleza, etc; ya son parte del paradigma cristiano. También el poder civil y político pasan a ser parte del paradigma y al servicio de este. El mismo César considera a la Iglesia como su responsabilidad con fines de mantener tanto el orden espiritual como el social. Las desviaciones doctrinales pasan a ser también problema político del Imperium romano. Imperium cristiano e Imperium romano coinciden en organizar y preservar el reino de Cristo en la Tierra hasta su segunda venida. El poder de la espada y el poder del espíritu se unen en un mismo propósito. La esfera civil y la esfera espiritual se complementan hacia un mismo fin. Pasamos del paradigma cristiano primitivo al paradigma de la cristiandad.

    ResponderEliminar
  24. CUARTO PASO

    Si en el primer paradigma ser cristiano implicaba una conversión voluntaria, bajo el paradigma de cristiandad se nace siendo cristiano. No se puede ser otra cosa ya que el mundo se vive bajo un techo cristiano que lo abarca todo. La vida seguirá su rumbo con gente buena y gente mala, con creyentes sinceros o falsos creyentes, con papas y obispos corruptos o menos corruptos; con emperadores decentes o menos decentes y hasta crueles y caprichosos. Lo bueno y lo malo se moverá igualmente de acuerdo con los parámetros de la condición humana. Seguirá habiendo polémicas en torno a las doctrinas eclesiásticas. Surgirán órdenes monásticos más o menos estrictas o mundanales, habrá sectas que se intentarán segregar del cristianismo oficial tratando de buscar las raíces perdidas del primer cristianismo y serán duramente perseguidas. No ha lugar a otra iglesia más que la Iglesia.
    En esta Edad Media se ha mezclado el discurso religioso con el discurso político, el discurso moral con ambos. La Iglesia vive para apuntalar el poder temporal con más o menos crítica y resentimiento; y el poder temporal vive para apuntalar el poder espiritual cuando lo necesite, sin perder de vista la importante acumulación de tentadora riqueza que los agentes del Espíritu van atesorando. El poder terrenal se puede ejercer como papa u obispo gobernando territorios o ciudades, o también el monarca, príncipe o noble se hace valer a la hora de influir en qué nombramientos eclesiásticos se han de hacer y en función de qué intereses políticos o dinásticos. La Iglesia trata de mantener control de su dominio eclesiástico, pero además aspira a mantener su absoluta soberanía sobre el poder terrenal. No olvidemos el papa es el representante de Cristo en la Tierra y a él se tienen que doblegar los reyes y poderosos para ejercer correctamente su reinado o gobierno. Pero el Rey o Emperador también está puesto por Dios para gobernar correctamente el mundo con su espada y sus leyes y ello implica también obtener el mayor control posible de la Iglesia reduciéndola a sus funciones meramente espirituales.

    ResponderEliminar
  25. QUINTO PASO

    Hay veces en que los monarcas logran controlar a la Iglesia en sus territorios sirviéndose de ella para sus fines políticos; hay veces en que los papas doblegan a los príncipes o reyes a su servicio. Si decíamos que los paradigmas político, religioso y moral se mezclaban en un todo al servicio de un orden cristiano tanto social como espiritual, también los conocimientos y las artes se subordinaban a los fines marcados por la Iglesia: la filosofía estaba subordinada a la teología, las artes y los saberes tenían como límite y referente las verdades de la religión; el comercio y el crédito estaban considerados como usura, la pobreza, sin embargo, era una virtud cristiana, etc.
    Al ser la Iglesia un poder con posibilidades de incrementarse y ejercer mayor control sobre sus almas, además de sus obras caritativas o guerras propias en ocasiones; era necesario asegurarse fuentes de ingresos permanentes. El poder de los sacramentos o los actos litúrgicos se podía administrar sabiamente si de ellos se podía exigir un pago o recaudar bienes por servicios: misas por difuntos, procesiones de santos o vírgenes, santuarios de peregrinación, penitencias, indulgencias, bautizos, bodas, etc. Los cargos eclesiásticos apetecibles se podían vender o arrendar. La bondad caritativa católica se podía expresar mejor con sustanciosas donaciones a la Iglesia. No olvidemos que la Iglesia era un gran poder feudal y que poseía territorios papales que el Papa había que gobernar como monarca con su propio ejército y sus apropiadas alianzas políticas.

