28 diciembre, 2015

QUIZÁS SEA HORA DE TOMARSE UNA CERVECITA

Si has estado toda tu vida dentro de una prisión sin haber jamás percibido la existencia de un afuera de esa prisión, entonces no podrías jamás saber si esa vida que has llevado era la vida de un
prisionero y no la de una persona diferente con otras posibilidades de vida. No habría posibilidad de un punto de vista desde el cual percibir ambas realidades y por lo tanto de efectuar un juicio cuantitativo o cualitativo de las dos. Todo tu mundo habría quedado inscrito en la realidad de tu prisión. Todas las variables de espacios y tiempos y sus consiguientes estados de ánimo pertenecerían a tal mundo-prisión. No habría posibilidad de Trascendencia de tal mundo. Todo sería inmanente a tal prisión y comprensible en función del mismo.
¿Podríamos extrapolar nuestra ficción a nuestro mundo/universo/cosmos? Toda filosofía o doctrina inmanentista o monista nos reduciría a tal prisión cósmica y por mucha trascendencia que reclamáramos como metafísicos idealistas o personas de religión, para ellos siempre estarían circunscritas a las multitudes formas de pensar y de construir pensamiento; y todo ello jamás podría probar provenir de otra esfera que no sea la de nuestro cosmos. Reducible, siempre, en última instancia a paradigmas de percepción o experiencia humana. Jamás, entonces, dirían nuestros inmanentistas/monistas, podremos percibir un afuera de este universo y todo "afuera" que reclamemos como posibilidad es ya en sí un concepto reducible a nuestra experiencia terrenal. Dentro/afuera. ¿Afuera? ¿De qué? No hay tal afuera. Todo demasiado humano. Anhelos demasiado humanos. Ilusiones demasiado humanas.
¿Universo-prisión? Nadie lo puede saber. La pregunta no tiene sentido. Los dioses son humanos. Las fantasías también. Los mitos. Los delirios místicos. El numen y las hierofanías  y los estados de
gracia. Todo. Cualquier trascendencia--valores éticos/morales incluidos-- ha de ser comprendidos dentro de la inmanencia y los medios reales de liberación han de apelar a la política como acción y reactivación de lo hasta entonces natural o divino. La política como la única opción válida de trascendencia en función de categorías sociales, económicas, científicas...
¿Es así? He aquí nuestro universo actual, nuestro mundo, nuestra vida.   
Algo se rebela dentro de mí. Hay un algo tan infinitamente profundo que se rebela dentro de mí y me llama a realidades de pura intuición, de posibilidad de poner entre paréntesis toda inmanencia y saltar a los vacíos insondables. ¿De qué? ¿Desde dónde mira usted, caballero? Oiga, ¿no cree que ya es hora de tomarse una cervecita? La verdad mete usted un poco de miedo.

20 comentarios:

  1. A Clamodio Ircolato se le pasaban las horas meditando sobre el misterio de la Santísima Trinidad. Decía que le daba la paz interna y estabilidad necesaria para afrontar la vida. Otras veces meditaba sobre el misterio de la Encarnación. Para él la Biblia ofrecía el alimento espiritual necesario para lograr bienestar, estabilidad, posibilidad de centrarse en un mundo inestable e inquietante. Paz y orden espiritual, seguridad absoluta de Transcendencia y lo demás cuentos chinos. Su vida estaba dedicada al trabajo serio y tranquilo. No le gustaba moralizar a nadie ni tampoco proselitizar. Cada uno era responsable de su vida y punto.

    ResponderEliminar
  2. Marianela de Ulmatoria sabía que hay dos verdades: una la verdad material y otra la verdad espiritual. Así de fácil. La verdad material respondía a los sentidos y podía ser compartida por todo el mundo. Un vaso era un vaso para todo el mundo y punto. Pero la creencia en la resurrección después de la muerte no era así más que para los que habían llegado al convencimiento de ella por pura fe. Y la fe era fe porque sí. Existía en el alma de alguna gente y en otra no y era imposible convertir a la fe en un vaso que todos pudieran verla y comprenderla como vaso. Además la fe poseía una cualidad de intensificación del alma o de la vida que no poseía un vaso común a todos, salvo que se elevara a la categoría de arte. Marianela no tenía ningún problema en vivir la verdad material con la verdad espiritual. Se complementaban de lo lindo. Como la verdad espiritual era por necesidad subjetiva (aunque objetiva para los creyentes), pues la convivencia con los que no tenían fe se mediaba con las leyes civiles iguales para todos. O, por lo menos a eso había que aspirar: que fueran iguales para todos.

    ResponderEliminar
  3. Serobio Carracugna no tenía inquietud espiritual alguna. Cuando le hablaban de religión le parecía todo cuentos de viejas para mentes infantiles o debilitadas. No sentía la más mínima necesidad de tales cosas que el atribuía a la inmadurez de muchas personas que no tenían la valentía de afrontar la vida como era: sin verdades absolutas de ningún tipo y cada uno había de crearse su propia vida y punto. Serobio respetaba todas las creencias siempre y cuando no intentaran imponérselas de algún modo. Vive y deja vivir solía decir cuando salía el tema.

    ResponderEliminar
  4. Birmana de Ramaprutra entendía el cristianismo como la preocupación por los pobres y su miseria. Evangelio era sacar a los pobres de la indignidad de la miseria y acabar con el hambre y las explotaciones en el mundo. La cuestión teológica y doctrinal le daba igual. Por eso ella estaba metida en acción social de barrio, en sindicatos, en partidos de izquierda, en grupos de cristianos de base; liberación de la mujer, minorías, etc. La política era fundamental para ella. Además Cristo había dicho que "os juzgaré por lo que hicisteis a los enfermos, perseguidos, los pobres, etc, no por lo que dijisteis".

    ResponderEliminar
  5. Hay que cocer patatas. En el fregadero hay pulgos de patatas. Oigo la radio y hay un programa de fútbol. Por la calle pasa gente. Circulan pensamientos variados y recuerdos. Vida normal. Si subes por esa cuesta acabas en un lagar que vende buena sidra. Puedes comprar un caja. Has llegado al prado y ahora descansas. Te acuestas sobre la hierba del prado verde. Ves unas montañas a lo lejos. La vida siempre palpita. Nunca está quieta. Ni cuando duerme. Desasosiego. Tiran de un sitio y de otro. De alguna manera tienes que preocuparte, tienes que moverte para hacer algo con esfuerzo. Hay cosas pendientes que resolver. Lo prosaico, lo terreno, lo profano... ¿Cómo hacer para que lo prosaico, rutinario, cotidiano, envuelto en leve desasosiego se convierta en acto religioso? ¿Puede haber acto sacramental en los quehaceres diarios tales como lavar la ropa, hacer la compra, trabajar en la fábrica, ir al cine, usar el baño, etc? Es ahí donde debe haber acto sacramental, es ahí donde debe de haber religión. La acción diaria prosaica ha de llegar a ser acto sacramental y signo entre lo trascendente y lo inmanente a la creación... Brrrr!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ayer cuando iba a dar un paseo por el parque me tropecé con una persona que cojeaba torpemente. Cuando lo vi de frente me di cuenta que una pierna la tenía muy torcida, de tal manera que parecía la pierna de un animal: una cabra o la pata trasera de un gato... algo raro. El pantalón no era capaz de sujetar con decencia aquella pierna y el efecto al andar era desolador. Pero cuando siguió andando de aquella manera me di cuenta que la cabeza por atrás tenía forma de pepino. Además de el alargamiento de pepino tenía tal cabeza algo así como una cresta de ave. Pensé que a lo mejor eran unas antenas para comunicar el cerebro con el mundo. Quién sabe, hay cosas raras en la vida y siempre busca uno una explicación acertada. Fui caminando para el parque sin echar más tras de ello. Era algo muy extraño, pero hoy día no sabes ya qué es verdad o qué es imaginación de uno o si es un disfraz o a lo mejor una mutación o vaya usted a saber. Vale más no darse por enterado.
    Pero al llegar al parque un pato enorme me empezó a picotear los zapatos. Además movía las alas con fuerza y molestaba de lo lindo. Me apetecía pegarle una patada y echarle fuera, pues aquello no era apropiado en un parque vecinal decente. Miré si había algún dueño del animal pero no había nadie cerca. Miré un poco mejor y ahora sentada en un banco de madera estaba una anciana con un silbato en la boca muy grande. Se dio cuenta de lo que pasaba y sopló al silbato con fuerza piiiiiiiiiiii. Entonces el pato dejó de picotearme y se fue corriendo hacia su dueña. Era un pato enorme. Yo creo que quizás no fuera pato. Quizás fuese un animal exótico con forma de pato, pues aquel pato andaba como una señorita, no como un pato. Era ridículo cómo andaba "el pato" de marras. Era un andar obsceno y pretencioso. Daba asco verle andar al bicho. La anciana se levantó y parecía una anciana enorme. En mi vida había visto una anciana tan alta y tan enorme. Vestía como una gitana rumana y cogió al pato y lo metió debajo de las faldas que llegaban al suelo. Y allí se quedo el enorme pato obsceno. Seguí caminando y unos muchachos jugaban al baloncesto en una cancha, pero en lugar de ser muchachos normales parecían moverse como formas espectrales o virtuales o serían quizás hologramas. Lo cierto era que no eran seres reales, sino espectros o algo parecido. Sentados en un banco había una pareja de chico y chica que parecían mover con los dedos sus móviles última generación XDSFGT-345, pero al mirarlos más de cerca tampoco me resultaban personas de carne y hueso, sino más bien figuras de cera o de cualquier material raro. La verdad no quise parame para comprobarlo, pues quería dar mi paseo y ya estaba bien de que la gente fuese cada día más rara, pero mi paseo cotidiano era sagrado.