    ResponderEliminar
  26. SEXTO PASO

    La Reforma protestante no surge de la nada en el siglo XVI, pues ya antes de aquellas 97 tesis de Lutero en Wittemberg, o la dramática y trascendente negativa a la retractación del todavía monje agustino ante el Emperador Carlos V en la Dieta de Worms; ya antes había habido inevitables cambios y movimientos de ideas, de pensamiento dentro de la cristiandad. El Renacimiento ya ha venido desplazando a la escolástica medieval con su atrevida recreación y continuación de los saberes de un pasado clásico, que ahora se centra más en el poder creativo de un hombre que se va desvinculando de supersticiones y lastres mentales y convirtiéndose más en individuo. Hay cambios importantes en lo económico con la apertura de circuitos financieros y mercantiles. Se produce el descubrimiento de América, las ciudades cobran una importancia comercial y política creciente y nace un estamento social burgués que va desplazando los gremios cerrados de los oficios hacia su devaluación y extinción. Ya se han producido “herejías” inquietantes tales como la de Wycliff en Inglaterra y la de Juan Huss en Bohemia. Las monarquías tienden a centralizarse y crear sus propias burocracias basadas más en la racionalidad y efectividad que en los títulos nobiliarios; la iglesia católica va quedando más y más afectada por el poder secular.

    ResponderEliminar
  27. SÉPTIMO PASO

    Lutero no rompe con el concepto de cristiandad, ya que sus expectativas iniciales de reforma de la Iglesia tenía como objetivo acabar con toda la acumulación de doctrinas y supersticiones acumuladas durante siglos y que no coincidían con las sagradas Escrituras. Su misión era regenerar la Iglesia Católica sin cambiar para nada el concepto fundamental de cristiandad en el que se basaba el orden establecido.
    Más tarde, después de la ruptura con la iglesia católica, la nueva Iglesia Evangélica no aspira más que apuntalar ese orden universal cristiano pero bajo un nuevo paradigma de iglesia reformada. Digamos que la misión de la reforma luterana tiene como objetivo purificar el cristianismo y la cristiandad de todas sus tradiciones y supersticiones acumuladas, de su organización jerárquica y mediadora, de su corrupción, y desviacionismos doctrinales y teológicos. Para Lutero la iglesia católica había llegado a un punto en que su mensaje de salvación cristiano estaba totalmente distorsionado y por lo tanto su influencia moral y espiritual era nefasta. Volvía a descubrirse en la Biblia la salvación por pura gracia, y la sencillez del concepto visible de Iglesia a lugares de congregación donde se imparte el bautismo y cena, y se predique la Palabra; con ello la vida y experiencia cristianas se limitaban a lo habían sido en su primitiva simplicidad neotestamentaria.
    Por lo demás los efectos de la reforma se habrían de notar de una manera progresiva a medida que su crecimiento se hacía más y más efectivo en la población, en los gobernantes, y en las actividades cotidianas impregnadas de nueva moral, entusiasmo y disciplina. Es por ello que Lutero, al simplificar la iglesia visible a esos tres signos mencionados, no presta mayor atención a su reorganización, a sus nuevas funciones aun por despejar. Tampoco presta mayor interés al poder civil/temporal en sí ya que asume sin mayor crítica el papel de este como autoridad puesta por Dios tal como Pablo había expuesto en Romanos 13. Siendo como es el poder del príncipe un poder investido directamente de Dios, se ha de hacer por tanto responsable de la defensa y mantenimiento de la Iglesia en sus aspectos materiales y organizativos. Una vez que el poder eclesiástico católico se retira dejando un vacío social, es bueno que las autoridades seculares sustituyan a este en sus pasadas funciones y valores ahora reorientadas bajo nuevos parámetros evangélicos.