    ResponderEliminar

  7. LA VIDA DE PROFE

    Fui al instituto a enseñar a los chavales, pero al llegar a la puerta el ordenanza me dijo que desde ayer y por orden gubernamental muy seria se darían en casa de los alumnos/as. Qué si no me había enterado era porque no había prestado atención al Boletín Oficial que lo decía muy claro y además había circulado una circular tanto en papel como en pantalla a última hora del día y era muy raro no haber podido enterarse. Nunca me había gustado tal ordenanza pues parecía siempre un general retirado con mala leche. Me dio seguidamente una lista de alumnos a quienes tenía que vigilar su progreso educativo yendo a casa y evaluar sus clases virtuales y los ejercicios o deberes que hacía para cada lección. Me parecía raro que avisasen de estas cosas tan rápido, pero desde que existían los currículos sombra y currículos inacabados y currículos de adaptaciones tan increíbles como infinitas, pues dejó de extrañarme y fui a la primera dirección que correspondía al alumno Grataramoque Ciscartiano Rúmarez de primero de Bachillerato en Ciencias Hipodérmicas Aplicadas Progresivamente. Cuando llegué al piso me abrió un señor muy viejo que bebía por una botella de wiski y me dijo que era el bisabuelo del niño, pues sus padres legales hacía mucho que se habían ido cada uno por su lado y que ahora vivía con una hermana mayor que a su vez convivía con dos hombres muy amigos y con los cuales tenía dos niños con cada uno, pero que uno de los niños no era suyo, sino de la mujer de uno de los amigos que ahora estaba divorciada de él y lo había preferido que viviera con él, pues ella ya tenía dos niños más con su nuevo novio y había que arreglarse. Bueno era algo complicado. El caso es que por una cosa y por otra y por que uno trabajaba lejos y otro no trabajaba pero había de ir a buscar cosas por la ciudad y ella, la nieta, pues iba a hacer cursillos de una cosa rara que organizaba un sindicato; pues el bisabuelo estaba al cuidado del muchacho.
    Bueno, Grataramoque Ciscartiano Rúmarez ya no era un muchacho pues llevaba repitiendo un montón de años y así a ojo de buen cubero fui calculando que debía de tener 22 años y cinco meses. Pero como seguía estando escolarizado seguía siendo menor a todos los efectos legales y su caso era defendido con fuerza y vehemencia por sindicatos obreros de la enseñanza y asociaciones de madres y padres además de dos partidos políticos muy coñazos ellos con estas cosas tan delicadas como es la vida de una persona socialmente en desventaja por cuestiones de ingresos. Ello era que Grataramoque Ciscartiano Rúmarez seguía siendo escolarizado con todas las garantías posibles.

    (sigue abajo)

    ResponderEliminar
  8. (viene de arriba)

    Cuando llegué a su cuarto parecía una leonera. Olía mal y estaba vestido con su pijama. De reojo vi que tenía puesto un vídeo porno de lesbianas haciéndose la tijera, pero disimulé y le pregunté que me enseñara las tareas hechas bien en formato papel o en electrónico. Valía también el móvil si quería. Me contestó: "Oye tío, tú podías haberlo visto desde TÚ casa también pues estoy en la comunidad wasap del instituto y de TÚ clase, todo es por tocar las pelotas. No tenías por qué haber venido en primer lugar, pues eso me crea problemas de estrés y mi bisabuelo es ya muy mayor para estar preocupándose de tonterías tuyas de profe neura."
    Yo, acostumbrado como ya estaba a la enseñanza o educación, pues le dije con todo respeto y sin causarle ninguna mínima ofensa que pudiera salir en los periódicos contra mí, pues le dije: "Bueno, hombre; ya que estoy aquí déjame ver unos segundos los ejercicios o apuntes que hayas hecho sobre el tema de hoy." Pero él se puso furioso y me respondió apuntando a la puerta: "Oye tío, ya me estás sacando de mis casillas; me estás cabreando con esa prepotencia de quien se lo sabe todo sobre la vida por haber empollado unos cuantos libros. Yo vivo mi vida como quiero o como puedo y TÚ procura aprobarme porque si no te denuncio a los amiguetes míos del sindicato de estudiantes progresistas por ser un prepotente fascista de mierda. Y ahora te sales por donde entraste jodido cabrón antes de que te pegue una hostia que te van a salir los sesos por el cogote, gilipollas! Vas a evaluar a tu p---madre con tus ideas fachas. Te enseñaré las tareas cuando yo quiera y por el wasap correspondiente. ¿En qué época vives? Hala, marchando...."
    Así que abrió la puerta y literalmente me echó de su casa con el bisabuelo custodiándole como menor socialmente desvencijado, perdón desventajado, y mamando de la botella de wiski. Una vez abajo miré la lista y me dispuse a ver al siguiente alumno: Agapaitarka Mentúnez Ligorteno de segundo de bachillerato en socioentretenimientos y psico-psicología diacrónica-disfuncional...

    ResponderEliminar
  9. Religión? Yo creo que deberia investigarse más sobre ciertos misterios del cristianismo, de manera que hubiera un progreso continuo de conocimiento religioso. Descubrir y averiguar más cosas sobre Redención, Encarnación, Trinidad, Muerte y Resurrección, Más Allá. .. Investigar e investigar sin descanso, utilizando métodos empíricos y experimentales...

    El Posaderu

    ResponderEliminar
  10. Sí, podríamos analizar el cristianismo empíricamente, en base a datos históricos contrastables; en base a experiencias comprobables. La Resurrección. La resurrección de Lázaro primero. Luego la Resurrección de Jesús el Mesías. Bueno, todo este trabajo ya está hecho. Los únicos textos que tenemos de tales acontecimientos son textos escritos decenas de años después de los supuestos acontecimientos y sin otros textos de la época que se puedan contrastar. Además son textos ya impregnados de una teología incipiente en oposición al judaísmo rabínico (fariseo) superviviente de las masacres romanas, ya que cristianismo incipiente paulino y judaísmo farisaico competían dentro de la misma sinagoga hasta que surgió el cisma inevitable, etc, etc....
    Todo eso es sabido o medio sabido, pero empíricamente hablando la fe no se podría sostener si nos aproximáramos a tales textos con este espíritu empírico. Quienes pretendan basar la fe en la ciencia empírica ya saben hasta donde se puede llegar. Por tanto, la fe no está basada en el análisis científico/empírico/experiemntal; si así fuera dejaría de ser fe y pasaría a ser realismo o materialismo.
    Pero el problema es que el materialismo y el realismo nos ayuda a vivir la vida en esas esferas prácticas de trabajo, de política, de relaciones humanas en vivo y en crudo; pero la vida es mucho más que eso: la vida es más complicada, las experiencias humanas no se agotan con el materialismo realista por mucho que se intente; el espíritu humano necesita más cosas, más sentido, cierta metafísica para dar gusto a la vida. 2+2=4 no basta. Que la ley de la gravedad se pueda calcular pues hurra, pero la vida sigue siendo puñetera y se sigue sufriendo y hay conflictos con las personas y tienes que trabajar o estar en paro y afrontar la vida sin más sentido que lo empírico o experimental, pues se agota rápido.
    La fe y la religión existen quizás porque ofrecen sentido espiritual que trascienden esos límites empíricos. Las verdades religiosas del cristianismo apelan a esferas trascendentes, cósmico/espirituales y ahí está su gran valor para muchos.