    ResponderEliminar
  28. OCTAVO PASO

    Lutero señala al poder civil o secular como instituido por Dios de forma directa. Señala también el orden social como orden divino con el objeto de posibilitar la convivencia social. De no haber poderes de príncipe o rey y magistrados que legislen para el territorio, la vida podría ser un infierno. El reino temporal es necesario debido al pecado y abarca a todos los súbditos, incluidos los clérigos o pastores de la iglesia que ahora pasan a ser iguales ante la ley, sin privilegio alguno. El reino temporal no es solo la ley, sino también todas aquellas actividades sociales, artísticas, vocacionales, educativas, etc.
    Por otro lado está el reino espiritual de los salvos por la fe que solo Dios sabe quiénes son y forman la iglesia invisible. En la iglesia visible hay tanto salvados como condenados, como también en el ámbito social y secular. La explicación está en la doctrina de la predestinación. No habría reino temporal de no haber pecado, pues de no haber habido caída obraríamos todos de acuerdo a las leyes justas sin falta de coacción o amenaza alguna. El reino temporal se hace cargo de la dimensión del cuerpo y sus necesidades materiales o anímicas. El reino espiritual se hace cargo de las necesidades de los que han recibido la fe o han de escuchar la Palabra con vistas a su salvación. La iglesia/Palabra y el príncipe/ley.
    Lutero considera el poder del príncipe como un poder que no se le puede resistir por su investidura divina. Por muy injusto o cruel y despótico que sea un gobernante, sus súbditos han de obedecerle con resignación y paciencia. Es preferible la injusticia de un gobernante que no la rebelión o sedición contra él, ya que sería equivalente a rebelarse contra el mismo Dios. Sorprende este blindaje a toda costa del poder establecido por parte del primer Lutero. Siendo poder directo de Dios según las Escrituras, no cabe más que la obediencia y el sometimiento. Un tanto diferente al poder que emana del orden natural y racional de Santo Tomás y otros, donde cabe cierta autonomía por parte del hombre para organizar su orden social.

    ResponderEliminar
  29. NOVENO PASO

    La Iglesia se independiza de la Iglesia Católica. La iglesia se desprende de lastre que impide ver y entender el core o meollo del evangelio: la salvación por gracia. Pero la iglesia ha de independizarse de la política. También ha de independizarse de la política. Como eso es más difícil debido al poder casi absoluto de los príncipes, la estrategia ha de ser preservar a la iglesia en su espacio puramente espiritual, reducirla a unas marcas o materializaciones mínimas neotestamentarias; y, dejar todo el mundo exterior a los príncipes a su libre disposición como príncipes cristianos más o menos buenos. La iglesia en sí queda salvaguardada de la política, es decir, todo aquello referente a la salvación queda a resguardo de la política, pero luego la política ha de vigilar la vida civil bajo el criterio de ley y delito. El poder político no tiene nada que decir dentro del ámbito espiritual, pero la iglesia tampoco en el ámbito político. Parece interesante la salida que busca la Reforma: el príncipe gana poder ocupando el espacio que deja la iglesia católica y sus riquezas, y la iglesia queda reducida a una asamblea de creyentes que se mueven en su espacio inofensivo de espera del fin del mundo o del más allá donde está la realidad.
    Curioso.
    Pero los anabaptistas quieren ir un paso más allá en cuanto a la liberación de la iglesia de la política. La política para ellos es servidumbre, estar bajo dominio, al servicio de intereses particulares de los ricos y poderosos. Una libertad espiritual que luego no pueda tener más expresión que la servidumbre y la obediencia, deja de ser libertad. Es una libertad sin materializar. Es la libertad para ser esclavo.
    Pero la solución anabaptista conduce entender la libertad espiritual y material dentro del corpus de la iglesia, obviando el mundo exterior que a medida que la iglesia purificada vaya creciendo y convirtiendo haría posible el reino de Cristo en la Tierra. Craso error. Münster.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.