    ResponderEliminar
  11. Ya sabemos que el arte es creación humana y que los sueños son producidos por el cerebro y que el enamoramiento es simple química en los cuerpos, pero cuando leemos a Shakespeare o nos enamoramos de verdad o tenemos un sueño excepcional o una buena sinfonía o canción nos logra transportar a otras esferas del alma tan trascendentales e ideales, entonces lo que menos valor tiene para nosotros es la física y la química del asunto que se produce en los cuerpos explicado de forma empírica. Puede ser interesante saberlo, pero sería tanto como reducir un juguete de niño a simples componentes materiales analizables como partículas primero y luego como conjunto montable (bueno: juguetes de antes). O piensen en Romeo y Julieta reducidos a simples reacciones químicas, pues ya me dirán ustedes. La fe y la religión hay que entenderlas en este sentido: son significados que apelan a otras esferas del alma o del espíritu humano que de otro modo se asfixiarían en la cruda vida empírica material. Pero incluso aquellos que dicen vivir en tal esfera material/empírica no es así: véalos envueltos en las emociones políticas a modo de doctrinarios o fanáticos apasionados; véalos en sus neurosis particulares dando vueltas a obsesiones y fantasías ocultas y manías y cosas por el estilo. Muchos se reprimen por eso de que hay que ser lo que domina en la época en que se vive, pero luego tienen que compensar sus otras esferas con rollos neuróticos patateros, cuando a lo mejor una fe religiosa le centraría esa esfera de un modo productivo.
    Por tanto la fe religiosa tiene su sentido propio nada despreciable: logra muchas cosas buenas y vidas productivas en mucha gente, pero cuando una fe se toma literalmente como una Razón y una Realidad Única para todo el mundo con un Dios fascista y cabrón, entonces ya la tenemos armada. Ese es el lado neurótico y oscuro de la religión. Esa es la religión como arma política destructiva. Pero le ocurre lo mismo a la razón y al espíritu empírico cuando se pone al servicio de un fascismo o un comunismo.

    ResponderEliminar
  12. La Metafísica para dar sentido común a la Física y la Química.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, me refería a que no observo un crecimiento de los conocimientos religiosos en el mismo sentido en que las demás ciencias van progresando en el conocimiento con el tiempo. La ciencia llamada religión parece haberse estancado en unos conocimientos fijos que no evolucionan; por ejemplo, no se sabe hoy más que hace mil años sobre la Redención o la Caída, sobre su estructura interna o cómo afecta a las demás estructuras conocidas del Universo, su mecanismo físico dentro de la materia energía del Universo, su mecanismo mental-psicológico, etc. Observo un absoluto estancamiento de la Religión en tanto que forma de conocimiento. Cosa muy distinta a la investigación textual o histórica conxerniente a ella, que es otro tema. Y no me diga que la Religión no es una ciencia, puesto que, como forma de conocimiento que pretende ser, ciencia ha de ser considerada. Basada en una forma de conocimiento llamada fe y etc, pero sus afirmaciones deben considerarse como afirmaciones cientificas sobre el Universo, y ser sometidas a critica igual que las afirmaciones de cualquier otra ciencia. La Religión no puede pretender ya ser una Superciencia no sometida a Crítica.

    El Posaderu

    ResponderEliminar
  14. EL EXTRAÑO REENCUENTRO DE MEKALÉFICO ISTROM

    Mekaléfíco Istrom estaba tomando unos cafés con unos amigos en la terraza de la cafetería Portmaon. Disfrutaba de la conversación, pero enfrente de su mesa había otra mesa con unas chicas hablando y entre aquellas chicas había una en concreto que se fijaba en él. La chica miraba como si le conociera ya de eones atrás y tan sólo quería reflejarse en sus ojos de nuevo y preguntarle algunas cosas en clave secreto-símbólico. Bueno, la imaginación siempre fue libre de volar y estrellarse contra el suelo o contra sí misma o lograr la deseada síntesis entre el misterio cósmico y la tierra-terrenal aunque sea por breves minutos de delirio. Un rostro y una mirada pueden hacer milagros y despertar intensidades dormidas desde siglos inmemoriales. Makaléfico se sentía mirado de nuevo, penetrado de nuevo por la mirada angelical; pero ahora ocurría algo inesperado: el rostro de la chica estaba muy cerca de él y le hacía una pregunta en voz baja. Parecía como si las mesas se hubieren juntado de improvisto y por lo tanto sólo tuvo que alzarse un poco y poner el oído y la pregunta era como un susurro con acento erótico que apelaba a la filosofía, que recurría a la filosofía, pero sin que él pudiera lograr comprenderla del todo porque eso requería acercarse más y establecer un contacto ya íntimo, tiernamente íntimo donde las palabras se fusionaran con el beso profundo. Los amigos de Mekaléfico seguían hablando y las amigas de la chica estaban en su mundo charlando, pero ella y él estaban dentro de una burbuja en proximidad. Qué extraño es el mundo lo pudo comprobar cuando de repente eran ellos dos nada más en la terraza del café y los amigos y amigos desaparecían sigilosamente y ahora la pregunta filosófica se encarnaba en un ser real de carne y hueso y alma de misterioso atracción, de hechizo voluptuoso, de ropa que se va soltando y el desnudo de unos senos le iban seduciendo hasta que lograron ponerse de pie y el desnudo era casi total en ella y ahora se veían los dos paseando por una calle céntrica bajo el sol de verano y por un impulso de pudor Makaléfico quitó su camiseta y se la puso a la chica cubriendo nada más que medio cuerpo y ella luego al ver que él estaba también quedándose desnudo se dio cuenta que hacían una extraña pareja medio desnuda por el centro de la ciudad. Los dos desarrollaban el extraño juego entre el pudor y la culpa y el perverso deseo de la desinhibición, y la ciudad parecía ignorarlos.

    ResponderEliminar
  15. (VIENE DE ARRIBA) II

    Ahora Makeléfico comienza darse cuenta que la muchacha actúa como si ya no existiera mundo material posible que se interpusiera entre ellos, pero él se fue sintiendo cada vez más extraño e incómodo en aquella burbuja de ineludible apego y posesión. Empieza a sentir en la muchacha una sensación de triunfo y malignidad que él traduce en incipiente desconfianza, en un apego caótico deslizante y de viscosidades impredecibles. Siguieron caminando por unas calles estrellas en la parte vieja de la ciudad de Kolmak y se fueron aproximando a una zona de clásicos cabarets y bares de copas o simplemente ordinarios prostíbulos con sus charlatanes a la puerta incitando a sus clientes. Las calles estaban llenas de gente: hombres y mujeres se apretujaban en aquel ambiente caldeado por un libre mercado de la lujuria y el sexo. Ella parece lanzar la mirada en una sola dirección, algo así como buscando un lugar de entrada, un sitio de confianza, o un puerto donde hacer amarras. Makaléfico se dejaba llevar de la mano y sin saber qué resistencia oponer; quizás todo ello habría de llevar a una salida o a una mayor confusión o a una resolución de la pregunta inicial sobre la filosofía pero la filosofía cobraba vida propia y se salía de los meros conceptos mentales o imaginados o estructurados, para hacerse carne, vida, espacios y tiempos crudos y palpables y ahora estaba en un barrio de putas con sus chulos y sus charlatanes y sus acoplamientos medidos en minutos y dinero. De repente pasaron un lugar donde un charlatán de traje chillón y corbata amarilla anunciaba una entrada llena de promesas. La muchacha se paró y saludó al charlatán y preguntó por su hermana Marak. El charlatán indicó que Marak estaba en el segundo piso y que podían pasar si querían, La muchacha invitó a Mekafélico a pasar y subir al segundo piso para visitar a su hermana, tenía que hablar con su hermana Marak, Marak era una mujer que sabía sobre las cosas de la vida y su conocimiento era la inspiración de mucha gente que iba a visitarla. Ella subiría después, pero al mismo tiempo le ponía en sus brazos un vestido azul de seda plegado para entregárselo a su hermana.
    Cuando él se va introduciendo en el bar-salón una penumbra lo va cubriendo sin dejar de percibir personas que circulan como sombras, que entran y salen de diversos cuartos y con un sigilo de ratas al acecho. Pronto ve unas escaleras enmoquetadas en rojo y decide subir al segundo piso. Poco a poco a medida que sube va viendo la luz del sol a través de un ventano que transmuta la inquietante y morbosa luz roja en destellos de cotidianeidad.

    (SIGUE ABAJO)


    ResponderEliminar
  16. (VIENE DE ARRIBA) III

    Después de unos cuantos escalones poblados por muchachas sonrientes y con vestidos de una inesperada elegancia y velado erotismo, llega al segundo piso con el vestido azul reposando en sus brazos. Allí iluminada por la luz del sol de unas claraboyas aparece de repente una placa instalada en un pedestal de mármol, la placa parece de plata y grabada en ella está el nombre de Marak. Su cuarto parecía la entrada a un templo pagano, o quizás más bien un templo de gusto teosófico o masón; la elegancia esotérica había encontrado un lugar sagrado en medio del distrito rojo de la ciudad de Kolmak y Marak parecía ser su sacerdotisa. ¡Qué extraño todo ello!
    Entró al cuarto o al templo o a dónde el impulso lo llevaba, pero su cuerpo vibraba envuelto en indescriptibles sensaciones de voluptuosidad y éxtasis místico con ciertas tonalidades de temor y miedo. No veía a nadie y el salón relucía con una elegancia de gusto aristocrático de sillas aterciopeladas y cortinajes recargados. Todo ello fundido en un color rojo sangre. Siguió avanzando sin ver a nadie, y de repente aparece un charlatán que le indica dejar el vestido en una mesa. Luego fue de nuevo el silencio y el suelo cubierto por alfombras también de tonalidad rojiza. No aparece Marak por ningún sitio y al pasar a otra estancia ve cuadros de arte abstracto, de autores surrealistas y simbolistas, de dioses extraños y ajenos a cualquier mitología conocida, de filósofos de la trascendencia y inmanencia: Platón, Spinoza... Al fondo de otra estancia logra contemplar los símbolos cabalísticos del tetragrammaton.
    De repente aparece de nuevo el charlatán diciendo que la chica que venía con él estaba esperando a la puerta del salón, parecía tener prisa y estaba algo nerviosa. Al dar la vuelta Makaléfico miró hacia la oscuridad de otro cuarto y quiso ver como unos ojos iluminados por una tenue luz de vela, un rostro hermoso; pero un cuerpo algo desfigurado; algo desproporcionado, algo extraño. Quiso ver más, pero el charlatán le cerró la puerta con cierta precipitación. En ese momento comenzó a sentir miedo real y cierto pánico. Era el momento de salir.
    La muchacha, sin embargo, intenta que se quede más tiempo, que quiere que conozca a su hermana, que no quiere perderle; que él le pertenece por el hecho de haberle encontrado, de tener un encuentro milagroso... Aquello comenzaba a resultar insoportable para Mekaléfico, aquella muchacha no era más que una neurótica obsesiva tratando de poseerle sin más y en un mundo tan misterioso, tan lúgubre, tan desplazado de la realidad y el sentido común... tenía que escapar de ella cuanto antes.
    Y se lanzó escaleras abajo hacia la calle.

    (SIGUE ABAJO)

    ResponderEliminar
  17. (VIENE DE ARRIBA) IV

    Una vez abajo Mekaléfico comienza a andar con paso precipitado a través de las callejuelas estrechas, la muchacha le sigue sin tregua, quiere que se quede, que no podría vivir sin él, que su encuentro había no había sido casual, que era una extraña resonancia de vidas anteriores... Pronto llegan a la Gran Avenida y mientras él sigue huyendo por una de las amplias aceras, ella se mete de lleno en la calzada. Parece como si el tiempo se hubiese trastocado y la mañana comienza a abrirse a un nuevo día de sol. El tráfico no es intenso. Sólo aparece algún coche de vez en cuando y logran esquivar a la muchacha que sigue corriendo medio alocada por la calzada. Un coche frena con fuerza y una mujer saca la cabeza por la ventanilla sin llegar a comprender qué es lo que está pasando. Hay un momento en que la Gran Avenida se abre aun más y el sol aparece en el horizonte iluminando la silueta de una ciudad que despierta tranquila y a Makaléfico le parece que la tranquilidad envuelve todo el escenario urbano que le rodea. Un coche conducido por una mujer va detrás de la muchacha, pero ahora está hablando con la mujer y la mujer le dirige también la mirada a él y hay una sensación de paz a medida que el horizonte lejano de una ciudad que ahora se puede contemplar desde el alto al que conduce la Gran Avenida. Parece todo vacío y silencioso. A lo lejos se ven las cúpulas de los templos, de los museos, del Congreso... Luz, tranquilidad, sosiego, Mekaléfico sólo logra mirar hacia adelante y adelante está un tiempo futuro sin descubrir.

    ResponderEliminar
  18. Es verdad. ¿Cómo podemos añadir al conocimiento humano de forma progresiva y acumulativa bajo la disciplina de una ciencia válida para todos, el placer estético y el goce de belleza de un paisaje?

    ResponderEliminar
  19. REFLEXIONANDO CON EL POSADERU SOBRE TEMAS TAN INTERESANTES. LA REFLEXIÓN INICIAL DE EL POSADERU ESTÁ TRES O CUATRO EPÍGRAFES MÁS ARRIBA.

    Una narrativa religiosa sirve a Bach como fuente de creación de una gran obra sinfónica tal como El Evangelio Según San Mateo, que a su vez inspira y conmueve a millones de oyentes; o, mejor dicho, remueve las energías materiales/corporales de tales personas a lo largo de la historia para producir placer estético/afectivo.
    La fuente religiosa son textos de la Biblia, narrativa que en su conjunto, como estructura, logra crear en el artista y en el creyente una apertura de libertad y goce creativo; de trascendencia de lo ordinario, de lo prosaico, de lo meramente utilitario. En este caso la obra de inspiración religiosa de Bach (pero también en Hendel, Vivaldi, Mozart etc.), trasciende el tiempo de alguna manera (cronos): se hace atemporal (duración) y logra que sus oyentes alcancen esa libertad de goce y de "espíritu": sentimiento de placer, energías corporales en libre creatividad y apertura a nuevas dimensiones.
    Ojo, la misma narrativa podría haber servido para cerrar el cuerpo y las energías corporales/materiales a toda posible libertad y ponerlas al servicio del estrecho marco de una institución represiva o subordinadas a un reducido orden de poder jerárquico formulado en sentidos fijos. En el primer caso, la fuente religiosa sirve de expansión, libertad y creatividad, pero en el segundo sería todo lo contrario: obediencia a modelos fijos e inamovibles en función de las necesidades de otra voluntad (institucional, de soberanía personal) que pretende utilizarnos para su propio beneficio.
    Las narrativas religiosas referentes a la Encarnación, la Resurrección o los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra son inagotables en cuanto a que representan posibilidades de apertura, exploración e inspiración que, en mentes predispuestas o receptivas, son capaces de dar vida o intensidad imaginativa a tales narrativas /arquetipos/mitos. Entonces las energías materiales/imaginativas/en plano de invisibilidad no pueden ser objeto de mediciones empíricas--por su misma naturaleza invisible--, aunque siguen siendo fuerzas materiales cargadas de intensidad; capaces también de transformar la realidad visible. Tanto en un artista, como de cualquier persona, tales fuerzas invisibles pueden despertar, suscitar, abrir, horizontes de libertad, de trascendencia más allá de lo común/ordinario/prosaico hacia mundos nuevos y esperanzas que dan fuerte sentido a la vida.
    O puede ocurrir lo contrario en manos de un poder que lo transmute en cierre y esclavitud, o lo constituya en un delirio de resignación y obediencia ciega...
    Estamos fuera de los parámetros del conocimiento progresivo/acumulativo de una ciencia empírica que sirve muy bien para los fenómenos físicos, pero pretender hacerla extensible a las complejidades anímicas de los territorios del espíritu humano y sus potenciales, es querer reducir todo conocimiento a un sólo método. Lo cual nos impide entender mejor lo que son los territorios religiosos, artísticos, estéticos; o las complejidades de los actos subjetivos, tales como los sueños, las emociones, los complejos inconscientes, lo aleatorio de nuestras experiencias . En una palabra: no se es, o no se puede ser, lo suficientemente materialista o lo suficientemente abstracto que se debería ser a la hora de estudiar estos fenómenos.

    ResponderEliminar
  20. Una religión materialista o grados de materialidad. Sagradas Escrituras como texto univoco en referencia a sí mismo. Nesalen anda cerca.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.